El Blog

Calendario

<<   Febrero 2007    
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28     

Sindicación

Foros

Un Suplemento de

Alojado en
ZoomBlog

Juicio 11-M: Comienza la Vista Oral (LA RAZON)

Por Narrador - 15 de Febrero, 2007, 12:50, Categoría: Juicio 11-M

El proceso arranca sin saber cuántos terroristas participaron en la matanza

La investigación judicial no ha desvelado tampoco el número de islamistas implicados y al menos dos de ellos están desaparecidos. El nuevo informe sobre los explosivos, lejos de despejar dudas, ha añadido aún más confusión.

Madrid - Dos años, once meses y cuatro días después de que diez explosiones en cuatro trenes de Cercanías del Corredor del Henares sobresaltaran a todo un país, los presuntos responsables de los atentados del 11-M responderán a partir de hoy ante la Justicia. A lo largo de casi tres años de investigaciones, la instrucción judicial ha acumulado 93.226 folios repartidos en 241 tomos que serán testigos silenciosos del macrojuicio más esperado. En ese tiempo, 116 personas fueron imputadas por la matanza, de las que finalmente tan sólo 29 se sentarán en el banquillo. Pero el juicio comenzará, sobre todo, con muchas preguntas todavía sin respuesta y con significativas ausencias.

El número de terroristas que colocaron las bolsas-bomba en los trenes sigue siendo una incógnita y también se desconoce en qué estaciones se subieron a los convoyes los autores materiales de los atentados, ni en cuáles abandonaron los trenes, dónde se escondieron. La identidad de las dos personas que compraron los teléfonos móviles utilizados en la masacre sigue siendo un misterio y la investigación tampoco ha podido arrojar luz acerca de quién decidió la fecha de los atentados. Por si fuera poco, el segundo informe pericial encargado por el tribunal para despejar todas las dudas sobre los explosivos utilizados por los terroristas ha añadido aún más confusión si cabe a uno de los caballos de batalla del sumario instruido por el juez Juan del Olmo.

Sólo tres autores materiales

Con esas incógnitas revoloteando sobre el pabellón de la madrileña Casa de Campo que la Audiencia Nacional ha remodelado para la ocasión, los acusados se enfrentarán a una petición fiscal de 270.885 años de cárcel. Siete de los acusados acumulan la mayor parte de las condenas que propone la fiscal Olga Sánchez: los tres presuntos autores materiales (Jamal Zougam, Abdelmajid Bouchar y Basel Ghalyoun); los ideólogos de los atentados (Rabei Osman «Mohamed El egipcio», Hassan el Haski y Youssef Belhadj) y el minero José Emilio Suárez Trashorras.

La fiscal identifica en su escrito de calificación a doce autores materiales (los terroristas que se subieron a los trenes y colocaron las bolsas-bomba). Pero de ellos sólo los tres referidos serán juzgados por la Audiencia Nacional. Siete se suicidaron en Leganés cercados por la Policía el 3 de abril de 2004, entre ellos Jamal Ahmidan «El chino» (que se había encargado de conseguir los explosivos) y Serhane «El tunecino», considerado el jefe ideológico de los atentados. Entre los suicidas también estaba el argelino Allekema Lamari «Yasin», otra de las piezas clave en la planificación y ejecución de los atentados. «Yasin», que pasó cinco años en prisión, recuperó la libertad por un error judicial en junio de 2002.

Otros dos presuntos autores materiales tampoco asistirán a la vista. Mohamed Afalah y Daoud Ouhane están es paradero desconocido desde que huyeron de España tras el 11-M. El primero podría haber muerto en Irak al protagonizar una acción suicida.

Identificaciones dudosas

Así las cosas, sólo Zougam (para quien la fiscal pide 38.654 años de prisión al considerarle responsable de los 191 asesinatos y 1.824 en grado de tentativa, tantos como personas heridas); Bouchar y Ghalyoun (que comparten idéntica petición de años de cárcel) son los únicos señalados como autores materiales de la matanza que estarán en el juicio. Pero incluso sobre su participación planean también unos cuantos interrogantes. A Zougam le reconocieron cuatro pasajeros, pero cuando su fotografía ya había sido publicado en varios medios de comunicación (fue el primer detenido tras el 11-M). En cuanto a Bouchar, no está clara su presencia en los trenes aunque el hecho de que sea el único superviviente de la vivienda de Leganés donde se suicidaron los terroristas (escapó de la Policía gracias a su preparación física como corredor de fondo) le ha valido para ser señalado como uno de los autores materiales.

La dudosa identificación de Ghalyoun (reconocido fotográficamente por un pasajero que después se retractó en la rueda de reconocimiento, según la fiscal porque se dejó crecer el pelo y la barba) ha dividido a Del Olmo y a la representante del Ministerio Público, que le considera uno de los autores materiales pese a que el magistrado no le imputa los 191 asesinatos.

Cada uno de los tres presuntos «cerebros» de los atentados que están a disposición de la Justicia -El Haski, Belhadj y «El egipcio», entregado por las autoridades italianas- se enfrenta a 38.656 años de prisión, que decidieron atentar en España tras las desarticulación de la presunta célula española de Al Qaida (noviembre de 2001) y la intervención de España en la guerra de Irak. La llamada a la «Yihad» de Ben Laden en la cadena de televisión Al Yazira en octubre de 2003 fue el detonante para poner en marcha la acción criminal.

Al margen de estos seis procesados, el minero Suárez Trashorras (que no es considerado integrante de la organización terrorista sino mero colaborador) es el otro gran «damnificado» en la calificación de la Fiscalía, puesto que hará frente a 38.670 años de prisión por haber facilitado, presuntamente, los explosivos a la célula islamista.

Además de Suárez Trashorras, otros siete procesados están acusados de colaborar con la célula islamista (la mayoría sin estar al tanto del día a día de la planificación y ejecución de los atentados). La fiscal pide para ellos penas de entre seis y 23 años y medio por falsedad documental, tráfico de estupefacientes y, en el caso de Antonio Toro (cuñado de Trashorras) y el confidente Rafa Zouhier, suministro de explosivos. Otros siete procesados de la «trama asturiana» son acusados de asociación ilícita y afrontarán penas de hasta cinco años de cárcel.

La «trama asturiana» se enfrenta a 38.762 años de cárcel

Los diez integrantes de la conocida como «trama asturiana» -que supuestamente facilitó a la célula islamista los explosivos necesarios para cometer los atentados, casi 200 kilogramos, según la fiscal Olga Sánchez- se enfrentan a 38.762 años de cárcel, de los que su supuesto cabecilla, el minero Suárez Trashorras, acumula 38.670 acusado de colaboración con organización terrorista, de 191 asesinatos (finalmente no se le imputa la muerte del geo fallecido en Leganés) y 1.824 en grado de tentativa, cuatro delitos de estragos terroristas, asociación ilícita, tenencia y transporte de explosivos, robo de uso de vehículo de motor y falsificación de placa de matrícula.

Los demás (salvo su cuñado, Antonio Toro) han salido mejor parados, dado que la fiscal no les acusa, como en un principio, de colaboración con organización terrorista sino de asociación ilícita, lo que ha contribuido a rebajar la petición de condenas. Así, para los mineros Iván Granados, Raúl González, Iván Reis, Javier González Díaz y Sergio Álvarez la fiscal solicita ocho años de cárcel por asociación ilícita y suministro de explosivos. Todos contribuyeron, según el Ministerio Público, a facilitar ese material a los terroristas. Emilio Llano, vigilante de la mina Conchita, deberá hacer frente a una petición de cinco años de cárcel, dado que no se le acusa de asociación ilícita. Antonio Toro (23 años), su hermana Carmen (cuatro) y el confidente Zouhier (20 años) cierran la lista de supuestos implicados en el transporte y tráfico de los explosivos.

Una información de Ricardo Coarasa publicada por el diario LA RAZON el jueves 15 de febrero de 2007. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Casi 94.000 folios para recoger la investigación

Madrid- La magnitud del macrojuicio del 11-M queda de manifiesto con un simple vistazo a sus cifras. El más espectacular de los números es, sin duda, el de los folios en los que ha quedado recogida toda la investigación sobre la matanza de los trenes de cercanías de Madrid, nada menos que 93.226 en 241 tomos. Durante su instrucción, figuraron 116 personas imputadas.

Durante la investigación, se realizaron 60 careos, 30 ruedas de reconocimiento, una veintena de comisiones rogatorias a Italia, Francia, Argelia, Marruecos, Bélgica, Gran Bretaña, Serbia, y Libia; 200 pruebas de ADN, 50 inspecciones oculares, 50 pruebas de documentoscopia en castellano y árabe, 25 inspecciones de vehículos, 50 pruebas de huellas, análisis de los ordenadores incautados y rastreos de 50.000 registros telefónicos.

De los 29 acusados tras la investigación, 18 permanecen en prisión y se sentarán en el habitáculo blindado. Entre ellos, hay nueve españoles y el resto de nacionalidad árabe -Marruecos, Argelia, Siria y Egipto-. Para siete de los acusados, la fiscal pide penas de más de 270.600 años; les imputa 191 asesinatos consumados y 1.824 en grado de tentativa. Un menor está condenado por los hechos relacionados con el transporte de los explosivos desde Asturias hasta Madrid. Se le juzgó con la Ley del Menor.

De la defensa de estos acusados se encargarán 26 abogados -hay tres que representan a dos acusados-, que se sentarán a la izquierda del estrado y de forma separada de sus colegas de la acusación, que será ejercida por 23 letrados, incluidos los representantes de las acusaciones particulares y los de las tres asociaciones personadas como acusaciones populares, ejercidas por la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), la Asociación 11-M afectados de Terrorismo y la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M.

En el sótano del pabellón se ha habilitado una sala para las víctimas desde la que los afectados podrán seguir las sesiones a través de un circuito interno de televisión. La sala tiene capacidad para unas 150 personas.

Junto a las víctimas, varios psicólogos, asistentes sociales y personal sanitario permanecerán en dos habitaciones contiguas, atentos ante cualquier necesidad de ayuda psicológica o médica. Además, una funcionaria de la Oficina de Atención a las Víctimas de la Audiencia Nacional también permanecerá en el pabellón de la Casa de Campo mientras dure el juicio.

En la sala también se han instalado dos nuevas cabinas de traducción. Desde allí realizarán su trabajo los dos traductores de árabe designados por el tribunal. Para la fase testifical se ha previsto, además, la participación de traductores de otras lenguas como el italiano y el francés.

Una información de R. L. V. publicada por el diario LA RAZON el jueves 15 de febrero de 2007. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


El mayor plató televisivo del mundo en la Casa de Campo para seguir la vista

MADRID - La atención informativa de medio mundo estará hoy puesta en el pabellón de la madrileña Casa de Campo donde, tres años después del 11-M, se sentarán en el banquillo 29 de los 116 imputados a lo largo de ese tiempo por el juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo. Aunque han sido 160 los medios de comunicación que han solicitado seguir en directo las incidencias del macrojuicio, razones de espacio han obligado a la Audiencia Nacional a «racionar» las acreditaciones, por lo que finalmente serán 140 periodistas los que puedan entrar en el pabellón. Además, fuera del mismo estarán otros 250 profesionales de los medios de comunicación trabajando en las unidades móviles. Treinta televisiones y 23 cadenas de radio emitirán desde la misma Casa de Campo. La mayor parte de estos medios son de países europeos (Francia, Bélgica, Alemania, Holanda, Noruega, Italia, Gran Bretaña y Suecia, entre otros), aunque también habrá representación estadounidense.

El proceso comenzará con las declaraciones de los 29 procesados, a quienes se escuchará por primera vez (al margen de sus declaraciones judiciales), que se podrían prolongar por espacio de varios días (aunque el proceso se celebrará esta semana el jueves y el viernes, en adelante las sesiones de mañana y tarde se desarrollarán de lunes a miércoles).

Pero el juicio, que según las previsiones deberá concluir antes de agosto, tiene una fecha que apremiará el discurrir de las sesiones: marzo de 2008. Entonces se cumplirán para algunos de los procesados en prisión (los que protagonizaron las primeras detenciones) el máximo de cuatro años de prisión preventiva que permite la ley.

Sentencia en otoño

Para evitar su puesta en libertad, para esa fecha el Tribunal Supremo ya debería haber resuelto los presumibles recursos presentados por las defensas. O lo que es lo mismo: la sentencia debería hacerse pública, como tarde, en otoño de este año, toda una «cuenta atrás» para el magistrado encargado de redactar el fallo, el presidente del tribunal Javier Gómez Bermúdez.

Por la Sala pasarán 650 testigos (las partes propusieron casi 700, entre ellos el ex presidente del Gobierno José María Aznar, el ex ministro de Interior Ángel Acebes y el juez Baltasar Garzón, cuya presencia ha sido rechazada por el tribunal) y 98 peritos (aunque algunos testificarán en grupo) que serán interrogados en relación a una quincena de periciales sobre explosivos, huellas dactilares y pruebas de ADN.

Una información de Ricardo Coarasa publicada por el diario LA RAZON el jueves 15 de febrero de 2007. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Blog alojado en ZoomBlog.com