El Blog

Calendario

<<   Octubre 2006  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      

Sindicación

Foros

Un Suplemento de

Alojado en
ZoomBlog

7 de Octubre, 2006

Los peritos dicen a la juez que se respetaron sus informes hasta que citaron a ETA

Por Narrador - 7 de Octubre, 2006, 11:00, Categoría: Informe del Acido Bórico

MADRID.- Los peritos de la Policía Científica Manuel Escribano e Isabel López declararon ayer ante la titular del Juzgado de Instrucción número 35 de Madrid que normalmente sus informes no eran revisados por sus superiores, quienes se limitaban a enviarlos a la autoridad correspondiente.

Los expertos indicaron que no fue así con su informe 48-Q3-05, relativo al ácido bórico hallado en la casa de un procesado por el 11-M, dictamen en el que mencionaron que la misma sustancia, que sirve para estabilizar explosivos y enmascararlos, fue hallada en un piso franco de ETA.

Desvinculándose de la actuación de Garzón, la magistrada Gemma Gallego rechazó la petición de la Fiscalía de que los peritos declarasen en calidad de imputados y no como testigos.

La juez Gallego escuchó ayer los testimonios de Manuel Escribano e Isabel López sobre cómo entregaron a su jefe, Francisco Ramírez, un informe para el sumario del 11-M en el que aludían a ETA y cómo descubrieron un año y cuatro meses después que a manos del instructor Del Olmo no había llegado su dictamen original, sino otro manipulado.

Escribano y López fueron, junto a un tercer miembro de la Policía Científica, Pedro Manrique, los autores de una pericia solicitada por el juez del 11-M tras el hallazgo de 1.300 gramos de ácido bórico en el domicilio de Hasan Haski, a quien la Fiscalía considera instigador de los atentados islamistas de Madrid.

Su informe, de 21 de marzo de 2005, indicaba que el ácido bórico también fue hallado en un piso franco de ETA desmantelado en Salamanca en 2001 y en la casa de un joven antisistema detenido en 1999.

Los peritos mencionaban a continuación la «posibilidad» de que «los autores de estos hechos estén relacionados entre sí y/o hayan tenido un mismo tipo de formación y/o sean los mismos autores».

El inspector jefe Escribano, que declaró durante una hora y media en el Juzgado de Instrucción número 35 de Madrid (al que correspondió por reparto una querella de la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M), relató que el 21 de marzo de 2005 metió el informe 48-Q3-05 en un sobre junto a una nota informativa y lo dejó en el despacho del jefe de sección Ramírez.

«A los dos o tres días», Ramírez le pidió que modificara el informe y que suprimiera la referencia a ETA por ser una pura elucubración. Escribano se negó a cambiar el dictamen y a partir de ese momento se despreocupó del asunto.

La afirmación de que Ramírez le habría pedido que modificara el dictamen «dos o tres días» después del 21 de marzo de 2005 es llamativa porque el documento oficial enviado a Del Olmo lleva fecha de 22 de marzo de 2005. Está firmado por el propio Francisco Ramírez, cuyo número de carné profesional figura igualmente en el escrito como si hubiera sido él quien realizó las pruebas analíticas que, en realidad, llevaron a cabo sus subordinados. La referencia a ETA fue suprimida.

El testigo indicó también que el pasado 11 de julio el jefe de la Unidad Central de Analítica, José Andradas, le encargó recopilar todos los informes sobre explosivos realizados para el sumario del 11-M. Escribano fue a los sobres donde se conservan y se dio cuenta de que el dictamen 48-Q3-05 no era el que él elaboró con sus compañeros, sino otro, el firmado en exclusiva por Ramírez, que mantenía el mismo número de referencia.

El inspector jefe puso esta circunstancia en conocimiento de Andradas, a quien entregó una copia del informe original conservado en su ordenador y que los tres peritos volvieron a firmar ese día de julio.

Escribano explicó que su intención fue recopilar «todos» los informes sobre el 11-M, como se le había encargado, y que constara que el auténtico informe 48-Q3-05 fue el elaborado por él y sus dos compañeros. Precisó que Andradas le firmó un «recibí» de la documentación.

Preguntado si era habitual que sus superiores revisaran y corrigieran sus dictámenes, Escribano respondió que no. Manifestó que normalmente los informes que entregan los peritos a sus superiores son enviados tal cual a la autoridad correspondiente, lo que no se hizo precisamente con la pericia 48-Q3-05.

Con posterioridad a Escribano testificó Isabel López, que entró a declarar 30 minutos antes de la hora señalada ya que la comparecencia del primero se desarrolló con agilidad. Por contraste, Garzón hizo esperar al inspector jefe más de siete horas antes de recibirle declaración, ya en la madrugada, mientras que a López la recibió a las 19.15 horas, cuando la había citado a las 17.00.

La perito señaló que a ella no le solicitaron directamente que cambiara el dictamen del 21 de marzo de 2001, sino que Escribano le informó de su conversación con Ramírez. Añadió que, a la vista de que la copia del informe original no estaba en el sobre donde debía conservarse, le pareció lógico firmar otra copia del mismo dictamen íntegro para dárselo a Andradas.

López pidió a la juez protección para abandonar la sede judicial dada la presencia de numerosas cámaras e informadores a las puertas del Juzgado. La perito salió escoltada por vigilantes de seguridad y tapándose la cabeza con su chaqueta.

Con anterioridad a cada una de las dos declaraciones, la fiscal adscrita al Juzgado número 35 solicitó a la juez que suspendiera las comparecencias para poder instruirse del testimonio de actuaciones remitido por Garzón. Gallego no accedió dado que el testimonio, que ella ha venido solicitando a su compañero de la Audiencia Nacional durante más de una semana, no llegó hasta ayer al Juzgado y ni siquiera le habían dado cuenta aún de su recepción.

La magistrada tampoco aceptó la petición de la fiscal de cambiar la condición procesal de Escribano y López, pasando de testigos a imputados. El Ministerio Público fundamentó su solicitud indicando que ambos agentes han sido acusados por Garzón de una presunta falsedad documental por el hecho de haber vuelto a firmar su informe en julio de 2006. Gallego respondió que esa imputación no consta oficialmente en el procedimiento que ella tramita, por lo que no procedía modificar la situación de unos agentes contra los que no se dirige la querella de la Asociación del 11-M.

Fuentes de la defensa de los peritos anunciaron que pedirán la nulidad de las diligencias practicadas por Garzón, al haber investigado un delito que no es de su competencia.

Una información de Maria Peral publicada por el diario EL MUNDO el sábado 7 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

La versión de EL PAIS y ABC sobre las nuevas diligencias sobre Informe del Acido Bórico

Por Narrador - 7 de Octubre, 2006, 10:30, Categoría: ¿Garzón ha Prevaricado?

La juez rechaza la petición de la fiscal de suspender los interrogatorios de los peritos 

Gallego rehusó citar como imputados a los técnicos y eludió leer los papeles de Garzón

Madrid - La juez Gemma Gallego, del juzgado 35 de la plaza de Castilla, parecía tener ayer mucha prisa por interrogar a dos de los tres peritos que vincularon a ETA con la matanza del 11-M. La fiscal del caso le pidió que suspendiese la declaración de estos policías para poder leer antes el atestado -unos 300 folios- que le ha enviado el juez Garzón sobre el caso del ácido bórico. Gallego, candidata de la Asociación Profesional de la Magistratura para el próximo Consejo General del Poder Judicial, rechazó la petición de la fiscal y rehusó aplazar los interrogatorios.

La juez Gallego ha abierto diligencias, que ha declarado secretas, en relación con la denuncia por supuesta falsedad en documentos oficiales presentada por la Asociación de Ayuda a Víctimas del 11-M, patrocinada por la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperaza Aguirre (PP), y la ultraconservadora Plataforma España y Libertad. Esta denuncia está dirigida contra los superiores jerárquicos de los policías peritos que vincularon a ETA con el 11-M basándose en que en la casa de un islamista investigado por terrorismo se encontró ácido bórico; es decir, un insecticida matacucarachas que, según precisaban en el mismo informe, también fue hallado en 2001, cuatro años antes, en el piso de uno de los etarras detenidos en Salamanca y de un antisistema detenido en Madrid.

"Sin constancia oficial"

La juez Gallego recibió ayer las diligencias que ha efectuado Garzón, en las que este magistrado imputa un delito de falsedad, no a los jefes de los peritos, sino a éstos. Le atribuye que han intentado colar a sus jefes como oficial un borrador de informe que tenían en un ordenador desde marzo de 2005.

La juez recibió ayer las diligencias de Garzón. Pero ella ya tenía citados para este mismo viernes, en calidad de testigos -Garzón los ha imputado- a dos de los tres peritos: Manuel Escribano y Isabel López. La fiscal pidió a Gallego que aplazara o suspendiera los interrogatorios para instruirse sobre el atestado enviado por Garzón y poder valorar su contenido. Gallego dijo que no.

Según fuentes jurídicas, la juez argumentó que, aunque el atestado de Garzón ya estaba en su juzgado, nadie le había dado cuentas de forma oficial de su recepción y que, por tanto, no lo daba por recibido. En vista de ello, la fiscal demandó que, al menos, y dado que era público y notorio que Garzón había imputado a los peritos, que éstos fuesen interrogados como imputados, acompañados de abogado, y no como testigos (sin abogado). De esa forma, según la fiscal, se les garantizaban sus derechos.

A la fiscal no le convenció el argumento de la juez y le entregó una copia del auto del juez Garzón en el que éste imputa por falsedad a los tres peritos. La juez también rehusó leerlo alegando que era una copia y no tenía constancia oficial del mismo. A continuación, comenzó a interrogar a Escribano, autor material del borrador. Escribano fue quien redactó el polémico informe en el ordenador y luego se lo pasó a sus colegas para que lo firmasen.

Los dos peritos que declararon ayer coincidieron en sus testimonios. Quien más se extendió fue Escribano. Señaló que redactó el informe original [el que supuestamente luego fue falsificado por sus superiores] junto con otro de los peritos y que luego lo firmaron los tres. Tras firmarlo, se despreocupó del mismo y lo dejó en la mesa de su jefe, Francisco Ramírez. Y que éste, dos o tres días después, comentó a Escribano que retirase las observaciones que hacía en él acerca de ETA. Ramírez declaró que le dijo que él no cambiaba nada y que entonces se olvidó del asunto. Añadió que en julio pasado, José Andradas, otro de sus jefes, le comentó que recopilase y le entregara todos los informes que hubiese hecho sobre el 11-M. Confesó que buscó todos los informes y fue cuando vio que uno de ellos no era el mismo que había hecho en marzo de 2005. Por ese motivo, fue al ordenador y sacó la copia que guardaba allí y en la que constaban las observaciones sobre ETA y el 11-M.

Escribano admitió que, como esa copia no estaba firmada, la imprimió, la firmó y se la pasó a los otros dos peritos para que hicieran lo mismo. Escribano declaró también que en todo el tiempo que lleva como perito nunca sus superiores le han visado sus informes. La otra perito, Isabel López, coincidió a grandes rasgos con Escribano. Comentó que sus compañeros le dieron a firmar en julio pasado el segundo informe extraído del ordenador y que ella se limitó a firmarlo.

Texto de José Antonio Hernández publicado por el diario EL PAIS el sábado 7 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


La fiscalía de Madrid no apoyó el intento de la juez de requerir a Garzón para que se inhibiera 

Madrid - La juez de la plaza de Castilla que investiga a mandos policiales por la supuesta falsedad de un informe policial, Gemma Gallego, del Juzgado 35, intentó a comienzos de esta semana recabar el apoyo de la fiscalía de Madrid con vistas a requerir al juez Garzón para que se inhibiera de investigar esta causa. La juez pidió opinión a la fiscalía para hacer ese requerimiento, pero el departamento que dirige Manuel Moix la instó a que planteara primero ella una cuestión de competencia y que luego se pronunciaría.

Fuentes judiciales explicaron ayer que no es entendible la prisa de la juez Gallego por interrogar a los peritos. "Si la fiscal, como parte en el proceso, le pide, como hizo ayer, suspender los interrogatorios para poder leer tranquilamente los cientos de folios de las diligencias de Garzón sobre este asunto, lo normal es que se suspenda. ¿Para qué tanta prisa?", se preguntan.

La juez tenía prisa por iniciar las pesquisas de la denuncia que le presentaron por falsedad dos asociaciones afines al PP contra los superiores jerárquicos de los tres peritos policiales que suscribieron el informe en el que se vincula a ETA con el 11-M basándose en la existencia de ácido bórico en la casa de un islamista, un antisistema y dos terroristas de ETA. El ácido bórico es una sustancia química que, según otro informe de estos mismos peritos, fechado en 2000, "no es explosiva ni incendiaria".

A la juez Gallego le llegó la denuncia de las citadas asociaciones contra los mandos de los peritos casi a la par de que el juez Garzón iniciara sus pesquisas e interrogara a los peritos, a los que terminó imputando un delito de falsedad. Estos peritos reconocieron que el informe publicado como auténtico por El Mundo lo habían firmado después de extraerlo, en julio de este año, de un ordenador.

Garzón se inhibió del asunto el jueves y envió a la plaza de Castilla las diligencias para que se investigase a los peritos por la supuesta falsedad que descubrió al interrogarles. Paralelamente, envió las mismas diligencias a la juez Gallego para que ésta investigase la denuncia que ella ya tenía contra los jefes policiales de los peritos. Sin ni siquiera leer las diligencias de Garzón, la juez Gallego ya tenía citados para ayer a los peritos, pero como testigos.

Texto de José Antonio Hernández publicado por el diario EL PAIS el sábado 7 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


La juez de Plaza de Castilla negó a la fiscal el acceso a las declaraciones del «caso bórico» tomadas por Garzón

MADRID. La titular del Juzgado de Instrucción número 35 de Madrid, Gema Gallego, se negó ayer a acceder a la petición de la Fiscalía de suspender la toma de declaración de dos de los tres peritos a los que había citado como testigos en el supuesto delito de falsedad en el «caso bórico», y que ya estaban previamente imputados por el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón por ese mismo cargo, aunque formalmente en otra causa diferente.

El Ministerio Público había solicitado a la juez que aplazara la práctica de esta diligencia hasta que la fiscal pudiera estudiar las copias de las declaraciones de los policías, que el jueves por la noche había enviado Garzón a su juzgado. Además, consideraba que la ambigua situación procesal de los peritos -testigos e imputados por un delito de falsedad en dos causas distintas que además se refieren a un mismo borrador e informe- aconsejaba ese aplazamiento o, en su defecto, que se les interrogara en calidad de imputados.

Más garantías procesales

De esta forma, argumentó la fiscal, los funcionarios tendrían mayores garantías procesales, ya que un testigo está obligado a decir la verdad y sin embargo un imputado tiene derecho a guardar silencio y a no incriminarse. Además, en esta situación procesal declararían asistidos por su abogado.

Sin embargo, la titular del Juzgado de Instrucción 35 y candidata al Consejo General del Poder Judicial por la conservadora APM desestimó las dos peticiones de la fiscal, en el segundo caso incluso con el argumento de que no tenía «constancia» de que los tres funcionarios policiales estuvieran imputados por Garzón por falsedad documental, según las fuentes de la máxima solvencia consultadas por ABC.

En esta situación se produjo la primera de las declaraciones de los dos peritos citados ayer como testigos, en concreto la de Manuel Escribano. Después de contestar durante dos horas a las preguntas de la juez, que se ciñó estrictamente a los detalles de la elaboración material de los documentos sin profundizar en momento alguno en su contenido que vincula el 11-M con ETA a través del ácido bórico, la fiscal del caso volvió a insistir en sus peticiones. Fue momentos antes de que comenzara a declarar la segunda perito citada, Isabel López Cidad, cuando la fiscal esgrimió una copia del auto de imputación de los policías dictado por Garzón. Gema Gallego no cambió su postura y alegó que ese documento no estaba «testimoniado». Por tanto, prosiguió con los interrogatorios.

Las fuentes consultadas mostraron su extrañeza ante la actitud de la titular del Juzgado de Instrucción número 35 de Madrid y sobre todo por los argumentos que esgrimió para no acceder a las peticiones del Ministerio Público. Estas mismas fuentes subrayan que resulta llamativo que la juez negara tener conocimiento de esas imputaciones de Baltasar Garzón cuando ella se ha dirigido hasta en dos ocasiones al magistrado de la Audiencia Nacional para reclamarle las diligencias que estaba instruyendo por la presunta falsedad documental y en las que ya estaban imputados los funcionarios policiales a los que ella ayer tomó declaración como testigos.

La misma petición

Todo indica que el próximo lunes, cuando está citado como testigo el tercer perito, Pedro Manrique, el Ministerio Público volverá a realizar a la juez la misma petición que ayer; es decir, que este funcionario declare como imputado para que goce de mayores garantías procesales.

Texto de N. Villanueva y P. Muñoz publicado por el diario ABC el sábado 7 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Los peritos piden la nulidad de las diligencias de Garzón sobre el ácido bórico

Por Narrador - 7 de Octubre, 2006, 10:00, Categoría: ¿Garzón ha Prevaricado?

El Decanato prevé remitir el caso a la juez Gallego al considerar que se trata de hechos conexos

Madrid/Gran Canaria - Los tres peritos imputados la pasada semana por el juez Baltasar Garzón por falsificar, supuestamente, un informe que vinculaba el 11-M con ETA, solicitaron ayer por escrito al juez decano de Instrucción de Madrid, José Luis González Armengol, la nulidad de todas las actuaciones practicadas por el magistrado en relación a este asunto (entre ellas los interrogatorios a los propios peritos, que acudieron a declarar ante él como testigos, denunciando que sus superiores habían eliminado del documento la referencia a la banda terrorista, y finalmente resultaron imputados por alterar la fecha del mismo). Fuentes de la defensa de estos tres agentes explicaron que, además, sus abogados solicitan al Juzgado Decano de Plaza de Castilla que todas las investigaciones abiertas por este caso se acumulen en el Juzgado de Instrucción número 35 de Madrid, cuya titular, Gemma Gallego, ya instruye la denuncia de los peritos por la presunta falsedad cometida por sus superiores.

La defensa de los agentes basa su petición en el artículo 238 de la Ley Orgánica del Poder Judicial, que establece la nulidad de los actos procesales llevados a cabo ante un tribunal no competente o realizados bajo intimidación o sin la presencia de letrado (los peritos denunciaron que sufrieron un trato «humillante y vejatorio» por parte de Garzón, una versión desmentida por los dos fiscales que asistieron al interrogatorio).

«Trato correctísimo»

Precisamente ayer, dos de los tres peritos -Manuel Escribano e Isabel López Cidad- comparecieron ante la juez Gallego (el último, Pedro Manrique, lo hará el próximo lunes). Y lo hicieron como testigos, pese a que formalmente todavía están imputados por Garzón (mientras el juzgado que se haga cargo de esas diligencias no retire esa imputación o las actuaciones del magistrado se declaren nulas).

Los peritos ratificaron ante la juez de Plaza de Castilla que sus superiores modificaron un informe en el que daban cuenta del hallazgo de ácido bórico en el domicilio de Hassan El Haski, uno de los imputados por los atentados del 11-M, y relacionaban este hecho con el registro del piso de un comando etarra, donde se encontró la misma sustancia cuatro años atrás.

Fuentes próximas a los declarantes -que salieron del juzgado manteniendo su condición de testigos- aseguraron que estos recibieron «un trato correctísimo». «Le han explicado a la juez lo mismo que a Garzón, pero con mucha menos tensión», añadieron. Según estas mismas fuentes, los peritos «están tranquilos, porque la situación ha cambiado considerablemente desde el pasado viernes» (cuando fueron imputados por el titular del Juzgado de Instrucción número 5).

Escribano declaró durante hora y media y su compañera lo hizo después por espacio de dos horas. Al concluir, López Cidad abandonó a la carrera el juzgado tapando su rostro con una chaqueta y parapetada detrás del jefe de Seguridad de los Juzgados. Medio centenar de periodistas le esperaba fuera. Para colmo, una vez dentro del ascensor éste se resistió a cerrar las puertas y tuvo que pasar el mal trago de exponerse de esa guisa a los flashes de los fotógrafos durante unos minutos que debieron parecerle eternos.

Una información de R. Coarasa y F. Velasco publicada por el diario LA RAZON el sábado 7 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Las declaraciones de los peritos convenientemente 'filtradas' a EL PAIS y ABC

Por Narrador - 7 de Octubre, 2006, 9:30, Categoría: ¿Garzón ha Prevaricado?

Manuel Escribano: "En mis años de profesión no he encontrado ácido bórico en una mezcla con explosivos" 

Madrid - El perito Manuel Escribano fue el encargado de los análisis del ácido bórico y de incluir las observaciones que vinculaban a ETA con el 11-M, según declaró ante el juez Baltasar Garzón el 29 de septiembre. Éste es un extracto de su declaración en la Audiencia Nacional.

Pregunta. ¿Cuándo firmó usted el informe?

Respuesta. Puede que el 21 de marzo de 2005 o el 11 de julio de 2006.

P. ¿Redactó usted las observaciones del informe?

R. Sí, mis compañeros se limitaron a firmarlo.

P. ¿De dónde sacó esos datos?

R. Cuando me encontré con el ácido bórico, y al ser poco frecuente, saqué de mis notas otros casos en que apareció ese ácido, mucho más habitual en casos de drogas, y no tanto en los de terrorismo.

P. ¿Sabe que existe un registro informático con diversos campos de consulta, uno de los cuales es de especialidad, entre las que se encuentra el de explosivo?

R. No lo sé.

P. Pues existen 538 registros sobre explosivos y cuatro de ellos hacen referencia al ácido bórico.

R. Lo desconozco.

P. ¿Por qué en esa relación de observaciones, la que hace referencia al informe 524-Q1-99 no incluye el informe ampliatorio del mismo, 222-Q1-00?

R. Lo desconocía. No sé si he hecho ese informe.

P. En ese informe ampliatorio se afirma: "el ácido bórico no es sustancia explosiva ni incendiaria"

R. Ignoro ese informe.

P. ¿Por qué establece la conclusión de "nos lleva a la posibilidad de que el autor o autores de estos hechos estén relacionados"?

R. Al tener conocimiento de la existencia del ácido bórico en tres ocasiones en los numerosos casos de terrorismo relacionados con explosivos, la presencia de dicho ácido me pareció excepcional y lo hice constar.

P. ¿Qué base científica tiene para afirmar eso?

R. La casualidad.

P. ¿No le parece más bien una elucubración?

R. Sí, una elucubración es una reflexión.

P. ¿Reitera que el ácido bórico puede ser el nexo de unión entre los tres casos a que hace mención?

R. Sí. Por la cantidad aparecida, más de 1,3 kilos, y teniendo en cuenta que en la composición de algunos explosivos puede entrar en la proporción de un 1% o 2%, ello haría pensar que con esa cantidad podría obtenerse una cantidad considerable de explosivo.

P. ¿En qué se basa para afirmar eso?

R. Lo leí en algún sitio.

P. ¿Por qué no hizo constar esos datos?

R. No lo sabía entonces.

P. ¿Aparecen esos datos en la literatura científica después de marzo de 2005?

R. Lo ignoro.

P. ¿Puede afirmar que producidas esas mezclas, el ácido bórico puede formar parte imprescindible de un artefacto explosivo?

R. Hace que el explosivo sea más seguro, fundamentalmente en los constituidos por aluminio metal en polvo (...) el amonal y el amosal están constituidos fundamentalmente por nitrato amónico y aluminio en polvo. Esos explosivos han sido utilizados con frecuencia por ETA.

P. ¿Ha hallado esa mezcla en sus años de profesión?

R. No.

P. ¿Eso hace pensar que Hassan el Haski pudiese estar fabricando explosivos?

R. Es una apreciación.

P. ¿En base a eso, puede estar relacionado El Haski con terroristas de ETA?

R. Podría estarlo, pero en realidad lo ignoro.

Texto publicado por el diario EL PAIS el sábado 7 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Isabel López Cidad: "Vi el informe por primera vez el 11 de julio de 2006 y nunca supe que no lo habían enviado"

Madrid - La declaración de Isabel López Cidad fue suspendida por Garzón durante unos minutos al asegurar ésta que el informe de marzo de 2005 sólo lo había visto en julio de 2006, cuando se lo pasaron para firmarlo.

Pregunta. ¿Cuándo vio usted el informe?

Respuesta. Lo vi por primera vez el 11 de julio de 2006.

P. ¿Cuándo supo que el informe no se había mandado al juzgado?

R. En realidad no lo he sabido nunca, lo que sé es que no estaba la copia

[del informe con las referencias a ETA] y supuse que no lo habían mandado. Fue el 11 de julio de 2006, cuando vimos que faltaba el informe firmado por los peritos el 21 de marzo.

P. ¿Cuándo firmaron el informe pericial sobre las diversas muestras?

R. Cuando el señor Escribano comprobó que dicho informe no estaba (...). En ese momento elaboramos una nota informativa e imprimimos el informe que Escribano tenía guardado en un disquete (...) y entonces lo firmamos nuevamente los tres peritos.

P. ¿Por qué no hacen constar en ese momento que el informe que fue firmado por los tres el 21 de marzo lo firman en ese momento en otra copia?

R. La única forma de hacerlo llegar firmado como si hubiese sido firmado en esa fecha era imprimirlo de nuevo del disquete y firmarlo de nuevo los tres peritos.

P. ¿Comprobaron en el momento de realizar la pericia que el ácido bórico es un elemento o componente para fabricar o mantener sustancias explosivas?

R. El señor Escribano tiene la costumbre de ir anotando determinados datos en relación a sustancias analizadas, motivo por el que él observó que en el registro efectuado en el piso franco de ETA había ácido bórico y también en otro asunto que aparece en el informe.

P. ¿Quién dirigió la investigación y redactó el informe?

R. Escribano, porque se lo habían asignado a él. El señor Manrique y yo lo firmamos, porque yo sólo hice el análisis de infrarrojos.

P. Los datos del piso de ETA eran de Escribano.

R. Sí. Las observaciones las redactó él porque en esa época era la que analizaba la mayoría de los asuntos sobre explosivos.

P. En el informe 222- Q1-00, firmado por Escribano y usted, dicen: "El ácido bórico no es sustancia explosiva ni incendiaria".

R. Sí puede utilizarse como conservante de explosivos de naturaleza orgánica y para evitar su olor y la detección por parte de los perros, pero no lo afirmamos porque en aquel momento se desconocía.

P. A la hora de elaborar el informe de 21 de marzo, ¿se sabía ya eso?

R. Sí, en aquel momento ya se sabía. Luego, esta semana del 25 de septiembre de 2006 supimos a partir de un informe que un compañero sacó de Internet que se puede utilizar también como estabilizando en los artefactos pirotécnicos.

P. ¿El informe y las observaciones las hizo Escribano y usted sólo las firmó?

R. Supongo que fue Escribano, yo no busqué nada y firmé el informe. Quiero entregar una nota informativa que mi compañero Escribano encontró ayer, o eso me dijo, que hace referencia a un informe pericial 26-Q1-02, que se refiere a un análisis de explosivos [intervenidos en el piso de ETA en Salamanca] que sería la misma a la que se refiere en su observación del informe pericial 868-Q1-01.

P. ¿Entre esos elementos aparece el ácido bórico?

R. No.

Texto publicado por el diario EL PAIS el sábado 7 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Pedro Manrique: "Yo no comprobé nada sobre el ácido bórico, me lo dictó Escribano" 

Madrid - La declaración ante Garzón de Pedro Manrique fue la más corta.

Pregunta. ¿Cuándo firmaron el documento?

Respuesta. El 11 de julio de 2006.

P. ¿Quién hizo el informe del 21 de marzo de 2005, quién lo redactó?

R. Escribano, ya que se lo asignaron a él. Las observaciones las hizo Escribano, que siempre lo hace en asuntos relacionados con terrorismo.

P. ¿En qué se basan para afirmar o establecer la relación entre tres hechos distintos por la presencia de ácido bórico?

R. Es una posibilidad, no lo establecemos como un hecho cierto.

P. ¿Qué diferencia hay entre una observación y una conclusión?

R. La conclusión es que es ácido bórico y las observaciones no tienen tanta importancia. No se pueden afirmar como hecho cierto, pero las observaciones no tienen tanta importancia. Yo no las pude afirmar como hecho cierto, es una posibilidad que ponemos de relieve por si alguien quiere investigar por esa vía.

P. ¿Hizo alguna comprobación sobre esos particulares?

R. No comprobé nada, me lo dictó Escribano.

P. ¿De quién fue la idea de firmar el documento de 21 de marzo de 2005 el 11 de julio de 2006?

R. De Escribano.

P. ¿Por qué lo firman y no entregan simplemente el disquete?

R. Creo que fue porque lo dijo Escribano y no nos pareció mal.

P. ¿Hubo algún elemento que les indujera a pensar que el ácido bórico pudiese utilizarse en la preparación de sustancias explosivas?

R. No.

P. Cuando le dieron el informe a sus superiores, ¿se lo entregaron con una nota informativa?

R. Siempre que hay una relación de hechos de ese tipo se hace la nota informativa.

P. La nota informativa, ¿la hizo el señor Escribano?

R. Sí. Machacamos habitualmente otros informes que hay en el ordenador y cambiamos algún dato.

P. ¿Por qué le dijo el señor [Francisco] Ramírez [jefe de sección de laboratorio] que esas observaciones no eran asumibles?

R. Él nos dijo que los jefes habían dicho que ese informe no podía salir así. Cuando él dice los jefes se refiere al comisario general o al secretario general.

Texto publicado por el diario EL PAIS el sábado 7 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


El perito Escribano declara ante la juez que le «sorprendió muchísimo» ver su borrador corregido

MADRID. Manuel Escribano, el perito de la Comisaría General de Policía Científica autor de las «elucubraciones» (como él mismo las definió ante Garzón) acerca de la relación de ETA con el 11-M, relató ayer ante la juez Gema Gallego cómo se fraguó la «elaboración material» del borrador sobre el hallazgo de ácido bórico en el domicilio de Hassan El Haski.

Escribano, imputado por una presunta falsificación documental (aunque ayer compareció como testigo), aseguró que el 21 de marzo de 2005 se encargó personalmente de realizar un análisis de la sustancia encontrada en la vivienda de Lanzarote del islamista, imputado por los atentados de Casablanca y procesado por el 11-M. Es en este informe preliminar en el que este perito vincula a la banda terrorista ETA con los atentados de los trenes a través de la presencia de ácido bórico.

El perito añadió que una vez elaborado este borrador, en el que incorporó esa observación, y firmado por sus dos compañeros, lo introdujo en un sobre que depositó encima de la mesa de su jefe de sección, Francisco Ramírez. Un par de días después, su superior le pidió que suprimiera el párrafo que contenía las «elucubraciones» acerca de la implicación de ETA, a lo que él se negó. Según declaró ayer, a partir de ese momento se olvidó del asunto.

En julio de 2006, es decir, un año y cuatro meses después, el jefe de Análisis Científico, José Andradas, le pidió que recopilara todos los informes periciales realizados con ocasión del 11-M para enviárselos al juez Del Olmo.

Comunicación a Andradas

Siempre según su declaración, fue en ese momento cuando Escribano se dio cuenta de que en el informe ya oficial no constaban sus afirmaciones, lo que le «sorprendió muchísimo». Ante esta situación, que comunicó a sus compañeros, decidió sacar otra copia del borrador de su archivo informático y, tras dárselo a los otros peritos para que lo firmaran, lo entregó a Andradas haciéndole constar lo que habían hecho.

Por su parte, la perito Isabel López Cidad, quien testificó durante una hora y media y salió del juzgado a la carrera y tapándose el rostro con una pañoleta, aseguró que a ella nadie le dijo que modificara el contenido del informe de marzo de 2005, lo que, según declaró ayer, sí hicieron con sus compañeros, Escribano y Manrique.

Texto de N. Villanueva y P. Muñoz publicado por el diario ABC el sábado 7 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


El Gobierno denuncia que se está intentando dilatar el proceso judicial

Por Narrador - 7 de Octubre, 2006, 9:00, Categoría: General

MADRID.- El Gobierno, a través de la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, denunció ayer un intento de retrasar el procedimiento judicial y la vista oral del 11-M.

La portavoz del Ejecutivo aseguró, en referencia a ese sumario, que «da la impresión de que algunos mantienen un interés muy especial en que todo parezca enmarañado o confuso, o en dilatar algunos procedimientos. Incluso a veces da la sensación de que algunos tienen interés o intención de que se instale en la ciudadanía una cierta fatiga civil o que los ciudadanos desconfíen de las instituciones».

Fernández de la Vega no dio nombres, ni se refirió a nadie en concreto y de forma expresa.

Añadió que «la Justicia tiene sus competencias y procedimientos y el Gobierno tiene que respetarlos».

Además, hizo un llamamiento «al respeto a las instituciones y al Poder Judicial que tiene un papel esencial en el sistema constitucional». Tampoco en este apartado hizo referencia a nadie en concreto. Del procedimiento judicial del 11-M aseguró que «el sumario está avanzado, el juicio se celebrará y esperemos que se celebre en un tiempo razonable, como estaba previsto».

Como hace cada viernes, Fernández de la Vega insistió en que el Gobierno colabora con la Justicia.

La vicepresidenta hizo una defensa cerrada de las instituciones y del Poder Judicial, así como de la imagen que de ellas tienen los ciudadanos. Por eso, auguró el fracaso de quienes, según ella, pretenden su desprestigio.

«Estoy convencida de que eso no va a ocurrir, porque tenemos unas instituciones y un Poder Judicial con buena salud y todos sus miembros van a funcionar como siempre, en el marco de la Constitución y con respeto absoluto a la Ley», explicó la número dos del Ejecutivo. Alegando ese respeto a las instituciones y las actuaciones judiciales, la vicepresidenta del Gobierno evitó referirse a actuaciones concretas sobre el 11-M que han sido objeto de polémica.

Respecto a la controversia sobre el Consejo General del Poder Judicial, Fernández de la Vega insistió en que «el Gobierno confía en las instituciones y los ciudadanos también, y debemos garantizar su funcionamiento».

Tampoco hizo referencias expresas, pero dio la impresión de que la última parte de su respuesta se refería a la actuación del vocal conservador José Luis Requero, que pidió que se investigara la actuación del juez Baltasar Garzón en la toma de declaración de los peritos.

La vicepresidenta primera hizo una distinción clara entre la actuación «política» del Consejo y la que se refiere a la actuación jurisdiccional de los jueces. Dio a entender que el citado vocal ha pasado esa raya para inmiscuirse en la actuación jurisdiccional, o sea, la referida a un sumario concreto.

Así, Fernández de la Vega explicó que «el órgano de gobierno de los jueces es un órgano político y, como todo órgano político, discute de política y hace política. Hay que hacer política, pero lo que no hay que hacer es confundir las funciones del órgano político de los jueces con la función jurisdiccional».

Una información de F. G. publicada por el diario EL MUNDO el sábado 7 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Grande-Marlaska dice que nunca se ha sentido presionado por la prensa

Por Narrador - 7 de Octubre, 2006, 8:00, Categoría: ¿Garzón ha Prevaricado?

LAS PALMAS.- El juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande-Marlaska aseguró ayer que nunca se ha «sentido presionado» cuando ha sido «protagonista» en los medios de comunicación, si bien recalcó que «eso es algo subjetivo». El magistrado aludía así al juez Baltasar Garzón, quien ha pedido amparo al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) por considerar que EL MUNDO lleva a cabo una campaña en su contra dirigida «a perturbar con ferocidad la acción judicial y la independencia en el ejercicio» de su profesión.

Grande-Marlaska, que sustituyó a Garzón al frente del Juzgado de Instrucción número 5 mientras éste se encontraba de excedencia, aseguró que el actual titular «tiene tablas suficientes; el que se sienta o no perturbado es algo subjetivo de cada uno, en lo que no voy a entrar».

El día anterior, el propio presidente del CGPJ, Francisco José Hernando, aludió en parecidos términos a Garzón -y a su decisión de pedir amparo por las críticas recibidas-, al asegurar que éste «tiene suficiente entidad y ha llevado casos tan importantes y trascendentes como para que una manifestación no le debiera intimidar».

Para Grande-Marlaska -que ayer intervino en las III Jornadas de Comunicación y Justicia, celebradas en Las Palmas de Gran Canaria-, hay una necesidad básica, y es la de «ser respetados en el ejercicio de nuestra función jurisdiccional». En este sentido, aclaró que tal necesidad la demanda no sólo Garzón, sino todos los demás jueces. «Todos necesitamos ser respetados, porque para que seamos responsables de nuestras actuaciones tenemos que ser también respetados por el conjunto de los poderes públicos y el conjunto de la ciudadanía».

Lo que no valoró Grande-Marlaska es si Garzón merece ser amparado o no por el CGPJ. «Que requiera o no amparo ya sería trascender de cuáles son mis competencias», dijo de forma tajante.

En su exposición durante dichas jornadas, agregó que «la voluntad o el interés muchas veces de algunos grupos mediáticos es, más que informar e investigar sobre determinados procesos judiciales, configurar el proceso judicial según ellos entienden que es correcto».

Una información de Teresa Cruz publicada por el diario EL MUNDO el sábado 7 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Requero se defiende de las críticas del PSOE recordando los GAL

Por Narrador - 7 de Octubre, 2006, 7:30, Categoría: ¿Garzón ha Prevaricado?

El vocal del CGPJ sostiene que ha percibido «un verdadero ataque de nervios rayando en la histeria» tras pedir diligencias informativas contra Garzón

MADRID.- El vocal del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) José Luis Requero defendió ayer su decisión de pedir la apertura de diligencias informativas contra el juez Baltasar Garzón por el interrogatorio a los peritos del ácido bórico, al tiempo que respondió a las críticas del PSOE recordando que algunos de los miembros de su Grupo Parlamentario «fueron a la cárcel por terrorismo de Estado».

Al ser preguntado sobre si se siente tratado injustamente tras su decisión de solicitar la actuación de la Inspección del CGPJ contra Garzón, Requero señaló, en declaraciones a Telemadrid, que en este asunto «hay palabras muy gruesas» y se refirió directamente a las críticas que le dirigió el secretario general del Grupo Socialista en el Congreso, Julio Villarrubia.

«Esta mañana leía en un periódico que determinado parlamentario decía que de personas como yo hay que prescindir. Claro, cuando eso lo dice un señor que forma parte de un Grupo Parlamentario algunos de cuyos miembros fueron a la cárcel por terrorismo de Estado, digo: ¡Dios mío!, ¿qué está ocurriendo aquí?, ¿qué palabras son ésas? Son palabras bastantes fuertes», dijo Requero. Y añadió que declaraciones de ese tipo forman parte de la «lucha política» y que «el CGPJ, en algunos casos, tiene que hacer política con el objetivo judicial».

Villarrubia había dicho que el vocal «está fuera del sistema» y que «este tipo de gente es la que estorba, entre comillas, en un sistema democrático que sea mínimamente decente».

El vocal del órgano de gobierno de los jueces afirmó que, tras su decisión, ha percibido «un verdadero ataque de nervios rayando en la histeria que no es normal».

«Por lo que se ve, o hay determinados jueces que son intocables o hay determinados asuntos con los que cualquier cosa que se haga por parte del Consejo va a ser interpretada en clave política», señaló.

Requero negó que con su actuación haya puesto en riesgo la independencia judicial de Garzón, y recalcó que ha ejercitado «aquellas competencias» que le atribuye el ordenamiento del Consejo.

El vocal del CGPJ se refirió a EL MUNDO cuando explicó que «el Consejo tiene que intervenir cuando se nos dice en un medio de comunicación de tirada nacional y en un asunto de especial importancia que determinadas personas han sido tratadas de una forma que a uno se le ponen los pelos como escarpias».

Julio Villarrubia declinó responder a las declaraciones de Requero y se limitó a decir que el vocal del CGPJ se «ha retratado» a sí mismo.

«En su trayectoria ya ha demostrado lo que es, y no voy a perder un minuto más en entrar en descalificaciones e insultos con un hombre que ya he definido como una persona antidemocrática y fuera del sistema», dijo a Europa Press.

Una información de Teresa Cruz publicada por el diario EL MUNDO el sábado 7 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

ABC 'explica' la situación procesal de los peritos

Por Narrador - 7 de Octubre, 2006, 7:00, Categoría: ¿Garzón ha Prevaricado?

Imputados y a la vez testigos en una misma causa

MADRID. Las fuentes consultadas por ABC coinciden en que el destino de las diligencias sobre la presunta falsedad documental que envió Garzón al Decanato de los Juzgados de Plaza de Castilla debe ser el Juzgado de Instrucción número 35, es decir, el que tiene como titular a la juez Gema Gallego.

La acumulación de todas las causas en un solo Juzgado de Instrucción parece lógica, pues ya hay un antecedente de reparto, en virtud del cual sería el primer juzgado que empezó a investigar (el de Gema Gallego, en Plaza de Castilla) el que asumiría nuevos hechos relativos a la misma causa, que consiste en la presunta falsedad de un documento o, en su caso, de un borrador, cuyos autores figuran como imputados en unas diligencias (de las que se ha inhibido Garzón) y como testigos en otras (las que instruye Gema Gallego). «O lo falsificado es del documento o es el borrador», dicen las mismas fuentes, que añaden que «es imposible que lo sean ambas cosas».

Por este motivo, la situación procesal de los peritos resulta paradójica, pues, por un lado (el que afecta a su condición de testigos) están obligados a decir la verdad, y por otro (como imputados), tienen derecho a no declarar en su contra. En este sentido, las fuentes advierten lo peligroso que puede resultar para los policías (desde el punto de vista procesal) el tener abiertos dos procedimientos por los mismos hechos con diferentes situaciones.

Además, explican que, una vez acumuladas ambas causas, la juez tiene plena libertad para modificar la condición de estos funcionarios si en el transcurso de su investigación lo considera procedente.

Texto publicado por el diario ABC el sábado 7 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

El Gobierno afirma que ha apoyado al máximo a los abogados de oficio

Por Narrador - 7 de Octubre, 2006, 6:00, Categoría: El Sumario del 11-M

Dice al PP que ha triplicado sus honorarios y ha dado los medios precisos

MADRID.- El Ministerio de Justicia ha realizado «un esfuerzo sin precedentes», tanto económico como en medios, para garantizar que los abogados del turno de oficio que defienden a los acusados de cometer los atentados del 11-M puedan desarrollar su trabajo con todas las garantías. Así lo ha comunicado a la diputada del PP Alicia Castro, en respuesta a cuatro preguntas que ésta planteó en junio.

Aunque existen unas normas y unos honorarios que se aplican a todos los abogados del turno de oficio en general, el Ministerio de Justicia tuvo en cuenta las especiales características de este sumario y firmó un convenio de colaboración con el Consejo General de la Abogacía y con el Colegio de Abogados de Madrid.

Ese convenio ha permitido que los letrados que intervienen en el caso cobren el triple que por cualquier otro asunto, debido al mucho trabajo que les va a llevar.

Además, el Ministerio que dirige Juan Fernando López Aguilar ha puesto a disposición de esos abogados de oficio un equipo de 18 traductores de árabe, que ha servido para la comunicación de los letrados con sus clientes y que intervendrán en el juicio oral.

El Ejecutivo socialista también ha explicado a la diputada popular que, para facilitar los medios materiales y los instrumentos que necesiten esos letrados, no es necesario crear un fondo especial.

Reunión en el Ministerio

La diputada Castro también preguntó al Gobierno cuándo iba a recibir a los abogados para ver de qué manera se podían resolver los problemas que ellos denunciaban.

En respuesta a esta pregunta, el Ejecutivo ha explicado que ya fueron recibidos en una ocasión en el Ministerio de Justicia, donde plantearon sus problemas y necesidades. Posteriormente, ha habido varios contactos entre ese Departamento y representantes del turno de oficio del Colegio de Madrid.

«Tanto en el juicio oral como en la fase procesal», ha indicado el Gobierno, «el derecho de defensa de los afectados por el 11-M, la asistencia letrada, está asegurada y se desarrollará en las condiciones que se consideren por parte de la Sala [Penal de la Audiencia Nacional] y del propio Ministerio de Justicia».

En relación con estos abogados, la senadora del PP Rosa Vindel acusó el miércoles al Gobierno de haberles facilitado los medios que necesitan cuando faltan sólo cuatro meses para que comience el juicio, porque así no tendrán tiempo para prepararlo bien.

El ministro de Justicia, Juan Fernando López Aguilar, rechazó esas acusaciones y dijo que el Ejecutivo apoya a esos letrados y a todas las partes que intervienen en este proceso para que el juicio se celebre «con todas las garantías».

Una información de Agustin Yanel publicada por el diario EL MUNDO el sábado 7 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Blog alojado en ZoomBlog.com