El Blog

Calendario

<<   Octubre 2006  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      

Sindicación

Foros

Un Suplemento de

Alojado en
ZoomBlog

Santano no dijo la verdad sobre la mochila de Vallecas en la Comisión

Por Narrador - 9 de Octubre, 2006, 13:00, Categoría: Engaños Demostrados

Dos agentes de la Policía Científica desmienten que la brigada que dirigía no tuviera «nada que ver» con el explosivo desactivado

MADRID.- «Mi personal únicamente colaboró aquel día con la Comisaría General de Policía Científica en las labores de identificación de cadáveres. Nada que ver con la mochila... Ni la encontraron, ni tuvimos conocimiento de ello...». Esas contundentes palabras fueron pronunciadas el 8 de julio de 2004 en la Comisión de Investigación del Parlamento por el comisario Miguel Angel Santano, que durante los sucesos del 11-M era jefe provincial de la Policía Científica y que en el momento de su declaración parlamentaria ya había sido ascendido a comisario general del departamento.

Sin embargo, EL MUNDO ha tenido conocimiento de que al menos dos de los policías que estuvieron a las órdenes de Santano en el 11-M plantean serias diferencias sobre la versión dada por el que aquella noche era su jefe. Esos dos inspectores, Juan Luis M.V. y José R.D., aseguran, mediante minutas o notas informativas internas -que se remitieron al juez Del Olmo el pasado mes de marzo- que la brigada tuvo conocimiento del caso de la mochila y que, además, participó activamente en todo el dispositivo que rodeó a la desactivación.

Hay que recordar que el pasado 16 de marzo el instructor del 11-M envío un requerimiento «a todas las dependencias policiales» para que remitieran al Juzgado cualquier tipo de documentación sobre los atentados. Desde la Brigada Provincial de Policía Científica se le remitieron los documentos que aún se conservaban sobre las pesquisas del 11-M.

En esos informes remitidas al juez Del Olmo queda claro que los inspectores estuvieron directamente involucrados en todo el dispositivo montado alrededor de la mochila y que incluso fueron requeridos desde la Brigada Provincial.

En una de las minutas del inspector jefe Juan Luis M. V. se produce una contradicción directa con la versión ofrecida por su superior el 8 de julio de 2004. Juan Luis M.V. explica su actuación el día de la masacre e indica que, tras trabajar en la recogida de «restos humanos en la estación de Atocha» se dirigió a los pabellones de Ifema: «En dicho lugar nos pusimos a las órdenes del comisario jefe de esta Brigada, el señor Santano, colaborando en las labores de identificación de cadáveres».

Según publicó este diario, un macroinforme policial remitido al juez Del Olmo en agosto del año pasado afirma que la mochila desactivada finalmente en Vallecas «pudo ser manipulada por personas no identificadas en el Ifema».

El inspector jefe pormenoriza aún más su actuación: «Estando en dichas instalaciones y siendo aproximadamente las 3.50 horas recibí una llamada telefónica a mi teléfono móvil procedente de esta brigada y efectuada por el subinspector D. M. en la que me informaba que la sala del 091 había requerido nuestra presencia en el parque Azorín ya que habían trasladado una mochila bomba desde la Comisaría del Puente de Vallecas y antes de explosionarla los Tedax necesitaban nuestras gestiones». El inspector jefe, además, realiza un detallado informe en su minuta de cómo actuaron los funcionarios de la brigada en la desactivación. «Nos pusimos a las órdenes de una persona que se encontraba en compañía de un equipo Tedax y funcionarios de indicativos Z, siendo informados por los mismos que se trataba del Comisario General de Seguridad Ciudadana [en aquel momento Santiago Cuadro Jaén], persona que, teléfono en mano, dirigía la operación».

Refleja que inicialmente se les «ordenó fotografiar» la mochila, pero que hasta su desactivación no pudieron «observarla directamente». Asegura que el comisario general de Seguridad Ciudadana, ante el riesgo de que el flash electrónico de la cámara pudiera activar el explosivo, «nos aconsejó que colocáramos la cámara en modo operativo (colocásemos la distancia focal y la velocidad de obturación) y se la entregásemos a un miembro del equipo Tedax para que éste realizara el reportaje fotográfico». «Acabada la operación fotográfica nos entregó la cámara y se nos aconsejó permanecer lejos del lugar donde se encontraba la bolsa ya que, a continuación, se iba a proceder a su desactivación», dice.

Tras la desactivación, el inspector jefe Juan Luis M.V. detalla: «Finalizada la misma nos acercamos al lugar observando sobre el suelo una bolsa oscura tipo basura rota por uno de sus extremos. Al intentar fotografiar el estado en el que había quedado, se nos invitó a abandonar el lugar diciéndonos que 'ya no hacían falta más fotos'».

Y después, el inspector jefe y subordinado del comisario Santano se quedó sin la prueba fundamental, las fotos de la mochila: «No se puede precisar a qué miembro de los Tedax se le hizo entrega del carrete fotográfico de color para su relevado, siguiendo instrucciones de los mismos por tratarse de un suceso tan especial. Rápidamente el dispositivo se levantó abandonando el parque los distintos equipos».

Juan Luis M.V. explica lo que sucedió al regresar a la brigada: «Sobre las 5.00-5.30 horas soy informado por el subinspector D. M. de que ante la sospecha de que en esta brigada pudiera encontrarse alguna mochila-bomba como la que acababa de aparecer procedente de la Comisaría del Puente de Vallecas, ha establecido contacto telefónico con el jefe de la brigada, señor Santano Soria, sobre las mochilas y bolsas situadas en el interior del despacho ubicado en la segunda planta de esta brigada y correspondiente al jefe de la Sección Tercera, señor Antonio A. y procedentes de los trenes».

«Por último, se hace constar que de la actuación en el parque Azorín sobre el reportaje fotográfico de la mochila se informó mediante minuta firmada por el que suscribe al comisario jefe de la Brigada Provincial de Policía Científica de Madrid», finaliza el escrito. En aquellos momentos, ese cargo estaba ocupado por Santano. Al declarar en la Comisión, obvió los hechos narrados por su agente.

En el informe remitido a Del Olmo por Juan Luis M.V. también se adjunta una fotocopia del libro oficial de telefonemas de la brigada durante la noche del 11-M. Y se recoge: «Correspondiente al telefonema número 512 en el que la sala del 091 informa de la mochila bomba en la comisaría del Puente de Vallecas, firmado por el subinspector, y la diligencia de intervención en el parque Azorín firmada por el funcionario que redacta la presente».

Esa minuta o nota informativa interna está fechada el 21 de marzo del presente año -después de que Del Olmo requiriera todo tipo de documentación sobre los atentados- y ya consta en el sumario sobre los atentados del 11-M.

EL MUNDO también ha podido confirmar que existe otro informe enviado desde la Brigada Provincial de Policía Científica al Juzgado y firmado por otros dos inspectores donde se corrobora algunos de los extremos ya apuntados por el inspector jefe Juan Luis M.V. Ese informe, que está fechado el pasado 27 de marzo, corresponde al inspector José R. D. y el relato que hace el funcionario policial está ratificado y firmado por una compañera, la inspectora Raquel M. G. El inspector explica cómo la noche del 11 al 12 de marzo recibió primero una llamada del propio inspector jefe, Juan Luis M. V., y después una segunda desde la propia Comisaría del Puente de Vallecas.

El inspector José R.D. también refleja en el escrito enviado al juez Del Olmo la siguiente llamada telefónica: «Al poco rato, el inspector que suscribe recibe otra llamada procedente de la Comisaría del Puente de Vallecas por la que le preguntan si había remitido desde el pabellón número 6 de Ifema a la Comisaría una mochila que contenía una bomba; se le contesta que no se ha remitido nada, menos aún una bomba, y que no entendía por qué le hacían esa pregunta, a lo que no le respondieron y se negaron a identificarse por teléfono». Al día siguiente, al volver a la brigada, el inspector José R.D. pregunta por el motivo de las llamadas recibidas durante la noche anterior. El inspector Juan Luis M. V. le indica que estaban motivadas porque se había recibido una mochila con una bomba en Puente de Vallecas «y que no se sabía su procedencia».

«No tuvimos ningún tipo de intervención»

MADRID.- El 8 de julio de 2004, Miguel Angel Santano declaró en la Comisión de Investigación del Congreso y dijo, a preguntas de los diputados Jaime Ignacio del Burgo (UPN-PP) y Jordi Jané (CiU), cuál fue su intervención y la de sus hombres en los sucesos del 11-M:

- Jaime Ignacio del Burgo: ¿Fueron sus funcionarios en Ifema quienes encontraron la mochila con explosivos?

- Santano: Ni la encontraron, ni tuvimos conocimiento de ello ni mis funcionarios ni yo.

- Del Burgo: ¿Conoce cómo llegó la decimotercera [bomba] a la Comisaría de Vallecas?

- Santano: ¿La mochila? Lo desconozco por completo [...]

- Jordi Jané: En cuanto a la bolsa que no explotó dentro de la cual había un teléfono móvil. ¿Cuál fue la intervención de su brigada?

- Santano: Ningún tipo de intervención.

- Jané: ¿Estamos hablando de la noche del viernes?

- Santano: De la noche entre el 11 y el 12. Esa noche, como he dicho antes, había estado en Ifema, creo recordar que hasta que mis funcionarios terminaron la actuación, luego siguieron en la Comisaría General, y debían ser la 1.45 o las 2.00 horas cuando me marché de allí. Al poco tiempo de llegar a mi casa, serían las 2.45 horas, cuando el jefe de grupo de mi brigada me dijo que había aparecido la famosa mochila de Vallecas y que se iba a actuar sobre el tema.

- Jané: ¿A qué hora más o menos?

- Santano: Me debieron informar de ello sobre las 2.45 o las 3.00 horas de la madrugada del 11 al 12. Me dijeron que se había encontrado, ya no sé nada más.

- Jané: A partir de esa información ustedes no realizan ningún tipo de...

- Santano: Eso ya es competencia de la Comisaría General y, por supuesto, de los servicios de desactivación de explosivos... Mi brigada no hizo nada.

- Jané: ¿No participó ningún agente de su brigada en encontrarla ni en trasladarla?

- Santano: Absolutamente en nada.

Una información de A. Rubio y F. Lazaro publicada por el diario EL MUNDO el lunes 9 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Blog alojado en ZoomBlog.com