El Blog

Calendario

<<   Septiembre 2006  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Sindicación

Foros

Un Suplemento de

Alojado en
ZoomBlog

20 de Septiembre, 2006

El Colegio de Periodistas de Cataluña acusa a Libertad Digital, la COPE y El Mundo de informar sobre el 11-M con "fines políticos y económicos"

Por Narrador - 20 de Septiembre, 2006, 20:00, Categoría: ABC y EL PAIS contra EL MUNDO

La campaña de El País y el ABC contra la investigación independiente del 11-M ya ha llegado a Cataluña. Según recoge el diario electrónico e-noticies, el Colegio de Periodistas de Cataluña ha emitido un comunicado en el que ataca la línea informativa del diario El Mundo, la cadena COPE y Libertad Digital sobre el 11-M. Dicen los colegiados catalanes, entre los que se encuentran Iu Forn o Angels Barceló, que son "prácticas que afectan gravemente a las instituciones del sistema democrático y ponen en peligro la convivencia". Según los denunciantes, los tres medios de comunicación "buscan conseguir medios económicos y políticos" y sus informaciones "no pueden ser consideradas periodismo".

(Libertad Digital) El colegio de periodistas de Cataluña no sólo no considera necesaria la investigación periodística sobre el 11-M sino que arremete oficialmente contra los que la practican. Tanto es así que han decidido emitir un comunicado contra los tres únicos medios que siguen buscándola verdad: El Mundo, la COPE y Libertad Digital.

La Junta, dice el comunicado, "se ve obligada a pronunciarse sobre prácticas que afectan gravemente a las instituciones del sistema democrático, ponen en peligro la convivencia, erosionan el conjunto de la profesión y tienen como primeres víctimas, muchos de los periodistas que trabajan en los medios que les representan".

La interpretación que hace el colegio, que en ningún caso habla de las víctimas, es que estos medios de comunicación buscan una rentabilidad política y económica. "Es el caso –prosigue–de las campañas que, con motivo del sumario del trágico atentado del 11-M, han puesto en marcha las direcciones del diario El Mundo, La cadena Cope y Libertad Digital, con tal de conseguir fines políticos y económicos que nada tienen que ver con el periodismo. Con el agravante de que uno de estos medios depende directamente de la Conferencia Episcopal Española".

Y, como hiciera el CAC en su campaña contra la cadena COPE, los colegiados catalanes se permiten juzgar la labor informativa: "los responsables de estos medios vulneran de forma repetida –tal como hicieron en la ofensiva contra el Estatuto de Cataluña–, los principios éticos de la profesión, en especial los que se recogen en los dos primeros puntos del Código Deontológico". Es decir, "el incumplimiento de aquellas normas básicas del ejercicio del periodismo representa una distorsión en el funcionamiento del sistema democrático". Destacan también como agravante "la virulencia de las campañas, su duración y la coincidencia con las estrategia de un sector del principal partido de la oposición".

Como todavía no tienen competencias para cerrar medios de comunicación, cierran su comunicado negando que la investigación periodística independiente y contra corriente pueda llamarse periodismo: "Por eso –concluye el comunicado–, el Colegio de Periodistas de Cataluña hace una llamada a todos los periodistas a asumir los principios éticos de la profesión y recuerda a la sociedad que campañas como las emprendidas por las direcciones de El Mundo, La COPE y Libertad Digital no pueden ser consideradas periodismo".

Angels Barceló fue una de las estrellas invitadas a la Conferencia Política que celebró el PSOE el pasado fin de semana. La vicedecana del colegio de periodistas de Barcelona moderó una mesa redonda sobre políticas de igualdad en la que participaron la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, la dirigente del Partido Socialista Francés Segolene Royal, y la candidata del PSOE a la alcaldía de Valencia, Carmen Alborch.

Una información publicada por el diario libertaddigital.com el miércoles 20 de septiembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

La fiscal del 11-M a un defensor: «En los trenes estalló Goma 2. ¡Ya vale!»

Por Narrador - 20 de Septiembre, 2006, 10:00, Categoría: General

Olga Sánchez asegura que la contaminación por metenamina se produjo en la muestra patrón Dice que «Manzano y la inspectora de los Tedax aclararon las maledicencias de un medio de comunicación»

MADRID.- La fiscal del 11-M reaccionó ayer airadamente a las dudas planteadas ante un tribunal de la Audiencia Nacional respecto a los explosivos del 11-M: «El explosivo es Goma 2 ECO; es lo que estalló en los trenes y en Leganés. Es un tipo de explosivo que no tiene nada que ver con Titadyn, cloratita, amosal... que no tiene nada que ver con ETA. ¡Ya vale!», espetó al abogado del confidente Rafá Zouhier.

Minutos antes, cuando defendía su recurso contra el auto de procesamiento, el letrado había considerado insuficientes los indicios contra el marroquí y, sobre todo, había puesto en duda que se supiera con certeza lo que estalló en los trenes. «El tema de los explosivos está perfectamente identificado en el informe común elaborado por la Policía y la Guardia Civil», respondió la fiscal.

El abogado hizo referencia a dos episodios concretos que llevaron al juez Juan del Olmo a pedir aclaraciones: la aparición a lo largo de la investigación de la metenamina y de la nitroglicerina, dos sustancias ajenas a la dinamita Goma 2 ECO, supuestamente empleada en la masacre.

En el primer caso, el jefe de los Tedax, Juan Jesús Sánchez Manzano, envió al magistrado Juan del Olmo un análisis sobre el explosivo hallado en la furgoneta Renault Kangoo empleada por los terroristas. Ayer, la fiscal consideró «aclarado» el episodio. Según explicó a la Sala, se produjo «una contaminación de la muestra patrón que tenía la Policía».

En realidad, la contaminación apareció tanto en esa muestra que teóricamente era Goma 2 ECO pura como en el resto hallado en el vehículo, en el extremo de un cartucho hallado en una bolsa de plástico bajo un asiento, junto a varios detonadores. En referencia a este resto de la furgoneta, Sánchez afirmó: «No tiene ninguna importancia, es absolutamente baladí que aparezca metenamina en algo más pequeño que la base de un moneda».

La fiscal respondió con rotundidad al abogado Antonio Alberca que lo que estalló en los trenes era «Goma 2 ECO», una afirmación que contrasta con lo mantenido por los Tedax. Los expertos en explosivos concluyeron que «sólo cabe concluir que se trata de explosivos de tipo dinamita» y que resulta «imposible» determinar si es del tipo Goma 2 o de otro. Lo que sí se ha determinado como Goma 2 ECO es el explosivo encontrado en las vías del AVE, en Leganés y en la mochila de Vallecas.

El segundo episodio relacionado con los explosivos fue la intervención de Manzano ante la Comisión de Investigación del 11-M, donde dijo que en los focos había aparecido «nitroglicerina». La Goma 2 ECO no contiene nitroglicerina. Tras las informaciones de este diario, el juez llamó a declarar tanto a Manzano como a una química de los Tedax. Allí, el jefe de los expertos en explosivos dijo que se había equivocado y que no se refería al 11-M cuando habló de la nitroglicerina.

Según la interpretación expresada ayer por la fiscal, la comparecencia de ambos fue «una aclaración de las maledicencias que constantemente vienen de un medio de comunicación».

El letrado también protestó por el hecho de que las defensas no hubiesen sido informadas de que iban a declarar los dos policías, puesto que se celebraron dentro de unas diligencias previas separadas del 11-M que se abrieron tras dictar el procesamiento.

Al respecto, la fiscal recordó que ya había pedido a Del Olmo que esas dos declaraciones fueran incorporadas al sumario del 11-M, pero que el juez se había negado. Añadió que repetirá su solicitud a la Sección Segunda -a la que corresponde celebrar el juicio- «porque no puede haber dos procedimientos por la misma cosa».

Tras el «¡ya vale!» con el que cerró el asunto de los explosivos, la fiscal volvió a los elementos que incriminan a Zouhier. Su letrado mantuvo que el marroquí había colaborado intensamente con la Guardia Civil, a la que había llegado a entregar una muestra de explosivo proporcionada por Emilio Suárez Trashorras y Antonio Toro.

«No corresponde al Ministerio Fiscal decir si colaboró o no con la UCO [Unidad Central Operativa], porque no ha estado en las reuniones de la UCO», dijo. Y añadió que, en todo caso, desde septiembre de 2003 Zouhier «no avisa de nada» a la Guardia Civil. Por ejemplo, de las reuniones que supuestamente mantuvo con El Chino en octubre y noviembre de 2003, en las que, según la acusación, se negoció un intercambio de drogas por explosivos.

Se trata, dijo la fiscal, de «personas sin escrúpulos, sin querer saber lo que iba a suceder con esa gran cantidad de explosivos». Sánchez cerró su intervención en la vista por el recurso de Zouhier con una amenaza: «Ya veremos si existe un dolo eventual», dijo.

Otro perfil

Esta afirmación supone que la Fiscalía estudia agravar varias de las imputaciones formuladas por Del Olmo. Algunas personas relacionadas con los explosivos tenían elementos suficientes para imaginarse que podían emplearse para un atentado y, pese a ello, siguieron adelante en sus actos de colaboración.

Otro elemento empleado por la defensa de Zouhier fue su nulo perfil islamista. «No encaja con el islamismo. Se parece más al decadente estilo de vida occidental que a la vida del profeta», dijo. «En algún país islamista», añadió, «sería ajusticiado». Sobre este punto, la fiscal reconoció que Zouhier «no es un islamista radical, pero sí ha colaborado puntualmente» con la célula terrorista.

Las referencias a los explosivos volvieron a aparecer en la vista por el recurso presentado por Basel Ghalyoun, procesado por pertenecer a la célula. El letrado José Luis Abascal comenzó diciendo que, según reconoce el propio Del Olmo en su auto de procesamiento, «se ignora cuántas personas colocaron las bombas y quiénes fueron, e ignora la mecánica».

«Y yo diría», añadió, «que también ignora el explosivo que estalló. Lo dice la Guardia Civil y la Policía, puesto que sólo en algunos focos había componentes de dinamita. Y dinamitas hay muchas. Unas tienen nitroglicerina y otras no. ¿Por qué dicen que allí había Goma 2 ECO? Porque apareció la mochila de Vallecas...». En ese momento, el presidente de la Sala, Fernando Bermúdez de la Fuente, le interrumpió para que se atuviera a los indicios concretos contra Ghalyoun.

En su respuesta, la fiscal volvió a mencionar el informe final conjunto de las Fuerzas de Seguridad y aclaró que ella sí tiene respuesta a cuántos terroristas subieron a los trenes: «Al Ministerio Fiscal le salen 12», dijo.

El presidente del tribunal comunicó a los letrados de la defensa y a la fiscal que el lunes a las 13:00 horas tendrán la resolución de la Sala. El magistrado indicó que el tribunal -que completan Juan Francisco Martell y Carmen Paloma González- tendrán un fin de semana «de trabajo titánico». Varias defensas mostraron su sorpresa por la celeridad con la que la Sala resolverá todos los recursos, que seguirán viéndose durante toda la semana.

Una información de Manuel Marraco publicada por el diario EL MUNDO el miércoles 20 de septiembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

«Zapatero debe decidir si busca la verdad o estrangula al mensajero»

Por Narrador - 20 de Septiembre, 2006, 9:30, Categoría: General

«EL MUNDO no cesará de investigar el 11-M hasta que los enigmas queden aclarados», señala Pedro J. Ramírez en una conferencia en Pamplona

PAMPLONA.- «Ha llegado la hora de la verdad para Zapatero», aseguró ayer el director de EL MUNDO, Pedro J. Ramírez. «Ha llegado el momento en que tiene que decidir si, ante los mensajes incómodos, prefiere contribuir a buscar la verdad o estrangular al mensajero. Todo eso del talante, la democracia deliberativa y el matar a besos a quien te critica es muy fácil cuando lo que se publica no le crea ningún problema grave al gobernante. Lo difícil es mantener esa actitud cuando el sapo de cada mañana va aumentando de tamaño. Será a partir de ahora cuando veremos si el PSOE ha aprendido de verdad las lecciones del pasado o hay una involución hacia los modos del felipismo».

Ramírez realizó estas afirmaciones en Pamplona ante cerca de 1.500 personas que participaron en la conferencia inaugural de los Cursos de Verano José Javier Múgica, que organiza Unión del Pueblo Navarro en memoria de su concejal de Leitza asesinado en 2001 por ETA. El director de EL MUNDO aseguró desconocer la razón por la que las investigaciones de su periódico respecto a los atentados del 11-M «irritan» tanto al PSOE, y se preguntó hasta dónde llegará el Gobierno para contrarrestar la información negativa, la que le incomoda: «¿Será capaz, como en el pasado, de adentrarse en el terreno personal, en nuestras familias y domicilios?», cuestionó.

A su juicio, las filtraciones de la última semana desde el Ministerio del Interior para intentar desprestigiar las investigaciones acerca del 11-M no sientan un buen precedente, aunque advirtió de que tales maniobras no van a conseguir silenciarlas: «EL MUNDO no cesará de investigar el 11-M hasta que todos los enigmas esenciales queden aclarados. Si otros se dan por satisfechos, allá ellos; pero que al menos nos dejen trabajar en paz».

Después de insistir en que EL MUNDO nunca pagó las revelaciones que Trashorras realizó en sus páginas, señaló que los que le acusaron de hacerlo «dijeron después que no es relevante, que no disponen de esa información». De cualquier forma, Ramírez recordó que «el periodismo democrático no va a permitir nunca un término medio en la defensa de la libertad», porque, argumentó, «no les molestan nuestras opiniones, que se dedican a denostar calificándolas de 'extrema derecha' o de 'conspirativas', les molestan nuestras informaciones, eso les hace perder los nervios», apuntó.

Tras enumerar los «cabos sueltos» que las investigaciones han sacado a la luz en el sumario, se refirió a la polémica de los explosivos, su composición nunca aclarada de Goma 2 ECO o nitroglicerina, como «nudo gordiano» de las pesquisas.

Las inconsistencias de la investigación aceptada por el Congreso deja abierta, en su opinión, la posible participación de ETA en los atentados. «Si la hipótesis de colaboración entre islamistas y ETA se validase, el llamado proceso de paz sería inaceptable», argumentó. Y es que, a su juicio, «el Gobierno tiene pánico a que ETA haya participado en el 11-M y prefiere una verdad chapucera a la verdad».

Esa conexión entre las investigaciones del 11-M y el llamado proceso de paz resulta clave para entender el escenario político que se vive en la actualidad, advirtió. Las negociaciones entre el Gobierno y ETA protagonizaron buena parte del discurso de Ramírez, «una negociación en marcha» que da lugar a «temores y esperanzas» por la magnitud de los valores en juego. El periodista se refirió a Navarra como una de las «claves» del proceso, que se encuentra, en su opinión, bajo la amenaza de convertirse en «moneda de cambio» para aplacar las exigencias terroristas.

Advirtió de que los resultados de las elecciones del próximo mayo en Navarra y Baleares serán determinantes: «Si el PP no logra mantener la mayoría en los Gobiernos en Navarra y Baleares se acelerará el proceso de desmembramiento de la España constitucional», aseguró.

En opinión de Ramírez, «la contrapartida de la paz no puede ser el cambio forzado del marco democrático que nos protege a todos», asunto que no pudo «descartar en absoluto». Para el director de EL MUNDO, «Zapatero tiene el derecho y el deber, dentro de los límites éticamente aceptables, de intentar conseguir el final de ETA», aunque lamentó que su camino no pase por un entendimiento con el principal partido de la oposición, punto que «añadiría legitimidad al proceso».

Ramírez pronunció su discurso ante un auditorio que le interrumpió con aplausos en sus referencias a la autonomía de Navarra respecto al País Vasco. El diputado de UPN Jaime Ignacio del Burgo presentó la ponencia, a la que acudieron, entre otros altos cargos del Gobierno de Navarra, su presidente, Miguel Sanz, y la alcaldesa de Pamplona, Yolanda Barcina.

Una información de Miguel M. Ariztegi publicada por el diario EL MUNDO el miércoles 20 de septiembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

El PP acusa al Ejecutivo de dar «informes falsos y ocultar pruebas» del 11-M

Por Narrador - 20 de Septiembre, 2006, 9:00, Categoría: General

Todos los grupos parlamentarios firman un texto conjunto para «aislar» a los populares

Madrid - La investigación -o no- de los atentados del 11-M sigue generando momentos de tensión en el Congreso de los Diputados. Si la pasada semana la tragedia de Madrid provocó un duro cruce de acusaciones entre el portavoz del PP, Eduardo Zaplana, y el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, los populares recuperaron ayer su argumento de «buscar la verdad» para conseguir que el Gobierno enviara a la Cámara Baja los informes y documentos que, en su opinión, ponen en duda la versión oficial de lo ocurrido. La petición se encontró con el rechazo frontal del resto de los grupos, que hicieron causa común y firmaron una enmienda conjunta para reafirmar su apoyo a las instituciones del Estado, a los jueces y tribunales y a las conclusiones de la comisión de investigación parlamentaria.

La temperatura del debate empezó a subir mucho antes de que comenzaran las intervenciones en el pleno. Todos los grupos pactaron por la mañana el texto de la enmienda conjunta y lo hicieron circular justo a tiempo para que el portavoz del PP, Eduardo Zaplana, diera su opinión ante la iniciativa. «No tendríamos ninguna duda de votarla a favor, viniera de donde viniera, si en ella se pidieran los documentos y las aclaraciones necesarias para profundizar en el conocimiento de la verdad», señaló Zaplana, que acusó a los grupos de intentar confundir el debate con alusiones al respeto a la justicia y a las fuerzas de seguridad «con las que todo el mundo está de acuerdo». La versión de los aludidos, claro está, fue muy diferente. Julio Villarrubia (PSOE) rechazó lo que calificó como «demagogia y manipulación vergonzosa del 11-M» por parte de un PP que «está echado al monte», mientras que el portavoz de IU-ICV, Joan Herrera, explicó que «ante el delirio del PP sólo cabe la razón».

Con estos mimbres se llegó al debate de la tarde, en el que la popular Alicia Castro se subió a la tribuna para asegurar que el Gobierno «es responsable de informes falsos y ocultación de pruebas» en el 11-M y recuperar casi todos los argumentos esgrimidos por Zaplana la semana pasada. Castro arremetió duramente contra la «bochornosa» actitud de Rubalcaba, al que advirtió de que si no comparece para decir «todo lo que sabe, podría traspasar los límites del estado de Derecho» e insistió en que la única motivación del PP en este asunto «es ver a los culpables en las cárceles».

Luego llegó el turno del resto de formaciones, cuyos portavoces se limitaron a repetir el texto acordado entre las protestas de la bancada popular. Eso sí, cada uno introdujo pequeños matices: Joan Puig (ERC) aprovechó para pedir a Zaplana, Acebes y Aznar que «escuchen», mientras que el socialista Antonio Hernando introdujo en cada uno de los tres puntos del texto acordado la coletilla «…a excepción del PP». La votación volvió a dejar claro que, en lo que respecta al recorrido político del 11-M, los populares están a un lado y todos los demás al otro. Y nadie parece dispuesto a frenar la polémica: los grupos darán hoy una rueda de prensa conjunta para explicar su postura… a excepción del PP.

Una información de E. Fuentes publicada por el diario LA RAZON el miércoles 20 de septiembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

La 'Conspiración' que nunca ha existido (20 de septiembre de 2006)

Por Narrador - 20 de Septiembre, 2006, 8:00, Categoría: ABC y EL PAIS contra EL MUNDO

Pradera vuelve con la misma dialéctica y argumentación que en los tiempos del GAL.


“Sumarios paralelos” por Javier Pradera

La interpelación urgente presentada la semana pasada por el portavoz parlamentario del PP para exigir el "esclarecimiento de la verdad" del 11-M prosiguió la estrategia puesta en marcha por el principal partido de la oposición desde que perdió el poder hace dos años y medio: encenagar las aguas, negar las evidencias y restar legitimidad a la investigación judicial de la Audiencia Nacional; a juicio de Eduardo Zaplana, seguirían existiendo "muchas más sombras que luces" en torno al sangriento atentado. Dictado ya el auto de procesamiento, los hechos acreditados por la instrucción sumarial se corresponden a grandes líneas, sin embargo, con las pautas seguidas por el terrorismo islamista en las matanzas de Nueva York, Casablanca, Londres y Bombay. Los intentos políticos y periodísticos de condicionar desde fuera las diligencias a fin de buscar otra autoría han sido infructuosos: también las presiones para arrebatar la instrucción del sumario al juez Juan del Olmo -poco sumiso a las órdenes dictadas por los medios de comunicación- fracasaron definitivamente la semana pasada cuando el Consejo General del Poder Judicial se limitó a considerar como falta leve una equivocación inintencionada en un trámite menor. Los huecos, discontinuidades y confusiones -inevitables- del relato judicial resultante se deben en gran medida a las dificultades intrínsecas de una investigación compleja, agravadas tras el suicidio en Leganés del núcleo fundamental de los autores de la bárbara acción: las incógnitas aún por despejar no afectan ni al sentido ni a la trama básica de los acontecimientos.

La nueva moción del Grupo Popular sobre la materia debatida ayer en el Congreso retomó los supuestos puntos oscuros de las investigaciones sumariales (la furgoneta abandonada en Alcalá, la mochila trasladada a Vallecas, la dinamita utilizada, etc.) para invalidar la instrucción en su conjunto. A la hora de sembrar dudas, lanzar sospechas y sugerir insidias en torno al trabajo policial y judicial del 11-M, el PP ha contado con la inestimable ayuda de los periodistas de El Mundo y de la radio de los obispos, que se han dedicado desde hace dos años a construir un sumario paralelo de la señorita Pepys para fundamentar unas conclusiones prefijadas de antemano: un enloquecido cómic de imágenes abigarradas dibujado por un lápiz delirante.

El procedimiento de esos supuestos periodistas de investigación es presentar, como si fuesen hipótesis de trabajo verosímiles, una serie de conjeturas descabelladas para exigir a la policía y a los jueces que centren todos sus esfuerzos en investigarlas. Esa falseada narración atribuye a los terroristas islamistas una participación a lo sumo subalterna en la ejecución material del atentado, supuestamente organizado por un estado mayor conjunto formado por ETA, espías extranjeros y miembros de los cuerpos de seguridad y de inteligencia españoles a fin de hacer perder las elecciones al PP y elevar a Zapatero al poder; sabedor de su deuda con los terroristas, el presidente del Gobierno boicotearía conscientemente la investigación del 11-M. Esa extravagante tesis se acoge a las reglas de la probatio diabolica: quienes la formulan no están obligados a demostrar su veracidad y corresponde a quienes la rechazan probar su falsedad. En el montaje de esa tergiversación desempeñan un papel estelar los delincuentes comunes y confidentes policiales que ayudaron a los islamistas a preparar el crimen y que están imputados en el sumario: sus declaraciones -inverosímiles, cambiantes y autoexculpadoras- son aceptadas como la verdad del Evangelio.

Las motivaciones de los periodistas que tratan de sustituir en su tarea investigadora y enjuiciadora al Poder Judicial mezclan las apuestas políticas con las estrategias comerciales; su ensordecedor ruido mediático se mantendría, sin embargo, dentro de esa burbuja lunática si el PP no hiciese suya tal fabulación. Los dirigentes populares han roto los códigos de comportamiento democrático propios de un Estado de derecho al utilizar la sede del Parlamento para poner en cuestión no sólo la independencia del Poder Judicial sino también la lealtad institucional de los miembros de los cuerpos de seguridad que practicaron las detenciones de los sospechosos del 11-M en las semanas siguientes a la perpetración del crimen: mientras era ministro del Interior el hoy secretario general del PP, Ángel Acebes.

Publicado por el diario EL PAIS el miércoles 20 de septiembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


La Policía demuestra que no hubo contactos entre la caravana de ETA y la del 11-M

MADRID. El segundo de los informes elaborados por la Comisaría General de Información, por orden expresa del juez Del Olmo para despejar las «dudas» lanzadas por «El mundo» y alentadas luego por la Cope sobre supuestas conexiones entre ETA y el 11-M, se ocupa de la coincidencia de que la «caravana de la muerte» etarra y la de los islamistas partieran la misma noche hacia Madrid, en concreto la del 28 de febrero de 2004. El asunto sirvió para poner una vez más en cuestión la autoría de la matanza de los trenes y alimentar la teoría de que una siniestra conspiración estaba detrás del peor atentado de la historia de España, perpetrado además con el objetivo de desalojar al PP del poder.

Una vez más, la Policía, para llegar a sus conclusiones, se limita a analizar hechos probados y, por tanto, no sujetos a especulación. Lo hace, al igual que en el caso del informe publicado ayer por ABC, en un documento fechado el 15 de diciembre de 2005; es decir, cuando ya el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, había comparecido en la comisión de investigación del 11-M. Por tanto, difícilmente pudo hacer referencia a estos análisis concretos en aquella ocasión, tal como ayer se sostenía en los micrófonos de la cadena de los obispos.

Seis móviles

El elemento probatorio fundamental en el que se basa la Policía para demostrar que entre la «caravana de la muerte» y la del 11-M no hubo relación alguna es el rastreo de los teléfonos móviles de los terroristas. Los etarras -Gorka Vidal Álvaro e Irkus Badillo Borde- llevaban tres de estos aparatos y otros tantos estaban en poder de los islamistas, en concreto los correspondientes a Jamal Ahmidan, «el Chino», a Mohamed Oulad Akcha y a Abdennabi Kounjaa. Así, la Policía, en los análisis a los que ha tenido acceso ABC, concluye que «los rastreos telefónicos no permiten determinar ningún tipo de contacto» entre ambos grupos terroristas.

Pero los investigadores, en su informe, no se conforman sólo con ese análisis primario y estudiaron también todos los contactos entre los responsables de las caravanas en sus diferentes niveles. El documento confirma la «inexistencia de cualquier tipo de conexión o contacto» entre ellos, lo que hace inverosímil la teoría de una acción concertada entre ambas organizaciones. Aún hay más en este punto. Se trata de la confesión de un miembro «legal» de ETA, Beñat Barrondo Olabarri, que declaró a la Guardia Civil haber adquirido en centros comerciales de Álava dos de los móviles que portaban los integrantes del «comando Gaztelu» de la «caravana de la muerte».

El análisis policial destaca que los terroristas siguieron durante su viaje las indicaciones de sus jefes, que les fueron anotadas en un mapa de carreteras intervenido en el momento de su detención en Cañaveras (Cuenca). Precisa además el informe que los etarras se trasladaron al sur de Francia, donde un responsable de ETA les hizo entrega de la furgoneta Renault Trafic que contenía una bomba fabricada con «506 kilos de cloratita, 30 kilos de dinamita Tytadine y 90 metros de cordón detonante de fabricación francesa». Además, precisa que este vehículo fue sustraído el 27 de noviembre de 2003 en la localidad francesa de Vallniers. Cuando se produjo la entrega, la furgoneta estaba ya preparada y dispuesta para que Vidal y Badillo sólo tuvieran que conectar el temporizador.

De hecho, entre los efectos igualmente decomisados a los etarras había un papel con instrucciones sobre cómo tenían que hacer las conexiones para programar la activación del coche bomba. Se cree que las anotaciones fueron escritas por el también etarra Joseba Segurola Querejeta, alias «Giputxi», considerado en aquellas fechas como el lugarteniente de «Txeroki», jefe del «aparato militar» de la banda. Además, todo apunta a que fue Segurola quien entregó a Vidal y Badillo la furgoneta con 506 kilos de explosivo.

En cuanto al material que transportaron desde Tineo (Asturias) hasta Morata de Tajuña Jamal Ahmidan y sus dos compinches, el informe precisa que se trataba de dinamita Goma 2 «sin ningún tipo de preparación ni manipulación en una cantidad estimada en unos 200 kilos sustraídos» de «Mina Conchita» por individuos del «mundo de la delincuencia», como el ex minero Suárez Trashorras, quien utilizó como enlace al también confidente Rafa Zohuier. Precisamente el informe destaca como otra evidencia de que no hay relación entre ambos grupos el hecho de que en el caso de la «caravana de la muerte» la furgoneta ya estaba preparada para hacerla estallar.

Análisis periciales

Además del cotejo de las llamadas telefónicas que demostraron que entre los grupos no existía la menor conexión, la Policía hace referencia a los análisis periciales realizados por los expertos en explosivos de la Guardia Civil y del Cuerpo Nacional de Policía sobre las cargas explosivas de las dos caravanas. Los estudios corroboran la ausencia de «cualquier tipo de relación al dejar claro que tanto la naturaleza y características del material como el origen del mismo no presentan ninguna analogía».

Los agentes de la Comisaría General de Información, no obstante, sí encuentran un nexo entre las intenciones de los dos grupos terroristas: su deseo de perpetrar un atentado en plena campaña electoral de las elecciones que se celebraron el 14 de marzo de 2004. En cualquier caso, la Policía añade de inmediato que incluso en este punto existen diferencias, ya que ETA buscaba una acción con «una finalidad alarmista», mientras que en el caso de los islamistas era «manifiestamente destructiva». Los investigadores demuestran estas diferencias con el hecho objetivo de que los etarras «portaban los números de teléfono del diario «Gara» y la Cruz Roja para efectuar la llamada de aviso». Además, el informe policial recoge el contenido de una conversación de locutorio mantenida por Gorka Vidal con Arantza Zulueta en la que el terrorista decía a su abogada que el objetivo de la «caravana de la muerte» era «crear pánico».

Desde Francia

Los «teóricos de la conspiración» aseguran que es muy extraño que los etarras de la «caravana de la muerte» tuvieran señalizada en el mapa que les fue entregado en Francia la zona del Corredor del Henares, elegida por los islamistas para preparar la matanza. La Policía echa por tierra esta insinuación al haber demostrado que los itinerarios fueron marcados por la dirección de la banda desde Francia. Incluso, en el documento se alude a las declaraciones de Gorka Vidal y Irkus Badillo, quienes afirmaron ante la Guardia Civil que los puntos que les habían marcado en el mapa eran para que ellos mantuvieran contactos de seguridad.

Un texto de P. Muñoz y D. Martínez publicado por el diario ABC el miércoles 20 de septiembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Blog alojado en ZoomBlog.com