El Blog

Calendario

<<   Febrero 2007    
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28     

Sindicación

Foros

Un Suplemento de

Alojado en
ZoomBlog

Juicio 11-M: Reacciones Políticas (16 de Febrero de 2007)

Por Narrador - 16 de Febrero, 2007, 6:00, Categoría: Reacciones Políticas

Socialistas y 'populares' esperan que en el juicio se sepa la verdad

El PSOE confía en que se confirme y el PP que se aclaren «las incógnitas»

MADRID.- La verdad estuvo ayer en boca de todos los partidos políticos, pero mientras los socialistas esperaban que el juicio que comenzó ayer por los atentados del 11-M «confirme» lo que consideran la verdad, los populares se enfrentaban al primer día de la vista oral con la confianza de que el juicio sirva para aclarar «las incógnitas» en torno a la matanza y se pueda saber así lo que sucedió.

Para el portavoz de Exteriores del Grupo Popular en el Congreso, Gustavo de Aristegui, sigue habiendo «demasiadas incógnitas» sobre lo que ocurrió aquella mañana del 11 de marzo de 2004, pero se mostró convencido de que al final «ya sea en el juicio o por otros medios, acabará por saberse la verdad».

Una opinión muy distinta de la del secretario de Organización del PSOE, José Blanco, que aseguraba ayer en su blog que «los mayores responsables del mayor atentado islamista cometido en Europa se sientan desde hoy [por ayer] en el banquillo de los acusados».

El portavoz socialista en el Congreso, Diego López Garrido, subrayó, asimismo, que el juicio servirá para conocer la verdad sobre el origen islamista de los atentados del 11-M y dejará sin argumentos al PP, al desmontar su teoría sobre las implicaciones de ETA y la supuesta «conspiración tramada por el PSOE».

En su opinión, las pruebas presentadas en el juicio «marcan una orientación muy clara» sobre que el atentado fue perpetrado por el islamismo radical. «No existe ningún indicio en ninguna otra dirección», añadió.

Así, mientras que para los socialistas el juicio terminará por demostrar la versión oficial, para los populares debería servir para que se aporten «nuevos datos y nuevas revelaciones para que se termine sabiendo todo, todo, todo», según explicó ayer el presidente del PP andaluz, Javier Arenas. A su juicio, no sólo es necesario el trabajo de los jueces sino también que continúe «la investigación periodística». «Ambas son sanas», precisó.

Por su parte, la secretaria ejecutiva de Política Autonómica y Local del PP, Soraya Sáenz de Santamaría, comentó ayer en Ciudad Real que lo que espera del juicio es que se haga justicia para evitar que se repita «el atentado más grande que se ha producido en España».

Asimismo, mostró su esperanza en que la decisión que el tribunal tome en su día resuelva todas las dudas que a su juicio existen, por ejemplo, sobre los explosivos. La dirigente popular reiteró que la postura de su partido, expresada por su presidente nacional, Mariano Rajoy, es la de pedir que se llegue hasta el final y que se conozca la verdad de lo que pasó.

Desde Izquierda Unida, su coordinador general, Gaspar Llamazares, hizo ayer un llamamiento a toda la sociedad para que deje a un lado las «conspiraciones» y las «elucubraciones» sobre los atentados del 11-M para basarse en «indicios, pruebas y testimonios», como hacen los jueces.

Sin embargo, se mostró convencido de que el juicio que se inició ayer para determinar las causas de la matanza de Madrid «tiene toda la pinta de continuar con la confusión del momento», señaló.

Una información publicada por el diario EL MUNDO el viernes 16 de febrero de 2007. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


El PP insiste en que quedan «demasiadas incógnitas» en torno a la matanza

Rubalcaba califica de «fabulaciones» las dudas aireadas sobre los explosivos empleados

MADRID - El arranque del juicio del 11-M tuvo su correlato en el debate político con reafirmaciones en las tesis de partida del PP y del Gobierno sobre el origen y objetivos de la trama que provocó la masacre. De un lado, el portavoz del PP en la Comisión de Exteriores del Congreso, Gustavo de Arístegui, opina que se ha llegado al juicio con «demasiadas incógnitas» en torno a la matanza.

«No sabemos quién dio la orden y, lo que es más grave, empieza a saberse que no todos los musulmanes implicados eran islamistas radicales, sólo un puñado de ellos lo eran de manera demostrable. Además, hay que preguntarse si de verdad Al Qaida dio la orden directa o estaba directamente relacionada con este atentado», dijo Arístegui, quien vaticinó que «ya sea en el juicio o por otros medios, acabará por saberse la verdad».

La secretaria ejecutiva de Política Autonómica y Local del PP, Soraya Sáenz de Santamaría, aseguró que espera que se haga justicia «con todas sus consecuencias» para evitar que se repita «el atentado más grande que se ha producido en España».

«Fabulaciones e insidias»

Como contrapunto, desde el Gobierno, el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, calificó de «fabulaciones e insidias» la duda sobre los explosivos utilizados en los atentados del 11-M, y consideró evidente que «lo que explotó en un sitio tiene que ver con lo que no explotó en otro», en relación a la mochila con explosivo no detonado que acabó en comisaría, y que ha servido de base a las investigaciones.

«No hay que ser un genio de la deducción policial para plantear lo que digo. Si uno encuentra restos de dinamita en cinco sitios y estallan en otros diez, pues lo razonable es que sea lo mismo, sobre todo si se tiene en cuenta que ha habido siete señores que se han suicidado», declaró Rubalcaba en rueda de prensa en Bruselas, al ser preguntado si el explosivo utilizado en los atentados fue Goma 2-eco.

El secretario de Organización del PSOE, José Blanco, mostró su deseo de que el juicio «confirme la verdad» y resaltó en su blog que «las mentiras también se sientan en el banquillo».

Por su parte, el PNV restó credibilidad a la autoexculpación de Rabei Osman. Emilio Olabarría, portavoz de Interior de los peneuvistas en el Congreso, dijo a Servimedia que estas manifestaciones de «El Egipcio» son de las que «se hacen en la fase plenaria», por lo que «hay que darle una credibilidad relativa».

El parlamentario peneuvista añadió que la declaración de Rabei Osman «es la declaración de un imputado». Al mismo tiempo, respecto al inicio de la vista oral del 11-M, Olabarría señaló que tiene «alguna esperanza de que este juicio ponga fin a tanta cábala estratégica e interesada».

El portavoz de IU- ICV en el Congreso, Joan Herrera, advirtió de que si el juicio se cierra con responsabilidades penales a los imputados, «el Partido Popular debería pedir perdón, debería rectificar y debería asumir las responsabilidades políticas que no asumió en su momento», concluyó.

Una información de Luis Sánchez publicada por el diario LA RAZON el viernes 16 de febrero de 2007. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


El CGPJ asegura que en el proceso se hará «justicia y no venganza»

MADRID- El portavoz del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Enrique López, aseguró ayer que, con la celebración del juicio sobre los atentados del 11 de marzo, «España se ha convertido en un referente y en un ejemplo mundial», y aseguró que todos los implicados que se sentarán en el banquillo van a ser sometidos a un proceso «justo, donde se va a hacer justicia y no venganza». En declaración a los medios poco antes de entrar a la sala pidió que no se «someta a presión» a los jueces y se les «deje trabajar con tranquilidad en un ámbito de serenidad, para que puedan hacer su trabajo».

Asimismo, el portavoz del CGPJ se mostró convencido de que se ofrecerá una «respuesta adecuada» así como de que este proceso acabará con las especulaciones sobre el caso. «Es el momento de la verdad jurídica», añadió.

López vaticinó que las sesiones que comenzaron ayer «durarán como mínimo hasta junio, y que no habrá una resolución definitiva hasta los meses de septiembre y octubre».

Respecto a la postura mantenida por los abogados defensores y fiscales del caso, López defendió que lo que han estado haciendo durante estos meses es «cumplir su papel para que al final se haga justicia».

«Sin restricción»

Por su parte, el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón afirmó ayer que «en este momento tan difícil» en el que las víctimas del 11-M asisten al juicio por los atentados de Madrid «todos tenemos que estar muy cerca» de ellas «y apoyarlas». En declaraciones a Efe, el magistrado se mostró seguro de que la vista oral transcurrirá «por los cauces por los que tiene que transcurrir» y «con todas las garantías que hay que otorgar en un Estado de Derecho sin restricción de ningún tipo». Garzón señaló que el juicio se desarrollará con el respeto a las víctimas y a la defensa de los acusados y que una vez haya concluido y el tribunal tome una decisión, la sentencia será «sin lugar a dudas, ajustada a Derecho».

En cuanto a las víctimas, el juez subrayó que hay que «acompañarlas» porque «asistir y recordar esta catarsis del juicio oral» va a ser un periodo en el que «lo van a pasar muy mal» por lo que «todos tenemos que estar muy cerca y apoyarlas en este momento tan difícil». Sobre la investigación, Garzón dijo que no «tenía que decir nada», porque no la conoce y no es su competencia.

Una información publicada por el diario LA RAZON el viernes 16 de febrero de 2007. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


  

El PP insiste en que hay todavía "demasiadas incógnitas"

Madrid - El juicio por los atentados del 11-M, que comenzó ayer en Madrid después de dos años y medio de investigación, ha arrancado con "demasiadas incógnitas" en opinión de Gustavo de Arístegui, portavoz del PP en la Comisión de Exteriores del Congreso. Arístegui aportó también algo positivo al añadir que "ya sea en el juicio o por otros medios acabará sabiéndose toda la verdad del 11-M".

Entre las lagunas sobre el atentado, Arístegui citó que no se conoce quién dio la orden de atentar, ni la composición de los explosivos, ni quién fabricó las bombas. El diputado popular no aclaró qué otros medios aparte del juicio hay para esclarecer los hechos. El portavoz de CiU, Josep Antoni Duran i Lleida, consideró estas declaraciones "una muestra más de la falta de respeto hacia el poder judicial, y son toda una escenificación de cómo hemos entrado en la utilización de la justicia".

Otros diputados se refirieron ayer también al comienzo del juicio. Carme Chacón (PSC) deseó que el proceso sirva para que "los criminales paguen lo que han hecho" y de paso para que queden en evidencia "tres años de patrañas y mentiras" del PP sobre la matanza. La postura de Gaspar Llamazares, coordinador general de IU, también fue una respuesta al PP. Llamazares reclamó un "respeto a las víctimas", para "atenernos a la verdad, a pruebas y a testimonios", en vez de "utilizar este juicio como un instrumento político".

Sólo el diputado del PNV Emilio Olabarría entró a valorar el contenido de la sesión de ayer, para restar credibilidad a la exculpación de Rabei Osman, El Egipcio. "Es la declaración de un imputado", dijo.

Texto publicado por el diario EL PAIS el viernes 16 de febrero de 2007. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

  

Blog alojado en ZoomBlog.com