El Blog

Calendario

<<   Octubre 2006  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      

Sindicación

Foros

Un Suplemento de

Alojado en
ZoomBlog

17 de Octubre, 2006

La Policía Científica no pudo acceder durante varias horas a los cadáveres de los "suicidas" de Leganés

Por Narrador - 17 de Octubre, 2006, 20:00, Categoría: Explosión de Leganés

Nadie ha sido capaz de explicar todavía por qué no se hicieron autopsias a los supuestos suicidas de Leganés, a pesar de que la Ley exige su práctica en toda muerte violenta. Pero no es esto lo único extraño en lo que respecta al tratamiento que se dio a los cuerpos encontrados en Leganés. Cuando la Policía Científica se personó en el Instituto Anatómico Forense para examinar los restos y tomar muestras de los cadáveres de los “suicidas”, se les impidió hacerlo. La Policía Científica no pudo acceder a los cuerpos hasta más de siete horas después, durante las cuales los cuerpos estuvieron bajo control del especialista en antropología forense que el PSOE llevó a la Comisión de Investigación del 11-M.

L D (Luis del Pino) Después de la explosión del piso de Leganés, el desescombro y la recogida de restos continuaron a lo largo del domingo 4 de abril de 2004. Ambas operaciones estaban dirigidas in situ por la juez Teresa Palacios. Los restos de los presuntos suicidas fueron enviados al Instituto Anatómico Forense para realizar los correspondientes estudios y cumplimentar los trámites legales.

En el Instituto Anatómico Forense no se encontraba la directora, Carmen Baladía, que acababa de tomar un permiso pocos días antes con el que esperaba poder recuperarse del tremendo desgaste vivido desde el fatídico 11-M, cuando le tocó hacerse cargo de organizar todas las autopsias de las víctimas en aquella morgue improvisada en que se convirtió el IFEMA.

En su lugar, Carmen Baladía había dejado como responsable del Instituto al doctor Pera, como director en funciones. Sin embargo, quien se hizo cargo de la situación tras la explosión del piso de Leganés no fue el doctor Pera, sino el jefe de la Sección de Antropología del Instituto, José Luis Prieto Carrero, que hizo caso omiso del director en funciones y se puso al mando de todo lo relacionado con los cuerpos de los “suicidas”, sin que el doctor Pera pudiera impedirlo.

A las 11:30 de la mañana del lunes 5 de abril, funcionarios de la Sección de Antropología y Biología de la Comisaría General de Policía Científica se personaban en el Instituto Anatómico Forense para colaborar en el examen de los cadáveres y tomar muestras de ADN de los restos, con vistas a su identificación. Sin embargo, el doctor Prieto se encaró con los funcionarios de Policía Científica y, de forma un tanto incorrecta, les dijo que el examen de los restos sería realizado por el personal a su cargo y que no les iba a permitir la toma de muestras de ADN si no recibía una orden por escrito de la juez del caso, ya que tenía órdenes de enviar las muestras al Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses (INTC) de Madrid. Tras eso, les dijo a los miembros de la Policía Científica que volvieran a las seis.

A las 18:00 volvían a presentarse los funcionarios policiales en la sede del Instituto Anatómico Forense, volviéndoseles a reiterar que ya se estaban encargando de la toma de muestras de ADN los miembros del INTC y que no se les iba a permitir el acceso a menos que se recibiera orden escrita de la juez. La propia juez Teresa Palacios, que continuaba supervisando las labores de desescombro en Leganés, llamó por teléfono al doctor Prieto para ordenarle que permitiera el acceso de la Policía Científica a los cadáveres. Pero ni siquiera eso bastó, ya que Prieto se negó hasta que la juez no enviara sus órdenes por escrito, cosa que desde Leganés, obviamente, no podía hacer. Finalmente, después de muchos dimes y diretes, se permitió a los funcionarios policiales tomar las muestras de ADN que venían buscando, tras lo cual se marcharon.

Fue el equipo del doctor Prieto quien realizó los estudios antropológicos, toxicológicos y radiológicos de los cadáveres de los presuntos suicidas. Sin embargo, lo sorprendente es que no se redactaron los preceptivos informes legales de autopsia. La irregularidad es de tal calibre que Del Olmo tuvo que solicitar, dos años después, que el doctor Prieto redactara los informes de autopsia. Pero ya era tarde. Del Olmo podía ordenar que se hiciera una segunda autopsia (o, mejor dicho, una primera autopsia), pero lo que no podía era ordenar que se redactara un informe de una autopsia que no se había hecho. Ante la advertencia que la directora del Instituto Anatómico Forense hizo llegar a Del Olmo, en el sentido de que su petición era irregular, el juez optó por anular su petición de que se redactara ese informe. Con lo cual, el sumario del 11-M no contiene en estos momentos ningún verdadero informe de autopsia de los suicidas de Leganés.

El doctor Prieto protagonizó también en la Comisión de Investigación del 11-M otro episodio peculiar. El Partido Socialista le convocó a la Comisión para contrarrestar mediáticamente el testimonio de Carmen Baladía, y lo hizo citándole en calidad de “Subdirector del Instituto Anatómico Forense”, cargo que no sólo no ostentaba dicho doctor, sino que ni siquiera existía: en el Instituto Anatómico Forense no había subdirector. El propio Prieto tuvo que mandar un escrito aclarando que él no era subdirector del Instituto, a pesar de lo cual su comparecencia no fue anulada.

Resulta llamativo, en la secuencia de acontecimientos vividos tras la explosión del piso de Leganés, el interés en que los funcionarios de la Comisaría General de Policía Científica no accedieran a los cadáveres. ¿Qué era lo que no debían ver? No es el único caso en que se trató de dejar al margen, como ya saben los lectores de Libertad Digital, a la Policía Científica: los restos de los focos de explosión de los trenes tampoco fueron enviados a la Policía Científica para su análisis, como tampoco se permitió a los funcionarios de Policía Científica fotografiar la mochila de Vallecas tras su desactivación. ¿Quién trató de dejar al margen a la Policía Científica en muchos aspectos clave de las investigaciones del 11-M? ¿Y por qué motivo?

En el caso de los “suicidas” de Leganés, ¿se estaba intentando ocultar algo? ¿Por qué impedir el acceso, si no, de los funcionarios policiales? ¿Y por qué no se firmaron informes de autopsia?

Información de Luis del Pino publicada por el diario libertaddigital.com el martes 17 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

El Gobierno dice que ha cumplido lo que le pidieron tras el 11-M

Por Narrador - 17 de Octubre, 2006, 10:00, Categoría: Comisión de Investigación

Hasta el pasado mes de junio ha pagado más de 61 millones de euros a las víctimas de la mayor masacre cometida en España

MADRID.- El Gobierno asegura que ha cumplido las recomendaciones que aprobó la Comisión del Congreso de los Diputados tras los atentados terroristas del 11 de marzo de 2004, cometidos en Madrid, tanto las referidas a atender a las víctimas de esa masacre como las encaminadas a mejorar la seguridad de España frente al terrorismo internacional.

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, anunció en mayo de 2004 que el Ejecutivo iba a llevar a la práctica lo que dijera el Congreso. En cumplimiento de esa promesa, ahora ha enviado un informe a esa Cámara en el que, entre otras cosas, indica que en los Presupuestos Generales del Estado ha subido a casi 900.000 euros los 600.000 que se habían destinado en el año anterior para atender a las víctimas y a sus familiares.

Además, según ese informe del Gobierno -al que ha tenido acceso EL MUNDO- el Ministerio del Interior ha autorizado conceder 642 ayudas económicas por un total de más 1.170.000 millones de euros.

Se trata de tercer informe de cumplimiento de esos compromisos parlamentarios que el Gobierno envía al Congreso. Y, en él, la vicepresidenta asegura que el Gabinete de Rodríguez Zapatero ha cumplido sus compromisos, entre ellos el de aprobar «pensiones excepcionales» para las víctimas de esos atentados.

Entre los datos que el informe del Gobierno incluye se encuentra también el de que hasta el mes de junio del año 2006 se habían pagado más de 61 millones de euros a las víctimas de los atentados del 11-M.

La Comisión que analizó esos atentados en el Congreso durante casi un año también recomendó que se facilitara a las víctimas extranjeras del 11-M la posibilidad de que adquirieran la nacionalidad española o que obtuvieran un permiso de residencia o de trabajo. El Gobierno ha explicado que, hasta el pasado verano, ha tramitado 338 expedientes.

Pero el Gobierno también incluye otros datos en el informe que ha remitido al Congreso de los Diputados. Entre ellos, por ejemplo, las medidas que ha puesto en marcha para que las víctimas del 11-M tengan preferencia respecto a otros ciudadanos a la hora de obtener ayudas directas para préstamos o para alquilar viviendas, entre otras medidas.

Más seguridad

El Congreso -a propuesta del PSOE y con el apoyo de CIU, ERC, PNV y el Grupo Mixto- también recomendó al Gobierno que adoptara otras medidas para mejorar la seguridad de España frente a la posibilidad de ataques por parte del terrorismo internacional. En este sentido, el Ejecutivo socialista ha comunicado al Parlamento que ha cumplido esas propuestas.

Una de las cuestiones que el Gobierno ha llevado a cabo, según su respuesta, ha sido la constitución de un mando unificado de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Además, entre otras cosas, se ha acordado que los distintos cuerpos y fuerzas policiales dispongan de bases de datos conjuntas a las que puedan acceder sin ninguna dificultad.

Pero la propuesta del Gobierno, en cumplimiento de las recomendaciones que adoptó en su día la Comisión parlamentaria, no se ha quedado en eso. También plantea la elaboración de un nuevo plan para combatir el terrorismo, que incluye la necesidad de preparar con una especialización a jueces y fiscales para que intervengan en los asuntos de terrorismo.

Una de las cuestiones a las que hace referencia el Gobierno en su escrito remitido al Congreso consiste en el hecho de que se ha elaborado un plan de control sobre los explosivos, por parte de la Guardia Civil, que ha permitido realizar casi 200 inspecciones cada día.

El Gobierno también ha indicado en su informe que ha llevado a cabo otras recomendaciones aprobadas por la Comisión de Investigación del 11-M, que fueron ratificadas por el Pleno del Congreso de los Diputados el día 30 de junio del año pasado.

Entre esas propuestas figuran más de 130 medidas que fueron aprobadas por todos los grupos parlamentarios, con excepción del PP, todas ellas encaminadas a mejorar la protección a las víctimas de los atentados del 11 de marzo de 2004 y, al mismo tiempo, a adoptar medidas para evitar que se pudiera repetir un ataque terrorista de características similares.

Información de Agustín Yanel publicada por el diario EL MUNDO el martes 17 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

"El 11-M y demás" por Federico Jiménez Losantos

Por Narrador - 17 de Octubre, 2006, 9:00, Categoría: Opiniones

La encuesta que publicaba ayer este periódico acerca del 11-M prueba muchas cosas, y ninguna buena para el PP. Naturalmente, no me refiero a Zaplana, Del Burgo, Alicia Castro o Angel Acebes, que han salvado el honor de 700.000 militantes y 10 millones de votantes. Hablo de esa cohorte de melifluos arrioleros (no confundir con los arrieros, aunque anden con burros) que se ha cansado de repetir para halagar las orejas de Polanco y sus satélites que «el PP no puede hacer del 11-M el centro de su labor de oposición». Qué gansada. Que me digan en qué ha consistido la labor de oposición política por parte de Gallardón, además de poner ridículas querellas contra mí y atacar a la Cope, siempre para satisfacer al nuevo Sánchez Junco y al ametrallador del Dragon Rapide; bueno, y atacar a Esperanza Aguirre; bueno, y respaldar a Piqué, o lo que es lo mismo, atacar a Acebes y Zaplana; bueno, y preparar el puñal contra Rajoy, que sigue haciendo como si no se enterase de la historia de Vellido Dolfos, hijo de Dolfos Vellido; bueno, y cargarse el belén de la Puerta de Alcalá para jorobar a su predecesor Alvarez del Manzano, tres mayorías absolutas, y a los que van a misa. Que alguien me diga, por caridad, algo que haya hecho Gallardón que no vaya contra el PP. El amigo sardo de Fefé sí que ha hecho del ataque a la investigación del 11-M el centro de su tarea de oposición a la dirección del PP. Insisto: para halagar a Polanco y ZZPaff.

Pero el 67% de los ciudadanos, según la encuesta de Sigma Dos publicada ayer, dice que no se sabe qué pasó el 11-M, nada menos que dos años después de que ZP lo supiera todo. Y la mayoría no sabe qué explosivos hicieron volar cuatro trenes, pese a que la fiscal Olga Sánchez dice que Goma 2 Eco y vale ya, tal vez porque tiene acceso al informe que según la Policía no ha podido hacerse porque en cuatro trenes volados no han conseguido encontrar el menor vestigio de explosivos, dinamitas y demás. Y nada menos que un tercio piensa que ha sido ETA. Y, sobre todo, atención, el 75% defiende que la prensa siga investigando, porque entiende que ni jueces, ni policías ni Parlamento quieren hacerlo. Imaginemos que en vez del 11-M fuera cualquier asunto grave el que así se impusiera en la opinión pública. ¿Qué debería hacer la oposición? Lo normal sería insistir en lo que al pueblo relativamente soberano se le oculta, pese a interesarle: quién fue el autor de la masacre del 11-M. Teniendo en cuenta que además esa masacre se perpetró para echar del poder al PP y cambiar radicalmente la historia de España, hasta aniquilarla, ¿alguien puede repetir esa sandez de que «los que digan los jueces que han sido los del 11-M, esos habrán sido, y el PP lo respaldará»? Pues menos mal que Rajoy ha dejado hacer a Zaplana y compañía. Si no, estaría 14 puntos por debajo de ZP.

Publicado por el diario EL MUNDO el martes 17 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Interesada filtración a ABC y EL PAIS sobre las respuestas del Gobierno a las 300 preguntas realizadas por el PP

Por Narrador - 17 de Octubre, 2006, 8:00, Categoría: Vínculos entre ETA e Islamistas

El Gobierno pone a Díaz de Mera como «testigo cualificado» para despejar las «dudas» sobre el suicidio de Leganés

MADRID. El Ministerio del Interior envió ayer al Congreso de los Diputados las respuestas a las 300 preguntas formuladas por los diputados populares Jaime Ignacio del Burgo y Alicia Castro, en las que se recogen todas las «dudas» e insinuaciones que sobre el 11-M realizan desde hace tiempo los «teóricos de la conspiración». Una de estas respuestas cita al ex director general de la Policía y actual eurodiputado Agustín Díaz de Mera como «testigo cualificado» para acabar con las «sospechas» que sobre el suicidio de Leganés hacen los citados «teóricos».

En concreto, la pregunta de Alicia Castro plantea si en «los explosivos cercanos o adosados a los cuerpos de los presuntos terroristas que, supuestamente, se suicidaron el 3 de abril de 2004 (sic) estaban preparados para explotar o más bien su puesta en escena era a modo de señuelo».

El Departamento de Rubalcaba responde a esta pregunta con la declaración que Díaz de Mera hizo ante la comisión parlamentaria del 11-M. El ex director general de la Policía dijo: «Cuando se produjo la primera explosión, la que hicimos nosotros para derribar la puerta, aparecieron los terroristas, gritando, disparando, y ya se pudo apreciar que las intenciones que tenían eran las de morir matando. Entonces se produjo la explosión provocada por ellos, presumo que por simpatía explotaron las demás, lo que llevaban sus cinturones en los cuerpos». En su respuesta, el Ministerio dice que se remite a «lo manifestado por un testigo cualificado».

La fórmula de Bensmail

Otra de las 300 respuestas, a las que ha tenido acceso ABC, se refiere a la fórmula que de la cloratita tenía en su celda el islamista Abdelkrim Bensmail, lugarteniente de Allekema Lamari, uno de los terroristas que se suicidó en Leganés. Pues bien, el Gobierno aclara que la fórmula que tenía escrita el islamista «no coincide con la de la cloratita encontrada en los manuales de ETA».

La figura de Bensmail es el hilo conductor de un buen número de las preguntas planteadas por el PP. Varias de ellas hacen referencia a los contactos que el terrorista tuvo en la cárcel con el colaborador del CNI y dirigente socialista en Gijón Fernando Huarte. Según el Gobierno, ambos tuvieron tres comunicaciones: el 9 de marzo de 2002, el 14 de abril del mismo año y el 9 de octubre de 2004. El Ejecutivo en su respuesta señala que dos de estas comunicaciones, que tuvieron lugar durante la etapa de gobierno del PP, «se ignora si se grabaron; no existen en los archivos de la Dirección General de Instituciones Penitenciarias». En cuanto a la comunicación que ambos mantuvieron el 9 de octubre, fue intervenida por motivos de seguridad y la cinta con la grabación fue remitida al Juzgado Central número 6 de la Audiencia Nacional.

Por el contrario, en otra respuesta, el Gobierno reconoce que no ha podido determinar «ni el lugar de emisión, ni el autor del envío, ni la hora exacta de recepción» del fax que escrito por «El Tunecino» fue enviado a la Redacción de ABC el 3 de abril de 2004, el mismo día del suicidio de los siete terroristas en Leganés.

Información de D. Martínez y P. Muñoz publicada por el diario ABC el martes 17 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


El Gobierno niega la vinculación de ETA y el 11-M que el PP sugiere en otras 238 preguntas 

La fórmula de la cloratita hallada a un islamista no coincide con la usada por los etarras

Madrid - El Gobierno niega una vez más, basándose en la investigación judicial y policial del 11-M, la vinculación entre ETA y los islamistas que cometieron el atentado. Así figura en las más de 300 respuestas enviadas al Congreso de los Diputados para contestar a los 238 escritos en forma de pregunta remitidos por el PP. Los diputados populares intentaban, a través de sus preguntas, sugerir la vinculación de ETA con el atentado del 11-M y pedían que se investigasen de nuevo aspectos sobre los que el PP y su entorno mediático han lanzado en los últimos meses múltiples sospechas.

El PP remitió hace más de un mes cientos de preguntas sobre el 11-M que, en muchos casos, ya habían sido contestadas por el Gobierno o tienen una respuesta clara en el sumario del 11-M que instruye el juez Juan Del Olmo. Lo que sigue es un resumen de esas respuestas:

- La fórmula de la cloratita en la celda de Bensmail. En el registro de la celda del islamista Bensmail, durante la operación Nova que desarticuló una célula que, desde distintas cárceles, planeaba atentados contra la Audiencia Nacional, se hallaron unos papeles en posesión del terrorista con notas manuscritas. En una de esas notas aparecía la fórmula de la cloratita, explosivo utilizado habitualmente por ETA. Hace sólo unas semanas, los medios afines al PP, resucitaron este descubrimiento, puesto en conocimiento del juez hace dos años y hecho público en todos los medios de comunicación entonces, para asegurar que la fórmula de la cloratita encontrada era similar a la que empleaba ETA. El Ministerio del Interior, en su respuesta al PP, desmiente este hecho con el que se quería vincular de nuevo a ETA con el 11-M: "La cloratita es una mezcla explosiva comúnmente conocida, de tal manera que la información relativa a su composición es accesible. En cualquier caso", explica Interior, "la fórmula encontrada a Bensmail no coincide con la fórmula de la cloratita encontrada en los manuales de ETA".

- La afiliación del islamista Almallad. El PP sigue empeñado en conocer el nombre de los militantes socialistas que avalaron la afiliación a ese partido de Mohannad Almallah, islamista detenido en relación con el 11-M. El Ministerio del Interior señala que esa información no está sometida a control parlamentario ya que está amparada por la legislación vigente en materia de protección de datos. No obstante, aclara: "El PSOE no exige el requisito de aval desde 2001".

- Contactos en las cárceles. El Ministerio del Interior confirma al PP que se controlan los contactos existentes entre presos islamistas y etarras en las cárceles españolas. Y aclara: "En todo caso, el seguimiento, hasta estos momentos, no ha evidenciado la existencia de contactos o relaciones, fuera de las propias de compartir el espacio físico en algunos departamentos".

- El 'supuesto' suicidio de Leganés, según el PP. Las preguntas de los diputados populares van dirigidas a cuestionar todo lo ocurrido en el suicidio de Leganés. El Ministerio del Interior recurre al auto de procesamiento del juez Del Olmo para precisar qué policías declararon cuestiones en relación con el suicidio de los terroristas que el PP pone en duda. Y añaden: "En la operación de Leganés, en la que estaba presente y respaldó la decisión policial el entonces director general de la Policía, Agustín Díaz de Mera, hablaron con los suicidas los miembros de los GEO, según consta en sus declaraciones".

Nuevas investigaciones. "En relación a la cuestión que interesa su señoría, el Ministerio del Interior señala que, como siempre, colaborará y colaborará con cuantas investigaciones lleve a cabo el ministerio fiscal o la autoridad judicial respecto de aquellas actuaciones que consideren necesarias para el esclarecimiento de los hechos que pudieran ser delictivos. En todo caso, las fuerzas y cuerpos de Seguridad del Estado, bajo la supervisión judicial, continuarán aportando a tal fin todos aquella datos nuevos que en su caso pudieran aparecer".

Así contesta el Gobierno a todas las preguntas donde el PP se interesa por la apertura de una nueva investigación en relación con las cuestiones que consideran dudosas. En todas esas cuestiones, los dirigentes del PP y su entorno mediático, implican a policías, guardias civiles, servicios de información extranjeros e incluso al propio PSOE en la ocultación de pruebas o en la obstaculización de la investigación judicial.

Información publicada por el diario EL PAIS el martes 17 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


De cuestiones-trampa y seguimientos inútiles 

Madrid - El PP sugiere en una de sus preguntas que los GEO que intervinieron en Leganés, a las órdenes del equipo policial que mandaba el Gobierno en funciones del PP, no grabaron su intervención como es habitual en estos casos. El Ministerio del Interior contesta: "Los GEO no graban nunca sus intervenciones en vídeo. En caso de actuar conjuntamente con otros servicios como es el caso de aprehensiones de droga puede ser que el servicio con el que colabora sí lo grave. La peligrosidad de la operación de Leganés desaconsejó cualquier intervención como la referida grabación".

Hay otras preguntas-trampa, como la que se refiere a la inexistencia de metralla en las inspecciones realizadas a los trenes, pese a que en el sumario del 11-M aparecen múltiples informes que reflejan justamente lo contrario. Interior responde: "El auto de procesamiento sí recoge la existencia de metralla".

Del resto de respuestas remitidas por el Ministerio del Interior al Congreso de los Diputados, destacan las siguientes:

- Errores. El Ministerio del Interior asegura que la declaración del jefe de los Tedax en relación con el hallazgo de nitroglicerina -componente de la dinamita Titadyne utilizada por ETA pero no de la Goma 2- en los trenes de la muerte fue un error reconocido por el propio policía. También señalan que fruto de un error informático, una de las notas de la policía se dirigía hacia un teléfono de presidencia del Gobierno y aclara: "Ni la nota fue retocada ni se trata de procedimiento alguno".

- Trashorras y ETA. El ex minero José Emilio Suárez Trashorras, procesado por facilitar a los terroristas la dinamita con la que cometieron el atentado de los trenes, no ha tenido relación con ETA, según la investigación policial y judicial. El Ministerio del Interior lo confirma en su respuesta: "No existe constancia de la relación de Emilio Suárez Trashorras con la venta o cesión de dinamita a los miembros de la banda terrorista ETA". También niega Interior en una de sus respuestas que Trashorras contase a los policías que El Chino, suicida de Leganés y uno de los autores del 11-M, le había dicho que conocía a uno de los etarras detenidos cuando transportaba hacia Madrid más de 500 kilos de explosivos.

El Ministerio del Interior también ratifica que nunca se rompió la cadena de custodia de la mochila con la bomba que fue desactivada y que permitió abrir una de las líneas de investigación más importantes.

Información publicada por el diario EL PAIS el martes 17 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Blog alojado en ZoomBlog.com