El Blog

Calendario

<<   Agosto 2006  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Sindicación

Foros

Un Suplemento de

Alojado en
ZoomBlog

Agosto del 2006

Detenido un 'correo' que debía entregar 5 kilos de Goma 2 cerca del piso de los suicidas del 11-M

Por Narrador - 19 de Agosto, 2006, 17:11, Categoría: General

 

Al retrasarse su contacto abrió el paquete para ver su contenido y decidió entregarse en comisaría

 

MADRID.- El miércoles por la tarde, los funcionarios policiales de la comisaría de Leganés se quedaron con la boca abierta. Eran cinco kilos de Goma 2 ECO y, según fuentes policiales, no se descarta aún que ese explosivo fuera a ser utilizado en un atentado terrorista. Y es que este material iba a ser entregado en un lugar de Leganés muy cercano a la vivienda donde murieron los presuntos autores del 11-M.

 

Además, la localización de la Goma 2, similar a la que presumiblemente se utilizó en los atentados del 11-M, fue localizada en Leganés, la misma población donde murieron los integrantes del comando al que se atribuye la matanza.

 

Las investigaciones están completamente abiertas. Los hechos sucedieron el pasado miércoles en Leganés. Según explicaron fuentes jurídicas, ese día, un hombre, de raza gitana, se presentó en las dependencias policiales de Leganés con un paquete de cinco kilos con cartuchos de Goma 2 ECO. Esta persona declaró a los policías que le había entregado dicho paquete, a alguien a quien no identificó, y que se lo iban a recoger.

 

Aseguró que él era un mero correo de un paquete que estaba envuelto. El correo estuvo durante varias horas en un polígono industrial de Leganés, cercano al barrio de La Fortuna, esperando a que fueran a recoger el envío. Esa espera, según su relato, le provocó incertidumbre y decidió abrir el paquete. Hasta ese momento, según explicaron estas mismas fuentes, el presunto correo desconocía qué había en el bulto y suponía que podía tratarse de droga.

 

Y cuando abrió el envoltorio descubrió que el asunto por el que se había convertido en correo era mucho más serio: se trataba de cartuchos de Goma 2 Eco. En concreto, cinco kilos de dinamita. El hombre se llevó un importante susto y decidió poner fin a su compromiso con la persona quien le entregó el paquete y acudió hasta las dependencias policiales, donde quedó detenido.

 

Inmediatamente, los agentes dieron parte de la situación y fueron los servicios centrales los que se hicieron cargo del explosivo. De hecho, los desactivadores realizaron una comprobación previa para saber si, además de la propia Goma 2, había también algún activador.

 

Además, se realizaron estudios para tratar de localizar huellas dactilares que permitan avanzar en las investigaciones para averiguar la procedencia. De las investigaciones se han hecho cargo los servicios de información policiales.

 

Tras el hallazgo del explosivo, los investigadores dieron cuenta de los hechos al juez de guardia de la Audiendia Nacional, que esta semana es el mismo magistrado que instruye el sumario sobre el 11-M, Juan del Olmo.

 

El lugar donde se tenía que producir la entrega es un polígono semiabandonado, entre el Barrio de La Fortuna y el Parque de la Chopera. Este polígono está situado a escasa distancia de la calle Carmen Martín Gaite, también en Leganés. En un piso de aquella calle vivieron los presuntos autores de la masacre de Madrid. Y, según los datos oficiales, allí se suicidaron el 3 de abril de 2004 cuando iban a ser detenidos por la policía.

 

En el lugar donde se produjo la explosión, a consecuencia de la cual murieron siete de los presuntos terroristas autores de la matanza de Madrid del 11-M, se encontraron varios cartuchos de Goma 2 ECO similares a los que han sido localizados ahora de nuevo en Leganés.

 

Los presuntos terroristas activaron la dinamita que tenían adosada a sus cuerpos cuando los GEO iban a entrar a la vivienda a detenerles. A consecuencia de la deflagración también murió el agente Torronteras.

  

Una información de Fernando Lázaro publicada en el diario EL MUNDO el sábado 19 de agosto de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

 

El jefe de los Tedax también declaró que la furgoneta de Alcalá estaba vacía

Por Narrador - 7 de Agosto, 2006, 5:34, Categoría: General

 

Manzano aseguró el 7 de julio de 2004 ante la Comisión Parlamentaria, que examinó la Kangoo «tres minutos» después de su llegada a Canillas y que lo único que vio fue la bolsa con los detonadores bajo el asiento del copiloto. Su versión coincide con la del inspector jefe Luis Martín y los demás policías que la examinaron en Alcalá, y contradice el auto de procesamiento de Del Olmo, según el cual la furgoneta contenía «61 evidencias»

 

MADRID.- «Cuando vi la furgoneta estaba prácticamente vacía. No había nada. No había mucha dificultad en hacer una inspección ocular de manera preliminar inmediata y determinar qué objetos podría haber allí si no estaban escondidos o debajo del asiento, como en este caso, que estaba debajo del asiento».

 

El que habla es el comisario jefe de los Tedax, Juan Jesús Sánchez Manzano, el pasado 7 de julio de 2004 ante la Comisión Parlamentaria que investigó los atentados del 11-M.

 

Sánchez Manzano se refiere a la furgoneta Renault Kangoo localizada en las inmediaciones de la estación de Alcalá de Henares la misma mañana de los ataques y que, presumiblemente, fue utilizada por los autores de la masacre de Madrid.

 

Su testimonio ante la comisión parlamentaria avala las declaraciones de los policías de Alcalá que descubrieron esta furgoneta. Ellos hablaron también de un vehículo vacío, sin nada. Incluso, el perro que olfateó el interior del vehículo aquella mañana del 11 de marzo tampoco fue capaz de detectar los detonadores que había debajo de uno de los asientos ni los restos de un cartucho de dinamita.

 

En julio de 2004, el responsable de la desactivación de explosivos aseveró también que la furgoneta estaba «prácticamente vacía», que «no había nada». Manzano respondía a las preguntas realizadas por el representante de CiU Guinart Solá.

 

El comisario explicó que una vez que fue localizada esta furgoneta le notificaron que era trasladada a la sede de los Tedax, en el complejo policial de Canillas (Madrid). Afirmó que desconocía los motivos por los que fue considerado sospechoso este vehículo. Indicó que cuando llegó la furgoneta a sus instalaciones él estaba comiendo en la cafetería del complejo, «que está al lado, a 15 metros», del lugar donde dejaron el vehículo.

 

En su comparecencia declaró que una vez que le informaron de la llegada del vehículo, apenas tardó «tres minutos» en llegar a la zona donde la aparcaron. Es en ese momento cuando la encontró «prácticamente vacía. No había nada». En aquellas fechas, los desactivadores de explosivos dependían de la Comisaría General de Policía Científica y, a todos los efectos, las instalaciones de los Tedax correspondían a esta Comisaría.

 

Según Sánchez Manzano, pues, el vehículo estaba vacío. Sin embargo, el sumario refleja que en su interior había casi un centenar de objetos. Según consta en el auto de procesamiento dictado por el magistrado instructor de este sumario, Juan Del Olmo, en el interior de la furgoneta había «61 evidencias» -casi un centenar de objetos- incluidas dos mantas, un jersey, dos bufandas, tres guantes, 14 chalecos de fútbol y una bolsa de Carrefour, además de los detonadores y la cinta coránica.

 

Los detonadores fueron claves para llegar hasta el origen de los explosivos utilizados por los terroristas. De hecho, fue el propio Sánchez Manzano quien, sin citar expresamente el origen de su información, aportó los datos definitivos que permitieron a los agentes de Información centrar sus pesquisas en Avilés como la población de donde partió el explosivo empleado en la masacre.

 

A preguntas del representante del Partido Socialista ante la comisión de investigación parlamentaria, Rascón Ortega, el comisario jefe de los Tedax, explicó que él llegó a la zona donde estaba la furgoneta acompañado del entonces comisario de Información, Jesús de la Morena, y de otros dos comisarios de su comisaría. Añadió que él se hizo cargo únicamente de los elementos que tenían relación con los explosivos. Es decir, de los detonadores y restos de dinamita hallados en una bolsa azul, que fue lo único que él vio, «debajo del asiento», según se deduce de su testimonio. Aclaró que de la cinta coránica no se ocupó él. Indicó en su comparecencia que los tedax siempre hacen un informe sobre todo lo que encuentran en los vehículos y lugares que inspeccionan.

 

La cinta coránica también fue trascendental para trasladar a la opinión pública la posibilidad de que el atentado no era obra de ETA sino de islamistas radicales.

 

EL MUNDO ya informó el pasado mes de abril que las primeras dotaciones de agentes de la comisaría de Alcalá que llegaron el 11-M hasta la furgoneta también mantenían la versión de que la furgoneta estaba vacía. Esa fue la idea, además, que trasladó en la comisión de investigación del Congreso el jefe de grupo de la Policía Científica de Alcalá, Luis Martín: la furgoneta estaba vacía. No había nada entre los asientos ni en la zona de carga. Desde los cristales delanteros del vehículo, los agentes observaron cómo debajo del asiento sobresalía un chaleco reflectante amarillo mal doblado. Encima del salpicadero había una tarjeta de visita y, sobre el asiento del copiloto, una cinta de casete gris transparente. En la zona, los agentes revisaron el interior del vehículo con perros adiestrados en la detección de explosivos, que no detectaron nada.

 

La furgoneta había llamado la atención la mañana del día 11 a Luis Garrido, portero en una de las fincas de la zona. Este testigo había visto junto al vehículo a tres personas que le resultaron sospechosas. Los agentes se trasladaron a la zona tras recibir este aviso. Observaron el vehículo desde fuera y sólo vieron la casete, el chaleco y la tarjeta de visita en el salpicadero. La zona de carga de la furgoneta estaba separada de los dos asientos delanteros tan sólo por una rejilla de agujeros amplios a través de los cuales, según los agentes, se veía perfectamente el interior. Y aseguraron que en esa zona tampoco había nada, que estaba vacía. La furgoneta figuraba como sustraída desde el 28 de febrero, 12 días antes de la matanza.

 

Se desalojó la zona y se requirió entonces la presencia de los especialistas en explosivos. Se forzó el portón trasero para que un perro accediera al interior. No se detectó entonces nada.

 

El vehículo iba a ser trasladado primero a la comisaría de Alcalá y después a la Brigada Provincial de Policía Científica. Pero finalmente se decidió que fuera trasladado a la sede de la Comisaría General de Policía Científica en Canillas, en las instalaciones de los Tedax.

 

En Alcalá nadie vio nada en el interior del vehículo. Así lo atestiguó de forma clara el jefe del grupo de Policía Científica de Alcalá, el inspector Luis Martín. En el Congreso, la diputada del Grupo Mixto le insistió: «¿Puede usted certificar que allí no había nada a la vista?». «Lo certifico total y absolutamente», le contestó.

 

Pero ya en el complejo policial de Canillas, la furgoneta no estaba vacía. Además de una bolsa con siete detonadores, un trozo de cartucho con dinamita y una cinta con versos coránicos, había también casi un centenar de objetos que, judicialmente, se clasificaron como «61 evidencias».

   

 

Una información de Fernando Lazaro publicada en el diario EL MUNDO el lunes 7 de agosto de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

 

Un policía en el punto de mira

Por Narrador - 7 de Agosto, 2006, 5:32, Categoría: General

 

Hasta otoño. Los sindicatos le han dado un ultimátum al comisario jefe de los Tedax para que abandone el cargo. Y es que ya han pedido hasta en cinco ocasiones su destitución. Y el viernes 28 de julio fueron los propios especialistas en desactivación de explosivos los que pidieron su cese fulminante. Y se lo pidieron al superior de Sánchez Manzano, el comisario general de Información, Telesforo Rubio. En aquel encuentro, los 'tedax' arremetieron con dureza contra su jefe, delante de él. Y Sánchez Manzano apenas se defendió. Su superior optó por guardar silencio. Ninguna defensa.

 

Tampoco desde otras esferas policiales se ha producido algún apoyo expreso al jefe de los Tedax. Ni desde la Dirección General de la Policía ni desde el Ministerio del Interior se ha realizado ninguna valoración positiva hacia su gestión.

 

Y es que además de criticar genéricamente su labor al frente de los Tedax, este comisario ha sido descalificado por sus subordinados y por los sindicatos policiales por sus intervenciones públicas sobre los atentados del 11-M.

 

Sánchez Manzano tuvo que acudir el pasado mes de julio a prestar declaración ante el juez instructor del sumario sobre la matanza, Juan Del Olmo. Tenía que aclarar las declaraciones que realizó ante la comisión de investigación parlamentaria sobre el 11-M en las que aseguró que en los focos de los atentados se había detectado la presencia de nitroglicerina. Esta sustancia no está entre los componentes de la Goma 2 ECO; sustancia que se presume que fue utilizada en los atentados de Madrid. Tras ser desvelado por EL MUNDO este dato y, pese al inicial silencio oficial por parte del Ministerio del Interior, el juez Del Olmo decidió citar a declarar al responsable de los Tedax para intentar aclarar este extremo. Si había nitroglicerina no había Goma 2 y el sumario quedaba herido de muerte.

 

En su declaración ante el juez, Sánchez Manzano aseguró que en su comparecencia parlamentaria se había equivocado. Mantuvo que cuando habló por primera vez de nitroglicerina lo hizo para explicar que es la sustancia que se detecta en las «explosiones en general», pero no que hubiera aparecido en concreto en los focos del 11-M.

 

Tuvo que admitir ante el magistrado instructor que él no era un experto en explosivos sino en la desactivación de explosivos. Ante los Tedax admitió que no tenía hecho tampoco el curso de especialista.

  

 

Una información publicada en el diario EL MUNDO el lunes 7 de agosto de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

 

Blog alojado en ZoomBlog.com