El Blog

Calendario

<<   Febrero 2007    
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28     

Sindicación

Foros

Un Suplemento de

Alojado en
ZoomBlog

Juicio 11-M: Editoriales (22 de febrero de 2007)

Por Narrador - 22 de Febrero, 2007, 7:00, Categoría: Opiniones

De la sospechosa carta de Kounjaa a las misteriosas visitas de Morata (Editorial de EL MUNDO)

El enigma de la carta testamento de Abdenabi Kounjaa, muerto en el piso de Leganés, sigue sin esclarecerse pese al testimonio de ayer de su compañero Saed el Harrak en el juicio del 11-M. El Harrak, acusado de integración en organización terrorista, declaró que ignora cómo pudo aparecer en una bolsa suya en junio de 2004 esa carta en la que Kounjaa se despedía de su familia. La carta fue hallada en las instalaciones policiales de Canillas, pero lo raro es que no fue detectada antes por el empresario que entregó la bolsa ni por la Policía Científica de Leganés, que efectuó un listado del contenido de esa bolsa y otras pertenencias de Saed el Harrak. ¿Cómo es posible que a los expertos de Leganés se les escapara un documento de tal relevancia? El Harrak sostuvo ayer que no tiene explicación sobre esa carta que, según sus palabras, alguien pudo introducir fácilmente en su bolsa. «Si hubiera visto esa carta, no me habría quedado con ella. La habría quemado porque suponía un peligro para mí», declaró ayer. Su argumentación es de puro sentido común: nadie guardaría -y menos siendo sospechoso- una prueba que le vinculara al 11-M. Pero además hay otro factor que induce a dudar sobre su autenticidad: que la misiva está escrita en árabe y firmada en castellano, algo realmente insólito. Otro enigma del 11-M es quienes fueron los misteriosos visitantes de la casa de Morata, donde se prepararon los explosivos. Hamid Ahmidan, primo de El Chino, declaró ayer que tuvo que abandonar la finca el día 29 de febrero, pero que vio antes a su primo manipular un «cilindro con cables» junto a otras personas. El Chino le pidió que no volviera a Morata durante unas semanas, lo que coincide con los testimonios de El Fadoual y Otman Gnaoui, a los que no dejo entrar por esas mismas fechas con la excusa de la llegada de unos familiares.

Editorial publicado por el diario EL MUNDO el jueves 22 de febrero de 2007. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


  

“Confundir al tribunal” (Editorial de EL PAIS)

Se sabía que la teoría de la conspiración sobre el 11-M, uno de cuyos apartados es la implicación de ETA, tenía defensores a ultranza sentados en estrados de la sala de audiencia en la que se celebra el juicio oral sobre el atentado, pero era difícil sospechar que llegaran hasta el extremo de amagar con confundir al tribunal. A los intentos esperpénticos de involucrar a ETA, como los del ácido bórico o la orquesta Mondragón transmutada en el grupo industrial vasco del mismo nombre, llevados a cabo durante la instrucción sumarial, se han añadido en la vista oral comportamientos profesionales de dudosa práctica forense.

Quienes buscan desesperadamente puntos de conexión de ETA con el 11-M creen haber encontrado uno de ellos en el temporizador hallado en el domicilio de un procesado, que ellos consideran, contra toda evidencia, del tipo de los usados por la banda terrorista en sus atentados. Y han aprovechado la primera ocasión que han tenido a mano, en este caso el interrogatorio de este procesado, para intentar dar carta de naturaleza procesal a su obsesión, presentando por sorpresa la fotografía de un temporizador incautado tiempo ha a ETA por la Guardia Civil, como si fuera idéntico al intervenido al procesado que se sienta en el banquillo. Otro aspecto llamativo es que esa fotografía figura en el escrito de calificación presentado al tribunal por el actual abogado particular que recientemente se ha hecho cargo de la defensa de Zougam y Ghalyoun, en sustitución de su antiguo abogado de oficio, mientras que quien primero ha intentado utilizarla procesalmente ha sido el letrado de una de las acusaciones. El juicio sobre el 11-M pasará a la historia, entre otras cosas, por la simbiosis y perfecta sincronización con que actúan algunas acusaciones y defensas, como si su distinta posición en el proceso no fuera obstáculo para compartir el mismo objetivo.

Hay que alabar, en todo caso, el comedimiento con que reaccionó el tribunal a la maniobra con que se le intentó confundir. Ordenó de inmediato retirar la fotografía, por la simple razón de que no figura en el sumario, sin inquirir sobre los motivos e intencionalidades de su presentación, concediendo que entraba dentro de los amplios márgenes del derecho de defensa. También los letrados implicados se han justificado asimilando sin más su extraño proceder a "una estrategia de defensa". Sin duda, el derecho de defensa debe ser lo más amplio posible, y así lo está reconociendo el tribunal que juzga el 11-M. Pero los abogados, más que nadie, saben que tiene unos límites, tanto penales como éticos, que nunca deben traspasarse.

Editorial publicado por el diario EL PAIS el jueves 22 de febrero de 2007. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

  

Blog alojado en ZoomBlog.com