El Blog

Calendario

<<   Octubre 2006  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      

Sindicación

Foros

Un Suplemento de

Alojado en
ZoomBlog

6 de Octubre, 2006

"Garzón tira la toalla pero hace dos trampas póstumas" (Editorial de EL MUNDO)

Por Narrador - 6 de Octubre, 2006, 14:00, Categoría: ¿Garzón ha Prevaricado?

El juez Baltasar Garzón renunció anoche a seguir investigando a los peritos de la Policía Científica. Así se lo había requerido horas antes la propia Fiscalía de la Audiencia Nacional, que le pidió que se inhibiera y remitiera el caso al decanato de los juzgados de Madrid.

El oscuro auto del fiscal jefe de la Audiencia no venía sino a rendirse a la evidencia tras el varapalo de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, que dejaba muy claro que Garzón no puede instruir un delito de falsedad documental por carecer de competencias, la tesis sostenida por EL MUNDO desde el primer día.

Pero la decisión de Garzón tiene trampa porque, a la vez que se inhibía, dictó otro auto exculpando a Francisco Ramírez y los demás mandos policiales acusados de falsificación. Resulta bastante difícil de entender que un juez que se inhibe se pronuncie al mismo tiempo sobre el fondo del asunto como si actuara a título póstumo. La maniobra no puede ser más chapucera y pone en evidencia los propósitos del juez: ayudar al Gobierno a tapar este asunto.

Hay, además, otra segunda trampa en la inhibición de Garzón, ya que, al enviarlo al decanato, lo que pretenden el magistrado y el fiscal jefe de la Audiencia es que el asunto vaya de nuevo a reparto, a pesar de que la juez Gema Gallego lo ha admitido a trámite y ha iniciado ya las primeras diligencias, citando a declarar para hoy mismo a los peritos. La Fiscalía de la Audiencia argumenta que los informes y los imputados son distintos, por lo que la investigación de Garzón debería ser asumida por otro juez de instrucción, que abriría un nuevo sumario, diferente del que instruye Gema Gallego.

La tesis es absurda porque provocaría dos instrucciones en paralelo sobre dos aspectos de un mismo episodio. Dada la evidente conexidad de los hechos, la única juez competente es la que ya está investigando. Por tanto, no hay necesidad de proceder a un nuevo reparto, que sería un verdadero disparate jurídico.

El decanato tendrá que decidir al respecto, pero lo que ya está fuera de toda duda es que Garzón ha fracasado en su intento de retener el caso. A pesar de ello, el juez envió ayer al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) una relación de artículos publicados en este periódico y en otros medios para justificar su petición de amparo. Garzón asegura que EL MUNDO le ha atacado estos días con «ferocidad» para intentar «perturbar» su independencia.

No es cierto. Este periódico no le ha insultado ni le ha menospreciado ni le ha ridiculizado. Hemos criticado con argumentos jurídicos que Garzón asumiera un caso en el que carece de competencias, según establece la Ley Orgánica del Poder Judicial. Por ello, dijimos en su día que existen «muchos de los elementos indiciarios de la prevaricación», una afirmación que se sustenta en la doctrina del Supremo sobre este delito y que está perfectamente matizada. La decisión de inhibirse de Garzón nos da, en definitiva, la razón.

Aquí hasta ahora no ha habido más víctimas que los tres honrados peritos vapuleados por una campaña de desprestigio sin motivo alguno. Para ellos, se abrió ayer un rayo de esperanza cuando la juez Gallego les citó como testigos a pesar de estar imputados por Garzón. La verdad acabará abriéndose paso.

Editorial publicado por el diario EL MUNDO el viernes 6 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

La 'espantada' de Garzón

Por Narrador - 6 de Octubre, 2006, 12:00, Categoría: ¿Garzón ha Prevaricado?

Garzón renuncia a investigar la falsedad del informe del ácido bórico

El juez se inhibe horas después de que el presidente del Supremo le «cuestionara» por intimidarse

MADRID/GRAN CANARIA - Horas antes de que la juez Gemma Gallego plantease ante el Tribunal Supremo una cuestión de competencia para reclamar la investigación de la supuesta falsedad en los informes periciales sobre el ácido bórico, el juez Baltasar Garzón decidió a última hora de la tarde de ayer inhibirse del caso. Eso sí, lo hizo en favor del decanato de los juzgados de Madrid -tal y como le pidió la Fiscalía- y no de la juez que le reclamaba la competencia, al considerar que la supuesta falsedad cometida por los tres peritos es «un hecho nuevo». La patata caliente, por tanto, está ahora en la mesa del juez decano, que deberá decidir a qué juzgado de instrucción corresponde asignar la instrucción del caso.

El magistrado hace hincapié en su auto en que el Juzgado de Instrucción número 35, cuya titular es Gallego, tiene incoadas diligencias previas por falsificación contra determinadas personas (el ex comisario general de Información de la Policía, Telesforo Rubio, y los superiores de los peritos después imputados por el mismo delito que denunciaban en sus mandos, falsedad documental). Pero, añade, ninguno de ellos «ha sido objeto de imputación aquí» y sobre los mismos no han aparecido indicios de criminalidad. De hecho, Garzón rechaza en otro auto (éste con fecha del pasado miércoles) la querella presentada por la plataforma España y Libertad contra Telesforo Rubio y otros tres mandos policiales (entre ellos Francisco Ramírez, acusado por sus subordinados de alterar un informe pericial firmado por ellos para eliminar las referencias a ETA) por falsificación, infidelidad en la custodia de documentos y falso testimonio. La decisión del magistrado implica también la suspensión de la toma de declaración de los tres peritos, ya como imputados, prevista para el próximo día 18 en la Audiencia Nacional.

El titular del Juzgado Central de Instrucción número 5 justifica su actuación y asegura que se ha limitado a realizar «las diligencias mínimas e imprescindibles» en un caso en el que «se precisaba actuar urgentemente», por lo que, según él, «no cabía otra alternativa diferente». Garzón, incluso, subraya la «celeridad máxima» con la que ha actuado para concluir las diligencias en el plazo de cinco días «de los cuales dos han sido sábado y domingo y dos más han sido empleados en una licencia» (para asistir a unas jornadas sobre pueblos indígenas en Colombia) para las que, recuerda, tenía permiso cuatro días más.

Los mandos, exculpados

Garzón exculpa a los mandos acusados de falsedad. De José Andradas, jefe de Análisis de la Policía Científica, y Francisco Ramírez, jefe de la Unidad de Análisis, dice que «no se aprecia dolo» en su conducta. En cuanto al comisario general de Policía Científica, Miguel Ángel Santano, asegura que estaba de vacaciones y sólo tuvo «un conocimiento referencial» de lo sucedido. Por último, insiste en que «no existe indicio alguno» que relacione con los hechos (la supuesta falsedad en un informe que relacionaba a uno de los ideólogos del 11-M con ETA) al entonces comisario general de Información, Telesforo Rubio.

La resolución llegó horas después de que Francisco José Hernando señalase -en las III Jornadas de Comunicación y Justicia que se celebran en Las Palmas de Gran Canaria- que «una cosa es que uno se sienta intimidado en su voluntad y otra que se sienta ofendido por expresiones de otra persona. Garzón tiene suficiente entidad, ha llevado casos importantes y trascendentes como para que una manifestación no debiera intimidarle».

En el mismo acto, Luis Aguiar, vocal del grupo minoritario del Consejo, insistió en que los argumentos esgrimidos por la Comisión Permanente para rechazar la declaración de apoyo a Garzón «no eran desde luego sólidos ni se podían sustentar», al tiempo que destacó que, en este caso, se «está produciendo un ataque a la independencia de un magistrado».

Nueva citación de los peritos

Horas antes de que Garzón se inhibiese de la investigación, la titular del Juzgado número 35 de Madrid, Gemma Gallego, que había mantenido un duro pulso con el magistrado reclamando la investigación, citó para hoy a dos de los peritos imputados por Garzón -Manuel Escribano e Isabel López Cidad-, pero en calidad de testigos. Gallego había reclamado antes a Garzón por dos veces, sin éxito, que le enviase las diligencias practicadas y hoy mismo pensaba remitir al Tribunal Supremo (TS) una cuestión de competencia para que Baltasar Garzón se inhibiese en su favor y le remitiera las actuaciones relacionadas con la presunta falsificación del informe del ácido bórico.

Una información de R. Coarasa y F. Velasco publicada por el diario LA RAZON el viernes 6 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.



Garzón renuncia a investigar la falsificación y exculpa a los superiores de los peritos

MADRID.- El juez Baltasar Garzón renunció ayer a seguir investigando la presunta falsificación de un informe pericial del 11-M y acordó remitir todo lo practicado a los juzgados de Instrucción de Madrid, a los que considera competentes.

El criterio de Garzón sigue el expresado ayer por la Fiscalía, que hasta el momento defendía la competencia de la Audiencia Nacional en contra de la postura reiterada de la Sala de lo Penal. En un escrito dirigido ayer al juez, el Ministerio Público «estima que en atención a los nuevos hechos surgidos en las declaraciones realizadas» por los peritos que firmaron el análisis que relacionaba a ETA con el 11-M, «procede la inhibición a favor del juez decano de Madrid, a fin de que turne a quien corresponda».

Las decisiones de la Fiscalía y el magistrado llegaron después de que una juez de instrucción de Madrid acordara tomar declaración como testigos a los mismos peritos a los que Garzón había imputado.

En un segundo auto, el juez exculpa a los cuatro mandos policiales denunciados por la plataforma España y Libertad el mismo día en que este diario informó de la existencia de dos informes distintos sobre el mismo asunto. Pese a que rechaza la denuncia alegando que la falsificación «no es el objeto de la investigación», sí hace consideraciones acerca de esa falsificación: sobre los dos superiores directos de los peritos, dice que «queda claramente acreditada la ausencia de indicios de criminalidad». Según explica, el jefe de Analítica de la Policía Judicial, Francisco Ramírez, y el jefe de Análisis de este departamento, José Andradas, actuaron «en el ámbito de las propias competencias respecto de un documento que no alcanzó carácter oficial y que fue rechazado antes de que tuviera virtualidad oficial y por tanto jurídica, según la propia normativa de la Comisaría General de la Policía Científica y los controles de calidad de la misma».

Respecto al comisario general de Policía Científica, Miguel Angel Santano, subraya que estaba de vacaciones cuando se produjeron los hechos denunciados. Por último, sobre el ex comisario general de Información Telesforo Rubio dice que «no existe indicio alguno que le relacione con los hechos».

Garzón defiende su actuación en este caso y afirma que ha acordado la inhibición «con celeridad máxima». Y hace la suma: en cinco días, «de los cuales dos eran sábado y domingo y dos más han sido empleados en una licencia por estudios». El magistrado explica que, desde el momento de la imputación, sólo ha practicado «las diligencias mínimas e imprescindibles» en un caso «en el que se precisaba actuar urgentemente, por lo que no cabían otras alternativas». El auto da por suspendidas las nuevas declaraciones de los peritos previstas para el día 18, con el fin de las practique «el juzgado que resulte competente».

A este respecto, el juez aprovecha su escrito para poner en duda que el Juzgado de Instrucción 35 de Madrid sea el competente para seguir el caso: «A pesar de que tiene incoadas diligencias previas por falsificación de determinadas personas que no han sido objeto de imputación aquí, ni respecto a las cuales han aparecido indicios de criminalidad, se considera que al tratarse de un hecho nuevo la competencia debe ser decidida por quien legalmente le corresponde, es decir, por el magistrado juez decano de los jueces de instrucción de Madrid».

Garzón añade que continuará investigando al presunto terrorista Hasan Haski dentro del sumario por los atentados de Casablanca «hasta tanto concluyan las diligencias solicitadas en relación al empleo y utilización del ácido bórico».

Una información de Maria Peral publicada por el diario EL MUNDO el viernes 6 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


ABC y EL PAIS contra los peritos y el CGPJ en defensa de Garzón

Por Narrador - 6 de Octubre, 2006, 11:00, Categoría: ¿Garzón ha Prevaricado?

Garzón renuncia a investigar la falsedad en el «caso del bórico» pero continúa con la de sus posibles usos

MADRID. El proceso judicial abierto por el caso del borrador y el informe del ácido bórico sufrió ayer todo tipo de peripecias que acabaron, por una parte, con la renuncia del juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón a seguir la investigación en lo que se refiere al delito de falsedad documental y, por otra, con la citación como testigos de los tres peritos imputados, esta vez por parte de la titular del Juzgado de Instrucción número 35 de Madrid, Gema Gallego, que abrió diligencias tras recibir una denuncia de la Asociación de Afectados del 11-M contra los jefes de los agentes.

El laberinto judicial en el que se encuentra este asunto provoca algunas situaciones insólitas, sobre todo en lo que se refiere a los tres peritos de la Comisaría General de Policía Científica. Por una parte, al estar citados como testigos por la juez, los funcionarios están obligados a decir la verdad; sin embargo, como imputados por Garzón tienen derecho a guardar silencio y a no declarar contra sí mismos. En este punto es importante destacar que aunque el juez de la Audiencia Nacional renunció ayer a seguir con la investigación de la falsedad documental y trasladó las diligencias a los juzgados de Madrid, la situación procesal de los policías no sufre cambio alguno. Dos de los peritos -Manuel Escribano e Isabel López Cidad-, están citados para hoy, mientras que su compañero Pedro Manrique deberá comparecer el próximo lunes.

Deducción de testimonio

La deducción de testimonio acordada ayer por Garzón se produce cuando en el curso de una investigación -en este caso, la de los posibles usos del ácido bórico-, se llega al conocimiento de otro hecho delictivo que no es competencia del primer instructor, como es la falsedad documental. Además, en este caso las diligencias han sido enviadas al Decanato de los juzgados para que vayan a reparto.

Gema Gallego había pedido a Garzón que se inhibiera en su favor, dado que tiene abierta una causa por falsedad en relación con los mismos documentos por los que el magistrado de la Audiencia Nacional imputó a los peritos. Con la deducción de testimonio, el magistrado considera que se trata de dos investigaciones distintas, ya que en el caso de la juez del 35 los denunciados son los jefes de los tres policías y en el otro son estos los sospechosos de haberla cometido. En cualquier caso, todo indica que en un futuro próximo se acumularán ambas causas.

Hasta llegar a esta rocambolesca situación, la jornada había deparado no pocos acontecimientos. Por la mañana, la juez Gallego, de la APM y candidata por esta asociación conservadora al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), había citado a declarar como testigos a los peritos y solicitado por segunda vez a Garzón su inhibición y que le remitiera todo lo actuado hasta ese momento. Paralelamente, el juez de la Audiencia Nacional pedía a la Fiscalía que se pronunciase sobre quién era el juez competente para continuar con la investigación a la vista de los «nuevos hechos» conocidos, en referencia a las imputaciones de los policías. A primeras horas de la tarde, el Ministerio Público amparaba la posterior decisión del magistrado al responder que lo que procedía era deducir testimonio en favor de los juzgados de instrucción ordinarios de Madrid en lo referente a la presunta falsificación.

Con este informe sobre la mesa, al filo de las nueve de la noche de ayer Garzón dictaba un auto en el que, en efecto, deduce testimonio en relación con la falsedad documental en favor de los juzgados de la Plaza de Castilla y además adjunta una copia de las declaraciones realizadas ante él por los peritos, ésta para que se proceda a su traslado a la juez Gallego antes de que tome hoy declaración a dos de los funcionarios policiales. Las diligencias, en cambio, las envió al Decanato para que pasen a reparto. Con su decisión de renunciar a la investigación de la falsedad, las citaciones de los peritos previstas para el día 18 quedan sin efecto. El juez aprovecha el auto para justificar su actuación en relación con este asunto y asegura que ha actuado con «celeridad máxima», ya que ha concluido estas diligencias «en el plazo de cinco días, de los cuales dos han sido sábado y domingo y dos más han sido empleados en una licencia por estudios concedida por el CGPJ». Además, explica que, a pesar de que el Juzgado de Instrucción número 35 ha incoado diligencias previas por falsificación «contra determinadas personas que no han sido objeto de imputación aquí (los superiores de los peritos) ni respecto de los cuales han aparecido indicios de criminalidad, se considera que al tratarse de un hecho nuevo la competencia debe ser decidida por quien legalmente le corresponde»; es decir, el decano de los jueces de Madrid.

Denuncia idéntica

En un segundo auto, Garzón archiva la denuncia presentada por la plataforma «España y Libertad» contra el ex comisario general de Información, Telesforo Rubio; el de Policía Científica, Miguel Ángel Santano; el jefe de Análisis Científico de la citada Unidad, José Andradas, y el jefe de Analítica de la misma, Francisco Ramírez. La denuncia es idéntica a la que investiga la juez Gallego.

También en esta ocasión Garzón afirma que «queda claramente acreditada la ausencia de indicios de criminalidad respecto de las personas denunciadas. Tras las declaraciones de los señores Ramírez y Andradas no se aprecia dolo en la conducta desarrollada por cada uno de ellos, la cual se enmarca en el ámbito de las propias competencias respecto de un documento que no alcanzó carácter oficial y que fue rechazado antes de que tuviera virtualidad oficial y por tanto jurídica, según la propia normativa de la Comisaría General de la Policía Científica».

Texto de N. Villanueva y P. Muñoz publicado por el diario ABC el viernes 6 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Garzón se inhibe en el 'caso del ácido bórico' y lo envía para reparto a los juzgados de Madrid 

Un sindicato próximo al PP y dos entidades ultraderechistas se alinean con los peritos imputados

Baltasar Garzón, titular del Juzgado Central de Instrucción número cinco de la Audiencia Nacional, ha decidido inhibirse en el caso de la falsificación de un análisis químico que vinculaba a ETA con el 11-M por el hallazgo de ácido bórico -un antiséptico e insecticida- en los pisos de un islamista, unos etarras y un antisistema.

Así, el caso conocido como del ácido bórico se seguirá en tres frentes judiciales. En el primero, Garzón investigará si esa sustancia puede ser un componente de los explosivos y si se le puede imputar al islamista Hassan el Haski. En el segundo, Garzón enviará las actuaciones que ya ha realizado al decanato de los juzgados de instrucción de la Plaza de Castilla de Madrid, para que entren en el reparto ordinario. Por tanto será un juez de instrucción de Madrid, al que le corresponda por turno de reparto, el que investigará las presuntas falsedades descubiertas por Garzón de los tres peritos, Manuel Escribano, Isabel López Cidad y Pedro Manrique, que firmaron el borrador del informe pericial del ácido bórico y que intentaron colar como documento oficial a su superior José Andradas.

El tercer proceso es el que tramita la juez número 35, Gema Gallego (candidata de la conservadora Asociación Profesional de la Magistratura al Consejo General del Poder Judicial), por supuestas falsificaciones de documentos oficiales contra los superiores jerárquicos de los tres peritos citados. Precisamente la magistrada ha citado para hoy en calidad de testigos a los peritos Manuel Escribano e Isabel López Cidad, que Garzón ha imputado por falsedad, mientras que Manrique declarará el lunes.

Los peritos imputados de falsedad han denunciado a Garzón ante el Consejo General del Poder Judicial.

El primero de los procesos es por terrorismo, mientras que los dos restantes lo son por falsedad, sólo que presuntamente cometidas por personas distintas, por lo que también es distinto el objeto de la investigación.

Gallego investiga una denuncia de la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M -patrocinada por la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre-, que acusa de falsificación a los superiores de los peritos ahora acusados de falsificar.

Dos de esos peritos, Manuel Escribano Escribano e Isabel López Cidad, elaboraron y firmaron en 2000 un informe en el que aseguraban que "el ácido bórico no es sustancia explosiva ni incendiaria". Dicha afirmación estaba en un informe ampliatorio sobre las sustancias intervenidas en casa de un antisistema, pero la obviaron en julio pasado, cuando supuestamente hicieron pasar por nuevo un informe de marzo de 2005, en el que usaban el ácido bórico para vincular al 11-M con ETA. Estos dos peritos han recabado la ayuda legal del sindicato Confederación Española de Policía (CEP), próximo al PP. El tercer imputado, Pedro Manrique, ha optado por distanciarse de sus compañeros para su defensa, según fuentes de la Comisaría General de Policía Científica.

Mientras, el llamado sindicato Manos Limpias, dirigido por el ex líder de la ultraderechista Fuerza Nueva, Miguel Bernard, ha denunciado por prevaricación al juez Garzón. La también plataforma ultraderechista España y Libertad ha denunciado, igualmente por prevaricación, al fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Javier Zaragoza, por haber remitido a Garzón el informe del ácido bórico.

Texto publicado por el diario EL PAIS el viernes 6 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


El magistrado exculpa a los superiores de los peritos imputados 

El auto destaca que "queda acreditada la ausencia de indicios de criminalidad"

Madrid - El juez Baltasar Garzón rechazó ayer la denuncia formulada por la plataforma España y Libertad contra los superiores jerárquicos de los peritos del ácido borico, a los que imputaban delitos de falsedad en documento, infidelidad en su custodia y falso testimonio.

El magistrado exculpa al comisario general de Información, Telesforo Rubio; al comisario general de Policía Científica, Miguel Ángel Santano; al jefe de la Unidad de Policía Científica, José Andradas, y al jefe de Sección, Francisco Ramírez, que figuraban como denunciados.

Por ello, destaca que "resulta evidente que tras la práctica de varias diligencias en el marco de este sumario (...) queda claramente acreditada la ausencia de indicios de criminalidad respecto de las personas denunciadas".

Así, tras las declaraciones de Andradas y Ramírez, dice el auto, "no se aprecia dolo (intencionalidad de delinquir) en la conducta desarrollada por cada uno de ellos". Para el juez, la actividad de Ramírez y Andradas "se enmarca en el ámbito de las propias competencias respecto de un documento que no alcanzó carácter oficial y que fue rechazado antes de que tuviera virtualidad oficial y por tanto jurídica, según la propia normativa de la Comisaría General de Policía Científica y los controles de calidad de la misma".

De vacaciones

Respecto del comisario Miguel Ángel Santano, el juez precisa que está acreditado que se encontraba de vacaciones cuando ocurrieron los hechos denunciados y "sólo tuvo conocimiento referencial de lo acontecido a través del secretario sumarial".

Sobre el comisario Telesforo Rubio, el auto destaca que no aparece en ningún momento referenciado en estos hechos y "no existe indicio alguno que le relacione con los mismos".

Texto de J. Y. publicado por el diario EL PAIS el viernes 6 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


El policía que vinculó ETA con el 11-M cambió párrafos enteros de su declaración 

Madrid - Manuel Escribano, el perito que vinculó a ETA con el 11-M porque en la casa de un islamista se encontró ácido bórico, un insecticida que también fue hallado en el piso de unos etarras, alzó la voz al juez Baltasar Garzón en dos ocasiones y se permitió modificar párrafos enteros de su declaración cuando el juez le invitó a corregirla por si había errores de transcripción. Así figura en el acta firmada por la secretaria judicial que asistió a los interrogatorios y que Garzón ha remitido al Poder Judicial como anexo de un escrito donde pide el amparo del Gobierno de los jueces ante los ataques recibidos.

Los secretarios judiciales dan fe pública de lo ocurrido durante los interrogatorios en los juzgados. En este caso, su relato desmiente las acusaciones de los peritos, que denunciaron ante el Poder Judicial un supuesto trato vejatorio por parte de Garzón.

La secretaria judicial detalla en su acta lo ocurrido durante la declaración de Manuel Escribano, perito de la policía que firmó el informe donde se vinculaba a ETA con el 11-M por el simple hecho de que en la casa de un islamista se había encontrado ácido bórico -sustancia que nunca se ha encontrado en un atentado y que no es explosiva ni incendiaria- y que cuatro años antes esa misma sustancia se halló en el baño del piso que ocupaban unos etarras.

"La declaración del testigo número 9", escribe el secretario en relación con el interrogatorio de Garzón a Escribano, "se inició a las 0.10 horas y concluyó a la 1.30 aproximadamente. Desde las cinco de la tarde, que llegó el testigo al juzgado, estuvo sentado o con posibilidad de movimiento por todas las antesalas del juzgado y con el trato deferente, igual que a los demás, como funcionarios de policía que son, y, como este juzgado tiene por costumbre y obligación tratar a todas las personas que acceden al mismo".

"La declaración no presentó incidencias, salvo en dos ocasiones en las que el magistrado debió advertirle que no alzara la voz al estar prestando declaración ante el juez y deber el respeto que exige la Audiencia Nacional. Se le ofreció agua, como a todos los que comparecen ante este juzgado y cuando el juez iba a cambiar el vaso, decidió no tomarla".

"Al final de su declaración, el juez le indicó que si lo deseaba podía corregir los posibles errores que hubieran podido cometerse al transcribir la misma o puntualizar algún extremo de aquella que no hubiera quedado claro, indicándole que podía aproximarse al ordenador, como se había hecho con todos los testigos".

"El juez, mientras esta operación se producía, salió fuera del despacho regresando unos tres minutos después, indicándole uno de los miembros del Ministerio Fiscal que el declarante estaba cambiando párrafos completos de la declaración. En ese momento, y delante del juez, comenzó a redactar nuevamente un párrafo e introducir uno nuevo, ante lo que el juez le indicó que su declaración había concluido y que se trataba de rectificar errores y no hacer otra nueva declaración eliminando cosas que había dicho. Ante ello, alterado, indicó que era su declaración y que lo podía hacer. El juez dejó que concluyera el párrafo y le formuló varias preguntas aclaratorias, advirtiéndole que no podía alterar la declaración. No obstante, continuó añadiendo frases y corrigiendo la declaración, dejándola a su gusto y firmándola posteriormente de conformidad".

"Ante la indignación del testigo, después de firmar su declaración, de que llevaba toda la tarde en el juzgado, el juez le informó de que también el Juzgado estaba en funcionamiento sin parar desde las nueve de la mañana y le preguntó si esa circunstancia le había impedido prestar declaración o si quería que se avisara al médico forense y dijo que ese no era el sentido de sus palabras y que no lo precisaba".

"El juez se disculpó por el hecho de que hubiera tenido que esperar, pero que ya había visto como toda la tarde noche habían estado trabajando".

Texto de J. M. Romero y J. Yoldi publicada por el diario EL PAIS el viernes 6 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Garzón se 'defiende' atacando a sus críticos

Por Narrador - 6 de Octubre, 2006, 10:00, Categoría: ¿Garzón ha Prevaricado?

Garzón afirma que EL MUNDO «intenta perturbar con ferocidad» su «independencia»

La secretaria judicial relata las «incidencias» en la declaración de Escribano que niegan los fiscales

MADRID.- La secretaria judicial del Juzgado Central de Instrucción número 5 ha relatado en un escrito enviado al Consejo General del Poder Judicial la forma en que se desarrollaron las declaraciones que prestaron ante el juez Garzón los peritos de la Policía Científica Manuel Escribano e Isabel López, a los que citó a declarar el pasado jueves.

La secretaria judicial desmiente que se produjeran incidencias durante la testifical de Isabel López, pero describe una comparecencia de Escribano alejada de la «absoluta normalidad» que han asegurado los fiscales Pedro Rubira y Olga Sánchez, para los cuales «no se produjo ninguna incidencia digna de mención».

«La declaración no presentó incidencias, salvo en dos ocasiones en las que su señoría [Garzón] debió advertir [al inspector jefe Escribano] que no alzara la voz al estar prestando declaración ante el juez y deber el respeto que exige una Audiencia Nacional», indica la secretaria judicial.

«Al final de su declaración», añade, «su señoría le indicó que, si lo deseaba, podía corregir los posibles errores que hubieran podido cometerse al transcribir la misma o puntualizar algún extremo de aquélla que no hubiera quedado claro, indicándole que podía aproximarse al ordenador, como se había hecho con todos los testigos».

El relato prosigue así: «Su señoría, mientras esta operación se producía, salió fuera del despacho, regresando unos tres minutos después, indicándole uno de los miembros del Ministerio Fiscal que el declarante estaba cambiando párrafos completos de la declaración».

«En ese momento, y delante de su señoría, comenzó a redactar nuevamente un párrafo e introducir uno nuevo, ante lo que su señoría le indicó que su declaración había concluido y que se trataba de rectificar errores y no hacer otra nueva declaración eliminando cosas que había dicho».

«Ante ello, alterado, [Escribano] indicó que era su declaración y que lo podía hacer. Su señoría dejó que concluyera el párrafo y le formuló varias preguntas aclaratorias, advirtiéndole que no podía alterar la declaración. No obstante, continuó añadiendo frases y corrigiendo la declaración, dejándola a su gusto y firmándola posteriormente de conformidad».

La declaración duró «aproximadamente una hora y media», señala la secretaria judicial, según la cual una vez firmada la declaración Escribano se quejó de que llevaba toda la tarde en el Juzgado. «Su Señoría le informó que también el Juzgado estaba en funcionamiento sin parar desde las 9 horas y le preguntó si esa circunstancia le había impedido prestar declaración o si quería que se avisara al médico forense, y dijo que ése no era el sentido de sus palabras y que no lo precisaba. Su Señoría se disculpó por el hecho de que hubiera tenido que esperar, pero que ya había visto cómo toda la tarde-noche habíamos estado trabajando».

Según la secretaria judicial, el inspector jefe Escribano, que había sido citado a comparecer como testigo a las 17 horas del jueves, no empezó su declaración hasta las 0.10 del viernes y estuvo declarando hasta la 1.40. Los policías que estaban de servicio esa noche en la Audiencia Nacional establecen en las 2 de la madrugada la hora de finalización de la declaración de Escribano. Los peritos abandonaron la sede judicial a las 2.35 horas.

A diferencia de lo sucedido con Escribano, la comparecencia de Isabel López -la primera de los tres peritos en prestar declaración- es descrita como normal por la secretaria judicial. López estuvo declarando desde las 19.15 horas del jueves hasta las 20.47 y desde las 21.05 hasta las 22.20. «En ningún momento la testigo dio muestras de cansancio, alteración o intranquilidad, ni se percibió que llorara o siquiera mostrara intención de hacerlo», dice la fedataria judicial.

Este escrito ha sido enviado al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) por el juez Garzón junto a las manifestaciones de los fiscales y a su propia petición de amparo, en la que afirma que su decisión de imputar a los tres peritos «supuso que al día siguiente el diario EL MUNDO publicara una información que titulaba 'Montaje de Garzón para criminalizar a los peritos que denunciaron la falsificación', seguida por una campaña de dicho diario que continúa hasta el día de hoy, dirigida no sólo a imputar hechos delictivos a este instructor sino a perturbar con una ferocidad tan evidente como injusta (...) la acción judicial y la independencia en el ejercicio de mi profesión».

También solicita amparo «frente al ataque a la independencia judicial por parte del diputado del PP Jaime Ignacio del Burgo», que ha acusado al juez de «estar prestando un servicio al Gobierno». «Tales afirmaciones hechas por un representante del Poder Legislativo invaden y quebrantan el principio de división de poderes», afirma.

No obstante, es el vocal del CGPJ José Luis Requero quien «en forma principal» motiva la petición de amparo. Para el juez, el hecho de que el consejero haya pedido a la Inspección que investigue el trato dado por Garzón a los peritos es una «interferencia injustificada en la actividad jurisdiccional» y un «ataque a su independencia».

«Es la primera vez que en casi 25 años de profesión judicial me veo agredido en forma tan cruel como injusta por quien tiene la obligación de defender mi independencia», dice.

Una información de Maria Peral publicada por el diario EL MUNDO el viernes 6 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Garzón envía al CGPJ un artículo de «El mundo» que le llama «nazi»

El juez Garzón remitió ayer un oficio al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) para que se incorpore a la petición de amparo que presentó ayer el magistrado un artículo de opinión publicado por «El mundo» en el que se afirma que «interroga como un nazi». Según fuentes próximas al magistrado, Garzón pretende que el artículo, en el que se vierten varios insultos contra él, se una a la petición de amparo que formuló ante las críticas recibidas por su decisión de imputar por un delito de falsedad a los tres peritos que elaboraron el informe del ácido bórico.

Texto publicado por el diario ABC el viernes 6 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.



Reacciones ante la 'garzonada' (6 de octubre de 2006)

Por Narrador - 6 de Octubre, 2006, 8:00, Categoría: ¿Garzón ha Prevaricado?

Hernando afirma que Garzón tiene «entidad suficiente para no dejarse intimidar»

No se pronuncia sobre el amparo pero sugiere que el juez reaccionó sólo por sentirse ofendido Requero avisa que no se abstendrá en el Pleno

LAS PALMAS.- «Una cosa es que uno se sienta intimidado en su voluntad, y otra bien distinta es que uno se sienta ofendido por las expresiones que puedan proferir otras personas». Así es como matiza el presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Francisco José Hernando, la situación que atraviesa el juez Baltasar Garzón tras las críticas recibidas por su actuación en torno al 11-M. Una situación que se volvió más delicada después de que la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional dijera que no es juez competente para investigar la presunta falsificación de los informes policiales sobre el ácido bórico incautado a Hasan Haski, presunto instigador de la masacre.

El presidente del CGPJ dijo ayer en Las Palmas de Gran Canaria que Garzón «tiene suficiente entidad y ha llevado casos tan importantes y transcendentes como para que una manifestación no le debiera intimidar». Hernando aclaró, no obstante, que «aún lo tengo que ver», en referencia a la petición de amparo formulada por el juez de la Audiencia.

Mientras tanto, el presidente del CGPJ se reserva cualquier opinión sobre decisiones futuras acerca de la solicitud de amparo. «Es inaudito predecir qué haremos de antemano; ya daremos nuestras razones, en un sentido o en otro. No vamos a adelantar acontecimientos», matizó el magistrado.

En referencia a las actuaciones del vocal del CGPJ José Luis Requero, quien pidió una investigación sobre si Garzón ha podido violar los derechos de los peritos, Hernando subrayó que «ha hecho como otros vocales, que cuando tienen conocimiento de un hecho a través de los medios, lo pasan al servicio de inspección».

Garzón calificó esta iniciativa de «injerencia» y de «denuncia injustificada» que atentaba contra su independencia, y ayer, de nuevo, el propio Requero le respondió.

Este vocal calificó la petición del magistrado instructor de «amparo instrumental», y aseguró que Garzón hacía referencia a él para «intentar forzar» su abstención cuando se reuniese el Pleno. «No me pienso abstener», advirtió tras señalar que su solicitud -que «no denuncia»- fue realizada en el ejercicio de sus funciones y recordar que, en situaciones similares, otros vocales no se han abstenido. Añadió que la solicitud de amparo del juez adolece de una marcada «inconsistencia jurídica» y se basa en «razonamientos etéreos».

El portavoz del Consejo, Enrique López, tampoco adelantó ayer durante las jornadas sobre Justicia y Comunicación, que se celebran en la capital grancanaria, si Garzón merece o no el amparo del Poder Judicial. «Eso lo determinará el Pleno del Poder Judicial y este asunto será tramitado como cualquier otro, porque son muchos los jueces que solicitan amparo todas las semanas».

El Pleno del CGPJ será quien tome la decisión, después de que lo haya estudiado la Comisión Permanente que se celebrará la próxima semana.

El caso Garzón ha dividido a las asociaciones de jueces. Ayer, sorprendentemente, la conservadora Francisco de Vitoria manifestó su rechazo a las «desproporcionadas reacciones que en determinados medios de comunicación y ámbitos políticos» está generando la instrucción llevada a cabo por el magistrado. Sus miembros consideran que las «descalificaciones personales» que se están realizando «no se encuentran amparadas por las libertades de expresión e información».

Esta asociación sostiene que se está atentando contra la independencia judicial y se está lesionando la imagen de la Justicia, y reprocha duramente al Consejo su papel «al desatender la función que justifica su existencia, que es la independencia de los jueces, cuestión ajena al acierto o desacierto de las actuaciones judiciales»

De los vocales progresistas que presentaron un escrito para respaldar la actuación del juez Baltasar Garzón, fue Luis Aguiar quien ayer hacía una advertencia al resto de miembros del CGPJ, para recordarles que «el Consejo nació para garantizar la independencia del Poder Judicial». Aguiar dijo que el asunto ha de ser «estudiado con rigor si no se está produciendo». Además, agregó su disposición, como era de prever, a conceder el amparo a Baltasar Garzón. «Yo sí tengo muy claro que se está produciendo un ataque a la independencia de un magistrado», declaró Aguiar.

Una información de Teresa Cruz publicada por el diario EL MUNDO el viernes 6 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Hernando: "La reacción de Garzón es injustificada"

El presidente de los jueces dice que Garzón no debe quejarse. Hernando afirma que "tiene experiencia como para no sentirse intimidado"

Las Palmas / Madrid. La tormenta mediático-política que tiene dividido al Poder Judicial, por la actuación del juez Garzón en el caso del ácido bórico, tuvo ayer su prolongación con un chubasco en Las Palmas de Gran Canaria. En esta capital isleña, el presidente Hernando, que lo es también del Tribunal Supremo, consideró que la polémica organizada en torno a la actitud del "juez estrella" ante el caso del ácido bórico y tres peritos de la Policía carece de envergadura como para que un miembro de la carrera judicial se sienta acosado en su independencia.

Pero Baltasar Garzón no se dio por aludido, pues horas después enviaba al organismo que preside Francisco José Hernando el contenido textual de un artículo de prensa. Lo publicaba ayer el diario El Mundo. Debió de considerarlo ofensivo y lo remite al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), como prueba en la petición de amparo.

Un juez sólido

El miércoles por la noche, Garzón solicitó amparo al Consejo General del Poder Judicial por "ataques injustificados" de tres medios de comunicación madrileños, un diputado del PP e incluso por denuncias de un vocal del Consejo. Ayer Francisco José Hernando, antes de inaugurar las III Jornadas de Comunicación y Justicia, respondió a los periodistas: "El juez Baltasar Garzón tiene suficiente entidad. Ha llevado casos tan importantes y trascendentes como para que una manifestación no le pueda intimidar".

El presidente del Consejo Judicial completó su argumentación, señalando: "Una cosa es que uno se sienta intimidado en su voluntad y otra distinta es que se sienta ofendido por las expresiones de otra persona".

Dejó claro que no se formará una opinión definitiva del asunto hasta que lea el contenido del escrito presentado por Garzón. No obstante lo cual, la impresión es que la máxima representación del gobierno de los jueces ha entibiado la fundamentación del amparo con estas palabras de que un juez de tanta solidez no debe sentirse acosado en su independencia por las críticas.

El artículo contra el juez

Por lo que se refiere a la nueva queja de Baltasar Garzón, en el artículo citado, con la firma Erasmo (un seudónimo), se dice: "Mutación estelar del juez-estrella: tanto viaje, tanto gratis total, tal gordito relleno mutó en pularda bien cebada que interroga como un nazi".

El contenido fue motivo de censuras en algunos sectores. Hace algunos meses, otro juez, esta vez catalán, tuvo que pedir perdón por malos deseos contra un periodista. Ningún organismo actuó. A Garzón el artículo en cuestión le ha soliviantado y ha tomado medidas.

En cuanto a la petición de amparo, el escrito del solicitante será estudiado por la Comisión Permanente del Consejo el próximo martes. En caso de que la Comisión encontrara motivos para respaldar al juez Garzón, la declaración de amparo tendría que discutirse en el pleno del Consejo del Poder Judicial. Esto podría suceder el día 18.

El voto de Requero

Siempre en el nivel de la hipótesis, si la Permanente somete al pleno el amparo a Garzón, el vocal José Luis Requero tendría que ausentarse. Este vocal es el que pidió a los servicios de Inspección del Consejo que se informara de la conducta de Garzón cuando interrogó a los tres peritos policiales, en relación con la supuesta falsificación de un documento, que utilizaba el hallazgo del ácido bórico para relacionar a terroristas de ETA con islamistas.

En las jornadas de Canarias, Enrique López, portavoz del CGPJ, aseguró que la solicitud de amparo será tramitada como los demás asuntos, puesto que "hay jueces de toda España que solicitan amparo todas las semanas".

En cambio, el vocal de la minoría progresista, Luis Aguiar, recordó que el Consejo nació para garantizar la independencia de los jueces. Por tal motivo, Aguiar mantuvo la necesidad de que el Consejo del Poder Judicial "estudie si se ataca la independencia de un juez cuando se le acusa de prevaricar y se le insulta".

Aunque declinó hacer juicios de valor, Luis Aguiar tiene muy claro que con las críticas a Garzón se "está produciendo un ataque a la independencia de un magistrado", por lo que el Consejo del Poder Judicial no debe permanecer impasible.

Una información de D. Carrasco y M. González publicada por el diario LA GACETA DE LOS NEGOCIOS el viernes 6 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Requero replica que Garzón busca anularle en el CGPJ

Este vocal no podrá votar cuando se discuta el amparo del juez

Madrid. José Luis Requero, vocal del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), no pedirá el amparo de ningún órgano judicial por las críticas que ha recibido del ministro de Justicia. Juan Fernando López Aguilar condenó que el Consejo, a instancias de Requero, se atreviera a investigar el trato dado por el juez Garzón a tres peritos policiales.

"No entiendo que alguien emprenda una maniobra tan burda como la de impedir que el órgano de gobierno de los jueces cumpla su cometido. Mi intervención en el caso ha sido posterior a la denuncia de los tres peritos".

En declaraciones a LA GACETA, Requero expresó ayer su extrañeza por la solicitud de amparo a la independencia del magistrado Baltasar Garzón. "Se trata de un amparo instrumental", afirmó. "Al menos en lo que se refiere a mi actuación, quizás lo que pretenda es excluirme del pleno del Consejo General del Poder Judicial, de tal modo que yo no podría votar si el pleno del Consejo acaba pronunciándose sobre el amparo". Con un voto menos, el amparo es más que probable.

El porqué de su conducta

La conducta de este vocal ante las quejas de los tres peritos policiales por trato abusivo de Garzón (les imputó sin contar con presencia de abogado) se limitó a trasladar tales quejas al jefe de Inspección del Consejo del Poder Judicial, "sin añadir ni quitar nada". "Lo hice por el cauce que debía, y porque me parece un asunto delicado, que puede sembrar desconfianza en la Justicia".

No obstante, recuerda que comunicó su iniciativa ante la Inspección a varios vocales del CGPJ. Después, algunos medios informativos le pidieron confirmación. "Insisto, mi actuación en este caso fue posterior a las declaraciones de los comparecientes ante el juez, no antes".

Acerca del enfado del ministro de Justicia porque el Consejo investiga a un juez, a José Luis Requero le sorprende que "un catedrático de Derecho Constitucional ignore las funciones de control que le competen a este organismo".

Una información de Mariano González publicada por el diario LA GACETA DE LOS NEGOCIOS el viernes 6 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Zaplana: «El juez no tiene la más mínima razón»

MADRID.- «El juez no tiene la más mínima razón», declaró ayer Eduardo Zaplana en TVE en relación con Baltasar Garzón, antes de reivindicar la estrategia del Grupo parlamentario que dirige en el Congreso sobre el 11-M.

«Lo que ha hecho Jaime Ignacio del Burgo de forma prudente y sensata», dijo en relación al diputado que ha venido exigiendo información por dos semanas consecutivas al ministro del Interior, «es pedir explicaciones al Gobierno sobre cuestiones que son de su responsabilidad».

«Y ya sé que las cosas las cuenta cada uno como las quiere contar y nos quieren llevar muchas veces a la caricatura, el chiste y las conspiraciones, pero nosotros sólo estamos cumpliendo con nuestra obligación como oposición parlamentaria. Dígame usted si no es cumplir con esa obligación pedir documentos oficiales que son tremendamente polémicos y que no han sido aportados al juez». Zaplana aseguró estar «tranquilo, sereno y determinado» pese a la «impotencia» en que le coloca el Gobierno.

Por su parte, el citado Jaime Ignacio del Burgo aseguró ayer que Garzón pone «en riesgo» su propia independencia judicial al «secundar la política del Gobierno». «Creo que Garzón debería pedir amparo de sí mismo», declaró.

Según Del Burgo, es «insólita» la actuación del juez de imputar un delito de falsedad a los peritos «a sabiendas de que no tenía competencias para ello. Cualquier estudiante de Derecho sabe que la Audiencia Nacional es un tribunal especial que tiene tasadas perfectamente sus competencias y que se refieren únicamente al terrorismo y el narcotráfico organizado. Por eso dije que, a lo mejor, la política había entrado en su despacho».

El secretario ejecutivo de Libertades Públicas del PP, Ignacio Astarloa, reclamó al Gobierno que «deje de enredar» y «respete» la decisión que adopte el CGPJ sobre el amparo solicitado por Garzón ante las críticas recibidas por su interrogatorio a los peritos.

Una información publicada por el diario EL MUNDO el viernes 6 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Rubalcaba: «Hay quienes no entienden la independencia de los jueces»

MADRID.- El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, acusó ayer a aquellos que critican al juez Garzón por imputar un delito a los peritos que redactaron el informe sobre al ácido bórico de no entender «la independencia de los jueces».

«Hay gente que no entiende la independencia de los jueces ni la independencia de los fiscales», dijo Rubalcaba en rueda de prensa desde Luxemburgo.

«Hay gente a la que le cuesta muchísimo», insistió, «y que cuando recibe una sentencia que no le gusta arremete contra aquél que la ha puesto». «La independencia», dijo, «significa dejar trabajar a los jueces».

En la misma línea, el ministro de Justicia, Juan Fernando López Aguilar, apeló -en los pasillos del Congreso- a que la Justicia penal pueda actuar «con serenidad, tranquilidad y sin ninguna interferencia exterior» para llegar a «las últimas responsabilidades» sobre el 11-M. «Que nadie indique, ni a unos ni a otros, lo que tienen que hacer, que les dejen hacer su trabajo. Eso es lo que corresponde».

Por su parte, el secretario general del Grupo Socialista en el Congreso, Julio Villarrubia, salió en defensa de Garzón, quien en su opinión, ha sufrido un «atropello» en su independencia por parte del vocal de la mayoría del Consejo General del Poder Judicial José Luis Requero.

A su juicio, resulta «detestable» que esa actuación la lleve a cabo un vocal del Consejo. «Esta persona, Requero, está fuera del sistema y este tipo de gente es la que estorba, entre comillas, en un sistema democrático que sea mínimamente decente», declaró Villarrubia a Europa Press, tras recordar que hace unos meses este vocal también comparó las uniones entre personas del mismo sexo «con la posible unión sexual de personas y animales».

El secretario de Política Autonómica del PSOE, Alfonso Perales, también intervino al declarar en la Ser que «algún día» el PP «tendrá que retirar» la «calumnia» de que el Gobierno ha puesto obstáculos a la investigación de los atentados del 11-M.

Una información publicada por el diario EL MUNDO el viernes 6 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Hernando duda de que un juez de la «entidad» de Garzón se sienta presionado

LAS PALMAS. El Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) estudiará la próxima semana el escrito en el que el magistrado de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón ha solicitado el amparo del órgano de gobierno de los jueces frente a los ataques a los que está siendo sometido, asunto que ha resultado controvertido por cuanto ha provocado ya un enfrentamiento entre los vocales de la mayoría conservadora y los de la minoría progresista.

Hasta ahora no se había producido una petición formal de amparo -que según la ley sólo puede ser solicitado por el afectado-, sino una propuesta de los vocales progresistas para que el CGPJ hiciera una manifestación de respaldo a Garzón.

La Comisión Permanente, el martes, y el Pleno un día después, rechazaron tras sendas reuniones, de las más tensas que recuerdan los vocales, expresar este apoyo por cuanto los ataques e insultos que está recibiendo Garzón se refieren a su investigación sobre un informe de 11-M, hecho que en este momento está sometido a una información previa del Servicio de Inspección del Consejo.

Sea como fuere, el CGPJ se verá ahora obligado a pronunciarse sobre la petición de amparo, esta vez explícita de Garzón, respecto a los insultos y acusaciones que le están dirigiendo. El juez cita en su escrito al diario «El mundo», «Libertad digital», la Cope, el diputado del Grupo Popular Jaime Ignacio del Burgo y el vocal José Luis Requero.

Sobre lo que decidirá el Consejo fue preguntado ayer su presidente, Francisco Hernando, que inauguró en Las Palmas las III Jornadas de Comunicación y Justicia, organizadas por el órgano de gobierno de los jueces. Hernando no quiso anticipar un acuerdo que debe tomarse tras el análisis y debate de la Comisión Permanente, pero sí quiso advertir que no es lo mismo que un juez se sienta «intimidado en su voluntad» a que «se sienta ofendido por las expresiones de otra persona». Y el juez Garzón, concluyó, «tiene suficiente entidad, ha llevado casos tan importantes y tan trascendentes como para que una manifestación no debiera intimidarle».

En desacuerdo con esta observación se mostró el vocal de la minoría progresista Luis Aguiar, quien tiene «claro» que se está produciendo un «ataque a la independencia de un magistrado». Y el CGPJ, dijo, «nació para garantizar la independencia de jueces y magistrados».

Por otra parte, el vocal del CGPJ José Luis Requero defendió su petición de que el Servicio de Inspección abra una información previa para investigar si el juez Garzón vulneró los derechos de los peritos que elaboraron el informe sobre el ácido bórico. Según Requero, su escrito no se refiere al contenido de las resoluciones del magistrado, sino que pretende esclarecer la forma en la que éste practicó las tomas de declaración de los peritos.

Abstención «forzada» de Requero

Requero, en declaraciones a Ep, calificó la petición de Garzón como de «amparo instrumental», y aseguró que éste le incluía «por los pelos» para «intentar forzar» que se abstenga cuando el Consejo estudie esta cuestión. «No me pienso abstener», advirtió, y recordó que en «situaciones similares» otros vocales tampoco lo han hecho.

El vocal sostuvo que la petición de amparo de Garzón «se cae por su propio peso» y se basa en «razonamientos etéreos», y consideró que en ella el titular de Juzgado de Instrucción número 5 hace una «llamada abstracta a la independencia judicial, sin ninguna fundamentación jurídica». Añadió que el escrito «carece del más mínimo fundamento» y adolece de una «marcada inconsistencia jurídica».

Texto de Nieves Colli publicado por el diario ABC el viernes 6 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Del Burgo carga contra Garzón y le acusa de ser un juez al servicio del Gobierno

MADRID. El diputado de Unión del Pueblo Navarro (UPN) y miembro de la dirección del Grupo Popular en el Congreso, Jaime Ignacio Del Burgo, aseguró ayer que el juez Baltasar Garzón pone «en riesgo» su propia independencia judicial al «secundar la política del Gobierno. Creo que Garzón debería pedir amparo de sí mismo».

De esta forma respondía a la decisión de Garzón de solicitar amparo al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) ante las críticas recibidas por parte de este diputado y de varios medios de comunicación tras imputar un delito de falsedad a los tres peritos que elaboraron un informe que relacionaba el 11-M y ETA. Según Del Burgo, es «insólita» la actuación de juez «a sabiendas de que no tenía competencias para ello. Cualquier estudiante de Derecho sabe que la Audiencia Nacional es un tribunal especial que tiene tasadas perfectamente sus competencias y que se refieren únicamente al ámbito del terrorismo y del narcotráfico organizado. Por eso dije que a lo mejor la política había entrado en su despacho».

El diputado del Grupo Popular cree que el juez Garzón «hace incursiones en el ámbito político cuando quiere» y, de hecho, recordó sus artículos «censurando las actuaciones del Gobierno de José María Aznar en la guerra de Irak» o sus afirmaciones en París a favor del proceso de paz porque «hay que hablar con el diablo si es necesario».

También citó como ejemplo el hecho de que ayer mismo dictara un auto exculpando al jefe de seguridad del PSOE de dar el «chivatazo» a la red de extorsión de ETA, precisamente media hora antes de que el líder del PP, Mariano Rajoy, interrogara por este asunto al presidente del Gobierno.

Por su parte, el portavoz del PP en el Congreso, Eduardo Zaplana, respaldó a Del Burgo y apuntó que Garzón no tiene «la más mínima razón» para pedir amparo al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) por las críticas que el también dirigente de Unión del Pueblo Navarro (UPN) le ha dirigido.

«Conozco las actuaciones del señor Del Burgo y todas tienen el respaldo del Grupo Popular», subrayó Zaplana. «A mí siempre me ha gustado, cuando he tenido la responsabilidad política, asumirla hasta el final y no escudarme en ningún compañero o decir que no soy el máximo responsable».

Respeto a la justicia

En relación a esta polémica, el senador y presidente fundador del PP, Manuel Fraga, afirmó ayer en Murcia que los medios de comunicación «se encuentran bastante divididos y en posiciones partidistas», y acusó al Gobierno de ser el responsable de la «crispación» que existe en el país.

El ex presidente de la Xunta de Galicia no quiso pronunciarse sobre la petición de amparo al Consejo General del Poder Judicial solicitada por el juez Baltasar Garzón por los ataques que considera que está recibiendo, afirmando que estas cuestiones son competencia del citado órgano porque «yo sí tengo un gran respeto por la justicia».

Texto publicado por el diario ABC el viernes 6 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Dos querellas contra el magistrado

Son ya dos las querellas que contra el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón han sido presentadas en el Tribunal Supremo. Ambas están relacionadas con el caso del ácido bórico, en el que han sido imputados por falsedad documental los tres peritos de la Comisaría de Policía Científica que en un informe vincularon a la banda terrorista ETA con los atentados del 11-M.

Una de las querellas está firmada por Cayetano Blázquez Manzón, quien acusa al titular del Juzgado número 5 de la Audiencia Nacional de prevaricación. La segunda fue presentada hace días por el sindicato «Manos Limpias», del que es secretario general el ultraderechista Miguel Bernard Remón.

Además de estas dos querellas, en el Tribunal Supremo se ha recibido otra de la asociación «España y Libertad». Está dirigida contra la Fiscalía de la Audiencia Nacional, de la que es titular Javier Zaragoza. Al igual que las anteriores, esta tercera querella tiene como motivo la actuación del Ministerio Público en este caso.

Texto publicado por el diario ABC el viernes 6 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Nueve vocales del CGPJ critican la decisión de no dar amparo al juez 

Madrid - Nueve de los 20 vocales del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) -los propuestos por el PSOE, CiU, IU y el independiente- acusaron ayer a "la mayoría propuesta por el PP" de haber impedido "la defensa de la independencia judicial" al negarse a dar su respaldo al juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón.

Los vocales suscribieron un voto particular en el que discrepan de la decisión tomada ayer por el pleno del CGPJ de ratificar el acuerdo adoptado el día anterior por la comisión permanente de este órgano de no dar amparo a Garzón por las críticas recibidas después de imputar por falsedad a tres peritos que relacionaron en un informe el 11-M y ETA.

Los vocales afirman que, con esta decisión, la mayoría del CGPJ "desconoció" una de las funciones básicas del Poder Judicial, "consistente en garantizar la independencia de los jueces y magistrados".

El voto discrepante añade que "el Pleno de ayer fue una nueva ocasión perdida" y que "la mayoría propuesta por el PP, con su presidente al frente, impidieron la defensa de la independencia judicial, pese a contar con nuevos elementos probatorios".

Texto basado en una información de EFE publicado por el diario EL PAIS el viernes 6 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Del Olmo expedientado por la excarcelación de un presunto terrorista

Por Narrador - 6 de Octubre, 2006, 7:00, Categoría: General

La Audiencia expedienta a Del Olmo

MADRID.- La Sala de Gobierno de la Audiencia Nacional acordó ayer incoar un expediente disciplinario al juez Juan del Olmo.

El instructor del 11-M no prorrogó a tiempo la prisión provisional del marroquí Saed Harrak, procesado por los atentados, lo que obligó a su excarcelación. En la actualidad, Harrak está en libertad bajo vigilancia constante de al menos tres agentes de Policía.

La Comisión Disciplinaria del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) resolvió que la falta cometida por Del Olmo debía considerarse como leve, al tratarse de un error aislado. Al ser una falta leve , corresponde a la propia Audiencia concretar qué sanción se le impone dentro de una horquilla que va desde la amonestación hasta una multa de 300 euros.

Ayer, la Sala de Gobierno acordó nombrar instructor del expediente al magistrado de lo Constencioso-Administrativo Tomás García Gonzalo, que deberá estudiar el caso y proponer una sanción.

La Sala de Gobierno, encabezada por el presidente de la Audiencia, Carlos Dívar, la integran los presidentes de las Salas de lo Penal, Javier Gómez Bermúdez -ausente ayer-; de lo Contencioso Administrativo, Carlos Lesmes; y de lo Social, Joaquín Giménez, junto a tres jueces electos.

Una información de M. M. publicada por el diario EL MUNDO el viernes 6 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


La Audiencia expedienta a Del Olmo por falta leve

La Sala de Gobierno de la Audiencia Nacional acordó ayer abrir un expediente disciplinario por falta leve al juez Juan del Olmo por falta de control en los plazos procesales del sumario del 11-M. El error del magistrado, que confundió la fecha en la que debía prorrogar la prisión provisional de uno de los procesados en la causa por su implicación en los atentados, permitió el pasado 20 de mayo la excarcelación de Saed El Harrak.

Esta decisión estaba condicionada por la resolución que adoptó el pasado día 13 la Comisión Disciplinaria del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), que apreció una falta leve en la actuación del juez instructor del sumario del 11-M. Y eso que el servicio de inspección apreció una falta muy grave por desatención en la tramitación de un procedimiento judicial. Por contra, la comisión disciplinaria tan sólo lo calificó de error puntual y aislado al fijar la fecha de la prórroga de la prisión (confundió el 6 de mayo con el 16 del mismo mes) y rechazó considerarlo una falta muy grave, que requiere que exista un estado permanente de abandono o dejadez, de despreocupación o descontrol.

Del Olmo se enfrenta ahora a una sanción que, según determina la Ley Orgánica del Poder Judicial va desde una simple amonestación hasta una multa de 300 euros.

Tras adoptar su decisión, la Comisión Disciplinaria del Consejo remitió el expediente a la Sala de Gobierno de la Audiencia Nacional.

Una información publicada por el diario LA RAZON el viernes 6 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


La Audiencia Nacional expedienta por falta leve a Del Olmo

MADRID. La Sala de Gobierno de la Audiencia Nacional acordó ayer abrir un expediente por falta leve al juez Juan del Olmo en relación con la excarcelación de Saed El Harrak, uno de los procesados por el 11-M, que quedó en libertad al no prorrogarse su prisión provisional. Según fuentes del tribunal, la Sala de Gobierno nombró instructor del expediente al magistrado de la Sala de lo Contencioso Tomás García, que deberá investigar los hechos y decidir la sanción que se impone a Del Olmo.

La Sala de Gobierno está compuesta por el presidente de la Audiencia Nacional, Carlos Dívar, por los presidentes de las Salas de lo Penal, de lo Social y de lo Contencioso-administrativo y por tres magistrados electos. A la reunión de ayer no asistió el presidente de la Sala de lo Penal, Javier Gómez Bermúdez, que asiste en Canarias a unas jornadas del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

El pasado día 13, la Comisión Disciplinaria del CGPJ apreció una posible «falta leve» en la actuación del juez instructor del 11-M.

Texto de N. V. publicado por el diario ABC el viernes 6 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Del Olmo, expedientado por falta leve por excarcelar a un islamista 

La sanción puede ser amonestación o una multa hasta de 300 euros

Madrid - La Sala de Gobierno de la Audiencia Nacional ha decidido abrir un expediente por falta leve al juez Juan del Olmo por "un error puntual" que permitió la excarcelación de Saed El Harrak, procesado por su implicación en los atentados terroristas. Las faltas leves pueden ser castigadas con una amonestación y con una multa de hasta 300 euros. Algunas víctimas del 11-M han pedido el alejamiento de El Harrak, con el que coinciden casi a diario.

Esta decisión responde al requerimiento que le hizo el pasado 13 de septiembre la Comisión Disciplinaria del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), que calificó de leve el incidente procesal ocasionado por Juan Del Olmo y remitió el expediente a la Sala de Gobierno de la Audiencia Nacional. Este órgano, encabezado por el presidente de la Audiencia Nacional, Carlos Dívar, ha nombrado a un instructor, el magistrado de lo contencioso-administrativo Tomás García Gonzalo, para que estudie el caso y proponga aplicar al juez Del Olmo una sanción económica.

El hecho de no haber tenido suficiente control de los plazos y permitir la excarcelación de un imputado es considerado una falta leve, que se castiga con una amonestación y con multa de hasta 300 euros. En su día, el Consejo General del Poder Judicial consideró que los hechos no cumplían los requisitos legales para constituir una falta "muy grave", sino que fue un error puntual y aislado al fijar la fecha de la prórroga de la prisión, mientras que una falta muy grave requiere que exista un estado permanente de abandono o dejadez, de despreocupación o descontrol.

Saed el Harrak, de 34 años, fue puesto en libertad provisional por la juez de la Audiencia Nacional Teresa Palacios debido a que ni Del Olmo ni la fiscal Olga Sánchez se percataron de un error en la fecha en que debía decidirse si se prolongaba por dos años más su estancia en prisión provisional.

El juez Juan del Olmo tenía previsto tomarle declaración indagatoria -la que se celebra para mostrar la conformidad o rechazo con el auto de procesamiento- el 16 de mayo pasado y, al mismo tiempo, celebrar la comparecencia para prorrogar su prisión, pero olvidó que para esa fecha ya había transcurrido el límite legal de dos años de prisión preventiva.

Saed el Harrak fue detenido en Parla (Madrid) el 6 de mayo de 2004 y el juez le envió a prisión cuatro días después. Ahora Saed el Harrak vuelve a residir en Parla y ya ha coincidido en varias ocasiones con algunas de las víctimas del atentado, según fuentes del colectivo de afectados del 11-M que preside Pilar Manjón.

Algunas víctimas y familiares han pedido en la Audiencia Nacional que se dicte una orden de alejamiento, solicitud que no ha sido concedida.

Texto publicado por el diario EL PAIS el viernes 6 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


El SUP llama «terroristas» a periodistas y políticos

Por Narrador - 6 de Octubre, 2006, 6:00, Categoría: Informe del Acido Bórico

MADRID.- El Sindicato Unificado de Policía (SUP) emitió ayer un comunicado titulado Policías decentes en el que llama «terroristas con mayúsculas» a «políticos, periodistas y otros personajes sin escrúpulos» que, según sostienen los dirigentes del sindicato, están utilizando a la Policía para beneficiar «su interés partidario» o reforzar «sus intereses espurios». Sin precisar su identidad, se centran asimismo en un comunicador al que denominan «terrorista de la iglesia».

Los representantes del SUP se lamentan porque «cuando un político miente, manipula o tergiversa, pierde votos pero continúa como político», y «cuando un periodista miente manipula o tergiversa pierde audiencia o lectores y continúa como periodista». Pero cuando, como consecuencia de las «batallas entre diferentes trincheras políticas o mediáticas», un policía es condenado a un solo día de inhabilitación pierde su trabajo y «ve a su familia condenada al hambre».

Por eso, señala el SUP, «nos rebelamos», «porque con la vida de una persona, además de con una bomba o un tiro en la nuca, se puede acabar de otras formas con resultado parecido».

El sindicato aporta todo un elenco de denuncias sobre comportamientos «indecentes» en el que hay desde acusaciones de favoritismo a policías afines al Gobierno popular, hasta adquisiciones de material defectuoso para los Tedax -también durante la anterior legislatura-. Recoge, asimismo, cómo algunos agentes han cambiado el sentido de sus informes por no haber cobrado una pensión vitalicia que se les había prometido.

Una información publicada por el diario EL MUNDO el viernes 6 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Blog alojado en ZoomBlog.com