El Blog

Calendario

<<   Diciembre 2017    
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Sindicación

Foros

Un Suplemento de

Alojado en
ZoomBlog

Explosivos Utilizados

Infame recusación de un perito por su condición de víctima del terrorismo

Por Narrador - 27 de Febrero, 2007, 11:00, Categoría: Explosivos Utilizados

Un abogado de la defensa recusa a un perito por ser de la AVT y padre de una víctima

Gonzalo Boye, condenado por colaborar con ETA, considera que el experto no puede ser imparcial Los técnicos tienen previsto presentar hoy el análisis cuantitativo de los focos de las explosiones

MADRID.- Una acusación particular del 11-M recusó ayer a uno de los peritos que elaboran por orden de la Audiencia Nacional un nuevo informe sobre los explosivos de los atentados. Se trata del licenciado en Químicas Gabriel Moris, vicepresidente de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) y padre de Juan Pablo Moris, fallecido en los atentados de Madrid.

A juicio del abogado Gonzalo Boye, son precisamente estas dos circunstancias las que, a su juicio, pueden distorsionar su actuación como perito. El tribunal aún no ha resuelto el incidente de recusación.

Moris es uno de los tres expertos designados por las acusaciones del 11-M, que actúan junto a otro designado por las defensas y a otros cuatro nombrados por las Fuerzas de Seguridad: dos de la Policía Científica y dos de la Guardia Civil.

Pese a su cargo en la AVT, Moris no es el perito de la Asociación, que ha designado a otro experto. Su nombramiento proviene de una quincena de víctimas representadas por los letrados Juan Carlos Rodríguez Segura y Manuela Rubio, que sí actúan habitualmente como abogados de la AVT.

Boye, por su parte, representa a una víctima chilena de los atentados. Este letrado, también de origen chileno, está condenado por colaborar con la organización terrorista ETA en el secuestro de Emiliano Revilla en 1988. Fue juzgado y condenado a una pena de 14 años.

Los peritos tienen previsto comunicar hoy al tribunal los resultados del análisis cuantitativo de los explosivos, el que determina la proporción en la que se encuentra cada componente. El pasado 13 de febrero, entregaron a la Sala el informe cualitativo, que indica cuáles son los componentes detectados.

En ese informe preliminar, tres de los cuatro peritos, entre ellos Moris, presentaron varias alegaciones que no fueron suscritas por los expertos de las Fuerzas de Seguridad. En ellas resaltaban las dificultades encontradas para determinar qué estalló en los trenes. En relación con el análisis cuantitativo, ya advertían que no podría ofrecerse la proporción en la que aparece cada componente, dada la poca cantidad conservada, por lo que «difícilmente» se podrá indicar de qué tipo de explosivo se trata.

A esa dificultad se sumaba, según los tres expertos, que el tipo de restos recogidos por los Tedax junto a los trenes no facilitaba los análisis. También indicaban que el lavado con acetona y agua que efectuaron los expertos en desactivación «hace suponer que algunos componentes del explosivo han desaparecido de las mismas casi en su totalidad, lo que impide hacer un análisis completo». En otro punto, subrayaban que las muestras se tomaron hace más de dos años y medio, y que la fecha de caducidad de los explosivos, en general no sobrepasa los 18 meses». Por último, resaltaban que las 24 muestras recogidas en los focos eran insuficientes para resultar representativas del explosivo empleado.

Una información de Manuel Marraco publicada por el diario EL MUNDO el martes 27 de febrero de 2007. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


  

Recusan a un responsable de la AVT como perito del informe de los explosivos

MADRID. A las 7.40 del 11 de marzo de 2004, Gabriel Moris, licenciado en Ciencias Químicas, perdió un hijo —Juan Pablo, 32 años—, cuando unos terroristas hicieron estallar un artefacto explosivo en un tren que estaba detenido en la estación de Téllez. Desde el año pasado este hombre es vicepresidente de la AVT y no cree en la autoría islamista de la matanza. Sí defiende la participación de ETA.

Gabriel Moris es uno de los cuatro peritos ajenos a las Fuerzas de Seguridad del Estado que ha participado en la última prueba pericial de los explosivos utilizados el 11-M, en la que apareció el dinitrotolueno, pero no a petición de la AVT, sino de una de las acusaciones particulares, que tiene la misma visión de los atentados que la asociación de víctimas de la que Moris es vicepresidente. Fuentes cercanas a Moris consultadas por Servimedia explicaron que este hombre trabajó durante 40 años como químico en una empresa industrial. Además, cuenta con una larga trayectoria que avala su elección como perito.

Sin embargo, una de las acusaciones particulares planteó ayer un incidente de recusación para que sea apartado del informe. El letrado Gonzalo Boyé recuerda que la Ley de Enjuiciamiento Criminal impide ejercer como perito a alguien que no sólo es querellante, sino también víctima. Boyé tiene también su propia historia: chileno de origen, fue condenado a 14 años por colaborar con ETA (estaba a sueldo) en el secuestro de Emiliano Revilla. Estudió Derecho en prisión.

Texto publicado por el diario ABC el martes 27 de febrero de 2007. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

  


  

Recusado un perito sobre explosivos por ser dirigente de la AVT

Madrid - El abogado de una de las acusaciones particulares recusó ayer por falta de imparcialidad a uno de los ocho peritos que está participando en los análisis periciales de los restos de explosivos hallados durante las pesquisas de los atentados y que fue encargado por el tribunal del 11-M. El recusado, el químico Gabriel Moris, es vicepresidente de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) y padre de una de las víctimas del tren atacado en la calle de Téllez. Según el letrado Gonzalo Boyé, eso le lleva a incurrir en dos causas de recusación previstas en la Ley de Enjuiciamiento Criminal. El tribunal decidirá sobre la recusación a lo largo de esta semana.

Boyé, que representa a las víctimas Angélica Jérica Cortés y a su hijo menor de edad, considera que Moris puede tener "interés directo o indirecto en la causa o en otra semejante", según el artículo 468 de la LEC. Este interés quedaría demostrado en el hecho de que Moris es vicepresidente de una de las asociaciones que actúan como querellante en el procedimiento y, además, es padre de una víctima mortal, lo que implicaría ese supuesto interés del recusado en la causa. Moris, además, es un activo participante en las protestas que organizan el día 11 de cada mes los partidarios de la teoría de la conspiración y en la mayoría de las manifestaciones que ha convocado la AVT contra el Gobierno.

En principio, la recusación debería plantearse antes de que comenzara la diligencia pericial, pero Boyé entiende que dicho plazo comenzará a correr cuando la diligencia se examina en la sala de vistas.

Ocho expertos

Gabriel Moris es uno de los ocho peritos designados para analizar los restos de explosivos encontrados en los focos de los explosiones en los trenes, así como los encontrados en la Renault Kangoo, en la única mochila desactivada, en la bomba que los terroristas pusieron en las vías del AVE Madrid-Sevilla y en el piso de Leganés, donde se suicidó el núcleo del comando islamista.

La prueba pericial, que aún no ha concluido definitivamente, está siendo realizada por ocho peritos. Dos pertenecen a la Comisaría General de la Policía Científica, otros dos al Servicio de Criminalística de la Guardia Civil (designados por el tribunal), uno por la defensa de Jamal Zougam (que fue a la que se le aceptó la ejecución de la pericia), uno de la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M, uno de la AVT y, finalmente, otro en representación de una acusación particular.

Inicialmente iban a ser 10 los peritos -las acusaciones que no pidieron la prueba tenían derecho a tener uno cada una- pero finalmente el número quedó reducido a ocho.

Un texto de J. Yoldi y J. A. Rodríguez publicado por el diario EL PAIS el martes 27 de febrero. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

  

ABC y EL PAIS siguen insistiendo en el uso de la Goma 2 ECO pese a las evidencias

Por Narrador - 27 de Febrero, 2007, 7:00, Categoría: Explosivos Utilizados

  

Los análisis detectan sólo trazas de DNT y apuntan a la Goma 2 ECO contaminada

Se demuestra que el DNT no es un componente básico del explosivo al estar en concentraciones inferiores al 5 por ciento

MADRID. Los análisis cuantitativos del explosivo utilizado en la matanza del 11-M han detectado sólo trazas de dinitrotolueno (DNT), lo que confirma que no se trata de un componente básico de la dinamita empleada y abona la hipótesis de la «contaminación», adelantada por ABC en su momento. Las fuentes consultadas explicaron que el DNT estaba en concentraciones «mínimas, en todos los casos inferiores al 5 por ciento».

Las muestras analizadas corresponden tanto a los focos de las explosiones como a la Goma 2 ECO recuperada en la mochila de Vallecas, en las vías del AVE de Mocejón, en la Renault Kangoo y en el piso de Leganés donde se suicidaron siete de los presuntos autores materiales de la matanza de los trenes. Esa misma proporción se ha detectado en la muestra patrón de «Mina Conchita».

Los resultados recogidos en el primer borrador eran ya muy significativos en cuanto a que la dinamita empleada era la Goma 2 ECO fabricada por UEE en sus instalaciones de Páramo de Masa (Burgos), distribuida luego en «Mina Conchita» (Avilés), robada por el ex minero José Emilio Suárez Trashorras y vendida por éste y sus compinches a la célula de la que era jefe operativo Jamal Ahmidan «El Chino», uno de los suicidas de Leganés.

Sin embargo, para cerrar definitivamente el círculo de los explosivos —uno de los arietes utilizados contra la instrucción del juez Juan del Olmo—, hacía falta conocer los resultados de los análisis cuantitativos. La presencia de DNT en todos los focos de la explosión y escenarios de la matanza había sido utilizada como argumento para asegurar que la dinamita utilizada no era Goma 2 ECO, al no ser habitual que el DNT se encuentre entre sus componentes. A partir de ahí cabían dos opciones: la primera, que esa dinamita estuviera contaminada; la segunda, que se hubieran utilizado dos tipos de explosivo en el 11-M y que uno de ellos no fuera Goma 2 ECO.

Desde el primer momento, las fuentes consultadas por ABC se inclinaron abiertamente por la primera de las posibilidades, ya que todos los datos de la investigación judicial y policial apuntaban en ese sentido. La Goma 2 ECO fue hallada en la citada mochila, cuya validez como prueba quedó plenamente acreditada; también en las vías del AVE, donde los islamistas intentaron una nueva matanza el 2 de abril; en la Renault Kangoo utilizada por los terroristas para trasladarse a la estación de Cercanías de Alcalá de Henares y también, finalmente, en el piso de Leganés. Es decir, en todos los escenarios que rodean el 11-M se había encontrado el mismo tipo de explosivo.

Sin embargo, el Tribunal que preside Javier Gómez Bermúdez, para tratar de disipar cualquier duda, encargó esta nueva prueba pericial en la que se han utilizado técnicas no empleadas hasta este momento, por lo que sus resultados, obviamente, no podían haberse producido antes. Dicho en otras palabras, sólo con esta nueva prueba pericial se ha podido detectar primero y cuantificar después en qué porcentaje estaba el DNT.

Las fuentes consultadas por ABC precisaron que anoche se celebraba una reunión para terminar el informe de los explosivos, que estaba a falta de los análisis cuantitativos del nitroglicol, uno de los componentes básicos de la Goma 2 ECO. No obstante, precisaron que con toda seguridad hoy se entregarán al Tribunal los resultados completos de la pericia.

La «mínima» concentración de DNT apunta abiertamente a la «contaminación» del explosivo. ABC ya adelantó que la fábrica de Burgos elaboraba alternativamente Goma 2 EC —de la que sí es componente básico el DNT—, y Goma 2 ECO. Al utilizarse siempre las mismas tolvas es más que probable que se produjera esa mínima impregnación, que en cualquier caso no afectaba a las propiedades del explosivo ni alteraba lo que es su composición básica.

Aunque en otro sumario distinto, la contaminación de la Goma 2 ECO ya fue detectada en los cartuchos intervenidos a Trashorras durante la «operación Pipol», en la que fue condenado junto a su cuñado Antonio Toro. Esa dinamita procedía, al parecer, de «Mina Conchita». Los resultados de los análisis, realizados en el laboratorio Químico-Toxicológico de la Comisaría General de Policía Científica, han sido incorporados al Rollo de Sala del 11-M a petición de la Fiscalía.

Los ocho peritos han identificado los componentes químicos del explosivo basándose en nueve técnicas en los laboratorios de Policía Científica. Primero se ofrecieron al Tribunal los resultados cualitativos de las pruebas y ahora se aportan los cuantitativos para determinar con la mayor precisión posible la proporción de cada sustancia. Todas las muestras tenían dos componentes: dinitrotolueno y nitroglicol. La detección de DNT en las muestras intactas recuperadas y en todos los focos de las explosiones ha sido posible ahora con la aplicación de una técnica de alta precisión analítica, que no había sido utilizada antes ni por los Tedax ni por los técnicos de Policía Científica.

Análisis previos

Se trata de la microextracción en fase sólida, con desorción en cromatografía de gases acoplada a espectrometría de masas. Su aplicación permite detectar compuestos incluso cuando están en la muestra en concentraciones de partes por billón (microgramos por kilo).

Los análisis previos de los Tedax en el 11-M fueron realizados con una técnica menos precisa, la extracción en fase orgánica. Ese procedimiento lo repitieron los químicos de la Policía Científica en 2004 sin aplicar otras técnicas, dado que no era preciso detectar componentes residuales porque se analizaban muestras intactas de Goma 2 ECO y no restos de los focos. En los cartuchos de la «Operación Pipol», donde se detectó DNT en agosto de 2004, sí se aplicó cromatografía de gases y espectrometría de masas, aunque sin necesidad de microextracción en fase sólida.

Los cuatro peritos de las partes se niegan a firmar el informe

Los cuatro peritos de parte se negaron anoche a firmar los resultados de los análisis cuantitativos de los explosivos, que confirman la presencia residual de DNT y, por tanto, que no es un componente esencial de la dinamita utilizada en la matanza de los trenes. La decisión de estos expertos contrasta con la que adoptaron cuando elaboraron el borrador del informe, cuyos resultados adelantó ABC en su momento. Las fuentes consultadas destacaron que todos los análisis y todas las técnicas empleadas han sido consensuadas por los ocho peritos, cuyo trabajo además ha sido grabado para que pueda luego ser examinado por el Tribunal. Los peritos explicarán durante la vista oral los resultados de su trabajo.

Un texto de N. Colli y D. Martínez publicado por el diario ABC el martes 27 de febrero de 2007. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

  


  

El análisis final de explosivos del 11-M desbarata la tesis clave de la conspiración

El análisis final del explosivo del 11-M acredita que se utilizó Goma 2 ECO. El porcentaje mínimo de DNT hallado en las muestras descarta que se trate de otra dinamita

Madrid - El análisis cuantitativo sobre el dinitrotolueno (DNT) hallado en la dinamita no explosionada descubierta en los escenarios de la matanza de los trenes confirma que los terroristas utilizaron Goma 2 Eco que sufrió en su fabricación o en otro momento algún tipo de contaminación de DNT. Los análisis han acreditado un porcentaje inferior al 1% de DNT en las muestras analizadas, lo que significa que no se trata de otra dinamita distinta a la Goma 2 ECO, que llevaría un porcentaje muy superior de DNT. La Goma 2 ECO fue robada por los terroristas en Asturias para perpetrar el 11-M.

Ocho peritos se encargan del análisis de los explosivos: cuatro pertenecen a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y los otros cuatro representan a tres acusaciones particulares (dos de ellas en nombre de asociaciones de víctimas que ponen en cuestión la investigación judicial y policial y defienden la teoría de la conspiración) y a uno de los principales acusados del atentado, Jamal Zougam, al que se considera autor material de la matanza de los trenes.

Fuentes de la Audiencia Nacional aseguraron ayer que los análisis del DNT encontrado en los focos de las explosiones y en la dinamita no explosionada ya han finalizado. La conclusión de esos análisis, según las mismas fuentes, habla de que el porcentaje de DNT hallado en la dinamita no explosionada (descubierta en la bomba que no estalló, en la furgoneta donde se trasladaron los terroristas a Alcalá, en el piso de Leganés en el que se suicidaron y en el artefacto junto a las vías del AVE en Mocejón, Toledo) es "prácticamente idéntico y mínimo", lo que demostraría que la Goma 2 Eco sufrió una contaminación de DNT que pudo producirse en la propia fábrica. Y, además, el DNT hallado en los restos de los focos de las explosiones está en un porcentaje también mínimo en relación con el que debería haberse hallado caso de que hubiera estallado una dinamita distinta a la Goma 2 ECO.

La conclusión del análisis de DNT, según fuentes de la Audiencia, no ha sido asumida por los cuatro peritos de las acusaciones particulares y del procesado Jamal Zougam. Estos peritos se niegan a firmar el informe, que vendría a descartar definitivamente una de las teorías en las que basan todas sus sospechas los defensores de una conspiración en torno al 11-M de la que habrían participado policías, guardias civiles y servicios de información españoles y extranjeros.

El informe cuantitativo de los explosivos (donde se precisa no sólo las sustancias encontradas, sino en qué porcentaje se halla cada una de ellas) aún no ha terminado porque faltan los análisis sobre el nitroglicol, que también se ha encontrado tanto en los focos de las explosiones como en la dinamita no explosionada.

En el primer análisis cualitatito, todos los componentes de la Goma 2 Eco aparecieron en los restos de dinamita no explosionada hallados en los diversos escenarios utilizados por los terroristas. A esos componentes se añadió el DNT, lo que generó alguna duda sobre el explosivo usado, pues en la composición de la Goma 2 ECO no aparece el DNT.

En ese informe cualitativo también se analizó una muestra patrón de Goma 2 ECO remitida por la propia empresa fabricante. Y en esa muestra también apareció el DNT.

Un texto de J. Yoldi y J. A. Rodríguez publicado por el diario EL PAIS el martes 27 de febrero. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

  

El DNT era componente del explosivo de los trenes, según peritos del 11-M

Por Narrador - 26 de Febrero, 2007, 10:00, Categoría: Explosivos Utilizados

MADRID.- En sólo unos días, los ocho peritos que, por orden de la Audiencia Nacional, realizan los análisis sobre los explosivos relacionados con el atentado del 11-M entregarán al Tribunal su esperado informe definitivo.

Sus conclusiones tendrán una incidencia extraordinaria sobre el proceso que se sigue contra los 29 imputados. Si los ocho técnicos confirman que el explosivo utilizado fue Goma 2 ECO, como aseguran el juez Del Olmo y la fiscal Sánchez, la versión oficial sobre los hechos recibirá un indudable espaldarazo. Pero, si dictaminan que lo que estalló en los trenes no fue Goma 2 ECO, la versión que con tanto ardor defienden las terminales mediáticas del Gobierno se vendrá abajo como un castillo de naipes.

Si no fue ese tipo de dinamita el que se utilizó para hacer volar los trenes, entonces habrá que buscar otro lugar, además de Mina Conchita, y, por supuesto, a otros autores, al margen de los que ahora se sientan en el banquillo.

La fiscal es consciente de la trascendencia de ese informe y, para prevenir su demoledor impacto, ha solicitado que se incorpore a la causa el análisis que se hizo a instancias del destituido jefe de los Tedax, Sánchez Manzano (que de nuevo hurtó esa labor a la Policía Científica), sobre los cartuchos de dinamita incautados a Suárez Trashorras y Antonio Toro en la conocida como operación Pipol.

¿Por qué? Pues porque en ese análisis aparece el temido DNT. Con ello, Olga Sánchez piensa dar cobertura a la insostenible teoría de la contaminación: los terroristas utilizaron Goma 2 ECO contaminada con DNT.

Esta «sagaz maniobra» (según califica El País) tiene algunos inconvenientes. El primero de ellos es que el propio tribunal que juzgó los hechos no admitió dicho análisis como prueba. La razón es sencilla: la dinamita se incautó en junio de 2001 y, sin embargo, los análisis no se hicieron hasta agosto de 2004.

Otro inconveniente no menor es el hecho de que ese informe no esté ya incorporado al sumario. En escrito del juez Del Olmo al secretario de Estado de Interior, Antonio Camacho, fechado el 11 de noviembre de 2004, se le instó a que remitiera al juzgado todos los informes en cualquier tipo de soporte que obraran en poder de todos y cada uno de los cuerpos y unidades que componen su departamento en relación a los imputados Suárez Trashorras y Antonio Toro. ¿Por qué no se incorporó dicho análisis al sumario cuando lo pidió Del Olmo? ¿Desobedeció el secretario de Estado al juez? ¿Es que acaso en aquel momento no interesaba que apareciese mencionado el DNT porque no se había detectado en ninguno de los análisis realizados sobre los explosivos del 11-M por la Policía Científica?

El tribunal debería investigar por qué el secretario de Estado no dio cumplida respuesta al juez instructor.

Pero, aún con todo, el informe apadrinado por Sánchez Manzano no ayudaría mucho a los objetivos de la fiscal. En primer lugar, porque en él se dice que las sustancias que aparecen en los citados cartuchos se corresponden con los «componentes habituales de las dinamitas» (definición ambigua también utilizada por el ex jefe de los Tedax para bautizar las sustancias que aparecieron en los focos de los trenes).

Además, hay que recordarle a la fiscal que en 2001 se utilizaban en Mina Conchita al mismo tiempo cartuchos de Goma 2 EC (que sí contiene DNT) y Goma 2 ECO (que carece de él). Por lo tanto, es probable que esos cartuchos fuesen de Goma 2 EC o que, al estar mezclados con los de Goma 2 ECO, estos últimos se contaminaran de una sustancia conocida por su exudación (el DNT).

Sin embargo, como la fiscal debe saber, en 2004 (fecha en la que, según su escrito de acusación, se robó la Goma 2 ECO en Mina Conchita) ya no se consumía desde hacía mucho tiempo Goma 2 EC.

Como puede verse, la aportación de este informe no resolvería la contradicción fundamental que se plantea al relato de la fiscal sobre los hechos: si lo que estalló en los trenes contenía DNT, no era Goma 2 ECO.

Muestra nula

Por cierto, hay otra falsedad, manejada repetidamente tanto por El País como por ABC, que consiste en considerar el «resto de cartucho de dinamita Goma 2 ECO que fue enviado como patrón de referencia» (analizado por los peritos en su Informe Preliminar en el apartado 2) como una muestra remitida ex novo por UEE para su cotejo con el resto de muestras. No. Dicho resto es el que en su día (12 de marzo de 2004) envió Sánchez Manzano al laboratorio de la Policía Científica. En dicha muestra, los peritos han encontrado DNT, pero, como la propia Policía Científica se encargó de demostrar entonces, la validez de la muestra era nula, ya que apareció contaminada con metenamina.

En UEE están escandalizados por la frivolidad con la que algunos medios y ciertos políticos manejan la tesis de que de sus fábricas la Goma 2 ECO sale habitualmente contaminada con DNT. Los laboratorios de UEE, entre los más avanzados de Europa, son capaces de discernir hasta 50 partes por millón en una sustancia. Pues bien, nunca, hasta ahora, sus análisis han detectado contaminación con DNT.

La legislación europea sobre explosivos es muy estricta a ese respecto y establece duras sanciones para las empresas que no cumplan la normativa. Fuentes de UEE confirmaron a EL MUNDO que sus controles de calidad son periódicos y en ellos no se ha detectado contaminación con DNT en las dinamitas que dicha empresa comercializa bajo la denominación de Goma 2 ECO.

La fiscal Sánchez está nerviosa por el resultado del informe final sobre los explosivos, de cuya evolución es informada puntualmente por el jefe de la Policía Científica, Miguel Angel Santano.

Al menos los cuatro peritos (los que no pertenecen ni a la Guardia Civil ni a la Policía Científica) se inclinan claramente por la tesis de que el explosivo que reventó los trenes el 11-M contenía como componente DNT, lo cual descarta que se tratase de Goma 2 ECO.

Aunque los peritos de la Guardia Civil y de la Policía Científica tienen una elevada cualificación profesional, nadie duda de que, llegado el momento (e incluso contra su criterio), aceptarán lo que le imponga la superioridad.

El presidente del tribunal, Javier Gómez Bermúdez, solicitó la semana pasada al perito que ejerce de presidente (el que figura con el número 47, miembro de la Policía Científica) que tuviera listo para hoy el informe cuantitativo sobre los explosivos.

Sin embargo, al menos hasta dentro de una semana no estarán listos todos los análisis, ya que, en estos momentos, se está procediendo al estudio de los componentes inorgánicos de los mismos y aún no se han realizado todas las comprobaciones.

Sin embargo, lo que sí se puede decir ya es algo que se reflejará en el informe final. La aparición de DNT en las muestras de los focos, lavadas por los Tedax con agua y acetona, es suficientemente significativa en opinión de los peritos independientes como para afirmar que dicha sustancia era un componente del explosivo que estalló en los trenes. Es decir, que descartan que se tratase de Goma 2 ECO.

La cuestión es que, dada la cantidad mínima de restos con la que están trabajando, es imposible determinar la cantidad de DNT que había en ese explosivo. Es decir, que no se puede hacer un análisis cuantitativo de las sustancias que componían la dinamita que estalló en los trenes.

Hubiera sido posible hacerlo si se hubiese guardado el análisis que se hizo en su día y que Sánchez Manzano resumió con su fórmula mágica: «componentes habituales de las dinamitas». «Pero, ¿qué componentes?», preguntan los peritos. ¡Ah! Eso no se sabe. «¿Y los restos de agua y acetona con los que se lavaron los restos hallados en los focos?». Por supuesto, eso también se desconoce. ¿Por qué no se siguieron los protocolos establecidos en cualquier laboratorio que se precie? ¿Es que acaso no hay responsabilidad penal en esa negligencia por parte del responsable de los Tedax y que ahora hace imposible determinar con absoluta precisión el explosivo con el que se cometió el mayor atentado de la Historia de España?

Lo que sí se va a poder determinar es la cantidad de DNT que aparece en el explosivo intacto. Según todos las fuentes consultadas, el porcentaje no será significativo (en todo caso estará por debajo del 2%). Por tanto, en el explosivo intacto sí que se podrá hablar de contaminación con DNT.

¿Servirá ese análisis para determinar que todas las muestras estaban contaminadas? Rotundamente no. El rigor científico obliga a establecer una diferencia entre los focos y el explosivo intacto acorde con la lógica: si el explosivo de los focos hubiera estado solo contaminado con DNT, dicho componente no se habría detectado ahora en los análisis.

Atrapados

Por otro lado, los que sostengan esa tesis están atrapados porque, como ya se dijo en estas páginas la semana pasada, en la dinamita hallada en Mocejón hay dos muestras en las que no aparece DNT; justo las que no han estado bajo la custodia de la Policía. Ese dato es fundamental porque demuestra que la Goma 2 ECO no está contaminada con esa sustancia y que el DNT apareció posteriormente, probablemente en el laboratorio de los Tedax.

El problema para la versión oficial, elaborada con tan poca lucidez como numerosas contradicciones tanto en el auto de procesamiento como en el escrito de acusación, es que su credibilidad, en lo que se refiere a la trascendental prueba de los explosivos, está a cargo de un jefe policial, Miguel Angel Santano, que se va a sentar próximamente en el banquillo acusado por la Audiencia de falsedad y encubrimiento.

¿Qué dirán ahora los que hacían chistes y chirigotas sobre el ácido bórico? Sí, sí. ¡Vaya risa, tía Felisa!

Santano, como los otros tres jefes de la Policía Científica acusados de idénticos delitos, no van a ser juzgados porque considere la Sala de la Audiencia poco idóneo ligar a ETA con el 11-M a través del ácido bórico, sino por haber falsificado un informe oficial para que no apareciera por ningún lado la palabra maldita. Como le dijo su jefe a uno de los peritos: «ETA no puede aparecer por orden de la superioridad».

Vemos, pues, cómo el ácido bórico («producto de limpieza que utilizan cientos de miles de amas de casa en España», según escribió el insigne periodista Javier Pradera en El País) sí que tendrá efectos en esta causa. Por ejemplo, demostrar que la dirección de la Policía no sólo no permitió investigar las pistas que conducían hacia ETA, sino que las borró de forma tan contundente como burda: utilizando para ello un vulgar típex.

¿Qué les dirán ahora a sus lectores los que, llevados de la mano del acomodaticio juez Garzón, calificaron a los peritos de falsificadores y a este periódico de haber fabricado pruebas? Sencillamente, nada. Porque, para ellos, el 11-M no es una cuestión de datos, es una cuestión de fe.

Una información de Casimiro Garcia-Abadillo publicada por el diario EL MUNDO el lunes 26. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

EL PAIS sigue ignorando que el DNT no forma parte de la Goma 2 ECO

Por Narrador - 17 de Febrero, 2007, 6:00, Categoría: Explosivos Utilizados

  

La muestra de Goma 2 que confirma todo

El informe previo sobre el explosivo certificó que en los lugares en que estallaron las bombas se encontraron los componentes del patrón enviado a la policía por su fabricante

Madrid - En los restos de explosivo encontrados en cuatro de los cinco focos de las explosiones de los terribles atentados del 11-M fueron hallados dos de los seis componentes de la muestra de Goma 2 Eco proporcionada por Unión Española de Explosivos (UEE, la empresa que la fabrica) a la policía para su análisis. Esa es la única conclusión cierta que se puede extraer de la prueba previa sobre los explosivos encontrados, encargada por el presidente del tribunal que juzga los crímenes, Javier Gómez Bermúdez, a los peritos (dos de la policía, dos de la Guardia Civil, y el resto, hasta ocho, procedentes de las distintas acusaciones y defensas) antes de que se iniciara el juicio.

EXPLOSIVO INTACTO: Identidad con la muestra

Los resultados del análisis realizado por estos peritos se ordenan en el informe enviado al tribunal en tres capítulos. El primero muestra la composición del patrón de Goma 2 Eco enviado por UEE y de las demás muestras que no hicieron explosión encontradas en los distintos escenarios donde se prepararon o perpetraron los atentados: la de la mochila bomba desactivada por la policía en el parque Azorín de Vallecas, los restos encontrados en la Renault Kangoo en la que se trasladaron parte de los explosivos hasta la estación de cercanías de Alcalá de Henares, los encontrados en las vías del AVE Madrid-Sevilla a la altura de Mocejón (Toledo) y los que se hallaron en lo que quedó del piso de la calle de Martín Gaite de Leganés, donde se suicidaron siete de los presuntos autores de la masacre.

Esas seis muestras, que no llegaron a estallar, coinciden exactamente en su composición. El patrón enviado por el fabricante contenía nitroglicol, nitrato amónico, nitrocelulosa, dibutilftalato, amidón y dinitrotolueno (DNT). Esta última sustancia "en cantidades minoritarias, a falta de que los análisis cuantitativos indiquen su concentración", según reza el propio informe.

RESTOS DE LOS TRENES: Nitroglicol y DNT

La segunda parte del documento analiza los restos de los artefactos explosivos que estallaron. Esos restos fueron encontrados por los agentes en los trenes y en los alrededores de los lugares en los que se produjeron las explosiones, es decir, en la estación de Atocha, en la calle Téllez y en los apeaderos de cercanías de El Pozo y Santa Eugenia.

En esos cuatro lugares se hallaron dos de los seis componentes de la muestra patrón de Goma 2 Eco enviada para su análisis por la empresa de explosivos: el dinitrotolueno y el nitroglicol. En las seis muestras recogidas, en Atocha aparece la primera de esas sustancias y en una de ellas se mezcla con nitroglicol. El dinitrotolueno también aparece en las tres muestras obtenidas en la calle Téllez, en una de las cuales también hay nitroglicol. En El Pozo se encuentran cinco muestras con ambas sustancias, dos sólo con dinitrotolueno y una con nitroglicol mezclado con polvo de extintor (compuesto de sulfato amónico y dihidrógeno fosfato amónico).

El nitroglicol es, según la ficha de seguridad de UEE (el documento en el que se explica como debe usarse) la segunda sustancia más presente en la Goma 2 Eco (entre el 26% y el 31%) tras el nitrato de amonio (entre el 60% y el 70%). El dinitrotolueno también aparece entre los componentes de la muestra utilizada por los peritos como patrón, según señala el propio informe.

Los partidarios de las teorías de la conspiración mantienen que el dinitrotolueno no es un ingrediente de la Goma 2 Eco, aunque sí del Tytadine, el explosivo favorito de ETA. Se basan en las fichas de seguridad de ambos productos, redactadas respectivamente por UEE y Titanite, las empresas que los comercializan. Pero esa afirmación carece de validez ateniéndose al contenido exacto del informe. Los peritos compararon los restos recogidos en los lugares de las explosiones con la muestra patrón de Goma 2 Eco enviada por el fabricante para su análisis policial y esta muestra patrón, como recoge el propio documento contaba entre sus componentes con el dinitrotolueno, a pesar de su ficha de seguridad.

Además, ninguno de los cuatro peritos de las defensas y las acusaciones -entre ellos el de la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M, que cuenta con apoyo del PP y es firme partidaria de las teorías conspirativas- que reflejaron observaciones a la prueba señalaron ninguna objeción respecto al modo en que se analizó la muestra patrón y los demás restos intactos de explosivo.

ANÁLISIS DE LAS BOLSAS: Nitrato amónico

El informe analiza cinco bolsas de plástico supuestamente utilizadas para transportar explosivos, así como la bolsa de Vallecas que contenía el artefacto que no estalló. En tres de ellas, las encontradas en la finca de Chinchón (Madrid) donde se preparó el atentado, una cuarta hallada en la calle Martín Gaite y otras dos que sirvieron para transportar el explosivo a la vía del AVE, aparecen pequeñas cantidades de nitroglicol. En la bolsa que cargó la bomba desactivada también había dinitrotolueno y nitroglicol junto a otro componente de la muestra patrón: el nitrato amónico.

Texto de Manuel Altozano publicado por el diario EL PAIS el sábado 17 de febrero de 2007. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

  

Un documento del Ministerio de Industria dice que el DNT no forma parte de la Goma 2 ECO

Por Narrador - 16 de Febrero, 2007, 12:00, Categoría: Explosivos Utilizados

Subraya que UEE decidió empezar a fabricar esta dinamita en lugar de la Goma 2 EC precisamente para eliminar el dinitrotolueno por razones ecológicas

MADRID. - Un informe financiado por el Ministerio de Industria señala que la característica fundamental que define a la Goma 2 ECO y la distingue de su versión anterior (la Goma 2 EC) es la ausencia total de dinitrotolueno (DNT). Ésta es, sin embargo, una de las sustancias que se han encontrado en los focos de las explosiones del 11-M.

Este informe demuestra, por lo tanto, que el explosivo que estalló aquella trágica mañana no pudo ser Goma 2 ECO, salvo que se hubiera producido una insólita contaminación con DNT en su proceso de elaboración, debido a una gravísima negligencia de la empresa fabricante.

Ayer, algunos medios siguieron apoyándose en la tesis de la contaminación para llegar a la conclusión de que la dinamita que se utilizó en la masacre fue Goma 2 ECO, mezclada accidentalmente con DNT durante su fabricación. Sin embargo, si ayer todos los expertos consultados por EL MUNDO reaccionaron con enorme escepticismo ante esta posibilidad, el informe de Industria cuestiona todavía más su verosimilitud.

Imagínese que alguien le vendiera un café descafeinado con cafeína, una cerveza sin alcohol que le dejara colocado, o un refresco light repleto de azúcar. Pues un fraude de este calibre es lo que supondría que una empresa de explosivos fabricara Goma 2 ECO contaminada con DNT. Según el citado informe -elaborado por la Fundación Entorno como parte de un estudio sobre las mejoras ambientales en diferentes sectores de la industria española- la Goma 2 ECO, por definición, no puede contener DNT. De hecho, podría decirse que la razón de ser de este explosivo, o su seña de identidad, es precisamente que carece del componente que se ha descubierto en los focos de las explosiones del 11-M.

El informe explica que el desarrollo de la Goma 2 ECO se enmarcó, a finales de los años 90, dentro de la adhesión de la Unión Española de Explosivos (UEE) a los principios de la llamada Iniciativa Europea de Eco-Eficiencia, un programa de la UE concebido para disminuir progresivamente el impacto medioambiental de la actividad industrial en nuestro continente.

Con este objetivo en mente, las empresas españolas de explosivos empezaron a investigar nuevas fórmulas que resultaran menos dañinas desde el punto de vista ecológico. Y fue entonces cuando surgió la idea de transformar el producto líder en el mercado español de las dinamitas, la Goma 2 EC, en un explosivo más verde. ¿Cómo? Pues precisamente eliminando por completo el DNT, un producto que se ha utilizado durante décadas en la industria de explosivos por su eficiencia a la hora de desencadenar la detonación, pero que resulta altamente tóxico para el medio ambiente.

Menos gases nocivos

Inicialmente, señala el informe, «el objetivo era obtener un explosivo con el mínimo DNT, que mantuviera los niveles de energía, mediante la adición de otros materiales inocuos». Sin embargo, finalmente, los técnicos que se dedicaron a buscar una fórmula más ecológica de Goma 2 EC fueron aún más lejos, ya que lograron mantener la misma capacidad detonadora, pero eliminando por completo el DNT.

«El objetivo inicial se ha obtenido y mejorado», destaca el informe, «ya que la reducción primeramente deseada se ha extendido hasta la eliminación total del DNT, lo cual ha permitido el desarrollo de un nuevo producto denominado Goma 2 ECO ('Goma sin DNT') por UEE». Ese paréntesis -'Goma sin DNT'- demuestra hasta qué punto la característica fundamental de la Goma 2 ECO -es decir, lo que define su especificidad, diferenciándola de su versión más primitiva y tóxica- es justamente la ausencia total de DNT.

Mediante la eliminación de este componente, se consigue que la nueva versión ecológica de la Goma 2 genere una cantidad mucho menor de gases dañinos -fundamentalmente monóxido de carbono y óxidos de nitrógeno- durante la detonación del explosivo. Al mismo tiempo, el informe señala que las mejoras ambientales del nuevo producto suponen una reducción en el coste de producción de más de 12.000 euros al año. En definitiva, si lo que estalló en los trenes el 11-M era Goma 2 ECO, sólo pudo deberse a una chapuza descomunal del fabricante.

Una información de Pablo Jauregui publicada por el diario EL MUNDO el viernes 16 de febrero de 2007. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

El 'eco' de la Goma 2 retumba en el juicio sobre el 11-M

Por Narrador - 16 de Febrero, 2007, 11:30, Categoría: Explosivos Utilizados

El proceso judicial sobre los atentados de Madrid, iniciado ayer, tendrá que determinar con claridad el tipo de explosivo empleado por los terroristas.

El Partido Popular

El diputado del PP, Gustavo Arístegui, señaló en rueda de prensa que aún existen "demasiadas incógnitas" sobre los atentados del 11-M, y confió en que el juicio iniciado ayer sirva para conocer "toda la verdad". Arístegui recordó que todavía no se conoce con exactitud la composición de los explosivos, ni la autoría, tanto material como intelectual, de los atentados. Mientras, el presidente del PP andaluz, Javier Arenas, confió en que el proceso aporte "nuevos datos y revelaciones" que permitan aclarar las dudas que rodean a la masacre acaecida en Madrid. Según Arenas, habrá que estar muy pendiente del juicio, pues, "hasta que este asunto no esté finalmente bajo una sentencia firme", el caso todavía "está abierto".

El primer paso que ha de acometer toda investigación policial tras la comisión de un atentado con explosivos consiste en dictaminar la composición del material empleado con el objetivo de esclarecer la autoría del mismo. Éste es, precisamente, uno de los puntos claves que tendrán que aclararse en el proceso judicial sobre el 11-M que comenzó ayer, tras las dudas que circulan en torno a esta cuestión. El 11 de marzo de 2004, diez explosiones en cuatro trenes de cercanías de Madrid conmocionaron a todo el país al dejar tras de sí 192 muertos y más de 1.800 heridos.

En un primer momento, la máxima prioridad de los investigadores se centró en averiguar el tipo de material empleado por los terroristas. Los Tedax, cuerpo policial especializado en la localización y desactivación de explosivos, contaron al día siguiente del atentado con dos pruebas, de cuyo análisis se desprendería, en un primer momento, la autoría islamista como principal hipótesis de la línea de investigación. Por un lado, los restos procedentes de la furgoneta Renault Kangoo, hallada en la mañana del atentado cerca de la estación de Alcalá de Henares y que, supuestamente, fue empleada por los terroristas para su traslado. Y, en segundo término, la bolsa de deportes -también definida como mochila en algunas ocasiones- que contenía un artefacto bomba -desactivado esa misma noche en la comisaría de Puente de Vallecas- y que, según la versión oficial, procedía de los bultos recogidos en la estación de El Pozo.

En ambos casos, los análisis efectuados en aquel momento arrojaron como resultado la utilización de Goma 2 ECO. Sin embargo, meses después, el informe pericial remitido al juez, determinó que una de las sustancias encontradas en las muestras realizadas en los focos de las explosiones fue dinitrotolueno (DNT). Este material no forma parte de la Goma 2 ECO, el explosivo procedente de la trama asturiana y que fue robado de la Mina Conchita. Sin embargo, es uno de los componentes del Titadyne, un explosivo que, habitualmente, es empleado por ETA en sus atentados. La banda terrorista robó mil kilos de esta misma sustancia en Francia fechas antes del 11-M. De haberse conocido este dato en el análisis realizado dos días antes de las elecciones, es posible que la autoría etarra no hubiese sido desechada tan pronto como hipótesis, según el PP.

El informe pericial afirma que los explosivos contenían DNT, un material ausente en la Goma 2 ECO

'El Egipcio' condena los atentados de Madrid

La primera sesión del juicio sobre los atentados del 11-M arrancó ayer con el interrogatorio a Rabei Osman El Sayed, alias 'Mohamed el Egipcio', acusado de planificar la masacre de Madrid, entre otros autores intelectuales. Osman negó ante el tribunal cualquier implicación en la autoría de los atentados. Tras asegurar a preguntas de su abogado -rechazó contestar al resto de las partes- que "nunca" indujo a nadie a cometer actos terroristas, 'el Egipcio' condenó "incondicionalmente" el atentado del 11-M, al igual que los actos del 11-S en Nueva York -ocurridos en 2001- y las bombas de Londres -7 de julio de 2005-. Según señaló, practica el Islam "de forma normal, no extrema". Además, negó poseer cualquier tipo de conocimiento sobre explosivos y, según explicó, nunca formó parte ni mantuvo vínculo alguno con organizaciones terroristas de corte islamista. También afirmó no conocer a 'el Tunecino', acusado de ser el principal ideólogo del 11-M. Osman fue condenado a diez años de cárcel por un tribunal italiano el pasado mes de noviembre por ser "un miembro influyente de Al Qaeda".

El Partido Socialista

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, tildó ayer de "fabulaciones e insidias" todas las dudas que circulan en torno a los explosivos utilizados en los atentados del 11-M. En una rueda de prensa celebrada en Bruselas, Rubalcaba sugirió que todas las sustancias encontradas son del mismo tipo y dejó claro que, en este momento, se está desarrollando una prueba pericial, cuyo resultados están en manos de los tribunales, por lo que "se aclarará todo". El Gobierno, según el ministro, dispone de la misma información que "las fuerzas de seguridad y el tribunal". Por su parte, la vicepresidenta del Congreso y miembro de la ejecutiva del PSC, Carme Chacón, confió en que el proceso pruebe "quién utilizó la mentira entre el 11-M y el 14-M" con fines electorales.

Una información de Manuel Llamas publicada por el diario EXPANSION el viernes 16 de febrero de 2007. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Rubalcaba rechaza la versión de los peritos

Por Narrador - 16 de Febrero, 2007, 11:00, Categoría: Explosivos Utilizados

Rubalcaba ve una «fabulación» la diferencia de explosivos en los trenes

BRUSELAS.- El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, rechazó ayer la versión de algunos peritos de que el explosivo utilizado en los atentados del 11-M pudo ser Goma 2 ECO, a diferencia del encontrado en el piso de Leganés, en la mochila de Vallecas o en las vías del AVE, y confió en que el macrojuicio acabe con «las fabulaciones e insidias» sobre el origen de los atentados en Madrid o el tipo de material empleado en los ataques.

Interrogado por el contraste entre los restos de explosivo identificado en los trenes y el localizado en el piso de los terroristas-suicidas o el robado de una mina asturiana que nunca llegó a detonar, el ministro se mostró escéptico ante esta discrepancia, aunque dijo que «el juicio lo aclarará todo».

«Es bastante evidente que lo que explotó en un sitio tiene que ver con lo que explotó en el otro... No hay que ser un genio de la deducción policial para plantear lo que digo: si uno encuentra restos de dinamita en cinco sitios y estallan en otros 10, lo razonable es que sea lo mismo, sobre todo si se tiene en cuenta que ha habido siete señores que se han suicidado», explicó Rubalcaba en rueda de prensa, tras una reunión con sus colegas de la UE en Bruselas. El Gobierno, en cualquier caso, según el ministro, «sabe lo mismo que saben las Fuerzas de Seguridad y el tribunal».

El juicio del 11-M estuvo ayer muy presente en las instituciones de la UE, en particular en el Parlamento Europeo, donde acudieron víctimas y familiares de los asesinados, e incluso en la prensa belga, que destacaba la conexión de algunos de los acusados con las células de Bruselas y Flandes del Grupo Combatiente Islámico Marroquí.

Recuerdo a las víctimas

En la Eurocámara, el diputado socialista Luis Yáñez-Barnuevo, ponente de un informe sobre la estrategia terrorista de la UE fuera de sus fronteras, recordó el comienzo del juicio y presentó a las víctimas. Tras el aplauso a los afectados que acudieron al Hemiciclo -Jesús Ramírez, presidente de la Asociación de Víctimas del 11-M; Jesús Abril, Isabel Casanova y Euclides Antonio Ríos-, el presidente del Parlamento, Hans-Gert Pöttering, dio su «pésame» por el mayor atentado de la Historia de Europa y dijo que «se debe hacer todo lo posible para que los asesinos acaben ante los tribunales».

La expectación del juicio que ocupaba ayer las portadas de los diarios de todo el mundo es comprensible, porque, según Rubalcaba, nunca ha habido un proceso de estas dimensiones por un atentado tan grave, ni siquiera en EEUU, aún pendiente de juzgar el 11-S más de cinco años después. «Es el primer gran atentado que acaba en un tribunal con un macrojuicio», dijo el ministro, quien insistió en que la rapidez demuestra el «buen trabajo» de policías y fiscal.

Una información de Maria Ramirez publicada por el diario EL MUNDO el viernes 16 de febrero de 2007. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


  

Rubalcaba rechaza las «fabulaciones e insidias» sobre los explosivos

MADRID. El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, rechazó ayer las «fabulaciones e insidias» sobre los explosivos utilizados en los atentados del 11-M, sugirió que todos los encontrados son del mismo tipo y dejó claro que, en este momento, se está haciendo una prueba pericial y que los resultados están en manos de los tribunales y que, por tanto, «se aclarará todo». Aunque, añadió, es «bastante evidente que lo que explotó en un sitio tiene que ver con lo que no explotó en el otro», informa Ep.

«No hay que ser un genio de la deducción policial para plantear lo que digo. Si uno encuentra restos de dinamita en cinco sitios y estallan en otros diez, pues lo razonable es que sea lo mismo, sobre todo si se tiene en cuenta que ha habido siete señores que se han suicidado», declaró Rubalcaba en rueda de prensa en Bruselas, al ser preguntado si el explosivo utilizado en los atentados fue Goma 2-ECO.

«El resto -indicó el ministro del Interior- forma parte de fabulaciones que cualquiera puede hacer. Se va a discutir y podremos salir al paso de la cantidad de cosas, insidias, fabulaciones y alguna otra cosa que me callo, que se han dicho». El Gobierno, insistió, «sabe lo mismo que saben las fuerzas de seguridad y el tribunal».

En cuanto al juicio sobre el 11-M, resaltó que se trata del primer «gran juicio» que se celebra en relación con un atentado de esta naturaleza y se mostró convencido de que «va a demostrar la verdad».

Texto publicado por el diario ABC el viernes 16 de febrero de 2007. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

  

Análisis Pericial del los Explosivos: ELMUNDO refuerza la tesis del uso de distintos explosivos

Por Narrador - 15 de Febrero, 2007, 16:00, Categoría: Explosivos Utilizados

Varios peritos sospechan que el explosivo que estalló en los trenes es diferente al resto

Casi tres años después comienza el juicio contra los presuntos autores de los atentados del 11-M en los que murieron 192 personas y más de 1.500 resultaron heridas. El proceso se iniciará hoy sin que aún se conozca cuál fue el material explosivo utilizado por los terroristas para perpetrar la acción.

MADRID.- Los peritos que han participado en la prueba pericial encargada por la Audiencia Nacional sospechan que el explosivo utilizado en la masacre de Madrid no es el mismo que fue localizado posteriormente en Leganés, en la Renault Kangoo, en Morata de Tajuña y en Mocejón, junto a las vías del AVE.

Según explicaron a este periódico fuentes de la investigación, esta sospecha se avala por la proporción de dinitrotolueno detectada en los focos de los atentados con respecto a lo detectado en lo que se considera pruebas que demuestran que el material utilizado en la matanza fue Goma 2 ECO: la mochila de Vallecas, los restos de la furgoneta, lo detectado en el piso de Leganés tras la explosión, la finca de Morata de Tajuña y el material incautado por la Guardia Civil en Toledo, tras el frustrado atentado en las vías del AVE.

Al parecer, según estas fuentes, la proporción de esta sustancia en el material analizado en los focos de las explosiones es sensiblemente superior a la encontrada en el resto de pruebas. Esto hace creer a los especialistas que lo que estalló en los trenes el 11-M no es el mismo producto explosivo que se encontraba en las pruebas que servirán de base a partir de hoy para juzgar a los ahora procesados.

Estos especialistas se han mostrado sorprendidos ya que, pese al paso del tiempo (tres años) y el uso de los tedax de agua y acetona para lavar los restos de los focos, se han localizado trazos mucho más importantes de dinitrotolueno que los localizados en lo que sirve de piezas clave en la versión oficial. Versión que siempre ha sostenido que el material explosivo utilizado para la masacre fue Goma 2 ECO.

Una parte de los peritos que ha participado en el peritaje sostiene que el dinitrotolueno es un elemento del material que estalló el 11-M, y que lo localizado en el resto de material (furgoneta, mochila, Leganés y Mocejón) en pequeña cantidad puede ser una contaminación, y no al contrario.

La Goma 2 ECO no tiene entre sus componentes dinitrotolueno, como bien dejó constancia la Guardia Civil en los informes remitidos a la Audiencia Nacional durante la instrucción del sumario del 11-M. Y también fueron contundentes los informes facilitados por los tedax, entonces dirigidos por el comisario Sánchez Manzano, sobre los componentes de los explosivos localizados en los focos de las explosiones. En estos informes, estos especialistas cerraban las puertas a que se tratara de otro tipo de Goma 2 diferente a la ECO de tipo EC. «Es preciso aclarar en este punto que tal explosivo no ha sido ocupado ni detectado en ningún momento, que el explosivo identificado ha sido Goma 2 ECO, como se referenció en su día en todos los informes que se emitieron en esta unidad». También la fiscal del caso, Olga Sánchez, fue muy precisa sobre el tipo de explosivo utilizado en la masacre: «El explosivo es Goma 2 ECO; es lo que estalló en los trenes y en Leganés. Es un tipo de explosivo que no tiene nada que ver con titadyn, cloratita, amosal... ¡Ya vale!».

A los especialistas les ha sorprendido que esta sustancia no haya sido localizada en grandes proporciones en el zulo que los presuntos terroristas elaboraron en la finca de Morata de Tajuña para preparar las mochilas con las bombas. En ese zulo, los constructores colocaron en sus paredes polispán. Según los especialistas, si el explosivo manejado allí hubiera llevado dinitrotolueno con proporción similar a la localizada en los focos, esta sustancia hubiera quedado impregnada en esas paredes.

Otra de las sustancias localizadas en este último análisis pericial, requerido por la propia sala que juzgará el 11-M, es el nitroglicol. Tanto el dinitrotolueno como el nitroglicol forman parte de los componentes de la dinamita Titadyn 30, robada por la organización terrorista ETA en 1999 en la localidad francesa de Plevin. En aquella ocasión, los terroristas consiguieron sustraer más de ocho toneladas de dinamita de un polvorín francés. Tanto el Tytadin 30 como la Goma 2 EC tienen entre sus componentes los elementos detectados en los focos de las explosiones: el nitroglicol y el dinitrotolueno.

Los estudios de los peritos no son aún definitivos. De momento no apuntan ninguna hipótesis sobre el material utilizado por los terroristas para perpetrar la masacre de Madrid. Según explicaron estas fuentes, los resultados definitivos de los análisis tardarán cerca de dos semanas en finalizar. Eso supondrá que el juicio debería estar camino de la tercera semana antes de que los informes finales sobre los explosivos de la masacre llegaran a poder de los jueces.

Una información exclusiva publicada por el diario EL MUNDO el jueves 15 de febrero de 2007. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Las dos Españas de las víctimas

MADRID. - A las víctimas les salpicó sangre de igual color, pero llevan una bandera distinta en el día en que se empieza a desenredar la madeja. Tres serán las acusaciones populares: la Asociación de Afectados del 11-M, la Asociación de Víctimas del Terrorismo y la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M.

La Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M afirmó ayer que la información publicada sobre la existencia de dinitrotolueno en el informe pericial sobre los restos de explosivos utilizados en el atentado da un «giro radical» a la investigación y «pone en entredicho la denominada versión oficial mantenida hasta el momento». La asociación planteó que en «ningún modo aceptará un cierre en falso de la causa», ya que «lo mínimo que merecen las víctimas es el completo esclarecimiento» de las circunstancias que rodearon al atentado.

Por su parte, la presidenta de la Asociación de Afectados del 11-M, Pilar Manjón, dijo que el borrador del informe sobre los explosivos del 11-M desvincula a ETA del atentado de Madrid e indicó que la comparecencia de tres etarras, entre ellos Henri Parot, en el juicio que comienza responde a «garantías procesales de la defensa». Manjón subrayó que «el tema de las mochilas y del ácido bórico se ha caído por su propio peso».

Una información publicada por el diario EL MUNDO el jueves 15 de febrero de 2007. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Una nueva línea de investigación

MADRID/CADIZ. - El PP pidió ayer, a través de su diputada Alicia Castro, «abrir una nueva línea de investigación» sobre los atentados del 11-M si se confirma que el explosivo utilizado en la masacre no es Goma 2 ECO, ya que, en ese caso, el sumario elaborado por el juez de la Audiencia Nacional, Juan del Olmo, «se caería por su propio peso».

Castro, que formó parte de la comisión parlamentaria que investigó el 11-M, afirmó que es «muy revelador» que el juicio comience con un nuevo informe policial que admite la presencia de una sustancia llamada dinitrotolueno (DNT) en los explosivos.

La diputada señaló que, de confirmarse estos extremos, «la instrucción se caería por sí misma y todos los coros que se empeñan en decir que el DNT forma parte de la Goma 2 ECO estarían falseando la verdad a la opinión pública».

Por su parte, el líder del PP, Mariano Rajoy, se mostró prudente al ser preguntado por el informe de los peritos y el hecho de que los restos fueran lavados con acetona y agua. «Yo, en ese asunto», señaló, «espero a las decisiones de los tribunales, no voy a entrar en eso. Es un asunto ciertamente polémico. Yo lo que quiero es claridad, que se explique a los españoles qué tipo de explosivo es y qué es lo que ha pasado».

Una información publicada por el diario EL MUNDO el jueves 15 de febrero de 2007. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Los expertos dudan que pudiera contaminarse la Goma 2 ECO

Consideran inverosímil que el hallazgo de dinitrotolueno pueda deberse a que este ingrediente se mezclara con el explosivo durante su fabricación

MADRID.- El hallazgo de dinitrotolueno (DNT) en los restos de los explosivos que segaron la vida de 192 personas en la masacre de Madrid supone un jarro de agua fría para todos aquellos que creían que en la investigación del 11-M, todo está claro. La aparición de esta sustancia, que no forma parte de la Goma 2 ECO, significa que, lejos de aclarar la pregunta clave del tipo de explosivos que se utilizaron en la masacre, el informe pericial que acaba de conocerse ha convertido esta cuestión en un enigma áun mayor.

A pesar de que ayer, algunos medios de comunicación intentaron quitar hierro al asunto de inmediato, argumentando que la Goma 2 ECO pudo contaminarse con DNT de forma accidental durante su fabricación, diversos expertos consultados por EL MUNDO reaccionaron con enorme escepticismo ante esta explicación.

«A mí se me hace muy difícil creer que se haya podido producir una contaminación en la fábrica. Si el DNT se ha encontrado en todos los focos, lo más probable es que fuera uno de los ingredientes del explosivo utilizado», asegura José Angel Sanchidrián, profesor de Explosivos de la Escuela Técnica Superior de Minas de la Universidad Politécnica de Madrid. Este experto especula que quizás las amasadoras que se utilizan en el proceso de fabricación de los explosivos pudieron haber dejado algún rastro de DNT en la Goma 2 ECO, teniendo en cuenta que en el pasado se fabricaba la versión antigua de este explosivo en estas mismas máquinas.

Sin embargo, el profesor Sanchidrián considera que «en todo caso, serían trazas muy pequeñas, de porcentajes muy poco significativos». Este especialista, por lo tanto, cree que será fundamental conocer las cantidades precisas de DNT que se han encontrado en los focos de las explosiones para saber si es mínimamente creíble la hipótesis de una contaminación accidental en la fábrica de explosivos. «En todo caso, a mí me parece muy extraña la posibilidad de una contaminación», afirma Sanchidrián.

Lo mismo opina Miguel Torres, un veterano técnico en detonación de explosivos para quien la idea de que la Goma 2 ECO pudiera contaminarse en una fábrica con DNT al mezclarse con los componentes de su versión más primitiva resulta poco menos que imposible. «Las fábricas de explosivos no son como talleres mecánicos llenos de grasa, sino más bien como quirófanos. Tienen unas normas de seguridad realmente extraordinarias y un nivel de pulcritud de mucho cuidado. Por lo tanto, me parece muy poco verosímil la posibilidad de que se haya contaminado la Goma 2 ECO», asegura este experto.

Pero entonces, ¿cómo puede explicarse la presencia del DNT en los focos de las explosiones? En principio, sólo cabrían dos posibilidades: o bien Emilio Suárez Trashorras incluyó al menos algo de Goma 2 EC (la versión antigua de la Goma 2 ECO, que sí contiene DNT), o bien el explosivo que se utilizó era de otra clase. Y con relación a esta última hipótesis, según los expertos consultados, no puede descartarse que lo que estalló aquella trágica mañana en Madrid fuera Titadyn, el explosivo habitualmente utilizado por ETA.

La posibilidad de que Suárez Trashorras diera gato por liebre a los islamistas, entregándoles la versión más primitiva de la Goma 2 ECO evidentemente no puede descartarse, pero tiene al menos dos argumentos en su contra: el hecho de que en la mina asturiana, la Goma 2 EC fue sustituida por la Goma 2 ECO en 2002, y que se trataría de una dinamita muy deteriorada, incluso con riesgo de explosión.

Por lo tanto, teniendo en cuenta que las versiones más avanzadas de la Titadyn contienen tanto DNT como nitroglicol, de momento es imposible descartar la posibilidad de que fuera esta dinamita la que estalló el 11-M. «Por ahora no podemos saberlo, pero está claro que el hallazgo del DNT abre un nuevo abanico de posibles explosivos que pudieron utilizarse en el atentado», concluye el profesor Sanchidrián.

La hipótesis de la Titadyn

Según los expertos consultados por este periódico, el informe pericical que acaba de realizarse a petición del juez, ni demuestra que los terroristas emplearan Goma 2 ECO ni tampoco puede descartar la hipótesis de que usaran Titadyn. La razón es sencilla: el compuesto que más abunda en las muestras de los focos de la explosión es el DNT, que no forma parte de la Goma 2 ECO. Ésta es la única sustancia que, junto con el nitroglicol, está presente en todos los lugares donde hubo víctimas mortales aquel fatídico día: la calle de Téllez y las estaciones de Atocha, El Pozo y Santa Eugenia.

Los especialistas consultados señalan que las versiones más modernas de Titadyn contienen una sustancia equivalente al nitroglicol, el dinitroglycol-etileno. Este componente se ha incorporado a las clases más avanzadas del explosivo con el fin de evitar su tendencia a la exudación, un fallo que tenían las versiones más antiguas.

Una de las tareas pendientes que tiene el equipo de peritos antes de emitir el informe final es realizar un análisis de dos tipos de Titadyn (30F, 50F), lo que podría arrojar luz sobre esta posibilidad. Ayer, uno de los expertos en explosivos consultados por EL MUNDO facilitó a este diario un listado de los componentes de estas dos clases de Titadyn, elaborada por el propio fabricante, en la que puede comprobarse que ambas contienen el componente equivalente al nitroglicol (dinitroglycol-etileno) y también DNT (es decir, las dos sustancias que han detectado los peritos en los focos de las explosiones). En definitiva, se trata, como mínimo, de una hipótesis que no se puede rechazar a la ligera.

Una información de Pablo Jauregui publicada por el diario EL MUNDO el jueves 15 de febrero de 2007. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


“Las nitroglicerinas y los toluenos” por Antonio Ruiz De Elvira

La nitroglicerina es el primer compuesto explosivo que se desarrolló con un muy alto poder expansivo. Pero es esencialmente inestable y, por lo tanto, inmensamente peligrosa en su manipulación.

Alfred Nobel hizo su fortuna al mezclar la nitroglicerina con serrín o con un material similar a las camas que se le ponen a los gatos, materiales muy porosos que convertían la nitroglicerina inestable en dinamita estable. Después de Nobel, las empresas químicas buscaron con ahínco otros compuestos de alto poder explosivo pero inherentemente estables. Los compuestos deben ser de ácido nítrico y glicoles, o toluenos, pues es la combinación del nitrógeno con los hidrógenos de estos últimos compuestos lo que genera muy altas temperaturas al estallar.

Uno de los compuestos de mayor poder expansivo es el trinitrotolueno, o TNT, cuyo poder explosivo se utiliza como unidad de medida de los explosivos, incluso de las bombas atómicas. El TNT es razonablemente estable y altamente tóxico en contacto con la piel humana.

Las empresas de explosivos han buscado otros compuestos, en particular la Goma 2 ECO cuya composición es de nitroglycol, nitrocelulosa, nitrato de aluminio y dibutil ftalato. Las tres primeras substancias son explosivas, el último es un estabilizante. La Titadyn contiene dinitroglycol-etileno, nitrocelulosa, trinitroglicerina, nitrato de aluminio y dinitrotolueno (DNT), que se utiliza como estabilizante en vez del ftalato. La diferencia esencial entre una y otra sustancia es el estabilizante, que es DNT en el caso de la Titadyn. El resto de compuestos son esencialmente los mismos, nitroglycol y dinitroglycol-etileno.

Es imposible que en una fábrica química las sustancias se contaminen unas a otras. El dinitrotolueno no es un gas y, por lo tanto, no se dispersa de unas partes a otras de las fábricas, y los procesos de fabricación separan radicalmente unas sustancias de otras. La presencia de dinitrotolueno en una muestra sometida a análisis físico-químico, esencialmente con espectrógrafos de masas es determinante de su composición. Las técnicas de análisis permiten, hoy día, detectar cantidades minúsculas de sustancias, en cantidades inferiores a los micro y picogramos.

Los componentes orgánicos tales como la nitroglicerina son solubles en diversos disolventes, entre los cuales la acetona es uno de ellos. Estos explosivos dejan manchas muy negras al estallar. Esas manchas son esencialmente carbono, que no es soluble en acetona. La acetona se emplea, como el dinitrotolueno, como disolvente y estabilizante de la nitroglicerina, antes de que esta explote.

El problema de las muestras de los explosivos es un problema muy delicado, y el esfuerzo en su identificación debe ser uno de los objetivos principales de las Fuerzas de Seguridad en el momento de las explosiones, utilizando para ello no solamente los laboratorios de esas mismas fuerzas, sino distintos laboratorios universitarios o del CSIC, perfectamente preparados para ello y que, al producir análisis independientes, garantizan una enorme seguridad en lo que se hace.

La presencia del compuesto orgánico DNT es de una importancia similar al de las huellas dactilares hace años, y al del ADN de hoy día: es lo que puede permitir identificar a los asesinos en crímenes dudosos con un alto grado de fiabilidad.

Es, por tanto, de un inmenso interés que, si se puede, se realicen análisis repetidos de las muestras existentes, por pequeñas que sean, por una serie de laboratorios independientes. Está claro que la presencia o ausencia de DNT es capaz de determinar la procedencia del explosivo.

Antonio Ruiz de Elvira es Catedrático de Física en la Universidad de Alcalá.

Publicado por el diario EL MUNDO el jueves 15 de febrero de 2007. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Análisis Pericial del los Explosivos: ABC erre que erre negando lo evidente (15 de febrero de 2007)

Por Narrador - 15 de Febrero, 2007, 15:40, Categoría: Explosivos Utilizados

 

La Goma 2 ECO incautada a Trashorras en su garaje en 2001 también tenía DNT

MADRID. Los 16 cartuchos de Goma 2 ECO intervenidos en el garaje de Avilés del ex minero de «Mina Conchita» José Emilio Suárez Trashorras durante la «operación Pipol» también estaban contaminados por dinitrotolueno (DNT), según se desprende del análisis que se realizó en los laboratorios de la Comisaría General de Policía Científica tres años después, en concreto en el mes de agosto de 2004.

Los resultados de los análisis no fueron finalmente incorporados al sumario de la citada operación, ya que el presidente de la Sala consideró que eran «muy anteriores» a la calificación provisional del fiscal, y si no los había aportado hasta entonces, en el acto del juicio oral «no era el momento procesal oportuno».

En cualquier caso, la prueba pericial se hizo sobre una muestra indubitada, por lo que está perfectamente demostrado que se trataba de Goma 2 ECO y que en su composición se hallaron las mismas sustancias que en la dinamita del 11-M: nitroglicol, nitrato amónico, nitrocelulosa, dibutilftalato, almidón y dinitrotolueno.

Aunque no hay informes que vinculen directamente esa dinamita con «Mina Conchita», la pericia realizada entonces demuestra que ya en 2001 había partidas de Goma 2 ECO contaminadas con DNT, sustancia que, según algunos, determina necesariamente la presencia de Titadyne o de otras dinamitas, pero en ningún caso de la citada Goma 2 ECO. Los resultados de la pericia desmienten ese extremo, lo mismo que los análisis realizados a los explosivos recuperados a los islamistas de la matanza de Madrid.

Proveedor habitual

Todos los datos apuntan a que la dinamita encontrada en el garaje de Trashorras, que compartía con su cuñado Antonio Toro, procedía también de la fábrica de UEB en Páramo de Masa, en Burgos, ya que era el proveedor habitual de «Mina Conchita». En esta instalación se elaboraba de forma alternativa Goma 2 EC, que suele llevar asociada el DNT, y Goma 2 ECO, en la que no es frecuente su presencia, aunque tampoco es incompatible. Esa alternancia sería la que provocó la contaminación.

La Sección Octava de la Audiencia Provincial de Asturias condenó a Suárez Trashorras a 10 años de prisión por sendos delitos de tenencia y tráfico de explosivos y contra la salud pública por su implicación en la «operación Pípol». Asimismo, Antonio Toro fue condenado a una pena de 11 años y seis meses de prisión por los mismos delitos.

En concreto, la resolución judicial impone a Trashorras seis años de cárcel por tenencia y tráfico de explosivos -dos menos de lo solicitado por el fiscal- y cuatro años más por venta de drogas, así como una multa de 218.000 euros, mientras que condena a Toro a seis años por el primer delito y a cinco años y seis meses por el segundo, así como al pago de la misma sanción económica que su cuñado.

El fiscal del caso aseguró en su momento que «la importancia de la sentencia» de cara al juicio del 11-M es «evidente, a la vista del escrito de acusación de la Fiscalía de la Audiencia Nacional, que arranca precisamente con los hechos de la «Pipol»».

Texto publicado por el diario ABC el jueves 15 de febrero de 2007. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

 


  

El informe final de los explosivos detallará cómo se contaminó la Goma 2

MADRID. El informe pericial definitivo sobre los explosivos del 11-M aún se retrasará cerca de un mes como mínimo, según fuentes de la investigación. Cuando la Policía lo aporte al Tribunal -se está elaborando a petición de la Sala-, el análisis detallará la forma en que se contaminó, en origen, la Goma 2 ECO utilizada en los atentados de Madrid; es decir, explicará cómo se mezclaron sustancias de forma involuntaria en la empresa de Burgos donde se fabricó, hecho que ya adelantó ayer ABC.

Las mismas maquinarias sirven para elaborar alternativamente Goma 2 EC, que lleva dinitrotolueno (DNT) y Goma 2 ECO, que carece de este elemento. Esa es la causa de la contaminación, según la Policía, y por tanto, la explicación al hallazgo del DNT. Esta aclaración será clave para explicar la presencia de dinitrotolueno en todos los focos de la matanza -Atocha, Téllez, El Pozo y Santa Eugenia-, así como en el resto de escenarios, dado que ese elemento no forma parte de la composición de la dinamita Goma 2 ECO.

El DNT está asociado tanto a la Goma 2 EC como al Titadyne. Sin embargo, también a nivel químico queda totalmente descartada la utilización de Titadyne en los atentados porque en las muestras analizadas (24 procedentes de los focos) no hay ni rastro de nitroglicerina, un elemento que es imprescindible para que se pueda hablar de la presencia de este tipo de dinamita.

La pericia final aclarará estos extremos, en principio, si es que la Sala lo considera oportuno también con la explicación del fabricante, la empresa española Unión de Explosivos-Ensing Bickfor (UEB) de Páramo de Masa (Burgos). El tribunal, en su caso, solicitará información puntual a esta firma sobre los procesos de fabricación, los calendarios y todos los datos adicionales que puedan aportar al sumario y contribuyan a esclarecer este punto. Como informó ABC, es fundamental para el caso haber podido atribuir «de forma indubitada» la procedencia del explosivo, tanto en fabricación como en «Mina Conchita».

No es el único trabajo pendiente en la Comisaría General de Policía Científica. Los ocho peritos -cuatro policías y guardias civiles y cuatro propuestos por las partes, que han aportado algunas alegaciones- deberán concluir tanto los análisis cualitativos como cuantitativos de las muestras, tal y como recoge el borrador entregado el martes en la Audiencia Nacional. Las discrepancias de los peritos «no cuestionan el valor y la calidad de los resultados obtenidos hasta ahora», según consta en el informe preliminar.

Metenamina

Está pendiente asimismo determinar si la metenamina encontrada en algunos de los vestigios puede ser debida a una reacción química desarrollada en el cromatógrafo de gases, y analizar las muestras de Tytadine 30F, 50 F y 50 cuando lleguen a los laboratorios desde Francia donde fueron solicitadas -estas muestras de referencia también se dilatarán aún algunos días-.

Sobre el Tytadyne de comparación, las fuentes consultadas destacan que no se espera ninguna novedad ni aclaraciones sustanciales, entre otras razones porque los puntos de partida difieren: los nombres comerciales que reciben los distintos tipos de esta dinamita ni siquiera coinciden en España y Francia, como comprobaron los agentes que se trasladaron a ese país para hacerse cargo de esta diligencia.

La importancia de los datos obtenidos hasta ahora es, como se ha informado, haber podido acreditar de modo fehaciente que toda la dinamita de los trenes salió de la fábrica de Burgos y fue comprada por «Mina Conchita».

La «trama asturiana» se la facilitó desde ahí a los autores de la matanza, tal y como recoge en los hechos probados la sentencia 3/2004 que condenó a Gabriel Montoya «el Gitanillo» a seis años de internamiento.

La misma se refiere a varios informes de la Guardia Civil de 2004 (29 de marzo, 27 de abril y 1 de junio) sobre la procedencia del explosivo, de los detonadores, y de las personas que en su distribución habían intervenido. «Todas las numeraciones de cartuchos de Goma 2 ECO hallados en el piso de Leganés proceden de Mina Conchita», recoge la sentencia, que detalla asimismo otras periciales del Cuerpo Nacional de Policía en el mismo sentido.

Hay que recordar, sin embargo, que esta es la primera vez que se llevan a cabo análisis en los laboratorios de Policía Científica sobre muestras del 11-M. Las pruebas anteriores sobre el explosivo de los trenes se encargaron a la Guardia Civil, primero, y a un equipo conjunto de Tedax de ambos Cuerpos, después.

Ninguno de esos resultados había logrado despejar todas las incógnitas de lo que se considera uno de los puntos más «débiles» de la instrucción. Fuentes policiales recuerdan que algunos de los supuestos «agujeros negros» -todos los que se referían a una presunta autoría de ETA- los podría haber aclarado el juez Juan del Olmo si hubiera ordenado tomar declaración a los tres etarras que finalmente comparecerán como testigos en el juicio del 11-M por orden del presidente de la Sala.

Texto de C. Morcillo y P. Muñoz publicado por el diario ABC el jueves 15 de febrero de 2007. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

  


  

La Fiscalía cree que se «refuerza» la acusación de la «trama asturiana»

MADRID. Fuentes de la Fiscalía de la Audiencia Nacional consultadas por ABC están convencidas de que los resultados de las últimas pruebas realizadas a los explosivos del 11-M «refuerzan la acusación contra la trama asturiana como la única que facilitó la dinamita» y, por tanto, descarta ya definitivamente la vinculación de la banda ETA.

Las fuentes consultadas, en cualquier caso, destacaron la necesidad de mantener la cautela hasta que se disponga del informe definitivo, «lo que tardará aún cierto tiempo», aunque no se esperan ya sorpresas. «Hay un dato muy significativo: en todos los escenarios de la matanza, en todos los focos de las explosiones, hay un denominador común, el dinitrotolueno, que además se encuentra también en la muestra patrón recibida de «Mina Conchita»».

En cualquier caso, se espera que los argumentos, tal como ha sucedido en la fase de instrucción, sean retorcidos hasta el final por los que a lo largo de todo este tiempo han mantenido un acoso sistemático a la instrucción: «Los peritos no nos van a decir que el tipo de dinamita que estalló, pero nos van a dar los datos que, junto con el resto de la investigación, hace que sea imposible mantener que los islamistas no utilizaron Goma 2 ECO».

Texto de N. C. publicado por el diario ABC el jueves 15 de febrero de 2007. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

  

Blog alojado en ZoomBlog.com