El Blog

Calendario

<<   Octubre 2006  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      

Sindicación

Foros

Un Suplemento de

Alojado en
ZoomBlog

Otras Informaciones sobre el juicio por el "Caso Pípol" (24 de octubre de 2006)

Por Narrador - 24 de Octubre, 2006, 6:30, Categoría: Juicio del Caso 'Pipol'

La defensa de Trashorras exige que no se relacione el «caso Pípol» con el 11-M

Madrid - La sección octava de la Audiencia Provincial de Asturias inició ayer la primera sesión del macrojuicio por el «caso Pípol» en el que están imputados 20 detenidos, de los cuales dos -José Emilio Suárez Trashorras y su cuñado Antonio Toro Castro- están relacionados con la trama de explosivos del 11-M. La defensa de Trashorras, el ex minero asturiano que negó los hechos que se le imputan -tráfico de drogas y de explosivos-, advirtió al juez que «no permitirá que se mezclen los sucesos que se juzgan aquí con los atentados de Madrid». Por su parte, la abogada de Toro aseguró que las declaraciones de su cuñado y del testigo Rafa Zohuier, que inculpan a su cliente, «no resultan creíbles» y fueron hechas «con afán exculpatorio».

La «operación Pípol» se cerró en julio de 2001, cuando se incautaron más de 86 kilos de hachís, casi tres kilos de cocaína y otras sustancias alucinógenas, así como 16 cartuchos de Goma 2 ECO -como la utilizada en los atentados del 11-M- y 94 detonadores industriales. En el escrito de acusación de la Fiscalía se solicita para Trashorras y Toro hasta 17 años de prisión por los delitos de tenencia, depósito y tráfico de sustancias y artefactos explosivos, así como por dos delitos contra la salud pública. Para el resto de acusados solicita entre 5 y 13 años, informa Ep.

En la primera sesión del juicio, el tribunal se negó a admitir nuevas pruebas documentales, periciales y testificales presentadas por el fiscal antidroga, José Perals, que relacionan a Trashorras con el tráfico de explosivos. La defensa de los otros 20 imputados también se opuso a que las pruebas aportadas se incorporasen al caso.

Una información publicada por el diario LA RAZON el martes 24 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


La defensa de Trashorras exige que no se vincule la «Pipol» con el 11-M

GIJÓN. Con un aspecto algo cambiado respecto a las últimas fotos que se tenían de él, y vestido con camisa blanca y chaqueta gris marengo, el ex minero asturiano José Emilio Suárez Trashorras, que se enfrenta a las penas más altas de todos los procesados por el 11-M, se sentó ayer en el banquillo de los acusados de la Audiencia de Asturias, esta vez acusado del tráfico de drogas y explosivos descubiertos en la llamada «operación Pípol». También su cuñado e igualmente implicado en la matanza de los trenes Antonio Toro Castro es juzgado por esta causa.

Desde el primer momento quedó muy clara la estrategia de la defensa de Trashorras, que nada más comenzar la vista oral exigió que no se mezclara esta causa con la de la matanza terrorista de Madrid. El letrado incidió en que en el juicio que ayer dio sus primeros pasos en la Sección Octava de la Audiencia de Asturias se juzgan hechos ocurridos en Gijón y Avilés en 2001, y que no aceptará que nadie los mezcle con unos atentados terroristas cometidos en Madrid tres años después.

Trashorras y su cuñado, Antonio Toro, que se enfrentan a sendas penas de 17 años de cárcel por los delitos de tráfico de estupefacientes y explosivos, accedieron al Palacio de Justicia de Gijón con el rostro descubierto y esposados, en medio de una gran expectación de los numeros periodistas acreditados para el juicio. Durante la sesión, los defensores de ambos, para los que piden la absolución, reclamaron que se retirasen las esposas a sus patrocinados, posibilidad que fue desaconsejada por el responsable del despliegue policial.

La «operación Pípol» se cerró en julio de 2001 con la incautación de más de 86 kilos de hachís, casi tres kilos de cocaína y otras sustancias alucinógenas, así como de 16 cartuchos de Goma-2, como la utilizada en los atentados del 11-M, y 94 detonadores industriales.

Los explosivos, sin investigar

La operación se centró en la droga incautada sin que se investigase el origen de los explosivos, que procedería de minas en las que había trabajado Trashorras y cuya declaración, al igual que la de Toro, está prevista para el próximo jueves. En la primera sesión, el presidente de la Sala, Bernardo Donapetry, rechazó incluir en el sumario cuatro nuevas pruebas solicitadas por el fiscal antidroga, José Perals, por entender que eran «muy anteriores» a su calificación provisional y que, por lo tanto, no era «el momento procesal oportuno». Entre otras pruebas, Perals pidió incluir un informe del laboratorio químico-toxicológico de la Comisaría General de Policía Científica sobre una muestra de los cartuchos ocupados en un garaje de Avilés, tres fotografías de ese material y la declaración de dos peritos y de dos tedax que hicieron las fotos y recogieron las muestras.

Una información publicada por el diario ABC el martes 24 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


El tribunal de Gijón que juzga a Trashorras no admite pruebas del 11-M

El fiscal quería utilizar en el 'caso Pipol' documentos del sumario de los atentados

Oviedo - La Sección Octava de la Audiencia Provincial de Asturias, que juzga al ex minero y ex confidente policial José Emilio Suárez Trashorras y su cuñado Antonio Toro Castro, junto a otras 18 personas, por el caso Pipol, sobre tráfico de estupefacientes y de explosivos, ha desestimado la petición del fiscal para que se pudieran incorporar al procedimiento documentos y pruebas periciales procedentes de la Audiencia Nacional y del sumario del 11-M. El tribunal considera que tal solicitud es inadmisible en el actual momento procesal, al tratarse de un procedimiento ordinario. El abogado de Trashorras y Toro añadió que no permitirá que el juicio del caso Pipol se mezcle con el 11-M. Ambos están imputados en la Audiencia Nacional como supuestos proveedores de la dinamita utilizada en los atentados terroristas de marzo de 2004.

La Audiencia de Asturias los juzga desde ayer en Gijón por el caso Pipol, que data de 2001. En su escrito de defensa, Trashorras niega los hechos que le imputa el fiscal y advierte de que, en todo caso, "cuanto haya hecho fue con conocimiento de la unidad de estupefacientes de la comisaría de policía de Avilés", de la que era confidente habitual.

El caso Pipol se saldó en julio de 2001 con la detención de 21 personas, a las que se les ocuparon cuatro armas de fuego, varias cantidades de dinero, 86 kilos de hachís y tres de cocaína, así como varias balanzas. En un garaje de Avilés cuyo uso compartían Trashorras, Toro y José Ignacio Fernández Díaz Nayo se localizó parte de la droga, así como 16 cartuchos de goma 2 Eco y 94 detonadores industriales. Nayo está huido. En la causa comparecerán peritos, policías y más de 40 testigos.

Una información de Javier Cuartas publicada por el diario EL PAIS el martes 24 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Blog alojado en ZoomBlog.com