El Blog

Calendario

<<   Febrero 2007    
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28     

Sindicación

Foros

Un Suplemento de

Alojado en
ZoomBlog

Un sumario lleno de preguntas sin respuesta

Por Narrador - 15 de Febrero, 2007, 15:00, Categoría: El Sumario del 11-M

Los 93.000 folios no aclaran aspectos clave como los movimientos que realizaron los terroristas el día del atentado

Madrid - Los más de 93.000 folios que componen el sumario elaborado por el juez Juan del Olmo serán la base documental sobre la que se desarrollará el juicio que comienza hoy en el pabellón de la Audiencia Nacional en la Casa de Campo. Sin embargo, este ingente trabajo ha dejado no pocos cabos sueltos en episodios trascendentales para conocer la verdad de lo ocurrido, tanto en la trágica jornada como en los días previos y posteriores. Éstas son algunas de las preguntas cuya respuesta sigue siendo, hoy por hoy, una incógnita:

LOS PREPARATIVOS

¿Quién decidió la fecha de los atentados?

En el sumario, Del Olmo considera que el desencadenante de los atentados es la participación española en la guerra de Irak y que sus autores se «inspiraron» en un documento denominado «Yihad iraquí, esperanzas y peligros», que encontraron en la web radical «Global Islamic Media». En ese informe, una especie de «comité de sabios» de Al Qaida pronosticaba que el Gobierno de José María Aznar «no podrá tolerar más de dos, máximo tres ataques» antes de retirar las tropas de Irak. El magistrado mantiene en el sumario que la elección de la fecha tuvo «profundas implicaciones estratégicas».

¿Cómo fue posible que las Fuerzas de Seguridad no detectaran la gestación del ataque?

En su extenso relato, el magistrado apenas se detiene en constatar que la gran mayoría de los procesados eran personas que estaban controladas de una u otra forma por las Fuerzas de Seguridad, cuando no actuaban directamente como confidentes de la Policía, la Guardia Civil o el Centro Nacional de Inteligencia (CNI). Era el caso, por ejemplo, de Rafa Zouhier, el minero José Emilio Suárez Trashorras o Jamal Ahmidan, «El Chino». Sin embargo, estos contactos (que incluyeron en algún caso la intervención de llamadas telefónicas) no sirvieron para que las autoridades desbarataran los siniestros planes de los terroristas.

EL ATENTADO

¿En qué estaciones se subieron los terroristas a los trenes?

A la hora de reconstruir los pasos que dieron los terroristas en la mañana del 11-M, el sumario no se muestra especialmente preciso acerca de sus movimientos. Un informe de la Unidad Central de Desactivación de Explosivos y NBQ, realizado ese mismo día, reconoce que «son varias las estaciones desde las que se podría haber accedido a los trenes». «No es posible determinar una relación fehaciente entre la ubicación de los artefactos y la situación de los trenes en sus respectivos andenes», insisten los profesionales de la Unidad Central de Desactivación.

¿Cómo llegaron a los apeaderos con los explosivos?

Sigue siendo un misterio qué rutas siguieron los autores materiales de la matanza hasta llegar a las estaciones de Cercanías.

¿Cómo y dónde abandonaron los convoyes una vez colocadas las cargas explosivas?

Tampoco se sabe en qué apeaderos abandonaron los convoyes los terroristas una vez dejaron en su interior sus cargas mortíferas.

¿Por qué se suicidaron en un piso de Leganés?

La autoinmolación de siete terroristas en un piso de Leganés un mes después del 11-M es uno de los puntos que más dudas suscita. ¿Por qué varios de los autores materiales deciden suicidarse entonces y no lo hicieron en la jornada de los atentados, cuando podrían haber elevado todavía más el número de víctimas? ¿Por qué los GEO entraron en el inmueble después de que éste fuera desalojado en vez de jugar con el factor tiempo, que tal vez hubiera hecho que los islamistas se entregaran? El sumario no lo aclara.

LA INVESTIGACIÓN

¿Por qué no estallaron dos de las mochilas-bomba en el tren de El Pozo?

En el convoy atacado en la estación de El Pozo del Tío Raimundo hubo dos bolsas que no llegaron a explotaron. Una de ellas fue detonada con una explosión controlada por los Tedax en la mañana del 11-M, mientras que la otra -tras una peripecia que incluyó viajes de ida y vuelta entre Ifema y la comisaría de Vallecas- fue desactivada por los artificieros en el madrileño parque de Azorín y se convirtió en el verdadero «hilo conductor» de toda la investigación. Pero, ¿qué falló en estos dos artefactos? El informe oficial señala que el dispositivo desactivado contaba «con todos los elementos necesarios para su correcto funcionamiento» y que, por tanto, «no es posible establecer unas circunstancias suficientemente concluyentes para determinar el motivo del fallo».

¿Quién compró los móviles utilizados para detonar las bombas?

La mochila desactivada en Vallecas permitió seguir el rastro de los teléfonos móviles utilizados para activar los explosivos, que llevó hasta una tienda llamada «Bazar Top», regentada por dos ciudadanos hindúes. Ambos fueron detenidos (y posteriormente puestos en libertad) y declararon a la Policía que días antes del 11-M vendieron hasta diez teléfonos del mismo lote -entre ellos el encontrado en la mencionada mochila- a dos personas de aspecto europeo que, entre ellas, hablaban «en búlgaro». Sin embargo, Del Olmo no profundiza en la identidad de esos «búlgaros» ni en el verdadero papel que jugaron en la matanza.

¿Quiénes eran los tres individuos a los que se vio manipular unas mochilas junto a la estación de Alcalá de Henares?

Varios testigos declararon que, en la mañana del 11-M, vieron a tres individuos «en actitud sospechosa» mientras manipulaban unas mochilas junto a la furgoneta Renault Kangoo que la Policía descubrió horas más tarde de los atentados junto a la estación de Alcalá de Henares. Tras dar por concluida su «manipulación», el trío se dirigió a la estación de Cercanías alcalaína. Su identidad y grado de implicación en la trama carecen de relevancia para Del Olmo, que considera que las identificaciones realizadas por testigos fuera de los trenes «nada añaden» al sumario.

¿Fueron rigurosas las identificaciones de algunos de los presuntos autores del 11-M?

Las dudas se centran sobre todo en dos nombres propios: Jamal Zougam y Basel Ghalyoun. El primero, considerado por la Fiscalía como uno de los autores materiales de los atentados, sólo fue reconocido por los testigos tras haber aparecido publicada en la prensa su fotografía. En cuanto a Ghalyoun, el Ministerio Público también le considera autor material, pero no así Del Olmo. ¿Motivo? Que el único testigo que le reconoció fotográficamente, pasajero de uno de los trenes, no pudo identificarle en la posterior rueda de reconocimiento. Y eso que la fiscal del caso, Olga Sánchez, adujo que Ghalyoun se había dejado crecer la barba y el cabello con la intención de dificultar el «trabajo» del testigo.

Una información de J. Márquez publicada por el diario LA RAZON el jueves 15 de febrero de 2007. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Blog alojado en ZoomBlog.com