El Blog

Calendario

<<   Octubre 2006  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      

Sindicación

Foros

Un Suplemento de

Alojado en
ZoomBlog

20 de Octubre, 2006

La juez imputa al mando policial que eliminó la referencia de ETA e islamistas

Por Narrador - 20 de Octubre, 2006, 9:00, Categoría: Informe del Acido Bórico

Baltasar Garzón exculpó al superior de los tres peritos porque la supresión «era necesaria»

Madrid - La investigación relacionada con el informe donde se relacionada a ETA con los atentados del 11-M ha dado una nueva vuelta de tuerca. Si los tres peritos que firmaron el documento, Isabel López Cidad, Manuel Escribano y Pedro Manrique, pasaron sin solución de continuidad de testigos a imputados por Baltasar Garzón, ahora ha sido el superior de ellos, Francisco Ramírez, quien de ser totalmente exculpado por Garzón tendrá que declarar hoy como imputado por un delito de falsedad. Ramírez fue quien suprimió el párrafo del informe donde se establecía la relación entre ETA y los islamistas, y quien, ante la negativa de Escribano a firmarlo, fue lo asumió como propio y lo ratificó con su firma.

La titular del Juzgado de Instrucción número 35 de Madrid, Gemma Gallego, ha decidido imputar al jefe de Analítica de la Policía Judicial dentro de la querella que instruye contra los mandos policiales de los tres peritos.

La juez, además, tiene pendiente de resolver el recurso interpuesto por los tres agentes contra su imputación, aunque antes debe recibir los informes preceptivos de las partes personadas en la causa.

La decisión de esta magistrada es completamente contradictoria con el criterio que adoptó en su día Garzón, quien no sólo exculpó a Ramírez de cualquier responsabilidad, sino que, además, avaló su decisión de retirar las relaciones con ETA, a través del ácido bórico encontrado en el domicilio de uno de los acusados del 11-M, en el informe suscrito por los tres peritos.

Normas de control

En concreto, el juez Garzón señalaba, en el auto donde se inhibía de esta causa a favor de los juzgados de Plaza de Castilla, que la eliminación de esas observaciones «era no sólo oportuna, sino necesaria, porque ni eran ciertas ni científicamente eran sostenibles. Además, destacaba en su resolución que quien visó el informe «tenía la obligación de cumplir esas normas de control de la Comisaría General de Policía Científica», y ello, a pesar de que «no se hubiera sugerido la posible conexión ETA-islamistas».

Además, aseguraba al respecto que las referencias al hallazgo de ácido bórico en un piso de ETA en el informe pericial que elaboraron Escribano, López Cidad y Manrique sobre el 11-M «no respondía al interés de sugerir la investigación de hechos relacionados, ya que eran inexistentes, sino generar una apariencia sin sustento real alguno, que vinculara a la organización terrorista ETA con los atentados terroristas del 11 de marzo de 2004 en Madrid».

«Al menos, un delito»

En cuanto al hecho de que se sustituyese el nombre del perito inicial, Escribano, por el de Ramírez, el juez entendía que «dicha alteración, como se comprueba en las veces que se ha usado el tippex en ese libro, es algo habitual y quien efectúa las correcciones es el funcionario encargado del libro, con los datos que le suministraban». Es decir, añadía al respecto, no se observaba «ilícito alguno en una función que puede o no estar bien hecha, pero que no excede de la normalidad laboral del que la realiza, ni oculta nada».

Sin embargo, el fondo de la decisión de la juez Gallego sí viene a ser en buena parte coincidente con la tesis sostenida por la Sala Penal de la Audiencia Nacional, la cual, en la resolución donde decidía que la competencia era de los juzgados ordinarios de Madrid, ya veían una posible responsabilidad en los responsables policiales. En concreto, sus magistrados ponían de relieve que del examen de todos los documentos se llegaba a la conclusión de la existencia «de indicios suficientes para proceder a investigar la posible comisión de, al menos, un delito de falsedad en documento público, por la incorporación al sumario 20/04 -atentados del 11 M- de un documento inicial -informe pericial del Cuerpo Nacional de Policía- alterado en su contenido y/o en la persona que realiza la pericia y la asume con su número profesional y firma».

Información de F. Velasco publicada por el diario LA RAZON el viernes 20 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

«La superioridad le dijo a nuestro jefe que había que eliminar lo de ETA»

Por Narrador - 20 de Octubre, 2006, 8:30, Categoría: Informe del Acido Bórico

MADRID.- El policía Francisco Ramírez, jefe de los tres peritos que elaboraron un informe sobre el 11-M en el que mencionaron a ETA, deberá comparecer hoy como imputado ante la juez Gemma Gallego.

Ramírez es uno de los mandos policiales contra los que pesa una querella por presuntos delitos de falsedad documental, presentación en juicio de documento falso y encubrimiento. Se le atribuye haber alterado el dictamen de sus subordinados, suprimiendo las observaciones que hacían referencia a ETA y figurando él como autor de las pruebas analíticas que, en realidad, hicieron Manuel Escribano, Isabel López y Pedro Manrique. El informe así manipulado fue remitido al sumario del 11-M.

Manrique y Escribano declararon ante el juez Garzón que, cuando Ramírez rechazó su informe, manifestó que «la superioridad le dijo que había que eliminar lo de ETA».

Gemma Gallego, titular del Juzgado de Instrucción número 35 de Madrid, tramita unas diligencias previas abiertas a raíz de una querella presentada el 22 de septiembre por la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M.

La querella se dirige, entre otros, contra el ex comisario general de Información Telesforo Rubio; el secretario general de la Comisaría General de Policía Científica Pedro Luis Mélida, y el jefe de sección de esta última comisaría Francisco Ramírez. Éste será el primero de los querellados en declarar ante la juez instructora, que lo ha citado para hoy como imputado por un presunto delito de falsedad documental.

Ramírez, jefe de los peritos que elaboraron un informe sobre el 11-M en el que se mencionaba a ETA, figuraba como querellado en otra querella interpuesta por la Plataforma Justicia y Libertad en la Audiencia Nacional y que la Fiscalía envió específicamente al juez Garzón.

En una llamativa actuación, el juez de la Audiencia Nacional imputó por falsedad documental a los peritos autores del informe y exoneró a los mandos policiales que lo manipularon y que eran los querellados.

Garzón acabó inhibiéndose de este asunto después de dos pronunciamientos de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional en los que indicó que este órgano no era competente para investigar un presunto delito de falsedad documental sin vinculación con actuaciones terroristas.

La propia Gemma Gallego, que requirió a Garzón para que se inhibiera, llegó a plantear una cuestión de competencia ante el Supremo, de la que desistió cuando, finalmente, el juez de la Audiencia Nacional le envió sus actuaciones.

No obstante, Gallego tuvo que devolver los papeles al Juzgado de Garzón puesto que eran una simple fotocopia y no el testimonio adverado por la secretaria judicial que exige la ley.

Antes de eso, la juez de la Plaza de Castilla tomó declaración como testigos a Manuel Escribano e Isabel López, peritos facultativos autores de un informe sobre el ácido bórico hallado en diciembre de 2004 en el domicilio del marroquí Hasan Haski, procesado por el 11-M. El tercer firmante del dictamen, el perito técnico Pedro Manrique, aún no ha sido citado. La juez rechazó una petición de la Fiscalía de tomar declaración a Escribano y López como imputados a la vista de las acusaciones de Garzón contra ellos.

En una actuación diametralmente opuesta a la del juez de la Audiencia Nacional, Gallego mantuvo las comparecencias de Escribano y López como testigos. Ahora tendrá que resolver los recursos que los peritos interpusieron contra el auto de imputación dictado por Garzón y que éste dejó sin resolver.

Manuel Escribano e Isabel López declararon ante Gallego que el 21 de marzo de 2005 elaboraron junto a Manrique un informe sobre el ácido bórico (1,3 kilos) intervenido a Haski y que éste dijo que era «para matar cucarachas». Los peritos indicaron que esa misma sustancia fue hallada en 2001 en un piso franco de ETA y en 1999 en la vivienda de un joven antisistema.

Los peritos llamaban la atención sobre «lo poco frecuente» que era la aparición de esta sustancia y citaban que puede ser utilizada como conservante de explosivos o como sustancia que impide su detección por los perros, «lo que nos lleva a la posibilidad de que los autores de estos hechos estén relacionados». Estas observaciones fueron suprimidas por Ramírez en el informe enviado al juez del 11-M.

Información de Maria Peral publicada por el diario EL MUNDO el viernes 20 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Manuel Escribano: «La superioridad dijo 'hay que eliminar lo de ETA'»

Por Narrador - 20 de Octubre, 2006, 8:00, Categoría: Informe del Acido Bórico

El inspector jefe Escribano ratificó ante Garzón la afirmación de Pedro Manrique de que los jefes de la Comisaría General de Policía Científica no querían que apareciese ETA en el informe sobre los 1,3 kilos de ácido bórico hallados en la casa de un procesado por el 11-M. El testimonio de Escribano sobre el particular es el siguiente:

«Preguntado si fue él quien redactó las observaciones, contesta que sí, sus compañeros se limitaron a firmarlo».

«Preguntado de dónde sacó esos datos, contesta que como lleva tantos años con informes de explosivos, al encontrarse con el ácido bórico y ser poco frecuente, sacó de sus notas otros casos».

«Preguntado por qué establece la conclusión de que 'nos lleva a la posibilidad de que el autor o autores de estos hechos estén relacionados', contesta que al sólo tener conocimiento de la existencia de ácido bórico en tres ocasiones en los numerosos casos de terrorismo relacionados con explosivos, la presencia de dicho ácido le pareció tan excepcional que por eso lo hizo constar».

«Preguntado por la base científica para afirmar eso, contesta que la casualidad y se reitera en esa afirmación»

«Preguntado si no le parece más bien una elucubración, contesta que sí, que una elucubración es una reflexión. Que lo hizo para que el instructor o quien tenga que llevar una investigación tenga conocimiento del hecho y valore su importancia o no».

«Preguntado si Ramírez le dijo que la superioridad le dijo que había que eliminar lo de ETA, etc., del informe, contesta que sí. Que el compareciente le dijo que no entendía por qué había que eliminarlo y que lo hecho, hecho estaba y que él no estaba dispuesto a rehacerlo».

Información publicada por el diario EL MUNDO el viernes 20 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Pedro Manrique: «Los jefes dijeron que el informe no podía salir así»

Por Narrador - 20 de Octubre, 2006, 7:40, Categoría: Informe del Acido Bórico

El perito Pedro Manrique afirmó ante Garzón que, según Ramírez, el comisario general de Policía Científica, Miguel Angel Santano, y el secretario general, Pedro Luis Mélida, dijeron que «el informe no podía salir así». Lo esencial de la declaración judicial es lo que sigue:

«Preguntado sobre si las observaciones [del informe sobre el ácido bórico] las redacta Escribano, contesta que es costumbre suya poner ese tipo de observaciones relacionando otros informes. Escribano suele poner observaciones que puedan tener relación con actos terroristas. También lo hace en delincuencia común».

«Preguntado en qué se basan para establecer la relación entre tres hechos distintos por la presencia del ácido bórico, contesta que afirman una posibilidad, no lo establecen como hecho cierto».

«Preguntado de quién es la idea de firmar el documento el 11 de julio de 2006, contesta que de Escribano».

«Preguntado por qué lo firman y no entregan simplemente el disquete, contesta que cree que lo dijo Escribano y no les pareció mal».

«Preguntado por qué Ramírez dijo que esas observaciones no eran asumibles, contesta que él dijo que los jefes habían dicho que ese informe no podía salir así. Cuando dice los jefes se refiere al comisario general o al secretario general. Entonces Ramírez le preguntó si estaba dispuesto a asumir las modificaciones y firmar el informe, a lo que él contestó que no».

«Preguntado por el fiscal si cuando elaboran un informe tienen algún tipo de orden de sus superiores sobre cosas que no se deben poner, contesta que no. En 10 años que lleva en la Comisaría General nunca ha visto instrucciones en ese sentido».

Información publicada por el diario EL MUNDO el viernes 20 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Isabel Lopez: «Comunicamos a Andradas que el informe no estaba»

Por Narrador - 20 de Octubre, 2006, 7:20, Categoría: Informe del Acido Bórico

En la declaración que prestó ante el juez Garzón el 28 de septiembre, la perito facultativa Isabel López explicó por qué el pasado julio volvieron a entregar a sus superiores una copia del informe de 21 de marzo de 2005, sustituido por el que firmó Ramírez.

«El 11 de julio de 2006, José Andradas [jefe de la Unidad Central de Análisis Científicos] le dice a Escribano que le haga una relación de todos los asuntos en los que aparece él, junto con otros peritos, que tengan relación con la investigación del 11-M».

«Cuando Escribano examina el sobre del archivo número 48-Q3-05 [relativo al ácido bórico intervenido a Hasan Haski] observa que no aparece el sobre sepia con la identificación 'Estudio asignado a...' y se da cuenta de que en vez de poner su apellido pone 'Ramírez'».

«Dentro del sobre tendría que estar la copia del informe realizado por los tres peritos de fecha 21 de marzo de 2005 y no estaba. También tendría que haber una nota informativa que habitualmente se confecciona en casos de relevancia (...) y que se entregó a Ramírez».

«Cuando Escribano comprobó que el informe no estaba, éste decidió que había que comunicarlo al jefe. Elaboraron una nota informativa dirigida a Andradas y decidieron la impresión del informe [de 21 de marzo de 2005], que Escribano tenía guardado en un disquete que guarda en un cajón abierto en su mesa, al que tiene acceso cualquier persona del laboratorio».

«Como no nos habíamos guardado una copia [del original firmado], la única forma de hacérselo llegar a Andradas firmado como si hubiese sido firmado en esa fecha era imprimirlo de nuevo y firmarlo nuevamente los tres peritos».

Información publicada por el diario EL MUNDO el viernes 20 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

"Tras la cortina de humo, la juez se centra en los mandos de Interior" (Editorial de EL MUNDO)

Por Narrador - 20 de Octubre, 2006, 7:00, Categoría: Informe del Acido Bórico

La juez Gallego ha citado para hoy a declarar como imputado a Francisco Ramírez, jefe de los tres peritos de la Policía Científica. Sin anticipar las decisiones que pueda adoptar la juez en las próximas horas, parece lógico que Ramírez tenga que comparecer como imputado, ya que lo que se está investigando es una querella por falsificación contra los mandos policiales.

La iniciativa de la juez natural de este caso disipa definitivamente la cortina de humo del incompetente Garzón y del fiscal jefe de la Audiencia Nacional, que quisieron dar la vuelta al asunto inculpando a los peritos y eximiendo de responsabilidad a sus jefes. Por decirlo de otra manera, este caso vuelve al principio, tal y como debería haber comenzado sin la interferencia de Garzón. La juez va a interrogar a Ramírez y sus jefes para intentar esclarecer si cometieron un delito de falsedad. Hay que recordar que la magistrada ya tomó declaración a los peritos como testigos y consideró que no había indicio de delito alguno en su comportamiento.

Los tres peritos han pedido a la juez de instrucción que levante las imputaciones realizadas por Garzón antes de inhibirse, a lo cual accederá muy probablemente. Mucho más oscuro resulta el horizonte penal de Ramírez y sus superiores, que tendrán que explicar por qué entregaron al juez Del Olmo un informe repleto de falsedades. Ramírez fue el único firmante del documento que sustituyó al realizado por los peritos y que llevaba la misma referencia.

Parece evidente que la intención de los mandos policiales era ocultar el primer informe, sustituyéndolo por otro falso, ya que Ramírez se atribuía en ese segundo informe la recepción de unas muestras de ácido bórico que no pasaron por él y un análisis que jamás efectuó. Ramírez buscó otro técnico que firmara el documento pero no lo encontró. Por eso, firmó en solitario el informe falso. Pero además la alteración fue chapucera porque se cambió el sobre que contenía el primer informe, se hizo desaparecer una nota informativa de los peritos sobre su trabajo, se alteró el libro de custodia y ni siquiera coincidían las firmas y el número de páginas.

Levantado parcialmente el secreto del sumario, EL MUNDO publica hoy las declaraciones de los peritos que fueron manipuladas por el periódico gubernamental que las divulgó tras ser filtradas por Garzón o la Fiscalía, que eran los únicos que tenían acceso a ellas.

Sus testimonios demuestran que los peritos Escribano y Manrique facilitaron a Garzón datos suficientes para actuar contra los mandos policiales, ya que ambos coincidieron en que Ramírez les dijo que los jefes de la Policía Científica -entre ellos, el comisario Santano- habían ordenado suprimir cualquier rastro de ETA en sus informes.

Ello demuestra la tesis que siempre hemos sostenido: que lo relevante no es el uso del ácido bórico, ni tampoco si su tenencia servía para establecer una conexión más o menos sustancial entre ETA y los islamistas. Lo relevante es la voluntad del Ministerio de Interior de excluir de la investigación del 11-M cualquier vínculo con la banda por débil e indiciario que fuera. Esto sí ha quedado en evidencia y pone de manifiesto el ánimo de engañar de los autores de la falsedad.

Editorial publicado por el diario EL MUNDO el viernes 20 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

"El vuelco" por Federico Jiménez Losantos

Por Narrador - 20 de Octubre, 2006, 6:30, Categoría: Informe del Acido Bórico

Al final, el montaje de Garzón contra los peritos va a tener dos virtudes. La primera, que todo el mundo sepa la verdadera condición de este juez y hasta dónde está dispuesto a llegar para satisfacer sus ambiciones. La segunda, acelerar el procesamiento de los falsificadores de los informes de los peritos sobre el ácido bórico, que tiene otras misiones que la de neutralizar el OC del hemisferio inferior del héroe de Pilar Urbano.

Y no sé si una virtud, pero en todo caso un efecto indiscutible también va a tener en el mundo de la Prensa: todos hemos podido ver los extremos de miseria desinformativa a que son capaces de llegar El País y ABC en su afán de socorrer a un Gobierno cada vez más enfangado en sus acciones y omisiones en torno al 11-M. El vuelco en el caso es para ellos revolcón. Y no me olvido de Santano, El Huésped del Guipuzcoano, porque aún no sabemos si Ramírez El Malo confirmará ante la juez Gallego si fue el cerebro de la falsificación, dudosa hazaña de la que presumió ante Gabilondo, en un ejercicio tan descarado de desinformación que incluso en el Imperio Polanquista resulta grosero.

Tengo interés por ver cómo manipulan hoy los periódicos gubernamentales la citación como imputado por la juez de instrucción de Ramírez El Malo (le llamamos así para no confundirlo con nuestro director que es, como todos saben, buenísimo). El todavía director del ABC y futuro capataz de La Cartuja de Sevilla, empresa aún más añeja, va a tener ocasión de dar rienda suelta a su creatividad, que aunque limitada es de condición inflamable. Lo mismo se quema a lo bonzo ante los juzgados de la Plaza de Castilla. Al fin y al cabo, es lo que está haciendo con su periódico: reducirlo a pavesas.

Pero las atrocidades que estos Hermanos Calatrava de la falsificación pericial perpetraron a mayor gloria de Rubalcaba y Zetapé fueron tan atroces, tan disparatadas y tan innecesarias que ahora exigirán un esfuerzo suplementario. Todo, para tapar las fechorías de Garzón. Todo, para acabar destapando uno de los montajes más infames en la prensa española desde la manipulación de los diarios de Enrique Ruano. Y una de las operaciones de injusticia más descaradas desde la bacigalupación de Gómez de Liaño.

Desconozco si el Gobierno tenía tanto empeño en tapar la relación de ETA con el 11-M (establecida como hipótesis en ese informe) porque es consigna chequista de obligado cumplimiento y que afecta a todos los casos o porque detrás de ese caso hay más de lo que parece a simple vista, que no es gran cosa. Me inclino por la primera opción, pero no sabemos cuántos informes manipulados o escamoteados habrá detrás. ¿Cuántas fazañas habrán perpetrado estos tíos para obstaculizar la acción de la Justicia?

Publicado por el diario EL MUNDO el viernes 20 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

El ABC y EL PAIS minimizan el revolcón recibido por Garzón

Por Narrador - 20 de Octubre, 2006, 6:00, Categoría: Informe del Acido Bórico

La juez del bórico ordena un registro en la Comisaría General de Información

MADRID. La juez Gema Gallego -titular del Juzgado de Instrucción 35 de Madrid encargada de la investigación del llamado «caso bórico»- ordenó la pasada semana la práctica de un registro en las dependencias de la Comisaría General de Información. Fuentes jurídicas explicaron que la instructora buscaba el libro en el que se apuntan las entradas y salidas de documentos que intercambian esa Comisaría y la de Policía Científica y, en concreto, quería conocer todos los movimientos correspondientes a marzo de 2005. En realidad, no existe un libro de registro como tal, pues todos los datos están informatizados.

De ese mes y de ese año es el informe pericial que identificó como ácido bórico la sustancia hallada en diciembre de 2004 en la vivienda de Lanzarote de Hassan El Haski (un marroquí luego procesado por el 11-M que declaró que utilizaba el ácido bórico para matar cucarachas). También de marzo de 2005 es el borrador de ese mismo informe en el que aparecen unas observaciones -posteriormente eliminadas por su inconsistencia científica- que vinculaban a ETA con los atentados de los trenes a partir del ácido bórico, sustancia que también fue hallada, aunque tres años antes (en 2001), en un piso de la banda terrorista en Salamanca. Al tratarse de un compuesto inofensivo, el informe policial redactado en la operación contra ETA de 2001 ni siquiera mencionó el hallazgo.

Fuentes jurídicas han explicado que la diligencia ordenada por la juez Gallego -fue la secretaria judicial quien la llevó a cabo- se prolongó durante varios días y se llevó a cabo sin previa comunicación a la Fiscalía (para la que el procedimiento no es secreto). La secretaria judicial no se llevó ningún documento de la Comisaría, pero sí analizó los cerca de 3.000 apuntes correspondientes a las entradas y salidas de marzo de 2005 que el Servicio de Información de la Policía tiene informatizadas (y no en un libro). Y ello, al parecer, pese a la advertencia sobre el carácter «reservado» que la Ley de Secretos Oficiales atribuye a esos datos.

El objetivo del registro ordenado por la juez Gallego -que hoy tomará declaración como imputado a Francisco Ramírez, jefe de sección de la Unidad de Análisis de la Policía Científica y superior directo de los peritos Manuel Escribano, Isabel López Cidad y Pedro Manrique, a los que el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón imputó por un presunto delito de falsedad en documento oficial- era, según los medios citados, localizar el oficio con el que el Servicio de Información solicitó a la Científica que analizara los 1.300 gramos de la sustancia blanca (el ácido bórico) hallada en el domicilio de El Haski.

Ramírez dijo que eran opiniones

Ramírez -expresamente exculpado por Garzón- declaró en la Audiencia Nacional que las observaciones sobre una hipotética vinculación entre ETA y el 11-M fueron eliminadas del informe porque respondían a opiniones subjetivas y porque no se solicitaban en el oficio remitido por el Servicio de Información para pedir el análisis científico. También explicó que fue el secretario general de la Comisaría de Policía Científica quien ordenó eliminar esos párrafos.

La citación de Ramírez como imputado tiene su justificación en que el procedimiento que tramita la juez Gallego arranca de una querella que la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M interpuso contra este inspector jefe, entre otros mandos policiales.

Texto de Nieves Colli publicado por el diario ABC el viernes 20 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


La juez cita como imputado a un jefe de los peritos que fue exculpado por Garzón

La magistrada obvia las diligencias del juez de la Audiencia Nacional y contradice su criterio

Madrid - La juez Gemma Gallego ha obviado las diligencias de su colega Baltasar Garzón sobre el caso del ácido bórico y ha citado para hoy, en calidad de imputado de una supuesta falsedad, a Francisco Ramírez, jefe de Analítica de la Policía Judicial. Ramírez es el superior de los tres peritos policiales que, según Garzón, manipularon un informe en el que se relacionaba a ETA con el 11-M a través del ácido bórico. Si Garzón entendió que eran los peritos los que cometieron la falsedad, la juez entiende ahora que quien debe declarar como imputado no son éstos, sino su jefe.

El juez Garzón tomó declaración el 29 de septiembre a los tres peritos y redactó un auto, el 5 de octubre, en el que imputó un delito de falsedad a los peritos. Tras la imputación, Garzón se inhibió del asunto en favor de los juzgados de la plaza de Castilla por tratarse de un delito ajeno a la Audiencia Nacional. El asunto lo asumió la juez Gallego, ya que a ella le había correspondido una denuncia presentada por la Asociación de Víctimas del 11-M, patrocinada por la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, del Partido Popular.

Esta denuncia no era contra los peritos, sino contra los jefes policiales de los peritos. Es decir, el ex comisario de Información de la Policía Telesforo Rubio; el comisario general de Policía Científica, Miguel Ángel Santano; el jefe de Análisis de este departamento, José Andradas, y el citado jefe de Analítica, Francisco Ramírez.

La juez Gallego es candidata de la conservadora Asociación Profesional de la Magistratura para el próximo Consejo General del Poder Judicial.

A diferencia de Garzón, la magistrada entiende ahora que es Ramírez, el inmediato superior jerárquico de los peritos, quien ha podido cometer la falsedad y por eso lo llama como imputado. A los peritos los citó como testigos. En función de lo que declare Ramírez, la juez estudiará si cita y en calidad de qué a los otros jefes policiales.

Paralelamente, Gallego estudia ahora qué hace con las diligencias -casi 2.000 folios- que le remitió Garzón sobre la supuesta falsedad del informe del ácido bórico, una sustancia química de frecuente uso doméstico que sirve, entre otras cosas, para matar cucarachas.

Fuentes jurídicas no descartan que finalmente la juez acuerde la nulidad de todo lo practicado por Garzón. Los citados medios señalan que en la documentación de Garzón "hay grandes anomalías procesales; por ejemplo, bastantes documentos que no han sido proveídos, recepcionados, oficialmente, como marca la ley".

Recurso de los peritos

La juez Gallego ha pedido a la fiscalía que le informe sobre el recurso que han presentado los peritos contra el auto de imputación de Garzón. "La ley dice que todos los autos son susceptibles de recurso", añaden estos medios. "En cualquier caso, al haber tomado ya declaración como testigos a los peritos y citado como imputado a uno de sus jefes, la juez Gallego, de facto, ha cambiado la situación procesal de los peritos: ya no están imputados", sostienen estos medios. Los tres peritos son Isabel López, Pedro Manrique y Manuel Escribano. Éstos firmaron un informe en el que vincularon a ETA con el 11-M porque había aparecido ácido bórico en registros policiales efectuados, en 2001, en la casa de dos terroristas de ETA detenidos en Salamanca, así como en otros dos registros hechos en la casa de Madrid de una activista antiglobalización y en la vivienda de Canarias del islamista Hassan El Haski. Éste está acusado de terrorismo por Garzón en relación con los atentados de Casablanca (Marruecos).

En su declaración ante la juez Gallego, el perito que redactó el informe, Manuel Escribano, señaló que su superior jerárquico, Francisco Ramírez, les pidió que eliminaran las referencias a ETA y que él se negó. Ramírez rechazó el borrador indicando que contenía "opiniones subjetivas y faltas de consistencia". Ramírez se reasignó a sí mismo el asunto -lo que estaba dentro de sus competencias como superior- y redactó otro documento que tuvo carácter oficial y que no contenía las citadas observaciones.

Garzón quiso saber qué había detrás de todo esto y citó a los peritos. En los interrogatorios, éstos admitieron que el informe que supuestamente les habían falsificado sus superiores era en realidad un borrador redactado en marzo de 2004 y firmado por ellos el pasado mes de julio. Ese borrador salió luego publicado en El Mundo, pero con la fecha antigua, pese a que lo firmaron en julio. Por eso les imputó Garzón.

Texto de José Antonio Hernández publicado por el diario EL PAIS el viernes 20 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Blog alojado en ZoomBlog.com