El Blog

Calendario

<<   Febrero 2007    
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28     

Sindicación

Foros

Un Suplemento de

Alojado en
ZoomBlog

23 de Febrero, 2007

Juicio 11-M: Sesión del 26 de Febrero de 2007 (EL PAIS)

Por Narrador - 23 de Febrero, 2007, 9:30, Categoría: Juicio 11-M

  

La marca indeleble de El Egipcio

Una señal en la frente y una grabación desvelan su fanatismo religioso y su relación con el 11-M

Madrid - La primera vez que Mohamed el Egipcio se sentó ante un juez español lo hizo con los pantalones remangados para no contaminarse con el suelo impuro. Luego pidió con lágrimas en los ojos que le devolvieran el reloj que la policía le había quitado porque sólo así podría saber la hora exacta para rezarle a su Dios. Ayer, El Egipcio se esforzó en parecer un hombre moderado y tranquilo, tan distinto de aquel que llegó detenido de Italia hace año y medio. Sin embargo, un tercer detalle, sin duda el que más impresionó entonces a los funcionarios de la Audiencia Nacional, seguía ayer marcando su rostro.

El juez Gómez Bermúdez pide que sienten al acusado ante él. El Egipcio no es un cualquiera. No sólo por la gravedad de los cargos que pesan sobre él, también por su porte innegable de ulema, de doctor de la ley mahometana. Su barba cuidada y el vuelo de sus manos, que acompaña sus palabras con precisión, contrastan con la actitud carcelaria que adoptan los demás acusados en la habitación de cristal blindado. Emilio Suárez Trashorras, el ex minero asturiano acusado de proporcionar el explosivo, no deja de morderse las uñas, cuando no de meterse el dedo en la nariz. Lleva unas zapatillas nuevas, blancas y azules, a las que en prisión les han quitado los cordones para evitar malas tentaciones. Rafá Zouhier, el delincuente y confidente policial que puso en contacto a los dueños de la dinamita con los autores de los atentados, ensaya en silencio la declaración que dentro de unas horas tendrá que dramatizar ante el tribunal. El Egipcio responde tranquilamente a las preguntas de su abogado.

-¿Cuando llamó a su amigo a Bélgica estaba usted escuchando una cinta de La Caravana de Los Mártires?

-Sí, son cánticos religiosos, sin música, pero no tienen relación con la guerra santa. Hablan de la tragedia de los musulmanes en Bosnia. En Egipto los venden hasta en los puestos callejeros de verduras.

"No se entiende nada"

El Egipcio y su abogado, Endika Zulueta, han estado varios días escuchando diversas grabaciones realizadas por la policía italiana en los dos pisos que el acusado ocupó en Milán. "Las he escuchado cinco veces y lo único que está claro es que no se entiende nada. Hay mucho ruido. En cualquier caso, la voz que se oye no es la mía". El Egipcio sólo reconoce ante el juez una grabación telefónica mantenida el 24 de mayo de 2004 con su amigo Mourad Chabarou, actualmente encarcelado en Bélgica por delitos relacionados con el terrorismo islamista. "Yo le pregunté si se había enterado de lo que había ocurrido en España y él me dijo que no. Yo le dije: ¿pero estás loco? Todo el mundo sabe lo que ha pasado. Nuestros amigos de Madrid están implicados...".

Es lo único que reconoce. Dice que si consultó con dos de los ulemas principales de Qatar y de Arabia Saudí fue sólo para preguntarles por un asunto doméstico -si podía casarse con otra mujer antes de satisfacer la deuda que mantenía con la anterior- y se define como un hombre arruinado, sin ni siquiera un euro para tomar café. "Me gustaría decirle a la Sala", dice al principio de su declaración, "que mi paso por Europa ha sido una tragedia: la situación económica, el fracaso de mi matrimonio... Mi paso por Europa ha sido dramático".

Malos tratos continuados

Tras la declaración de El Egipcio, la Sala se llena de la palabra tortura. Tanto Mohamed Bouharrat como Mohamed Moussaten se retractan de todo lo que dijeron ante la policía y lo atribuyen a los malos tratos continuados que sufrieron. "La policía me golpeaba en la cabeza", aseguró Bouharrat, "la tenía roja e hinchada, pero el forense de la Audiencia Nacional, que era un hombre viejo y no veía bien, no se daba cuenta de nada". Moussaten, que sólo contestó a las preguntas de su abogado, dijo que en los interrogatorios -"en los que también participó un policía marroquí encapuchado"- me decían que me iban a cortar las manos, que me iban a caer 40 años de cárcel, por eso declaré contra mi tío [Youssef Belhadj, uno de los considerados cerebros del 11-M]".

El presidente del tribunal, Javier Gómez Bermúdez, tiene que interrumpir la sesión varias veces por problemas en la traducción o por papeles que no aparecen. Aprovecha esos segundos para bajar del estrado y dirigirse a las víctimas, a las que ha notado inquietas ante la confusión que les producen ciertas declaraciones. Les dice que todo va bien. Que los juicios son así. Se tranquilizan y le agradecen el detalle de cercanía.

El Egipcio lo observa todo desde detrás del cristal blindado. Sus ojos verdes traspasan a quien tenga el valor de confrontar su mirada. En su frente, la marca indeleble de su fe, el rastro del golpe repetido de su cabeza contra la alfombrilla extendida en el suelo. Fue eso lo que impresionó a los funcionarios de la Audiencia Nacional que lo vieron por primera vez. No sus pantalones remangados para no contaminarse. Tampoco el reloj perdido y con él la puntualidad en la oración. Ni siquiera la magnitud de su supuesto crimen. Sino esa marca que cada día, ante el espejo, le recuerda quién es.

LA VISTA AL DÍA

Rafá Zouhier, el confidente de la Guardia Civil

Hoy declara Rafá Zouhier, que el 17 de marzo contó a la Guardia Civil que El Chino estaba detrás de los atentados. Acusado de colaboración y suministro de explosivos.

EL EGIPCIO, ANTE SUS CONVERSACIONES GRABADAS

Rabei Osman, El Egipcio, al que la investigación judicial y policial sitúa como uno de los líderes intelectuales de los atentados del 11-M, volvió a declarar ayer en relación con las conversaciones grabadas en su piso de Milán donde se atribuía la preparación de la matanza de los trenes. Sólo contestó a las preguntas que le formuló su propio abogado y se negó a responder al resto

"Mi estancia en Europa ha sido dramática, una tragedia. No he tenido suerte,

mi matrimonio fracasó..."

"Yo sí oía la cinta de la Caravana de los Mártires, una cinta de cantos sin instrumentación, que no tiene relación con la yihad, sino que habla de la tragedia de los musulmanes en Bosnia-Herzegovina"

"Yo he contestado con transparencia, aquí y en Italia, incluso cuando allí me interrogó la CIA durante siete horas"

"La voz de la cinta donde se dice que soy el hilo conductor de los atentados de Madrid no es la mía y las traducciones son defectuosas"

"Yo le dije a Mourad Chabarou que nuestros amigos de Madrid estaban implicados, que Serhane [El Tunecino] y Fouad habían muerto porque lo había visto en las noticias"

Un texto de Pablo Ordaz publicado por el diario EL PAIS el martes 27 de febrero. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


El sobrino de un presunto cerebro calla para no relacionarlo con Al Qaeda

Madrid - Las contradicciones fueron insalvables. Mohamed Moussaten, sobrino de Youssef Belhadj, uno de los considerados cerebros del 11-M, se negó ayer a contestar a las preguntas del fiscal y de todos los demás abogados, a excepción del suyo, para no implicar a su tío en Al Qaeda. Alegó que si implicó a su tío fue porque tenía miedo y que la policía le presionó y le amenazó. Sin embargo, eso no explica por qué ratificó ante el juez sus acusaciones y las mantuviera en un careo con su tío, ni cuadra con el hecho de que a pesar del supuesto miedo se negara a firmar el acta de entrada y registro de su casa. Por su parte, Mohamed el Egipcio, durante su declaración se autocomparó con el Papa Benedicto XVI para justificar sus propios errores.

Las acusaciones realizadas por Moussaten contra su tío en sus declaraciones ante la policía y ante el juez del Olmo en febrero de 2005 eran casi imposibles de levantar. Youssef Belhadj, según la fiscalía, es Abu Dujanah, presunto portavoz de Al Qaeda, la persona en cuyo nombre se reivindicó el 11-M. Mohamed llegó a decir que su tío estuvo en España en febrero de 2004 y que se marchó de Madrid una semana antes de los atentados. En esa época, según el sobrino, estuvo con Abdelmadid Bouchar -uno de los presuntos autores materiales de la colocación de las bombas en los trenes y que fue quien avisó a los suicidas de Leganés de la presencia de la policía-, con Mohamed Afalah -otro de los presuntos autores materiales que supuestamente se ha suicidado en Irak- y con varios jóvenes más. Agregó que en diciembre de 2004 estuvo en Bélgica en casa de su tío y que éste le dijo que pertenecía a Al Qaeda.

Moussaten, además, relató que en una ocasión presenció cómo su tío obtuvo un taco de billetes de 50 euros, a través de la Mezquita de Bruselas y que tenía como finalidad ayudar a hacer la yihad en Afganistán. Precisó que su tío le invitó a hacer la yihad, pero que a él no le interesó. Indicó que su tío no le dijo quién estaba detrás de los atentados de Madrid, pero le comentó que le parecía poco lo que había pasado.

Acusaciones en un careo

Por si eso no fuera poco, el tribunal, a instancias del fiscal y alguno de los letrados de la acusación, acordó la lectura de la ampliación de su declaración, del 28 de abril de 2005, en la que voluntariamente manifestó que su "palabra es la misma, pero que delante de Youssef no puede mantener lo que ha dicho". Lo más curioso es que Mohamed mantuvo sus acusaciones en un careo que mantuvo con su tío ante el juez.

Su hermano Brahim Moussaten en lo único que había implicado al tío era en que estuvo en España hasta la semana anterior a los atentados. El fiscal pide 8 años de prisión para Mohamed y 6 para Brahim, por colaboración con banda armada.

Rabei Osman, El Egipcio, concluyó ayer la declaración iniciada el 15 de febrero, el del comienzo de la vista. Reconoció como entonces la conversación telefónica mantenida el 24 de mayo de 2004 con Mourad Chabarou, otro islamista condenado por terrorismo en Bélgica, pero reinterpretando su contenido, que calificó de intrascendente.

Si en la transcripción de la conversación El Egipcio había dicho a Mourad que los atentados de Madrid habían sido idea suya y que habían muerto Serhane el Tunecino y Fouad el Morabit, ayer dijo que le informaba de lo que había ocurrido, porque Mourad no se había enterado de lo que había ocurrido. "Tú estás loco, lo sabe todo el mundo. ¿Cómo es que no lo sabes tú?", dice que le preguntó. "Nuestros amigos están implicados en los atentados de Madrid. Le dije que Serhane murió y Fouad también", explicó. Una nueva versión poco creíble y que tampoco explica las conversaciones grabadas con micrófonos ambientales, aunque para esas su explicación es sencilla: Niega que la voz de las grabaciones sea la suya.

El Egipcio se comparó con el Papa. "El Papa del Vaticano, que es la más alta autoridad católica en el mundo, es un hombre cultísimo y cuando habló del islam y de los musulmanes hubo protestas, él pidió disculpas y los musulmanes le han perdonado. Yo tampoco he tenido intención de hacer daño, sino de comentar unos hechos históricos. Hubo una confusión, pero cualquier persona puede equivocarse". Tan sencillo como eso, si el Papa se equivocó y le han perdonado, él también y reclama comprensión y perdón.

También declaró ayer Mohamed Bouharrat, que no supo explicar por qué sus huellas y fotos estaban en la casa de Leganés. Para hoy, el plato fuerte será el confidente Rafá Zouhier.

Un texto de J. Yoldi y J. A. Rodríguez publicado por el diario EL PAIS el martes 27 de febrero. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

  

Juicio 11-M: EL MUNDO (23 de Febrero de 2007)

Por Narrador - 23 de Febrero, 2007, 8:00, Categoría: Juicio 11-M

El fiscal pide unir al 11-M el informe de la 'operación Pipol' sobre Goma 2 ECO

MADRID.- La Fiscalía de la Audiencia Nacional ha pedido al tribunal del 11-M que incorpore al sumario un informe de la Policía Científica en el que consta que el explosivo que se intervino en 2001 en la operación Pipol era Goma 2 tipo ECO, según informa Efe.

La Audiencia Provincial de Asturias condenó el pasado 31 de enero a José Emilio Suárez Trashorras y a Antonio Toro, procesado por el 11-M, a 10 años de prisión por sendos delitos de tenencia y tráfico de explosivos y contra la salud pública. La sentencia consideró probado que ambos se dedicaban ya en 2001 a vender drogas y explosivos.

Por otra parte, el fiscal antidroga de Asturias, José Perals, ha solicitado hoy prisión provisional para Suárez Trashorras, imputado en el 11-M alegando su «peligrosidad, riesgo de fuga y la posibilidad de reiteración delictiva», según informa Patricia del Gallo. El fiscal había solicitado además prisión provisional para Toro.

Información publicada por el diario EL MUNDO el viernes 23. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Tres acusados de integrar una célula gemela a la del 11-M niegan reuniones con 'El Tunecino'

El tribunal aparta a Larbi ben Sellam al estar ya acusado de lo mismo en el juicio por la masacre

MADRID.- Eran el otro camino hacia el 11-M. Los ocho presuntos islamistas que desde ayer se sientan en el banquillo integraban a principios de 2003 una célula adoctrinada por Mustafá Maimouni y El Tunecino cuyo objetivo era atentar contra España, según el fiscal de la Audiencia Nacional Pedro Rubira.

La detención de Maimouni tras los atentados de Casablanca llevó a la célula a la situación de durmiente. Sin embargo, Serhane ben Abdelmajid Fakhet, El Tunecino, uno de los suicidas del 11-M, ocupó el papel de Maimouni y reclutó por otras vías a los islamistas que finalmente atentaron en Madrid. Las informaciones que sobre ambos grupos ofreció el confidente Cartagena no bastaron a la Policía para impedirlos.

La prueba más evidente de la similitud entre ambas células es Mohamed Larbi ben Sellam. El marroquí declaró el miércoles en la Casa de Campo como presunto integrante del grupo del 11-M, y ayer volvió a sentarse en el banquillo por su relación con los islamistas arrestados en la operación Nova.

El tribunal, a petición de su defensa, acordó suspender el juicio por lo que se refiere a Allouch hasta que se resuelva el de los atentados de Madrid. Según explicó su abogado con humor, más que para evitar el non bis in idem, para evitar un non tris in idem, puesto que también está encausado en un tercer sumario.

Al margen de las declaraciones de los implicados -tres intervinieron ayer-, el momento culminante del juicio llegará con la declaración del imam, confidente policial y testigo protegido Abdelkader Farssaoui, Cartagena. Sus informaciones a la Unidad Central de Información Exterior (UCIE) afectaban tanto a los acusados en el juicio iniciado ayer, como a muchos implicados en el 11-M. Espoleados por la masacre de Madrid, los jueces Juan del Olmo y Baltasar Garzón se repartieron en diferentes sumarios a los vigilados por Cartagena arrestados en las sucesivas operaciones Nova.

En su escrito, el fiscal Rubira indica que en febrero 2003 tuvo lugar en Estambul una reunión de los líderes de grupos islamistas del norte de Africa -Libia, Marruecos, Túnez- en la que acordaron que era legítimo extender la yihad allí donde vivieran los muyahidin. Estos objetivos -que en principio apuntaban especialmente a Marruecos- cambiaron tras el «alineamiento» de la política exterior de España con Estados Unidos.

El fiscal pide 10 años para siete de los acusados y 12 para Faisal Allouch, al que considera responsable económico del grupo.

Allouch fue el primero en declarar. Aparentemente, el marroquí no está en sus cabales. Su obsesión durante el sufrido interrogatorio del fiscal -con la paciente ayuda de la presidenta del tribunal, Manuela Fernández de Prado- fue acusar a todos los que le rodeaban de estar a sueldo de los servicios secretos marroquíes; desde su mujer hasta su abogado, pasando por su antena parabólica. Los forenses de la Audiencia están pendientes de concluir una pericial psiquiátrica sobre Allouch.

Allouch, en cualquier caso, lo negó todo, al igual que Abderrazak Azzi y Abdelkrim Ouazani, en cuyas casas, según el fiscal, se mantenían semanalmente las reuniones de adoctrinamiento.

Tanto Ouazani como su primo Mohamed Ouazani se desdijeron ante Fernando Grande-Marlaska de lo declarado ante Garzón, y denunciaron presiones policiales. Azzi, por su parte, acusó a Cartagena de haber robado en su local y de estar enemistado con él.

Una información de Manuel Marraco publicada por el diario EL MUNDO el viernes 23. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Juicio 11-M: ABC (23 de Febrero de 2007)

Por Narrador - 23 de Febrero, 2007, 7:50, Categoría: Juicio 11-M

   

La fiscal pide incluir el análisis de la Goma 2 ECO con DNT de la «Pipol» en el Rollo del 11-M

MADRID. La Fiscalía de la Audiencia Nacional ha solicitado al Tribunal del 11-M -la Sección Segunda de lo Penal, presidida por Javier Gómez Bermúdez-, que incorpore al Rollo de Sala de esta causa los análisis de los explosivos intervenidos en 2001 durante la «operación Pipol». La Audiencia Provincial de Asturias condenó a once años y seis meses y diez años de cárcel, respectivamente, a Antonio Toro y a José Emilio Suárez Trashorras, ambos juzgados ahora por la matanza de los trenes y acusados de haber proporcionado a los islamistas la dinamita con la que se cometió la matanza.

De hecho, el ex minero Suárez Trashorras es el procesado que se enfrenta a la mayor petición de pena del fiscal y el único que está considerado cooperador necesario en el peor atentado terrorista de la historia de España.

Para la Fiscalía resulta relevante que ya en 2001 Trashorras guardara en su garaje de Avilés Goma 2 ECO que robaba de «Mina Conchita» y, sobre todo, que esa dinamita, ya entonces, estuviera contaminada por dinitrotolueno (DNT), tal como sucede en el caso de la dinamita intervenida durante las investigaciones del 11-M.

Cinco técnicas

El informe pericial de la «Pipol» que la Fiscalía quiere incorporar a las actuaciones de la matanza que ahora se juzga, recoge que se emplearon cinco técnicas analíticas sobre una muestra de 3,8 gramos de «una sustancia apelmazada de color beis», que no era otra cosa que parte de la Goma 2 ECO intervenida en el garaje de Trashorras, cuyo uso compartía con su cuñado Toro.

Los resultados de los análisis fueron concluyentes: esa sustancia apelmazada estaba compuesta de nitrato amónico, nitrocelulosa, ftalato de dibutilo, dinitroetilenglicol, dinitrotolueno (DNT) y almidón. Resulta llamativo que en la última prueba pericial practicada sobre los explosivos del 11-M y los restos recogidos en los focos de las explosiones se llega a la conclusión de que la dinamita empleada por los islamistas tiene exactamente los mismos compuestos químicos.

Es significativo igualmente que ya entonces apareciera el DNT en los cartuchos de Goma 2 ECO de «Mina Conchita», fabricados por la empresa UEB en sus instalaciones de Páramo de Masa (Burgos). Tal como adelantó ABC, la explicación de que apareciera DNT tanto en 2001 como en los explosivos empleados por los islamistas en 2004 es que en esa instalación se elaboraba de forma alternativa Goma 2 EC, que suele llevar asociado ese compuesto, y Goma 2 ECO, en la que no es frecuente su presencia, pero no incompatible. Fue precisamente esa alternancia en la producción la que produjo la contaminación, que en cualquier caso no afecta a las propiedades de la Goma 2 ECO, por lo que sólo se podía detectar con unos análisis en los que se emplearan unas técnicas tan avanzadas como las que ha usado para sus pericias la Comisaría General de Policía Científica.

La Sala, si así lo decide, puede pedir un informe a la empresa que suministraba Goma 2 ECO a «Mina Conchita» para que aporte todos los detalles sobre ese proceso de producción. Además, el informe definitivo de la prueba pericial recogerá cómo se produjo la contaminación.

Presentados a destiempo

Los resultados de los análisis de la «operación Pipol» no fueron finalmente incorporados a ese sumario ya que el presidente de la Sala los consideró «muy anteriores» a la calificación provisional del fiscal, y si no los había aportado hasta entonces, en el acto del juicio oral «no era el momento procesal oportuno». En cualquier caso, la prueba pericial se hizo sobre una muestra indubitada, por lo que está perfectamente demostrado que se trataba de Goma 2 ECO.

Aunque no hay informes que vinculen directamente esa dinamita con «Mina Conchita», la pericia realizada entonces demuestra que ya en 2001 había partidas de Goma 2 ECO contaminadas con DNT, sustancia que, según algunos, determina necesariamente la presencia de Titadyne o de otras dinamitas, pero en ningún caso de la citada Goma 2 ECO. Los resultados de la prueba desmienten ese extremo, lo mismo que los análisis realizados a los explosivos recuperados a los islamistas de la matanza de Madrid.

Más pruebas

El análisis de la «Pipol» vendría a reforzar para la Fiscalía la acusación contra la trama asturiana como la única que facilitó la dinamita, que descartaría definitivamente la vinculación de ETA con los atentados de Madrid. Lo mismo sucede con el último informe pericial, del que aún quedan por conocer algunos de sus resultados, aunque no se esperan sorpresas. El informe completo será expuesto por los mismos expertos que intervinieron en la pericia durante la vista oral.

La Sección Octava de la Audiencia Provincial de Asturias condenó a Suárez Trashorras a 10 años de prisión por sendos delitos de tenencia y tráfico de explosivos y contra la salud pública por su implicación en la «operación Pipol». Asimismo, Antonio Toro fue condenado a una pena de 11 años y seis meses de prisión por los mismos delitos.

En concreto, la resolución judicial impuso a Trashorras seis años de cárcel por tenencia y tráfico de explosivos -dos menos de lo solicitado por el fiscal- y cuatro años más por venta de drogas, así como una multa de 218.000 euros, mientras que condena a Toro a seis años por el primer delito y a cinco años y seis meses por el segundo, además de al pago de la misma sanción económica que su cuñado.

El fiscal del caso aseguró en su momento que «la importancia de la sentencia» de cara al juicio del 11-M es «evidente, a la vista del escrito de acusación de la Fiscalía de la Audiencia Nacional, que arranca precisamente con los hechos de la «Pipol»».

A partir del próximo martes comenzarán a prestar declaración ante el Tribunal del 11-M los miembros de la trama asturiana. El primero en hacerlo será Rafa Zouhier, ex confidente de la Guardia Civil y después de él será el turno del ex minero, seguido de su cuñado Antonio Toro.

Un texto de N. Villanueva y P. Muñoz publicado por el diario ABC el viernes 23. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Abren pieza separada en la «Nova» para un procesado por la matanza de Madrid

MADRID. La Audiencia Nacional abrió ayer pieza separada en la «operación Nova», que la Sección Primera de lo Penal comenzó a juzgar ayer, para Larbi ben Sellam, también uno de los 29 procesados por el 11-M y al que se conoce como «El Mensajero». Esta decisión supone que se le aparta de esta causa hasta que se conozca la sentencia por la matanza de los trenes, con el fin de que no sea juzgado dos veces por el delito de integración en organización terrorista.

En la sesión de ayer, tres de los ocho acusados de integrar una célula islamista acusada de haber decidido atentar contra intereses españoles, entre ellos la propia Audiencia Nacional, negaron haber celebrado reuniones en sus domicilios y negocios para ver vídeos sobre la yihad y preparar atentados terroristas. El fiscal, en su escrito de acusación, consideró a este grupo el antecedente inmediato de la célula del 11-M y de hecho estuvo «dormida» hasta que se «reactivó» con motivo de la matanza.

El fiscal pide 12 años para Faisal Allouch, al considerarlo dirigente de la célula, junto con Larbi Ben Sellam, mientras que para el resto -Abderrazak Azzi, Abdelkrim El Ouzzani, su primo Mohamed, los hermanos Noureddine y Azzedine Bullid, Samir Ben Abdellah (imán de Alcorcón) y Khalid Zeimi Pardo- solicita 10.

Allouch, imputado pero no procesado por el 11-M, negó haber mantenido reuniones con el resto de los acusados en la tienda de rótulos que regentaba en Villaverde (Madrid), si bien señaló que alguna vez había visto a alguno de ellos en su casa. «Estas reuniones que hice yo en mi casa no eran para este tema [preparar acciones terroristas]. Mi casa es una vivienda no una sala de reuniones de muyahidines», aseveró Allouch, quien culpó a «los servicios secretos de España» de estar sentado en el banquillo. La Fiscalía asegura que el segundo líder de esas reuniones era Serhane «El Tunecino».

Un texto de N. Villanueva y P. Muñoz publicado por el diario ABC el viernes 23. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

   

Juicio 11-M: EL PAIS (23 de Febrero de 2007)

Por Narrador - 23 de Febrero, 2007, 7:40, Categoría: Juicio 11-M

  

El Gobierno acepta desclasificar un informe del CNI sobre el 11-M que tampoco vincula a ETA

Trashorras sólo habló de islamistas en una entrevista ante un agente del servicio secreto

Madrid - El Gobierno ha decidido desclasificar el informe del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) elaborado el 19 de marzo de 2004, a raíz de la visita que uno de sus miembros, con residencia en Oviedo, realizó a Avilés en compañía de cuatro policías para entrevistarse con el ex minero José Emilio Suárez Trashorras, entre el 15 y el 18 de marzo de 2004, con el PP aún en el poder. El Ejecutivo socialista acepta así la petición del tribunal de la Audiencia Nacional que está juzgando desde hace 10 días el 11-M. La desclasificación se producirá el viernes de la próxima semana, dado que la Audiencia Nacional aún no ha tramitado la solicitud.

El informe del CNI detalla en un folio y cuarto, sin firma y con la clasificación de "confidencial", el encuentro de casi tres días en el que el ex minero ahora procesado facilitó abundante información sobre unos islamistas, "unos moros de Madrid", que, según creía, perpetraron el 11-M, ya que los había oído enaltecer el 11-S mientras trapicheaba con ellos y les contaba que tenía explosivos a disposición.

Trashorras no mencionó a ETA ni que los islamistas de los que sospechaba tuvieran relación con etarras, según los tres policías que firmaron su detención el 18 de marzo y el comisario que dirigió el viaje, tal y como figura en los escritos oficiales obrantes en el sumario. Sí escriben, en cambio, que el ex minero procesado citó expresamente a un tal Mowgli, identificado como Jamal Ahmidan, El Chino, con quien había trabado contacto a través de "otro marroquí al que conoce como Rafá", Zouhier.

Copia del documento

La existencia del informe del CNI era ya conocida, y de hecho figura una referencia a él en el folio 79.385 del sumario. En esa página se asegura que, además de los informes sobre las entrevistas con Trashorras elaborados por la policía que obran en poder de la Unidad Central de Inteligencia, existe "una copia de un informe del CNI sobre dicho tema, de fecha 19 de marzo de 2004, clasificado como confidencial, que igualmente coincide con lo que figura en las diligencias policiales y judiciales". Y se añade: "En ninguno de los documentos se hace referencia alguna a las referencias sobre afirmaciones de José Emilio Suárez Trashorras en relación con posibles contactos o conocimientos de Jamal Ahmidan, alias Mowgli, con etarras o detenidos por pertenencia a ETA, legales o liberados".

Pese a ello, los impulsores de la teoría de la conspiración que intentan involucrar en el atentado a policías, guardias civiles, servicios de información españoles y extranjeros, a ETA e incluso al PSOE, han exigido la desclasificación de esos documentos del CNI. Y ahora el tribunal ha accedido a ello, a petición de la defensa de Zouhier.

Todo el enredo se basa en que el ex minero, que llegó a contarle a sus padres que si El Mundo le pagaba estaba dispuesto a contar "hasta la Guerra Civil", declaró en una entrevista con ese periódico que El Chino le había dicho que conocía a los etarras que habían sido detenidos en Cañaveras con un cargamento de 500 kilos de explosivos.

El juez Juan del Olmo, instructor de la causa, ya solicitó al CNI que se levantase el velo sobre el documento, pero se le emplazó a que lo solicitase al Gobierno. También lo pidió de forma "urgente" en enero el presidente del tribunal, Javier Gómez Bermúdez, para que el documento pudiera estar antes del comienzo de la vista oral. El director de la agencia, Alberto Saiz, le comunicó que el procedimiento era solicitarlo al Ejecutivo.

No es urgente

La petición al Gobierno para que desclasifique la nota, una vez comenzada la vista, ya no se considera urgente, según indicaron fuentes de la Audiencia Nacional. Es una prueba pertinente y fue aceptada, pero no es necesaria hasta dentro de unos meses, cuando sea el turno de la prueba documental.

La solicitud se está cursando siguiendo lo que marca la Ley de Secretos Oficiales, que exige una exposición razonada y un auto judicial, que explique que la desclasificación no afecta a la seguridad del Estado, que tampoco se va a revelar cómo trabajan los servicios secretos y se va a proteger la identidad del agente que elabora la nota, entre otras cuestiones.

El tribunal trabajará mañana en el borrador, y el lunes por la tarde se remitirá al presidente de la Audiencia, Carlos Dívar para seguir el trámite. Éste consiste en su envío al presidente del Tribunal Supremo y del Poder Judicial, Francisco José Hernando, para que a su vez lo haga llegar al ministro de Defensa, José Antonio Alonso, quien, si lo considera oportuno, lo pasará al consejo de Ministros.

Aunque Trashorras puede declarar la tarde del martes o la mañana del miércoles, el documento no corre prisa. Incluso aunque el abogado de Zouhier ponga el grito en el cielo reclamando indefensión. Como el que interviene en los hechos es el propio Trashorras, puede aclarar, por medio del interrogatorio lo que quiera. Trashorras, según han informado fuentes de las defensas, no piensa contestar ni al fiscal ni a las acusaciones, por consejo de su abogado.

LA VISTA DEL LUNES

El Egipcio declarará por las grabaciones en Italia

Mohamed el Egipcio volverá a declarar el lunes, una vez que ha escuchado las grabaciones que le hicieron en Italia, en las que se atribuye los atentados de Madrid.

EL JUICIO DEL 11-M, AL DÍA

Un informe del CNI de la detención de Trashorras tampoco habla de ETA

El Gobierno ha accedido a desclasificar un informe del CNI sobre la detención de José Emilio Suárez Trashorras, en el que se señala que éste implicó en los atentados a unos "moros de Madrid", pero ni siquiera citó a ETA.

Los informes de explosivos siguen dando Goma 2 Eco

La fiscal ha incorporado a la causa del 11-M los informes de la Goma 2 Eco intervenida a Trashorras en 2001, contaminada de DNT como la de la matanza.

La fiscalía pide el archivo del 'caso del ácido bórico'

La fiscalía cree que los policías acusados de falsificación no deben ser juzgados. La ley exige que el fiscal o la acusación particular acusen, y ambos piden el archivo.

Un texto de José Yoldi y Jorge A. Rodríguez publicado por el diario EL PAIS el viernes 23. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Los explosivos intervenidos a Trashorras en 2001 eran iguales a los de los trenes

Madrid - La fiscal Olga Sánchez, en una sagaz maniobra, incorporó ayer a la causa del 11-M el informe oficial sobre el análisis de los 16 cartuchos de Goma 2 Eco que fueron intervenidos a José Emilio Suárez Trashorras en 2001, en la denominada Operación Pipol. Y las pruebas son concluyentes: se trata de una Goma 2 Eco un tanto especial, ya que se encuentra contaminada con dinitrotolueno (DNT). Los peritos señalaron que los cartuchos del ex minero asturiano estaban compuestos de nitrato amónico, nitrocelulosa, ftalato de dibutilo, dinitroetilenglicol (nitroglicol), almidón y DNT.

Exactamente la misma composición que los explosivos sin estallar que fueron encontrados en la Renault Kangoo -en la que se trasladó parte de las bombas desde la infravivienda de Chinchón hasta la estación de Renfe de Alcalá de Henares-, de la bolsa bomba desactivada en el Parque Azorín en Vallecas, del explosivo recuperado en la vía del AVE en Mocejón (Toledo), y en el explosivo intacto recuperado del piso de la calle Carmen Martín Gaite de Leganés, donde se volaron los siete suicidas causando la muerte del geo Francisco Torronteras.

Contaminación de fábrica

Además, las muestras de los focos de las explosiones, según el informe provisional sobre explosivos encargado por el tribunal, han dado como resultado la existencia de nitroglicol y de dinitrotolueno. Estos componentes de la Goma 2 Eco fabricada por la Unión Española de Explosivos (UEE), en la fábrica de Páramo de Masa, han sido encontrados en los trenes de la estación de Atocha, en la calle Téllez, en la estación de El Pozo y en la estación de Santa Eugenia.

El dinitrotolueno no es un componente específico de la Goma 2 Eco, pero según la fábrica, los restos que aparecen en los explosivos intactos -en cantidades inferiores al 1%- obedecen a una contaminación en sus tolvas, ya que ese producto se utiliza en la fabricación de otros explosivos.

De modo que precisamente la presencia de dinitrotolueno determina que el explosivo de los islamistas sea el mismo que el fabricado por la UEE, vendido a la Mina Conchita de Asturias, robado por Suárez Trashorras y cambiado por drogas al jefe operativo del comando, Jamal Ahmidan, El Chino.

Obviamente, la presencia de esa sustancia descarta también que los explosivos del 11-M sean Titadyne, puesto que su composición, según figura en la página web de la empresa Titanite es: nitrato amónico -entre el 62 y el 68%-, dinitroetilenglicol (nitroglicol) -entre el 25 y el 29%- y nitrocelulosa, en cantidad inferior al 2%. Ni rastro de DNT.

Un texto de José Yoldi y Jorge A. Rodríguez publicado por el diario EL PAIS el viernes 23. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Un acusado del 11-M, apartado de otro juicio hasta que se falle el primero

Madrid - La Audiencia Nacional acordó apartar a Mohamed Larbi Ben Sellam -uno de los acusados por el 11-M- del juicio que comenzó ayer contra nueve presuntos integrantes de una célula islamista, detenidos en la Operación Nova, "en tanto no sea resuelto" el proceso que éste tiene pendiente por los atentados de Madrid.

La Sección Primera de la Sala de lo Penal adoptó esta decisión a instancias del fiscal Pedro Rubira, que realizó esta petición al considerar que Lardi Ben Sellam no puede ser juzgado en este nuevo proceso hasta que no se resuelva el juicio del 11-M, en el que también se le acusa de un delito de pertenencia a organización terrorista.

Tanto su defensa como la de los otros ocho acusados se adhirieron a la petición del fiscal y no mostraron inconveniente alguno a que este acusado sea apartado del proceso.

Larbi Ben Sellam fue trasladado a los calabozos de la Audiencia mientras continuaba la vista contra el resto de acusados por pertenencia a la célula de la corriente salafista de los Grupos Islámicos Combatientes Magrebíes creada entre finales de 2002 y febrero de 2003 en Madrid por Mustapha El Maimouni. En el juicio están acusadas también dos personas que estuvieron imputadas por el 11-M, aunque finalmente no fueron procesadas, Faisal Allouch, quien estuvo más de un mes en prisión por los atentados de Madrid, y Khalid Zeimi Pardo.

Reuniones para la 'yihad'

El fiscal Rubira sostiene en su escrito de acusación que El Maimouni, preso en Marruecos por los atentados de Casablanca del 16 de mayo de 2003, comenzó a captar marroquíes para convertirlos al islamismo radical y utilizarlos en la yihad.

Así, comenzó la captación con su cuñado Sarhane Ben Abdelmajid Fakhet, Sarhane el Tunecino, uno de los siete terroristas que se suicidaron en Leganés tras los atentados del 11-M; su amigo Mohamed Larbi Ben Sellam; y Faisal Allouch, que se ocupaba de las finanzas.

Allouch, para el que la fiscalía pide 12 años de cárcel, reconoció haber participado en reuniones en su vivienda, pero negó que éstas estuviesen dirigidas a adoctrinar al resto de procesados para realizar la yihad, así como que El Maimouni actuase como líder en las mismas.

Durante todo el interrogatorio, Allouch acusó a los procesados de colaborar con "los servicios secretos" para controlarle desde que dejó Marruecos. "Vine a España sin saber que el servicio secreto me estaba manejando desde el primer momento", relató el procesado, quien aseguró entre sollozos que estando ya encarcelado le revelaron que su mujer también colaboraba con ellos.

Texto publicado por el diario EL PAIS el viernes 23. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

  

Juicio 11-M: Opiniones (23 de febrero de 2007)

Por Narrador - 23 de Febrero, 2007, 7:00, Categoría: Opiniones

“Abogados, cerebros y certezas (o no)” por Victor De la Serna

La última jornada de esta segunda semana del juicio del 11-M alimentó el escepticismo ante las explicaciones ya ofrecidas: esa misteriosa visita de «extraños» a la casa de Morata de Tajuña y la extrañísima carta testamento de Abdenabi Kounjaa, descubierta en las renombradas instalaciones policiales de Canillas.

Pero todo eso, claro está, es incidir en la teoría de la conspiración. Y por ahí sí que no pasan otros. En la Ser y en El País ven claro cómo, de las medios conspiracionófilos, el mal ha pasado ominosamente a las filas de los abogados defensores (y de sus supuestas aliadas, las asociaciones víctimas), a los que el diario dedicaba ayer un feroz editorial:

«A los intentos esperpénticos de involucrar a ETA (...) han añadido en la vista comportamientos profesionales de dudosa práctica forense. (...) El juicio pasará a la historia, entre otras cosas, por la simbiosis y sincronización con que actúan algunas acusaciones y defensas».

Su comentarista Ernesto Ekaizer remacha, sobre Morata: «¿Quiénes eran esos desconocidos? (...) ¿Aparte del explosivo de Asturias, alguien les proporcionó dinamita Titadyn? No, no fue por la presencia de Irak en la sala. Se trata de bombardear el juicio no sólo desde fuera, es decir, desde los terminales mediáticos de la otra conspiración, sino también desde dentro».

Quien no suele tener dudas, ¡afortunada ella!, es Edurne Uriarte, en Abc, y ayer lo ratificaba: «He aquí que sólo en 2006 España está explícitamente señalada como objetivo en al menos cuatro comunicados del número dos de Al Qaeda, Ayman al Zawahiri. En marzo, en julio, en septiembre y en diciembre. Ésa es la autoría intelectual, que no inteligente, del 11-M».

La certeza, en cambio, no invade a J. L. Castaneda, en La Razón, que sigue buscando a un Zacarias Moussaoui, como Diógenes buscaba a un hombre con su linterna: «Si la primera semana del juicio nos dejó el insólito titular de que los supuestos ideólogos de Al Qaeda condenaban los atentados del 11-M, las sesiones de esta semana nos dejan otro lead no menos sorprendente: los presuntos mártires de Al Qaeda escaparon por dos veces de su propio suicidio. Zougam, Ghalyoun y Bouchar, los únicos tres acusados por poner las bombas del 11-M, no se inmolaron en los trenes, como los fanáticos kamikazes de Nueva York, Bali, Casablanca o Londres, pero tampoco en el piso de Leganés. Serían, según la acusación, supervivientes de sí mismos por partida doble. (...) Aunque para algunos todo empieza a encajar después de estos primeros días del juicio, la sensación puede ser más bien la de que todo está más desencajado que nunca. Las preguntas del fiscal y de las acusaciones particulares han podido desentrañar parte de la madeja de amistades peligrosas de los que se sientan en el banquillo. La gran asignatura es hallar la piedra filosofal que convierta esas amistades peligrosas en una bárbara masacre con 192 muertos y 1.800 heridos».

Publicado en diario EL MUNDO el viernes 23. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

EL PAIS continúa el apoyo a los presuntos delicuentes del 'borico'

Por Narrador - 23 de Febrero, 2007, 6:00, Categoría: Informe del Acido Bórico

   

El fiscal esgrime el 'caso Botín' para que los policías del 'ácido bórico' eludan el banquillo

Una asociación que patrocinó Esperanza Aguirre es la única que acusa a los jefes policiales

Madrid - La fiscalía de Madrid no sólo no ve delito en la actuación de los jefes policiales del caso del ácido bórico, sino que, además, entiende que este asunto debe ser sobreseído y que los agentes ni siquiera deben pasar por el trance de la pena de banquillo. En el escrito remitido a la juez Gemma Gallego, instructora del caso y candidata de los jueces conservadores al Consejo General del Poder Judicial, los fiscales fundamentan su petición de sobreseimiento definitivo del caso, entre otros argumentos, en una resolución dictada el 20 de diciembre de 2006 por la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional.

La resolución, que evitó que el presidente del Grupo Santander, Emilio Botín, se sentara en el banquillo, fue ponencia del juez Javier Gómez Bermúdez, el mismo que ahora está al frente del tribunal que juzga la matanza del 11-M y que ha sido aupado a la presidencia de esta sala por los actuales vocales mayoritarios y conservadores del Poder Judicial.

De acuerdo con la resolución de Gómez Bermúdez, para que un juez siente en el banquillo a un imputado en un procedimiento abreviado, es imprescindible que lo exijan "el ministerio público" y/o "la acusación particular". En el caso de las diligencias del ácido bórico, esgrimido por los medios próximos al PP para trazar un vínculo entre el 11-M y ETA (la llamada teoría de la conspiración), tanto la fiscalía como la Abogacía del Estado (la única acusación particular en este proceso) solicitan el sobreseimiento. En el proceso del ácido bórico existe una acusación o acción popular, representada por una asociación de víctimas patrocinada por la presidenta de Madrid, Esperanza Aguirre, del PP. Pero la única acusación particular es el Estado.

"El juez lo acordará"

El caso que afecta a esta sustancia matacucarachas surge a raíz de que la policía halló ácido bórico en la vivienda de Hassan El Haski, uno de los principales acusados en el 11-M. Tres peritos de la policía científica hicieron un informe dando cuenta de este hallazgo y señalando que una sustancia del mismo tipo había sido encontrada en la casa de dos etarras detenidos años antes en Salamanca y en la de una activista antisistema arrestado en Madrid en 2004. Los jefes policiales de estos peritos entendieron que no cabía establecer una relación merced a ese hallazgo e hicieron otro informe omitiendo ese detalle por considerarlo intrascendente para las pesquisas del 11-M. Pero los medios afines al PP interpretaron esa omisión como un intento del Gobierno de ocultar un supuesto nexo entre ETA y el 11-M.

La juez Gallego admitió una denuncia de la asociación que patrocina Esperanza Aguirre y les abrió diligencias por falsedad. Lo más grave que vio la juez es que uno de los jefes policiales firmó unos análisis de esa sustancia que él no había realizado personalmente. Por ello, les abrió un procedimiento abreviado e instó a las partes, como marca la ley, a que acusaran o pidieran el sobreseimiento. Tras el empuje al caso de la juez, la junta de fiscales de Madrid (15 fiscales) lo analizó y entendió que no había delito en la conducta de los jefes policiales, entre ellos el jefe de la policía científica, Miguel Ángel Santano. En los procedimientos abreviados existe la tendencia de que los imputados tienen que sufrir la pena de banquillo si lo pide alguna de las partes. En este caso, sólo lo pide la asociación que patrocina Esperanza Aguirre. Para que ni siquiera se sienten en el banquillo, la fiscalía de Madrid aporta una resolución del juez Gómez Bermúdez referida a un asunto en el que la acusación popular se empeñó, sin éxito, en llevar al banquillo al presidente del Santander. La fiscalía de Madrid hace suyo el contenido de ese auto en el escrito que ha remitido a la juez Gallego.

Un auto de procedimiento abreviado, como el que la juez Gallego ha abierto a los jefes policiales del ácido bórico, implica que la juez da por concluida la instrucción, entiende que los hechos revisten carácter de delito y que hay personas presuntamente responsables. A continuación, según la ley, el juez debe dar traslado a "todas las acusaciones", sin distinción de clases, ya sean públicas, privadas o particulares, para que presenten acusación e interesen la apertura de juicio; o, en cambio, soliciten el archivo de la causa.

Hasta aquí no hay diferenciación entre las partes. Pero la Audiencia Nacional esgrimió el artículo 782 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, en el que ahora se basa la Fiscalía de Madrid, que dice literalmente: "Si el ministerio fiscal y el acusador particular solicitaren el sobreseimiento de la causa (...) el juez lo acordará". El legislador no habla en global de las partes: cuando quiere matizar a qué tipo de parte se refiere lo hace y diferencia entre acusador particular, privado o acción popular. En este caso, según fuentes fiscales, el artículo 782 habla nítidamente del ministerio fiscal y de la acusación particular (en este caso, la abogacía del Estado). Si ambas piden el sobreseimiento, como así ocurre en el caso del ácido bórico, "el juez lo acordará".

Las otras partes que hay en el proceso del ácido bórico son las defensas, que también piden el sobreseimiento, y la acción o acusación popular (la patrocinada por Esperanza Aguirre), que pide condena y pena de banquillo. Entiende el actual presidente del tribunal del 11-M que "el legislador usa el lenguaje con propiedad" y que cuando alude al ministerio fiscal y a la acusación particular se refiere sólo a ésas y no a las otras. Y que si esto es así, el juez no tiene más remedio que archivar.

En el escrito que la fiscalía ha remitido a la juez Gallego se indican, además, otros motivos en los que fundamenta la inexistencia de delito. Hassan El Haski, en cuya casa se halló la polémica sustancia, ha negado en el juicio del 11-M tener relación con ETA y ha tachado de "película" un asunto en el que los medios afines al PP han empleado decenas de páginas y de horas de radio.

Un texto de José Antonio Hernández publicado por el diario EL PAIS el viernes 23. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

  

Blog alojado en ZoomBlog.com