El Blog

Calendario

<<   Diciembre 2017    
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Sindicación

Foros

Un Suplemento de

Alojado en
ZoomBlog

El Sumario del 11-M

La primera semana del juicio, de la A a la Z

Por Narrador - 25 de Febrero, 2007, 7:00, Categoría: El Sumario del 11-M

Los tres autores intelectuales vinieron a España atraidos por el proceso de regularización de inmigrantes. Algunos procesados no han tenido reparos en acusar de radicales a «El Tunecino» y «El Chino», fallecidos en Leganés

Madrid - Tras cinco días de sesiones y después de haber escuchado a los principales procesados -salvo el minero José Emilio Suárez Trashorras y el confidente Rafa Zouhier- éstas son, hasta ahora, las principales claves del juicio por el 11-M:

A: ADN. Los restos de ADN recogidos en el piso de Leganés donde se suicidaron los terroristas o en la finca de Chinchón donde se montaron los explosivos comprometen a varios procesados que, sin embargo, no han tenido reparos en negar su presencia en estos escenarios con explicaciones peregrinas.

B: Bouchar. Uno de los presuntos autores materiales. Relató su huida tras ser sorprendido por la Policía en Leganés: recorrió sin documentación ocho países en 16 meses antes de ser detenido en Serbia. Y sólo se gastó 1.000 euros. Lástima que no montara una agencia de viajes.

C: Confidentes. Jamal Zougam, uno de los supuestos autores materiales, y Mouhannad Almallah Dabas, acusado de captar a jóvenes musulmanes y adoctrinarles en el islamismo radical, relataron cómo la Policía intentó captarles como confidentes. El primero atribuyó su detención a una venganza policial por haberse negado a ser delator.

Ch: Chollos. Los de la tienda de telefonía de Zougam en Lavapiés, «Jawal Mundo Telecom». Ghalyoun, Almallah Dabas, Rachid Aglif negaron conocerle, pero admitieron que compraron en su tienda accesorios para el móvil (alguno cruzándose medio Madrid) porque vendía más barato que nadie.

D: Defensas. Las preguntas de los letrados ya han dejado bien claro quiénes han preparado su defensa y quiénes se limitan a hacer acto de presencia y repetir, con tono cansino, las mismas cuestiones una y otra vez.

E: ETA. Detonadores, tytadine, hipotéticos encuentros con etarras... La banda terrorista está casi siempre presente a través de las preguntas de algunos letrados. Hasta ahora, sin embargo, no hay ni rastro de ETA. Todos los acusados que han sido preguntados al respecto han negado la mayor.

F: Firmeza. La del presidente del tribunal. Aunque a veces se ha pasado de «frenada», la determinación de Gómez Bermúdez es clave para que el juicio no se atasque. Pidió perdón por sus «excesos», pero no ha levantado el pie: tiene la hoja de ruta en la cabeza y sabe que no puede permitirse una salida de pista.

G: GICM. El Grupo Islámico Combatiente Marroquí, a quien se atribuyen los atentados, es otro de los espantajos de los que los acusados huyen como de la peste. No, no y no. Ninguno ha reconocido la más mínima relación con este grupo terrorista que juró lealtad a Ben Laden.

H: Huidos. Nombrar a Afalah, Berraj, Belhadj o Ouhnane es como mentar a la bicha. «No lo conozco», es la frase más repetida entre los procesados. Y los que sí han admitido que les conocían, afirman no saber nada de ellos.

I: Identificaciones. Los reconocimientos de los pasajeros que afirman haber visto a alguno de los acusados en los trenes también ha sido objeto de controversia. Zougam dice que señalaron su cara porque le vieron por la tele. Ghalyoun denunció que su foto estaba retocada y negó que engordara 20 kilos para no ser reconocido.

J: Jamal. Nombre de pila de «El Chino», uno de los suicidas de Leganés. Agliff, El Gnaoui, «El Enano»... Todas las personas señaladas como de su confianza negaron la mayor. Al resto de procesados su nombre les suena a eso... a chino.

K: KIO. Almallah Dabas atribuyó su supuesta bravata antes del 11-M -«No descansaré hasta que caigan las Torres KIO»-, a una «fabulación» de su ex novia, que le denunció a la Policía. El «dandy» de la sala amenazó a la fiscal con desmigar sus cuitas amorosas. «Luego te lo cuento si hace falta...».

L: Leganés. A Bouchar le pillaron bajando la basura minutos antes del suicidio de los terroristas, pero no se arredró. «No estuve allí». Tampoco El Harrak, pese a que encontraron una copia del contrato de compra de su coche. Según él, se lo había dado a su amigo Kounjaa para que le pagara el impuesto en Ceuta.

Ll: Llamadas. El intenso cruce de llamadas de algunos procesados con los suicidas de Leganés en fechas inmediatamente anteriores o posteriores al 11-M siempre tiene la misma explicación: se dejaban los móviles con la misma facilidad con la que acumulaban tarjetas telefónicas para ahorrarse llamadas.

M: Morata. La mayoría de los acusados jura y perjura que no ha puesto un pie allí. Y los que sí lo han hecho, o no han visto a nadie (El Fadual El Akil) o se limitaron a hace chapuzas (El Gnaoui) como construir una jaula para gallinas que luego ¡oh sorpresa! sirvió para guardar los explosivos.

N: Neveras. Las que arreglaba Mouhannad Almallah Dabas, que se afilió al PSOE tras el 11-M, a algunos procesados. Y es que este técnico en reparación de electrodomésticos justificó así sus visitas a diversas «amistades peligrosas» como Aglif, Bakali (socio de Zougam), «Abu Dahdah» (líder de la célula española de Al Qaida), Azizi (presunto jefe militar de Al Qaida en Europa)...

O: Ordenadores. Las consignas integristas halladas en el disco duro de los ordenadores de Leganés y Virgen del Coro han hecho abjurar a todos los procesados de cualquier conocimiento informático. Convencidos de que navegar por la Red es echarse al mar en algún archipiélago recóndito, su «cibercredo» es el que enunció Bouchar: «Soy un analfabeto en Internet».

P: Papeles. Los tres presuntos «cerebros» de los atentados -«El Egipcio», Belhadj y El Haski- pusieron rumbo a España en 2001 y 2002 porque se enteraron de que el Gobierno iba a abrir la mano a la regularización de inmigrantes ilegales. El «efecto llamada», en este caso,les hizo desplazarse desde Italia, Bélgica y Siria en busca de los ansiados papeles.

Q: Quiénes. El número de los presuntos ejecutores de la matanza sigue siendo una incógnita tras cinco jornadas de vista oral. Y los que la Fiscalía considera como tales (Zougam, Bouchar y Ghalyoun) se han apresurado a negarlo.

R: Repulsa. Todos coinciden. Son inocentes y condenan los atentados. No se esperaba que ninguno sacara pecho pero sus proclamas se repiten, casi siempre a instancias de sus abogados, un día tras otro.

S: Suicidas. La táctica de echar la culpa al muerto ha sido asumida sin ningún rubor. Almallah Dabas contó que «El Egipcio» le propuso hacer la «Yihad». Él, claro, se negó en redondo y Hamid Ahmidan, primo de «El Chino» olvidó por unos segundos los lazos familiares y explicó al tribunal que le vio manipulando «un aparato con cables» en la finca de Chinchón.

T: Temporizadores. Almallah Dabas los manejaba con soltura, pero para adaptarlos a lavadoras, microondas, frigoríficos... «no para activar artefactos explosivos».

U: Urdimbre. La de la «trama asturiana», sin duda, todavía por desbrozar. Por ahora, sí sabemos que según «El Conejo», a la reunión en la que se pactó la entrega de exposivos a cambio de hachís en un McDonalds de Carabanchel asistieron, además de «El Chino», otros dos suicidas de Leganés, los hermanos Oulad Akcha.

V: Víctimas. Han tenido que apretar los puños y contener la amargura, pero las contadas víctimas del 11-M que se han acercado al juicio han estado a la altura, salvo aislados episodios. La mayoría sólo quiere mirar a los ojos a los presuntos asesinos de sus seres queridos.

X: Las X del proceso siguen sin despejarse. ¿Quién dio la orden? ¿Quién eligió la fecha? ¿Qué explosivo se utilizó en los trenes? Queda todavía mucho juicio por delante para encontrar respuestas.

Y: Yihad. De Guerra Santa y combatir al infiel, nada de nada. Los procesados la identifican con el esfuerzo por salir adelante y superarse. «La defensa propia es también una forma de yihad», dijo el más atrevido, Hassan El Haski. Pero la mayoría secundó la línea de «El Enano», quien echó mano de sus recuerdos de la infancia. «Según me explicó mi padre a mí: trabajar por tus hijos».

Z: Zouhier. El confidente policial ha conseguido en sólo cinco jornadas de juicio sacar de sus casillas al presidente del tribunal y a algunas víctimas. Durante la vista oral no ahorra a la sala un nutrido repertorio de gestos. Gómez Bermúdez le castigó al rincón, aunque no de cara a la pared, pero finalmente ordenó el pasado miércoles su expulsión momentánea de la «pecera». Ya ha vuelto al redil. A ver cuánto dura.

Una información de R. Coarasa publicada por el diario LA RAZON el domingo 25. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Un sumario lleno de preguntas sin respuesta

Por Narrador - 15 de Febrero, 2007, 15:00, Categoría: El Sumario del 11-M

Los 93.000 folios no aclaran aspectos clave como los movimientos que realizaron los terroristas el día del atentado

Madrid - Los más de 93.000 folios que componen el sumario elaborado por el juez Juan del Olmo serán la base documental sobre la que se desarrollará el juicio que comienza hoy en el pabellón de la Audiencia Nacional en la Casa de Campo. Sin embargo, este ingente trabajo ha dejado no pocos cabos sueltos en episodios trascendentales para conocer la verdad de lo ocurrido, tanto en la trágica jornada como en los días previos y posteriores. Éstas son algunas de las preguntas cuya respuesta sigue siendo, hoy por hoy, una incógnita:

LOS PREPARATIVOS

¿Quién decidió la fecha de los atentados?

En el sumario, Del Olmo considera que el desencadenante de los atentados es la participación española en la guerra de Irak y que sus autores se «inspiraron» en un documento denominado «Yihad iraquí, esperanzas y peligros», que encontraron en la web radical «Global Islamic Media». En ese informe, una especie de «comité de sabios» de Al Qaida pronosticaba que el Gobierno de José María Aznar «no podrá tolerar más de dos, máximo tres ataques» antes de retirar las tropas de Irak. El magistrado mantiene en el sumario que la elección de la fecha tuvo «profundas implicaciones estratégicas».

¿Cómo fue posible que las Fuerzas de Seguridad no detectaran la gestación del ataque?

En su extenso relato, el magistrado apenas se detiene en constatar que la gran mayoría de los procesados eran personas que estaban controladas de una u otra forma por las Fuerzas de Seguridad, cuando no actuaban directamente como confidentes de la Policía, la Guardia Civil o el Centro Nacional de Inteligencia (CNI). Era el caso, por ejemplo, de Rafa Zouhier, el minero José Emilio Suárez Trashorras o Jamal Ahmidan, «El Chino». Sin embargo, estos contactos (que incluyeron en algún caso la intervención de llamadas telefónicas) no sirvieron para que las autoridades desbarataran los siniestros planes de los terroristas.

EL ATENTADO

¿En qué estaciones se subieron los terroristas a los trenes?

A la hora de reconstruir los pasos que dieron los terroristas en la mañana del 11-M, el sumario no se muestra especialmente preciso acerca de sus movimientos. Un informe de la Unidad Central de Desactivación de Explosivos y NBQ, realizado ese mismo día, reconoce que «son varias las estaciones desde las que se podría haber accedido a los trenes». «No es posible determinar una relación fehaciente entre la ubicación de los artefactos y la situación de los trenes en sus respectivos andenes», insisten los profesionales de la Unidad Central de Desactivación.

¿Cómo llegaron a los apeaderos con los explosivos?

Sigue siendo un misterio qué rutas siguieron los autores materiales de la matanza hasta llegar a las estaciones de Cercanías.

¿Cómo y dónde abandonaron los convoyes una vez colocadas las cargas explosivas?

Tampoco se sabe en qué apeaderos abandonaron los convoyes los terroristas una vez dejaron en su interior sus cargas mortíferas.

¿Por qué se suicidaron en un piso de Leganés?

La autoinmolación de siete terroristas en un piso de Leganés un mes después del 11-M es uno de los puntos que más dudas suscita. ¿Por qué varios de los autores materiales deciden suicidarse entonces y no lo hicieron en la jornada de los atentados, cuando podrían haber elevado todavía más el número de víctimas? ¿Por qué los GEO entraron en el inmueble después de que éste fuera desalojado en vez de jugar con el factor tiempo, que tal vez hubiera hecho que los islamistas se entregaran? El sumario no lo aclara.

LA INVESTIGACIÓN

¿Por qué no estallaron dos de las mochilas-bomba en el tren de El Pozo?

En el convoy atacado en la estación de El Pozo del Tío Raimundo hubo dos bolsas que no llegaron a explotaron. Una de ellas fue detonada con una explosión controlada por los Tedax en la mañana del 11-M, mientras que la otra -tras una peripecia que incluyó viajes de ida y vuelta entre Ifema y la comisaría de Vallecas- fue desactivada por los artificieros en el madrileño parque de Azorín y se convirtió en el verdadero «hilo conductor» de toda la investigación. Pero, ¿qué falló en estos dos artefactos? El informe oficial señala que el dispositivo desactivado contaba «con todos los elementos necesarios para su correcto funcionamiento» y que, por tanto, «no es posible establecer unas circunstancias suficientemente concluyentes para determinar el motivo del fallo».

¿Quién compró los móviles utilizados para detonar las bombas?

La mochila desactivada en Vallecas permitió seguir el rastro de los teléfonos móviles utilizados para activar los explosivos, que llevó hasta una tienda llamada «Bazar Top», regentada por dos ciudadanos hindúes. Ambos fueron detenidos (y posteriormente puestos en libertad) y declararon a la Policía que días antes del 11-M vendieron hasta diez teléfonos del mismo lote -entre ellos el encontrado en la mencionada mochila- a dos personas de aspecto europeo que, entre ellas, hablaban «en búlgaro». Sin embargo, Del Olmo no profundiza en la identidad de esos «búlgaros» ni en el verdadero papel que jugaron en la matanza.

¿Quiénes eran los tres individuos a los que se vio manipular unas mochilas junto a la estación de Alcalá de Henares?

Varios testigos declararon que, en la mañana del 11-M, vieron a tres individuos «en actitud sospechosa» mientras manipulaban unas mochilas junto a la furgoneta Renault Kangoo que la Policía descubrió horas más tarde de los atentados junto a la estación de Alcalá de Henares. Tras dar por concluida su «manipulación», el trío se dirigió a la estación de Cercanías alcalaína. Su identidad y grado de implicación en la trama carecen de relevancia para Del Olmo, que considera que las identificaciones realizadas por testigos fuera de los trenes «nada añaden» al sumario.

¿Fueron rigurosas las identificaciones de algunos de los presuntos autores del 11-M?

Las dudas se centran sobre todo en dos nombres propios: Jamal Zougam y Basel Ghalyoun. El primero, considerado por la Fiscalía como uno de los autores materiales de los atentados, sólo fue reconocido por los testigos tras haber aparecido publicada en la prensa su fotografía. En cuanto a Ghalyoun, el Ministerio Público también le considera autor material, pero no así Del Olmo. ¿Motivo? Que el único testigo que le reconoció fotográficamente, pasajero de uno de los trenes, no pudo identificarle en la posterior rueda de reconocimiento. Y eso que la fiscal del caso, Olga Sánchez, adujo que Ghalyoun se había dejado crecer la barba y el cabello con la intención de dificultar el «trabajo» del testigo.

Una información de J. Márquez publicada por el diario LA RAZON el jueves 15 de febrero de 2007. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Del Olmo archivó una denuncia contra Hernando cuando tenía pruebas de que había mentido

Por Narrador - 31 de Enero, 2007, 10:00, Categoría: El Sumario del 11-M

Desestimó la iniciativa contra el jefe de la UCO pese a tener el escrito que dejaba en evidencia su falsedad

MADRID.- El juez Del Olmo resolvió en noviembre de 2006 archivar la denuncia que había presentado el confidente marroquí Rafá Zouhier el 8 de agosto de 2005 contra el coronel Félix Hernando, jefe de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, por mentir ante la Comisión de Investigación del 11-M. Esta decisión fue tomada por el magistrado a pesar de tener en su poder dos pruebas que demostraban lo contrario.

La primera de esas pruebas era un informe que la UCO elaboró el 6 de marzo de 2003, en el que se demostraba que Antonio Toro y José Emilio Suárez Trashorras traficaron con explosivos a nivel nacional. Ese documento fue ocultado por Hernando a los diputados de la Comisión.

La segunda de ellas era la declaración del comandante Francisco Javier Jambrina, segundo jefe de la Comandancia de Oviedo, donde mantenía que el alférez Jaime Trigos, de la UCO, lo llamó y le pidió que destruyera el informe que demostraba que su jefe no había dicho la verdad.

El magistrado de la Audiencia Nacional, apoyándose en un dictamen favorable al archivo por parte de la Fiscalía, consideró que las denuncias de Zouhier eran, simplemente, «valoraciones particulares» del denunciante.

Hay que recordar que EL MUNDO reveló, en sus ediciones de ayer y anteayer, que el coronel Hernando declaró en la Comisión del 11-M que el último informe que elaboró su unidad sobre los explosivos utilizados en los atentados y sobre los vendedores de esa sustancia era del 27 de febrero de 2003.

Este periódico documentó que Hernando mentía, que había un documento posterior, que correspondía al 6 de marzo de 2003, y que allí se demostraba que el tráfico de explosivos era de ámbito nacional y no regional, como declaró el jefe de la UCO en la Comisión del 11-M.

Además, se da la circunstancia de que la Sección Segunda de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, que es la encargada de juzgar los atentados del 11-M, ha solicitado al Congreso que le envíe con la «máxima urgencia» la intervención que realizó el coronel Hernando ante la Comisión parlamentaria.

El informe que presentó la Fiscalía de la Audiencia Nacional para pedir el archivo de la denuncia de Zouhier está recogido en el auto que elaboró el juez Del Olmo el 14 de noviembre de 2006: «La reconstrucción de supuestos hechos realizada por el denunciante sobre la base de sus particulares valoraciones de la conducta de funcionarios de la Guardia Civil no constituye indicios de comisión de los delitos de que pudiera ser competente la Audiencia Nacional, por lo que procede el archivo de las actuaciones».

Sin embargo, el 25 de enero de 2005 el comandante Jambrina realizó una serie de declaraciones ante el juez Del Olmo y la fiscal Olga Sánchez en las que reflejó que el alférez Trigos le llamó por teléfono el 26 de julio de 2004 y le pidió que destruyera el documento del 6 de marzo de 2003. Ése era el informe que Hernando ocultó a la Comisión del 11-M.

La denuncia de Zouhier contra Hernando y varios miembros de la UCO fue presentada, en un principio, en un Juzgado de Instrucción de Madrid. Ese Juzgado se inhibió y finalmente llegó hasta la Audiencia Nacional. Una vez en ese organismo superior, recaló en el Juzgado Central de Instrucción número 6, que investigaba e instruía el 11-M y cuyo titular es el juez Del Olmo.

Y Del Olmo resolvió: «Los extremos reflejados por el denunciante no constituyen datos, o indicios, en los que sustentar ninguna imputación motivadora de una actuación de instrucción judicial, especialmente cuando prolijamente han sido investigados dichos comportamientos, no sólo en la Comisión de Investigación».

Desde la presentación de la denuncia de Zouhier (agosto de 2005) hasta la resolución por parte del juez Del Olmo (noviembre de 2006) transcurre más de un año. Tras esa resolución judicial, el abogado de Rafá Zouhier, Antonio Alberca, presentó en diciembre de 2006 el correspondiente recurso.

Y ese recurso de Zouhier y de su abogado fue resuelto, de forma sorprendente, por el magistrado Del Olmo indicando que no permitía la personación de Antonio Alberca. El juez no explicó por qué resolvía que no se podía personar el abogado de Zouhier y, además, todavía no ha notificado oficialmente su determinación.

Ese hecho -la no notificación oficial del recurso- impide que el abogado Alberca pueda, a su vez, recurrir el auto del juez Del Olmo. Es decir, en estos momentos están paralizadas todas las acciones legales que Zouhier pueda llevar a cabo contra el coronel Hernando.

En la denuncia de Zouhier se recogía, de forma pormenorizada, cada una de las declaraciones realizadas por Hernando en la Comisión de Investigación del 11-M y se demostraba que el coronel secuestró información a los diputados.

Una información de Antonio Rubio publicada por el diario EL MUNDO el miércoles 31 de enero de 2007. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

La Policía informa al Tribunal de que hay 13 muestras de los focos del 11-M

Por Narrador - 26 de Enero, 2007, 9:00, Categoría: El Sumario del 11-M

Las Fuerzas de Seguridad comunicaron ayer al tribunal la situación de todos los vestigios La nueva 'macropericial' comenzará el próximo martes y deberá estar concluida el día 13

MADRID.- La Policía Científica dispone ya en su laboratorio de al menos 13 bolsas con restos recogidos en los distintos focos del 11-M. Hasta ahora, estos vestigios sólo habían sido examinados por los Tedax, que cuentan con medios mucho más limitados y que, tras los atentados, comunicaron al juez Juan del Olmo que habían detectado «componentes de dinamita», sin especificar cuáles. El material forma parte de la treintena de bolsas que la Policía remitió a Del Olmo en marzo del año pasado.

Una vez concluida la instrucción, el tribunal responsable de juzgar el 11-M se hizo cargo de la causa y, con ella, de las bolsas. La Sala las envió a la sede de la Casa de Campo, donde se celebrará el juicio. Allí fue a recogerlas ayer la Policía con autorización del tribunal para trasladarlas a las instalaciones de la Policía Científica.

Esta Unidad será la responsable de efectuar la macropericial ordenada el martes por el tribunal. Según indicaron fuentes de la Sala, el lunes se designará oficialmente a los peritos y el martes comenzarán los análisis, de acuerdo con el plan de actuación fijado por los magistrados Javier Gómez Bermúdez, Fernando García Nicolás y Alfonso Guevara. Los resultados deberán estar listos el próximo 13 de febrero, a dos días del inicio de la vista oral, fijada para el jueves 15 a las 10 de la mañana.

Según fuentes de la Audiencia, tanto la Policía como la Guardia Civil cumplimentaron ayer escrupulosamente la orden de la Sección Segunda y remitieron una relación de los efectos de que disponen que están relacionados con los explosivos de la masacre.

En el caso de la Policía, la comunicación fue personal. El comisario general de Información, Miguel Valverde, y el comisario general de la Policía Científica, Miguel Angel Santano, entregaron los datos en mano al presidente del tribunal, Javier Gómez Bermúdez. También le comunicaron la identidad de los dos peritos designados para los nuevos análisis y explicaron que resultaba factible concluir las pruebas en los plazos marcados.

La Sala ordenó ayer que, durante el día de hoy, tanto la Guardia Civil como los Tedax envíen al laboratorio de la Policía Científica los restos que, según informaron al tribunal, aún están en sus manos.

Tanto las muestras de explosivo que no llegó a detonar como los objetos que puedan contener rastros de explosivo serán sometidos a un análisis cuantitativo y, posteriormente, a uno cualitativo. Con el primero se obtienen los componentes del explosivo y con el segundo, la proporción en la que se encuentran.

La relación entregada ayer al tribunal por la Policía detalla el contenido de las bolsas, indicando qué tipo de resto contiene y si éste fue analizado (lo que, al menos según los datos aportados ayer, no sucedió en todos los casos). En el sumario consta que los Tedax informaron al juez de que habían recogido «muestras diversas de metal, plástico, telas, clavos diversos, restos de material aislante, tierras y sustancia pulverulenta de color rosado (posible polvo de extinción de incendios)».

Junto a estos elementos, otras bolsas custodiadas ya por la Policía Científica contienen restos del explosivo encontrado en la furgoneta de Alcalá y en la mochila desactivada.

El tribunal también ha ordenado que se realice un análisis para comprobar la explicación ofrecida por la Guardia Civil para la aparición de la metenamina -ajena a la Goma 2 ECO- en tres muestras de explosivo: el encontrado en la Kangoo, el de la muestra que debía servir para cotejo y el localizado en las vías del AVE. Lo extraño del hallazgo llevó al Instituto Armado a realizar un estudio en el que concluyó que la metenamina podía generarse al someter el explosivo a ciertas pruebas de laboratorio empleadas para examinar los explosivos. El tribunal quiere resolver las dudas al respecto, repitiendo de manera idéntica los análisis en los que apareció la metenamina.

Una información de Manuel Marraco publicada por el diario EL MUNDO el viernes 26 de enero de 2007. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Portada de EL MUNDO: 23 de Enero de 2007

El Tribunal ordenará repetir los análisis de explosivos del 11-M

Por Narrador - 23 de Enero, 2007, 11:00, Categoría: El Sumario del 11-M

La Sección Segunda acepta las peticiones formuladas por defensas y acusaciones. El auto de apertura del juicio oral, que se comunicará hoy, convoca a 600 testigos y un centenar de peritos.

MADRID.- La Audiencia Nacional ordenará hoy un nuevo análisis de los explosivos del 11-M, según confirmaron ayer fuentes del tribunal. La Sección Segunda de lo Penal, responsable de juzgar a los 29 procesados por la masacre, tiene previsto comunicar a lo largo de la mañana el auto en el que, además de fijar la fecha de inicio de las vistas para el próximo día 15 de febrero, responde a las nuevas peticiones de prueba efectuadas por todas las partes personadas en la causa. Entre ellas, todas las relacionadas con los explosivos que estallaron en los trenes y los localizados a lo largo de la investigación.

Tanto las defensas de algunos de los procesados como varias de las acusaciones pidieron al tribunal que ordenase nuevos análisis de los explosivos, ante las dudas surgidas acerca del material empleado por la célula.

La Fiscalía de la Audiencia también llegó a sumarse a la petición. Antes de dar por concluido el sumario, la fiscal Olga Sánchez solicitó a Del Olmo que ordenara un análisis cuantitativo -el que refleja la proporción en que se encuentra cada componente- de los restos de explosivo encontrados en la furgoneta supuestamente empleada por la célula para desplazarse hasta Alcalá de Henares.

El juez se negó alegando que no había suficiente cantidad de explosivo para ofrecer un resultado fiable y que, además, el estudio consumiría la poca cantidad disponible.

En contra del criterio de Del Olmo, el tribunal ha acordado que se analicen de nuevo las muestras, aunque éstas se agoten, puesto que su objeto es arrojar luz sobre los aspectos que se van a juzgar.

Los primeros análisis sobre los explosivos los realizó la unidad dirigida por el destituido Juan Jesús Sánchez Manzano. Los Tedax analizaron las «muestras diversas de metal, plástico, telas, clavos diversos, restos de material aislante, tierras y sustancia pulverulenta de color rosado» recogidas en los focos de la masacre.

La conclusión fue que en la mayor parte de los focos se encontraron «componentes genéricos de dinamita», sin especificar qué tipo de dinamita ni cuáles eran esos componentes. Ante Del Olmo, Sánchez Manzano aclaró que estos análisis tuvieron «un carácter investigativo, no científico».

En la Comisión de Investigación, el jefe de los Tedax afirmó que en los focos se detectó nitroglicerina, que tampoco es un componente de la Goma 2 ECO, la que supuestamente sustrajo la trama asturiana. Cuando tuvo que dar explicaciones sobre este punto ante el juez instructor, aseguró que se refería a otros focos de otros atentados, no a los que investigaba la Comisión.

Los siguientes restos de explosivo hallados tras la masacre fueron los encontrados en la furgoneta Renault Kangoo. La Policía Científica determinó que se trataba de Goma 2 ECO. Sin embargo, en el análisis se detectó la presencia de metenamina, también ajena a la Goma 2 ECO. Igualmente, se encontró metenamina en la muestra de Goma 2 ECO enviada al laboratorio por los Tedax para ver si coincidían.

La explicación policial fue que tanto la sustancia hallada en la furgoneta como la muestra patrón empleada para cotejo habían resultado contaminadas con metenamina.

La misma sustancia fue detectada por la Guardia Civil en los análisis del explosivo encontrado en la vía del AVE en Mocejón (Toledo). Lo sorprendente de esa nueva aparición llevó al Instituto Armado a elaborar un informe en el que concluía que la sustancia se podía generar al someter la dinamita a ciertas pruebas de laboratorio.

A lo largo de la investigación, también se encontró explosivo o restos de explosivo en la mochila bomba desactivada en Vallecas, entre los escombros del piso de Leganés, en el zulo de la casa de Morata de Tajuña y en dos vehículos supuestamente empleados por la célula terrorista.

Una información exclusiva de Manuel Marraco publicada por el diario EL MUNDO el martes 23 de enero de 2007. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

El tribunal del 11-M subraya que el juicio no cierra la investigación

Por Narrador - 1 de Noviembre, 2006, 9:00, Categoría: El Sumario del 11-M

Recuerda que la ley permite, incluso, suspender el juicio ante nuevos datos relevantes La Audiencia rechaza devolver la causa a Del Olmo para que practique nuevas diligencias

MADRID.- La Audiencia Nacional confirmó ayer la conclusión del sumario del 11-M acordada por el juez Juan del Olmo y abrió la fase de preparación del juicio, previsto para el próximo mes de febrero. En el mismo auto, la Sección Segunda de lo Penal rechaza todas las peticiones de diversas defensas y acusaciones, que consideraban que Del Olmo debería haber ordenado numerosas diligencias que nunca se llevaron a cabo. El tribunal también resalta que la conclusión del sumario se produce «sin perjuicio de cuantas nuevas indagaciones procedan, de acuerdo con la ley, de aparecer nuevos datos relevantes».

La Sala, que será la misma que juzgue el 11-M, recuerda a las partes que en esta nueva fase que se abre tienen la posibilidad de solicitar de nuevo las diligencias que consideren necesarias y que ahora han sido rechazadas. Así, aceptar en esta nueva fase que, por ejemplo, se realice un nuevo análisis de los explosivos no implica devolver el sumario a Del Olmo para que sea él quien las practique. Esa devolución del sumario al instructor hubiera hecho casi imposible celebrar el juicio antes de cumplirse el tiempo máximo de prisión provisional de algunos procesados, según indicaron fuentes jurídicas.

Ante las alegaciones de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), la Sala señala que dar por concluido el sumario no supone «el agotamiento de todos los aspectos o hipótesis posibles en relación con los hechos investigados, sin perjuicio de cuantas nuevas indagaciones procedan, de acuerdo con la ley, de aparecer nuevos datos relevantes».

El tribunal, presidido por el presidente de la Sala de lo Penal, Javier Gómez Bermúdez, añade que esto «puede ocurrir antes, durante o después del juicio, incluso dando lugar a la suspensión del curso del mismo si se producen revelaciones o retractaciones inesperadas que sean sustanciales para el enjuiciamiento de los procesados».

La AVT había pedido continuar con la instrucción del sumario porque, a su juicio, la propia decisión de Del Olmo de seguir con la investigación en otras diligencias demostraba que faltaban elementos esenciales. Según la AVT, «no puede llevarse a cabo un juicio donde de antemano se sabe que no se conocerá la verdad de lo que ocurrió y donde no se encuentran las claves para saber quiénes fueron los responsables reales».

La Sala rechaza acumular esas nuevas diligencias al sumario del 11-M -como también había pedido la Fiscalía- aunque recuerda que puede pedir que una copia se aporte al sumario para tenerla en cuenta durante el juicio. En esas diligencias Del Olmo interrogó al jefe de los Tedax, Juan Jesús Sánchez Manzano, por sus declaraciones contradictorias sobre las sustancias detectadas en los focos de los atentados.

Entre las peticiones rechazadas se encuentra la toma de declaración como imputados de José María Aznar, Angel Acebes y Federico Trillo, de los tres peritos de la Policía que firmaron el informe inicial que relacionaba a ETA con el 11-M, y del Policía nacional de origen sirio Maussili Kalaji, en cuyo local, según diversas acusaciones, se liberaron los teléfonos del 11-M.

Tampoco acepta la Sala conceder nuevo plazos a varias defensas que lo solicitaron alegando la complejidad de la causa y diversos problemas con las copias digitales entregadas. Una de esas defensas es la de Rabei Osman, El Egipcio, que acaba de ser juzgado en Italia por terrorismo y que será entregado a España para el 11-M el próximo 6 de noviembre, según indicaron fuentes jurídicas.

En los próximos días -previsiblemente el lunes- la Fiscalía deberá presentar al tribunal su escrito de calificación provisional, en el que concrete las condenas que solicita a cada uno de los 29 procesados. A continuación, la Sala dará otro plazo de cinco días para que haga lo mismo el resto de acusaciones. Posteriormente, las defensas dispondrán de 20 días para presentar sus alegaciones.

Información de Manuel Marraco publicada por el diario EL MUNDO el miércoles 1 de noviembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

La Audiencia abre juicio a 29 procesados por la masacre del 11-M y rechaza imputar a Aznar

Por Narrador - 1 de Noviembre, 2006, 8:30, Categoría: El Sumario del 11-M

El Tribunal advierte de que puede suspender la vista si aparecen «nuevos datos relevantes»

Madrid - La Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional decretó ayer la apertura de juicio oral contra los 29 procesados por su presunta relación con los atentados del 11-M de Madrid, aunque advierte que se puede suspender la vista, incluso si han comenzado las sesiones, si aparecen «nuevos datos relevantes», es decir, «si se producen revelaciones o retractaciones inesperadas que sean sustanciales para el enjuiciamiento de los procesados». En la resolución de la Sala, integrada por los magistrados Javier Gómez Bermúdez -presidente-, Fernando García Nicolás y Antonio Díaz Delgado, se rechaza la petición de una acusación particular, ejercida por unos afectados de los atentados terroristas, para que se imputase al ex presidente del Gobierno José María Aznar y a los ex ministros Ángel Acebes y Federico Trillo, ya que en este trámite procesal «sólo puede instarse la imputación de aquellas personas que previamente se hubiera solicitado su procesamiento ante el instructor y, denegado por éste, se hubiera recurrido en reforma con idéntico resultado». Este mismo argumento sirve para rechazar la imputación de los tres peritos que relacionaron a ETA con el 11-M, tal y como había pedido otra acusación particular.

En esta misma línea, la Sala ha rechazado la petición de la Asociación de Víctimas del Terrorismo de revocar la conclusión del sumario. La AVT esgrimía que no se conoce realmente «la verdad» de los atentados. Sin embargo, la Sala deniega esa posibilidad y asegura que la AVT «confunde el agotamiento de todos los aspectos o hipótesis en relación con los hechos investigados», con la terminación de un sumario «cuando a juicio del instructor se hayan practicado todas las diligencias pertinentes y/o posibles».

Por ello, los magistrados avalan la decisión del juez instructor, Juan del Olmo, de dar por concluido el sumario en relación con las 29 personas que aparecen como presuntos responsables de los atentados. Es en este punto donde destaca la Sala que lo anterior no impide que puedan aparecer «nuevos datos relevantes, lo que puede ocurrir antes, durante o después del juicio», que podrían incluso determinar la suspensión de las sesiones de la vista oral «si se producen revelaciones o retractaciones inesperadas que sean sustanciales para el enjuiciamiento de los procesados».

Fuerzas de Seguridad

La misma suerte denegatoria de sus pretensiones ha sufrido la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M, quien argumentaba que su tardía incorporación al proceso no le había permitido intervenir en la instrucción para «despejar las lagunas», que, en su opinión, persisten y esclarecer la «actuación presuntamente irregular de algunos funcionarios de los Cuerpos de Seguridad del Estado». Sin embargo, la Sala afirma que esa razón no es causa para revocar la conclusión del sumario, «sin perjuicio de que, de confirmarse, den lugar a la investigación y/o exigencia de responsabilidad correspondiente en procedimiento aparte».

El fiscal tiene ahora cinco días para presentar su escrito de calificaciones provisionales. El juicio podría comenzar en febrero.

Información de F. Velasco publicada por el diario LA RAZON el miércoles 1 de noviembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Apertura del Juicio Oral del 11-M: La versión de ABC y EL PAIS

Por Narrador - 1 de Noviembre, 2006, 8:00, Categoría: El Sumario del 11-M

El Tribunal del 11-M despeja el camino para llegar al juicio y rechaza devolver el sumario al juez

MADRID. La causa judicial que se abrió el 11 de marzo de 2004 como consecuencia de los terribles atentados islamistas cometidos en Madrid está cada vez más próxima a su fin. El Tribunal que celebrará la vista -a principios de febrero- dictó ayer el auto de apertura de juicio oral, en el que establece, entre otras cuestiones, que el banquillo de los acusados lo ocuparán las 29 personas que el juez Juan del Olmo procesó el pasado 10 de abril.

No hay marcha atrás

La resolución rechaza las peticiones formuladas por algunas acusaciones para que se devuelva la causa al instructor con el fin de practicar diversas diligencias, entre ellas tomar declaración como imputados a José María Aznar, Ángel Acebes y Federico Trillo; o interrogar a los tres peritos de la Policía Científica que lanzaron la hipótesis -rechazada por sus superiores- sobre la relación entre los islamistas y ETA basándose en el hallazgo de ácido bórico en el piso del procesado Hassan el Haski en 2004 y en el de un comando etarra, en 2001.

Conforme a las líneas de investigación que Del Olmo mantiene abiertas (en alguno de los escenarios del 11-M se hallaron restos genéticos que siguen sin identificar), la AVT solicitó la devolución del sumario al instructor para que se averigüe «quiénes son los verdaderos autores materiales del atentado».

El Tribunal rechaza esta posibilidad, recuerda a la AVT que la instrucción del 11-M ha concluido respecto de las personas que han sido procesadas por Del Olmo y hace ver a esta acusación que confunde «el agotamiento de todos los aspectos o hipótesis posibles en relación con los hechos investigados (...) con la terminación del sumario cuando a juicio del instructor se hayan practicado todas las diligencias pertinentes y/o posibles». La Sala también señala que la Ley de Enjuiciamiento Criminal tasa claramente cuáles son las causas por las que se puede suspender la celebración de un juicio, siendo una de ellas la aparición de «revelaciones o retractaciones inesperadas» que «produzcan alteraciones sustanciales» para el enjuiciamiento de los procesados. Y hasta ahora, no existe ningún dato que justifique la reapertura de la investigación de los atentados de Madrid.

La Sala también desestima las peticiones formuladas por los abogados de los acusados, que en su mayoría se refieren al «abuso del secreto del sumario» y a las dificultades para tener acceso al mismo y preparar las defensas.

Por otra parte, un perito experto en explosivos (Tedax) aseguró ayer durante el juicio que se celebra en la Audiencia Nacional contra los seis miembros del llamado «comando dixán» que uno de los teléfonos móviles incautado en 2003 a los presuntos terroristas había sido manipulado de la misma manera que los utilizados en dos atentados cometidos por Al Qaida -el de Bali (Indonesia) en 2002, y los de Madrid, en 2004- y presentaba dos orificios en la parte superior, necesarios para sacar dos cables si se emplea para activar explosivos por radio-control. El experto señaló, no obstante, que no había ningún cable unido a ese terminal telefónico.

El fiscal pide un total de 142 años de cárcel para los seis islamistas.

Texto de N. Colli y N. Villanueva publicado por el diario ABC el miércoles 1 de noviembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


La Audiencia cierra la investigación del 11-M y da 'luz verde' al juicio 

El tribunal rechaza citar a Aznar, Acebes y Trillo como imputados

Madrid - La Audiencia Nacional dictó ayer auto de apertura del juicio oral contra los 29 procesados por los atentados del 11-M, lo que supone de hecho la clausura de la investigación y permite que el juicio pueda celebrarse en febrero de 2007. El tribunal rechazó todas las peticiones planteadas por los abogados, incluidas las citaciones como imputados del ex presidente del Gobierno José María Aznar y de los ex ministros Ángel Acebes y Federico Trillo.

También se rechazó la imputación de los peritos Manuel Escribano, Isabel López Cidad y Pedro Manrique, que relacionaron el 11-M con ETA tras haberse incautado algo más de un kilogramo de ácido bórico en el domicilio de Canarias en el que se ocultaba el procesado Hassan el Haski, al que se considera uno de los planificadores y responsable del ataque a los trenes de la muerte. La razón esgrimida por el tribunal es puramente técnica, ya que en este trámite procesal la ley no permite la imputación de personas para las que previamente no se hubiera solicitado su procesamiento ante el juez instructor, lo que sucede en este caso.

El tribunal, no obstante, reconoce el derecho genérico de las partes a interponer denuncias o querellas contra Aznar, Acebes, Trillo o los peritos del ácido bórico, pero en procedimientos independientes del caso del 11-M.

El tribunal ha denegado también la pretensión de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), que solicitaba la devolución del sumario al juez instructor sobre la base de que existen otras diligencias -las 147/06 del Juzgado Central 6- que a su entender versan "sobre quienes sean los verdaderos autores materiales del atentado", en referencia a ETA. La AVT alegaba que "no puede llevarse a cabo un juicio donde de antemano se sabe que no se conocerá la verdad de lo que ocurrió y donde no se encuentran las claves para saber quiénes fueron los responsables reales de la matanza".

Aunque en el auto no existe ninguna mención a la teoría de la conspiración y a la supuesta intervención de ETA en los atentados, la Audiencia es contundente. La AVT "confunde el agotamiento de todos los aspectos o hipótesis posibles en relación con los hechos investigados, que no es una exigencia absoluta de la Ley de Enjuiciamiento Criminal para poder concluir un determinado sumario, con la terminación de éste cuando a juicio del instructor se hayan practicado todas las diligencias pertinentes y/o posibles".

Datos relevantes

La conclusión del sumario por el instructor es impecable, dice el tribunal, en relación con las personas que aparecen como presuntos responsables de los hechos del auto de procesamiento, sin perjuicio de que se realicen todas las nuevas indagaciones que procedan de acuerdo con la ley, pero únicamente "en el caso de aparecer nuevos datos relevantes",

Precisamente la aparición de datos relevantes podría llegar a suspender el juicio, pero para ello debería de tratarse de "revelaciones o retractaciones inesperadas" que fueran "sustanciales para el enjuiciamiento de los procesados".

El tribunal ha rechazado la incorporación de las diligencias 147/06 al sumario, aunque deja abierta la posibilidad de que su contenido pueda unirse como un testimonio a la causa y pueda utilizarse como prueba documental.

Respecto a la "actuación presuntamente irregular de algunos funcionarios de los cuerpos de seguridad del Estado" esgrimida por la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M -que recibe ayudas de la Comunidad de Madrid-, el tribunal señala que no es causa de revocación del sumario, "sin perjuicio de que, de confirmarse, den lugar a la investigación o exigencia de responsabilidad correspondiente en procedimiento aparte".

El tribunal también desestima las peticiones de Basel Ghalyoun, Emilio Llano y Javier González, que alegaban falta de indicios para juzgarles.

Texto de José Yoldi publicado por el diario EL PAIS el miércoles 1 de noviembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


A la espera de El Egipcio 

Madrid - Rabei Osman El Sayed Ahmed, Mohamed El Egipcio, considerado uno de los emires del 11-M y que se encuentra preso en Italia, será entregado a la Justicia española el próximo día 6, según confirmaron ayer fuentes de la Audiencia Nacional.

La defensa de El Egipcio había alegado dificultades para preparar la defensa de su cliente dado que éste se encontraba preso en el extranjero aparte de su desconocimiento del idioma. El Ministerio de Justicia ha contratado a una serie de intérpretes y el problema de comunicación será subsanado a partir de que llegue a España.

A partir de ahora, tras el auto de apertura del juicio oral, el fiscal dispone de cinco días de plazo para presentar su escrito de conclusiones provisionales, lo que, según ha anunciado la propia fiscalía, se producirá también el próximo día 6.

Las citadas fuentes han asegurado que el escrito, en el que se pedirán miles de años de cárcel para los principales implicados, delimita muy bien lo ocurrido en los escenarios del 11-M: la compra de los explosivos por parte de los islamistas a la trama asturiana, la adquisición de los móviles utilizados en las bombas que estallaron en los trenes, el montaje de las bombas en la casa de Chinchón o el suicidio de Leganés.

Texto de José Yoldi publicado por el diario EL PAIS el miércoles 1 de noviembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Apertura del Juicio Oral del 11-M: Editoriales en ABC y EL PAIS

Por Narrador - 1 de Noviembre, 2006, 7:30, Categoría: El Sumario del 11-M

“Juicio para el 11-m” (Editorial de ABC)

La decisión de la Audiencia Nacional de abrir juicio oral en el sumario por los atentados del 11-M imprime a esta causa una celeridad imprevisible hace sólo unos meses. Los pronósticos más realistas contaban con que los trámites posteriores a la conclusión del sumario abarcarían más tiempo, e incluso no se descartaba la posibilidad de que el juez Del Olmo tuviera que reabrir la investigación para practicar nuevas diligencias. La Sección Segunda de la Sala de lo Penal, sin embargo, resolvió con rapidez los recursos de apelación contra los procesamientos dictados por el instructor y rechazó las peticiones de algunas partes personadas de continuar con el sumario para aclarar aspectos aún no esclarecidos satisfactoriamente. Estas decisiones intermedias de la Sala explican que, a pocos meses de la terminación del sumario instruido por Del Olmo, esté ya decidida la celebración de la vista oral.

Esta resolución judicial implica una definitiva aprobación de la instrucción sumarial, lo que no quiere decir que sus resultados sean igualmente definitivos. El propio juez Del Olmo reflejó en sus autos finales los interrogantes que aún quedan por despejar (modus operandi, autores no identificados), además de los que algunas acusaciones mantienen sobre determinadas pruebas o informes periciales. La Sección de la Audiencia Nacional igualmente deja abierta la posibilidad de que aún se incorporen a la causa nuevos datos y de que incluso la vista oral se suspenda si procede realizar investigaciones complementarias. De esta manera, se avanza decisivamente en un proceso que ha acumulado datos suficientes para juzgar a los procesados, sin cerrar la puerta a nuevos enjuiciamientos si aparecen datos que lo justifiquen.

Tras el auto de apertura de juicio oral, el fiscal y las demás partes personadas -procesados y acusadores- deberán presentar su calificación de los hechos, con la petición de pruebas que quieran hacer valer en la vista y que serán las únicas con validez y eficacia para fundamentar una posterior sentencia condenatoria. Queda, por tanto, la fase principal del proceso, aunque la polémica política y mediática haya dado esa condición a la instrucción. En todo caso, es una buena noticia que las víctimas del 11-M -y la sociedad, en general- tengan la certidumbre de que la Justicia no ha encallado y de que podrán reclamar las responsabilidades que correspondan por aquellos terribles atentados, sin perder su derecho irrenunciable a que las investigaciones continúen sobre los extremos que aún no han sido debidamente aclarados, que no admiten juicios paralelos mediáticos ni teorías conspirativas.

Editorial publicado por el diario ABC el miércoles 1 de noviembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


“11-M, juicio a la vista” (Editorial de EL PAIS)

La consecuencia más importante del auto de apertura del juicio oral sobre los atentados del 11-M, dictado ayer por la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, es que ya queda expedita la vía para su celebración. De paso echa por tierra los últimos intentos planteados para cuestionar, bien en aspectos parciales o en su totalidad, la instrucción del juez Juan del Olmo. El más llamativo es, sin duda, el de la Asociación de Víctimas del Terrorismo que lidera Alcaraz, que en perfecta sintonía con la lunática tesis de la conspiración sobre la masacre pretendía dinamitar la instrucción -devolvérsela a Del Olmo para que quedara empantanada- con la peregrina y nada jurídica teoría de que aún no se sabe la verdad, ni se sabrá nunca.

A partir de ahora se abre un periodo de tiempo en el que tanto los abogados defensores de los 29 procesados en la causa como el ministerio fiscal y las acusaciones particulares deberán elaborar sus conclusiones provisionales sobre los hechos y su calificación jurídica. Sobre estas conclusiones deberá articularse inicialmente el debate de la vista, cuya fecha todavía no se ha fijado, pero que probablemente se celebrará en febrero.

En un proceso normal, la conclusión del sumario y la apertura de juicio oral serían trámites sin mayor trascendencia. Pero no en el del 11-M. Llegar a este punto ha supuesto un logro indudable de la justicia frente a sectores políticos y mediáticos que no han ahorrado esfuerzos, incluidos insultos y ataques personales al juez, para hacer descarrilar la instrucción y aplazar al menos hasta después de las elecciones generales de 2008 la celebración del mismo. Como era de esperar, el sistema judicial no se ha visto afectado por esas maniobras dilatorias y ha actuado teniendo en cuenta los intereses de la sociedad y de las víctimas. En relación con éstas, no demorando artificialmente la respuesta a su demanda de justicia, y en relación con la sociedad, evitando el escándalo de que sean puestos en libertad antes del juicio los presuntos culpables de 191 asesinatos consumados y varios cientos frustrados.

Inasequibles al desaliento y al sonrojo, los mismos sectores políticos y mediáticos que han perdido la batalla contra la instrucción sumarial ya han anunciado su próximo objetivo: el descrédito de la vista oral propalando la especie de que "la verdad sobre el 11-M" está en otro sitio, no se sabe cuál, menos en el juicio oral. Y lo lamentable es que desde la propia justicia se lanzan últimamente mensajes ambiguos, como que el juicio sobre la masacre de hace dos años no es universal -ninguno lo es salvo el del fin del mundo- o que pueden aparecer "hechos nuevos", que sirven para reforzar ese discurso falaz e interesado.

Editorial publicado por el diario EL PAIS el miércoles 1 de noviembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


Chiste del día en EL PAIS: Se pide la imputación de los 'peritos' en el Sumario del 11-M

Por Narrador - 25 de Octubre, 2006, 7:30, Categoría: El Sumario del 11-M

Un letrado del 11-M pide que se procese a los peritos de la polémica

Madrid - El abogado Manuel Murillo, que ejerce la acusación particular en el sumario del 11-M, ha solicitado que se procese por delito de encubrimiento a los peritos Manuel Escribano, Isabel López Cidad y Pedro Manrique, que relacionaron la aparición de ácido bórico en la cocina del dirigente del Grupo Islámico Combatiente Marroquí Hassan el Haski con la posible participación de ETA en los atentados de los trenes de la muerte.

El letrado pide al tribunal que se devuelvan las actuaciones al juez Juan del Olmo para que procese a los tres peritos porque "a sabiendas de que no existía ningún precedente de relación explosivos-ácido bórico, no dudaron en establecer relación del ácido bórico con los atentados y con el encontrado años antes en el registro de un supuesto miembro de ETA". De esa forma, según el letrado, los peritos intentaron "de esta forma sibilina desviar la investigación que por la policía y el juzgado, se efectuaba contra grupos musulmanes violentos que han resultado, al menos indiciariamente, responsables del acto terrorista y homicida, intentando desviar la investigación hacia la organización también terrorista ETA, que según resultados de la investigación policial y sumarial nada ha tenido que ver con los hechos que se persiguen en esta causa".

Una información de J. Y. publicada por el diario EL PAIS el miércoles 25 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

"Una 'verdad por descubrir' 'mas allá' del Juicio del 11-M" (Editorial de EL MUNDO)

Por Narrador - 23 de Octubre, 2006, 8:30, Categoría: El Sumario del 11-M

La entrevista que hoy publica EL MUNDO con el presidente de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional es un testimonio de extraordinaria trascendencia en lo que se refiere a la investigación y el juicio sobre el 11-M, tanto por lo que dice expresamente como por lo que sugiere. Su condición de presidente del tribunal que próximamente juzgará a los 29 procesados por la masacre le obliga sin duda a pronunciarse con cautela, a pesar de lo cual, Gómez Bermúdez distingue explícitamente entre el juicio oral y «la verdad sobre el 11-M», que «se descubrirá aunque se tarden más o menos años».

El juez añade que en la vista oral que comienza en febrero «se va a decidir si 29 personas han intervenido en los hechos, sin ir más allá». Es decir, que el presidente del Tribunal -que necesariamente ha estudiado el sumario con todo detalle- está sugiriendo que hay un «más allá» que trasciende a la incuestionable obligación de los tribunales de acreditar si las personas procesadas intervinieron en los atentados del 11-M. Gómez Bermúdez mantiene la cautela sobre la instrucción del sumario por parte del juez Del Olmo y sobre la aparición estelar de Baltasar Garzón al procesar a los peritos sin ser competente en la causa. Aunque los lectores podrán extraer sus propias conclusiones sobre la opinión que le merece la actuación de ambos instructores. Por la parte que toca a este periódico, las palabras de Gómez Bermúdez son un importante estímulo al periodismo de investigación que llevamos a cabo, cuando tantos otros medios han renunciado a esa obligación profesional. «La prensa libre siempre será una ayuda y no un estorbo a la Justicia». Es más, el magistrado recuerda que sin EL MUNDO, «el asunto de los GAL nunca se hubiera descubierto».

De la misma manera que la trama asturiana del 11-M hubiera quedado inédita sin la crucial investigación de este periódico. Precisamente hoy comienza el juicio de la operación Pípol contra Suárez Trashorras y Antonio Toro, acusados de tráfico de estupefacientes y explosivos. Ambos fueron procesados -según la petición del fiscal- por tenencia de explosivos cinco meses antes del 11-M, a pesar de que poco antes la Guardia Civil no había estimado necesario ampliar la investigación sobre ellos, a raíz de las denuncias de Zouhier.

La actuación como mínimo negligente y como máximo culposa de los responsables policiales de Asturias -sin que se hayan depurado las responsabilidades- es un ejemplo claro de los muchos «más allás» que hay en el 11-M. Y también la de la propia Fiscalía que en el transcurso de pocos meses varió su criterio. La actuación de ambas instituciones no puede archivarse a beneficio de inventario, al margen incluso de que quedara acreditada o no la versión oficial sobre el 11-M.

Editorial publicado por el diario EL MUNDO el lunes 23 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

El Gobierno afirma que ha apoyado al máximo a los abogados de oficio

Por Narrador - 7 de Octubre, 2006, 6:00, Categoría: El Sumario del 11-M

Dice al PP que ha triplicado sus honorarios y ha dado los medios precisos

MADRID.- El Ministerio de Justicia ha realizado «un esfuerzo sin precedentes», tanto económico como en medios, para garantizar que los abogados del turno de oficio que defienden a los acusados de cometer los atentados del 11-M puedan desarrollar su trabajo con todas las garantías. Así lo ha comunicado a la diputada del PP Alicia Castro, en respuesta a cuatro preguntas que ésta planteó en junio.

Aunque existen unas normas y unos honorarios que se aplican a todos los abogados del turno de oficio en general, el Ministerio de Justicia tuvo en cuenta las especiales características de este sumario y firmó un convenio de colaboración con el Consejo General de la Abogacía y con el Colegio de Abogados de Madrid.

Ese convenio ha permitido que los letrados que intervienen en el caso cobren el triple que por cualquier otro asunto, debido al mucho trabajo que les va a llevar.

Además, el Ministerio que dirige Juan Fernando López Aguilar ha puesto a disposición de esos abogados de oficio un equipo de 18 traductores de árabe, que ha servido para la comunicación de los letrados con sus clientes y que intervendrán en el juicio oral.

El Ejecutivo socialista también ha explicado a la diputada popular que, para facilitar los medios materiales y los instrumentos que necesiten esos letrados, no es necesario crear un fondo especial.

Reunión en el Ministerio

La diputada Castro también preguntó al Gobierno cuándo iba a recibir a los abogados para ver de qué manera se podían resolver los problemas que ellos denunciaban.

En respuesta a esta pregunta, el Ejecutivo ha explicado que ya fueron recibidos en una ocasión en el Ministerio de Justicia, donde plantearon sus problemas y necesidades. Posteriormente, ha habido varios contactos entre ese Departamento y representantes del turno de oficio del Colegio de Madrid.

«Tanto en el juicio oral como en la fase procesal», ha indicado el Gobierno, «el derecho de defensa de los afectados por el 11-M, la asistencia letrada, está asegurada y se desarrollará en las condiciones que se consideren por parte de la Sala [Penal de la Audiencia Nacional] y del propio Ministerio de Justicia».

En relación con estos abogados, la senadora del PP Rosa Vindel acusó el miércoles al Gobierno de haberles facilitado los medios que necesitan cuando faltan sólo cuatro meses para que comience el juicio, porque así no tendrán tiempo para prepararlo bien.

El ministro de Justicia, Juan Fernando López Aguilar, rechazó esas acusaciones y dijo que el Ejecutivo apoya a esos letrados y a todas las partes que intervienen en este proceso para que el juicio se celebre «con todas las garantías».

Una información de Agustin Yanel publicada por el diario EL MUNDO el sábado 7 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

La Audiencia admite que hay 'dudas racionales' sobre el explosivo del 11-M

Por Narrador - 4 de Octubre, 2006, 8:30, Categoría: El Sumario del 11-M

MADRID.- La Sección Cuarta de la Audiencia Nacional admitió ayer que hay «dudas racionales» sobre el explosivo empleado el 11-M. A pesar de ello, rechazó todas las diligencias sobre explosivos solicitadas por una decena de víctimas del 11-M y respaldadas por la Asociación de Ayuda a Víctimas del 11-M.

En su resolución, el tribunal se hace «eco» de la «inquietud» de las partes personadas sobre el «controvertido extremo del tipo de explosivo» empleado en la masacre, «habida cuenta de las divergencias de los informes periciales al respecto, la irregularidad de alguno de ellos y la duda racional acerca de una cuestión importante».

También subraya que la petición para realizar diligencias deberá ser incluida en los escritos de calificación de las partes, para que «puedan practicarse, como merecen, en el propio acto» del juicio oral, para que «se despeje cualquier duda al respecto». «Será a la luz y bajo la directa y atenta mirada del tribunal de enjuiciamiento como éste y tendrá a su alcance todos los elementos y datos objetivos para conocer realmente lo ocurrido».

Según el tribunal, «el deseo de conocer la verdad de lo ocurrido», y concretamente respecto a los explosivos, es «asumido por la acusación pública y defendido, a ultranza, por quienes administran justicia».

Aún así, la Sala estima que las diligencias celebradas por el instructor Juan del Olmo son más que suficientes y que las dudas que puedan albergar algunas acusaciones y defensas deberán despejarse en el juicio.

Entre las diligencias rechazadas por la Sala se encuentran: llamar a declarar a los agentes que custodiaron la mochila de Vallecas en Ifema; que declare de nuevo el responsable de los Tedax que dijo a Del Olmo que los efectos de las deflagraciones apuntaban a un explosivo militar, y que expertos en explosivos aclaren si es relevante que al día siguiente de la explosión de Leganés la Policía francesa se incautase de 100 kilos de un explosivo militar.

La decisión de la Sala supone mantener el calendario previsto por la Audiencia para poder comenzar el juicio el próximo mes de febrero.

La Sección Cuarta -Fernando Bermúdez, Paloma González y Juan Francisco Martel- rechazó hace unos días todos los recursos contra el auto de procesamiento de Del Olmo, incluido el de la fiscal Olga Sánchez.

La Sala también rechazó en otro auto todas las diligencias solicitadas por los acusados Basel Ghalyoun, Fouad Morabit, Raúl González y Rafá Zouhier. Los magistrados hacen suyos los argumentos de Del Olmo, que consideró las peticiones «inútiles» o «reiterativas».

Una información publicada por el diario EL MUNDO el miércoles 4 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

ABC y EL PAIS presentan otra 'visión' del Auto de la Audiencia Nacional

Por Narrador - 4 de Octubre, 2006, 8:00, Categoría: El Sumario del 11-M

11-M: La Audiencia Nacional rechaza practicar nuevas diligencias hasta el juicio oral

MADRID. La Sección Cuarta de lo Penal de la Audiencia Nacional despachó ayer de un plumazo los recursos presentados por las defensas de cuatro procesados, y el interpuesto por una de las acusaciones del 11-M, en relación con la práctica de nuevas diligencias, y recordó a las partes que la fase de instrucción ha concluido y que, por tanto, todas las pruebas que quieran proponer se sustanciarán durante el juicio oral, bajo los principios de publicidad, contradicción e inmediación.

«Los más de 170 tomos que abarca el sumario superan, con exceso, el material de investigación necesario para abrir la segunda parte del procedimiento penal», aseguran los magistrados, el mismo tribunal que el pasado 25 de septiembre consideró «perfectamente acreditado» que la sustancia explosiva utilizada en los distintos escenarios criminales «provenía de mina Conchita y respondía a la denominación de goma-2 eco».

Como hizo entonces con la confirmación de los 29 procesamientos, la Sección Cuarta volvió a avalar ayer la instrucción del juez Juan del Olmo y, al igual que el magistrado, rechazó la práctica de las diligencias propuestas por los letrados de Basel Ghalyoun, Abdelilah Fadual El Akil, Raúl González Peláez y Rafa Zouhier. Mientras los recursos de las defensas de estos procesados se refieren a cuestiones que afectan estrictamente a sus respectivas imputaciones en los atentados, el de la acusación que representa «a Roberto Barroso Anuncibay y otros» se centra precisamente en los aspectos esgrimidos por los «teóricos de la conspiración» para tratar de dinamitar el sumario.

Explosivos, Kangoo y «mochila 13»

De esta forma, las diligencias que se solicitan en el recurso son la citación de todos los agentes que vieron físicamente e inspeccionaron la furgoneta encontrada en Alcalá de Henares; la de los que custodiaron los efectos de El Pozo durante el tiempo que estuvieron depositados en Ifema (a los que Del Olmo ya tomó declaración), y la de la Policía Científica para que justifique por qué se ha descartado el uso de Semtex (explosivo que, además, relaciona con ETA) en los atentados.

Sobre esta última cuestión, la Sala recuerda que en sus resoluciones anteriores, y también en las dictadas por el juez instructor, ya se ha hecho eco de que los explosivos utilizados ocupan «un lugar preferente» en la «inquietud» y en el deseo de «conocer la verdad» por parte de acusaciones y defensa. Un deseo, dice, que también comparten (como no podía ser de otro modo) quienes administran justicia, «máxime cuando, además de la investigación judicial, existen otro tipo de noticias que parten de diferentes premisas». Por eso, y precisamente porque en el juicio oral rigen los principios de publicidad y contradicción, el tribunal deja la puerta abierta a que acusaciones y defensas propongan cuantas pruebas estimen convenientes en sus escritos de calificación provisional con el objetivo de que sea en el juicio donde se practiquen. Así, en unos casos «por ser superfluas e innecesarias» las diligencias solicitadas, y en otros «por no ser éste el momento procesal adecuado», la Sala desestima todos los recursos de apelación. La Audiencia Nacional continúa con el horizonte puesto en febrero.

Un texto de Nati Villanueva publicado por el diario ABC el miércoles 4 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


La Audiencia rechaza todas las pruebas propuestas en el caso del 11-M 

Madrid  - La Audiencia Nacional rechazó ayer, por superfluas, innecesarias o no ser el momento oportuno, todas las pruebas propuestas por las acusaciones y las defensas para aclarar aspectos de los atentados del 11-M que en su día ya rechazó el juez instructor Juan del Olmo.

El tribunal señaló que no es el momento procesal oportuno para plantear esas peticiones, sino que deberán incluirse en el escrito de calificación provisional de los hechos para que, si proceden, se practiquen durante el juicio. De esa forma, los letrados podrán proponer, impugnar, contradecir o presentar la contraprueba correspondiente y el tribunal "tendrá la posibilidad de tener a su alcance todos los elementos y datos objetivos para conocer realmente lo ocurrido".

El escrito precisa que la Sala tuvo ocasión de comprobar que tanto las acusaciones como las defensas "reclaman y exigen que se conozca lo que ocurrió; y bajo tal conocimiento exacto ocupa un lugar preferente el de los explosivos utilizados".

Deseo de saber la verdad

Por ello, y tras señalar que la cuestión no es nueva, puesto que los letrados ya la plantearon en la fase de instrucción y en momentos posteriores, la Sala se hace "eco de esa inquietud y deseo de conocer la verdad de lo ocurrido, conocimiento que, como no podría ser de otra manera, es asumido por la acusación pública y defendido, a ultranza, por quienes administran justicia, máxime cuando además de la investigación judicial, existen otro tipo de noticias que parten de diferentes premisas".

Por ello, al resolver sobre este particular, se apuntaba que todas las partes pueden solicitar las citadas pruebas en sus escritos de calificación, "a fin de que, previo su estudio, puedan practicarse, como merecen, en el propio acto del plenario donde, bajo los principios (...) de contradicción e inmediación, se despeje cualquier duda al respecto".

Las pruebas solicitadas eran: declaraciones de numerosos testigos, nuevas pruebas periciales cuantitativas sobre explosivos, reglamentación e iniciativas sobre el control de explosivos y el testimonio de los policías que custodiaron la bolsa de la estación de El Pozo, que fue desactivada, entre otras pruebas.

El juez Juan del Olmo ya tomó declaración a los agentes que custodiaron la bolsa mencionada durante su paso por el recinto ferial de Madrid (IFEMA) y también a los agentes que inspeccionaron la furgoneta encontrada en la localidad de Alcalá de Henares.

Un texto de J. Yoldi publicado por el diario EL PAIS el miércoles 4 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


La fiscal pide la apertura del juicio oral

Por Narrador - 3 de Octubre, 2006, 8:30, Categoría: El Sumario del 11-M

MADRID.- La fiscal de la Audiencia Nacional encargada del sumario del 11-M, Olga Sánchez, ha solicitado la apertura del juicio oral contra los 29 procesados por su presunta participación en los atentados del 11-M.

Así consta en un escrito elevado a la Sala en el que la fiscal pide también que se requiera al juez Juan del Olmo, instructor del sumario sobre el 11-M, que remita las diligencias previas 147/2006, abiertas para esclarecer algunos flecos de la investigación sobre los atentados, informa Servimedia.

Olga Sánchez argumenta que los hechos investigados a los que se refieren esas diligencias «son los mismos por los que se ha tramitado el sumario 20/04», es decir, el de los atentados.

A juicio del Ministerio Público, esas diligencias deben ser incorporadas al sumario «para su examen y proposición como medio de prueba» para que puedan ser valoradas en el marco del juicio oral que se celebre por este caso.

Dentro de esas diligencias, el juez tomó declaración al comisario jefe de la Unidad de Desactivación de Explosivos, Juan Jesús Sánchez Moreno, y a una inspectora de la Unidad Central de Explosivos de la Policía Nacional, para que aclarasen algunas contradicciones sobre los explosivos.

La fiscal ya pidió esta acumulación al juez el pasado 26 de julio, pero Del Olmo se negó.

Por otra parte, la Audiencia Nacional está investigando las amenazas de muerte recibidas contra el juez Juan del Olmo y la fiscal Olga Sánchez, según informó ayer la cadena Ser. La Fiscalía ha enviado ya al Juzgado Central de Instrucción número 4, cuyo titular es Fernando Andreu, todas las cartas recibidas para que las investigue.

Una información publicada por el diario EL MUNDO el martes 3 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

ABC convierte la petición fiscal de apertura de juicio oral en el fin de la investigación

Por Narrador - 3 de Octubre, 2006, 8:00, Categoría: El Sumario del 11-M

La petición de apertura del juicio oral cierra el paso a la teoría conspirativa

La Fiscalía da por aclarada la autoría islamista del 11-M y solicita la apertura del juicio oral

MADRID. Quince días antes de que se cumplieran los plazos previstos en la Ley de Enjuiciamiento Criminal, la Fiscalía de la Audiencia Nacional solicitó ayer a la Sala de lo Penal la apertura del juicio oral contra los 29 procesados por la matanza de Madrid. Ni la investigación (de Garzón) sobre la presunta falsificación de los informes que hablaban de ácido bórico en el domicilio de Hassan El Haski, ni las diligencia previas abiertas por el juez Del Olmo -dictado ya el auto de conclusión del sumario- para investigar el tipo de explosivo utilizado en la matanza han modificado las previsiones de la Audiencia Nacional, cuya intención sigue siendo la de comenzar las sesiones del juicio el próximo mes de febrero.

Precisamente, y a propósito de las diligencias abiertas en medio de la polémica de la nitroglicerina, cuya acumulación al sumario del 11-M ya solicitó la Fiscalía el pasado 26 de julio, al Ministerio Público le interesa de nuevo que esas diligencias previas formen parte del procedimiento, que, tras el auto de conclusión del sumario, ya está en la Sala de lo Penal. En este sentido, la fiscal Olga Sánchez sostiene que las declaraciones del comisario Sánchez Manzano (quien reconoció ante el juez que se equivocó cuando en la Comisión de investigación habló de nitroglicerina en los escenarios del 11-M) y las de la inspectora de los Tedax que elaboró el primer informe de los explosivos (dijo que nunca mencionó la palabra nitroglicerina ante sus superiores y sí los componentes de la Goma 2-Eco) «deben ser incorporadas al sumario para su examen y proposición como medio de prueba» en el juicio oral.

Además, la Fiscalía recuerda que estas diligencias previas no tienen cabida en ninguno de los supuestos en los que la legislación procesal penal contempla la posibilidad de que se mantengan abiertas unas diligencias previas relacionadas con un sumario sobre el que ya se ha dictado auto de conclusión. De esta forma, Del Olmo no sólo ha perdido ya la competencia funcional para instruir, sino que las diligencias sobre la polémica de la nitroglicerina no tienen que ver ni con la aparición de huidos, ni con la revocación de la conclusión del sumario ni con que se hayan producido nuevas detenciones.

El Ministerio Público justifica su solicitud de acumulación de estas diligencias previas en este momento procesal en el objetivo de «garantizar el conocimiento de tales actuaciones por defensas y acusaciones y facilitar a éstas la proposición de los medios de prueba» que estimen oportunos.

La Fiscalía, que previsiblemente presentará su escrito de calificación provisional a mediados del mes de noviembre, pide la apertura del juicio oral contra los 29 procesados por el juez Del Olmo. Aunque será en ese escrito en el que el Ministerio Público concrete sus acusaciones contra cada uno de los imputados, todo apunta a que, a diferencia del juez Del Olmo y de la Sección Cuarta (que confirmó todos los procesamientos), la fiscal considerará a Basel Ghalyoun autor material de la matanza y le imputará así los 191 asesinatos de los trenes. También mantendrá la autoría material de Jamal Zougam y Abdelmajid Bouchar, y la intelectual de Rabei Osman «El Egipcio», Hassan El Haski y Youssef Belhadj.

Por otra parte, fuentes jurídicas señalaron que el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu ha abierto diligencias previas para investigar el envío de cartas que contienen graves amenazas contra el instructor Del Olmo y la fiscal Olga Sánchez. Aunque el goteo de misivas se retrotrae a unos meses, es en las últimas semanas cuando estos envíos se han intensificado. De hecho, la fiscal recibió el «último mensaje» hace unos días.

Un texto de N. Villanueva y N. Colli publicado por el diario ABC el martes 3 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

“11-M: Verdad y Justicia” (Editorial de ABC)

La petición del Ministerio Fiscal para que la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional proceda a señalar el juicio oral en el sumario del 11-M supone que, tras la confirmación del auto de procesamiento dictado por el juez Del Olmo, la investigación ha llegado a su fin sin que la llamada «teoría de la conspiración» haya sido capaz de aportar datos relevantes o hipótesis verosímiles: los autores de la matanza terrorista fueron islamistas radicales, y el atentado que costó la vida a 191 ciudadanos se perpetró mediante la explosión de Goma 2-Eco, como la sección correspondiente de la Sala Penal de la Audiencia Nacional ha ratificado, siguiendo el criterio del instructor. Este hito procesal viene a dar la razón a los medios que, como ABC, han defendido el Estado de Derecho -es decir, a la Policía, al sistema judicial, al Ministerio Fiscal- y han propugnado la necesidad de una justicia rápida y eficaz para las víctimas de aquel macabro atentado terrorista. Ambas enlazan con el deseo de la inmensa mayoría de los ciudadanos: verdad y justicia.

La búsqueda de la verdad en el asunto del 11-M corresponde a la Administración de Justicia -las sentencias en democracia son actas de la verdad formal-, secundada por el Ministerio Fiscal y la Policía Judicial. Creemos que -sin perjuicio de las incógnitas que siempre se producen en los grandes procesos, más aún cuando los autores materiales han desaparecido (los del 11-M se suicidaron en Leganés)- el Estado está cumpliendo con su obligación y que las teorías alternativas a las judiciales forman parte de una serie de hipótesis cuyos autores -el diario «El Mundo» y su director, Pedro José Ramírez- han sido incapaces de demostrar. Que insistan en ellas para dar verosimilitud a una suerte de conjura según la cual determinados circuitos del sistema policial, judicial, e incluso político, estarían bajo sospecha no deja de ser una práctica reprobable en lo deontológico, irresponsable en lo político y sensacionalista en lo periodístico. Esta insistencia en tesis que se han demostrado inciertas es propia de usos amarillistas incompatibles con la prensa de calidad, que se caracteriza por el rigor y la responsabilidad en el mantenimiento del crédito y la estima del Estado y de las instituciones.

En las grandes democracias occidentales, los rotativos incluidos en ese segmento de prensa de calidad coinciden de forma natural y constante en la defensa de los valores en los que se asienta la convivencia social y el orden político, sin necesidad de que, simultáneamente, se produzcan afinidades ideológicas, editoriales o informativas. Por fortuna, eso es lo que está ocurriendo en España a propósito del 11-M: la mayoría aplastante de los medios de comunicación respalda a los jueces y los Tribunales, confía en la Policía y asume el carácter democrático de los partidos políticos con representación parlamentaria. Son contados -y sobran los dedos de una mano para cuantificarlos- aquellos otros que se decantan, sin fundamento comprobado alguno, por la llamada teoría de la conspiración. Parece atacado de megalomanía -o de obsesión- suponer que el Estado y la mayoría de los medios están errados, cuando no dolosamente conjurados, mientras la verdad es atesorada por unos pocos y se encuentra contenida en tesis incontrastables.

Creer o descreer en la versión judicial del 11-M no es, como tramposamente quiere plantearse por los adalides de la teoría de la conspiración, una cuestión ideológica maniquea: la derecha política y social debería alentar las tesis alternativas a las oficiales en tanto en cuanto hacerlo deterioraría la credibilidad del Gobierno, y la izquierda debería apoyar la versión policial y judicial porque ésa es la que sostiene también el Ejecutivo. Semejante planteamiento es sencillamente sectario e incierto, porque implica la subordinación del Estado y de sus estructuras e instancias permanentes a los vaivenes de sus poderes, que actuarían así al ritmo que le marcasen los diferentes gobiernos de turno. El criterio de discernimiento no puede ser ideológico, ni partidista, ni mucho menos sectario, sino racional y equitativo, anclado en una firme convicción democrática de que el Estado es una casa común con capacidad para regenerarse y sus poderes idóneos para cumplir sus funciones.

Y no verlo así -y la teoría de la conspiración es roma en el entendimiento de esta cuestión- es tanto como concebir la democracia como una continua y cruel guerra de banderías entre ideologías democráticas. Y en ABC, desde una concepción liberal-conservadora, creemos en el Estado y en la sociedad española, deseamos la veracidad, clamamos por la justicia y amparamos, en la medida de nuestras posibilidades, a las víctimas. Lo hacemos todo ello conforme a nuestro leal saber y entender, con autonomía editorial y empresarial, desde la buena fe y sirviendo a las responsabilidades que se nos debe exigir como un medio de comunicación riguroso y serio.

Editorial publicado por el diario ABC el martes 3 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

La fiscalía insta la apertura de juicio por el caso del 11-M 

Madrid - La Fiscalía de la Audiencia Nacional instó ayer la apertura de juicio oral contra los 29 procesados por el juez Juan del Olmo por su presunta implicación en los atentados del 11-M que causaron la muerte de 191 personas y graves lesiones a otras 1.755.

La fiscal Olga Sánchez considera que la investigación sobre los atentados está concluida y por tanto se muestra conforme con la conclusión del sumario acordada por el magistrado el pasado 6 de julio.

La fiscal estima que los 29 imputados idearon, prepararon o ejecutaron los atentados terroristas cometidos en Madrid el 11 de marzo de 2004 o intervinieron en los restantes hechos delictivos que se persiguen en la causa.

En el escrito presentado, la fiscal pide al tribunal que reclame a Del Olmo las diligencias previas 147/06 en las que el juez tomó declaración al comisario jefe de la Unidad Central de Desactivación de Explosivos y NRBQ, Juan Jesús Sánchez Manzano, y a la inspectora número 17.632, jefa del Grupo de Investigación de Explosivos de la unidad de Tedax.

Acumulación de las causas

Para la fiscal los hechos investigados en esas diligencias previas "son los mismos por los que se ha tramitado el sumario 20/04 [el del 11-M]", y por tanto, procede que se acumulen a la causa principal.

Como el sumario del 11-M está ya concluido, el juez ha perdido su competencia funcional "para la práctica de diligencias relacionadas con los hechos delictivos en cuestión". Todo ello, a salvo de las excepciones previstas en la ley, como que sean detenidos algunos de los declarados rebeldes en la causa, se revoque la conclusión del sumario o sea necesaria una instrucción suplementaria, porque hayan sido identificados y detenidos otros individuos que hayan podido participar en los hechos.

El juez Del Olmo declaró en rebeldía como presuntos autores materiales de los atentados a Mohamed Belhadj, Mohamed Afalah, Said Berraj y Daoud Ouhnane. El magistrado suspendió el procedimiento contra ellos hasta que sean detenidos. En el caso de Afalah, existen pruebas de que se suicidó en un atentado en Irak; los restantes se encuentran en paradero desconocido.

La fiscal pide también al tribunal que se requiera al juez Del Olmo para que remita todas las piezas separadas del sumario que se abrieron en su momento, incluidos los expedientes gubernativos.

El tribunal, integrado por los magistrados Javier Gómez Bermúdez, Fernando García Nicolás y Antonio Díaz Delgado, resolverá en los próximos días sobre la petición de la Fiscalía.

Un texto de J. Yoldi publicado por el diario EL PAIS el martes 3 de octubre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

La Audiencia admite que Del Olmo instruye mal para posteriormente darle la razón sobre la Goma 2 ECO

Por Narrador - 26 de Septiembre, 2006, 10:00, Categoría: El Sumario del 11-M

La Sección Cuarta de la Audiencia considera acreditado que en los trenes estalló Goma 2 EC0

La Sala critica a Del Olmo pero confirma los procesamientos de los 29 acusados por el magistrado

MADRID.- La Sección Cuarta de la Audiencia Nacional considera «perfectamente acreditado» que lo que estalló en los trenes de cercanías el día 11 de Marzo fue la dinamita Goma 2 ECO supuestamente robada en Asturias, pese a que los expertos en explosivos sostienen que resulta «imposible» asegurarlo.

El tribunal hace esta afirmación en el auto en el que desestima el recurso de apelación presentado por el confidente Rafá Zouhier contra el auto de procesamiento dictado por el juez Juan del Olmo. La Sala notificó ayer el rechazo de todos los recursos contra el auto, lo que supone confirmar que los 29 procesados por el instructor se sentarán en el banquillo.

El auto de la Sección Cuarta dice que «la sustancia explosiva utilizada provenía de Mina Conchita y respondía a la denominación de Goma 2 Eco», rechazando así las dudas mostradas en la vista por el letrado de Zouhier.

En otro punto del escrito, el tribunal insiste en la coincidencia entre lo robado en Asturias y lo que estalló en Madrid: «A finales de febrero de 2004, Jamal Ahmidan y otros, entre los que se encuentran el ahora recurrente [Zouhier], se desplazan a Asturias donde, tras entrevistarse con José Emilio [Suárez Trashorras], éste les provee de los explosivos que serán utilizados en el atentado del 11 de Marzo».

La afirmación de la Sala contrasta con el contenido del informe conjunto elaborado por la Policía y la Guardia Civil a petición de Del Olmo, en el que el máximo responsable de los Tedax, Juan Jesús Sánchez Manzano, afirma que resulta «imposible» especificar qué tipo de dinamita estalló en los trenes: «Se significa que sobre las sustancias explosionadas, en los incidentes ocurridos en la mañana del 11 de marzo [...] sólo cabe concluir que se trata de explosivos tipo dinamita». El informe prosigue afirmando «que es técnicamente imposible, asignar el nombre comercial a dinamitas que han sufrido reacción explosiva, ya que en ella desaparecen determinados componentes, que son los que hacen posible tal designación».

El criterio del tribunal coincide con el expuesto por la fiscal Olga Sánchez el pasado martes, durante la vista por el recurso de Zouhier. Con más ímpetu incluso que el mostrado ayer por la Sala, la fiscal afirmó: «El explosivo es Goma 2 ECO; es lo que estalló en los trenes y en Leganés. Es un tipo de explosivo que no tiene nada que ver con Titadyn, cloratita, amosal... que no tiene nada que ver con ETA. ¡Ya vale!». Sánchez añadió que «el tema de los explosivos está perfectamente identificado en el informe común elaborado por la Policía y la Guardia Civil».

En realidad, lo que ese informe sí da por acreditado es que era Goma 2 ECO el explosivo encontrado en las vías del AVE, en el piso franco de Leganés y en la mochila de Vallecas. También en la furgoneta Renault Kangoo, aunque en ese caso la Goma 2 ECO apareció «contaminada» con una sustancia extraña (metenamina).

Pese a confirmar todos los procesamientos, el tribunal incluye en sus resoluciones de ayer duras críticas al auto dictado por el juez instructor. La Sección hace referencia al «lógico confusionismo denunciado por las distintas defensas», que llegaron a calificar el auto de «jeroglífico».

Crítica al instructor

En el mismo auto de respuesta al recurso de Zouhier, la Sección Cuarta dice: «Cierto es que el auto de procesamiento dictado no se corresponde con un resumen fundado de los hechos ocurridos y su respectiva imputación a cada uno de los procesados, atendiendo a las diligencias de investigación practicadas». «En su extensa redacción», prosigue, «se mezclan una serie de datos absolutamente dispares como son la secuencia del propio atentado, al que se describe con total minuciosidad, inclusión de informes policiales íntegros, interminables listas de llamadas telefónicas y otros datos que apenas tienen relación con la implicación de los ahora procesados en el atentado».

«Todo ello», remata, «unido a una escasa motivación con respecto a la concreta imputación delictiva de cada uno de los diversos procesados».

Las críticas se repiten en otros autos. Por ejemplo, en el que rechaza el recurso de Basel Ghalyoun, donde considera «extralimitado y desmesurado el auto de procesamiento [...] que en gran parte resulta una transcripción literal de muchas de las diligencias de investigación».

La Sala acusa al instructor de «excederse la labor judicial de lo que con arreglo a la línea jurisprudencial debía constituir el contenido de tal auto».

Eso sí, añade que las críticas deben verse «atemperadas» ante la enorme complejidad de la causa. Además, insiste en que «esa relativa confusión quedó plenamente disipada» en un auto posterior en el que rechazó los recursos de reforma y en el que realizó «una tarea de concreción y simplificación» de los indicios de criminalidad.

Una información de Manuel Marraco publicada por el diario EL MUNDO el martes 26 de septiembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.


La Sala rechaza por inoportuno el único recurso de la fiscal

MADRID.- La Sección Cuarta de la Audiencia Nacional también rechazó ayer el único recurso presentado por la fiscal Olga Sánchez, en el que pedía que el acusado por integración en organización terrorista Basel Ghalyoun también sea considerado autor material de 191 asesinatos consumados y 1.755 frustrados, además de cuatro delitos de estragos. La fiscal daba por bueno un reconocimiento de un testigo que al juez Del Olmo le pareció insuficiente.

La resolución considera que no es el momento adecuado para plantear este tipo de cuestiones, puesto que entiende que los recursos contra el auto de procesamiento deben centrarse en si existen indicios racionales de criminalidad, y no en la calificación jurídica de los hechos, según informa Europa Press.

En este sentido, el tribunal argumenta que esta consideración deberá ser planteada por la fiscal en su escrito de calificación provisional y no en su recurso contra el procesamiento.

Tampoco aprueba la Sala -compuesta por Fernando Bermúdez de la Fuente, Paloma González y Juan Francisco Martel- procesar en este sumario, por un delito de amenazas graves, al líder de Al Qaeda, Osama bin Laden, tal y como pidió uno de los imputados en esta causa que no fue procesado, Mohamed Hadi Chedadi, al entender que las «disquisiciones» del apelante sobre Al Qaeda, Bin Laden y la Guerra de Irak, «carecen de sentido en este momento procesal». La petición ya había sido desestimada por «extravagante» por el juez instructor.

El líder de Al Qaeda ya ha sido procesado por terrorismo por el juez Baltasar Garzón en el sumario contra la célula española de Al Qaeda dirigida por 'Abú Dahdah'.

Una información publicada por el diario EL MUNDO el martes 26 de septiembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

La fiscal se opone a nuevas diligencias sobre las bombas solicitadas por víctimas del 11-M

Por Narrador - 23 de Septiembre, 2006, 11:00, Categoría: El Sumario del 11-M

El nuevo líder de los jóvenes del PP pide que no se olvide la masacre y que se siga investigando

MADRID.- La fiscal de la Audiencia Nacional Olga Sánchez se opuso ayer a la petición de una decena de víctimas del 11-M de que se practiquen diversas diligencias relacionadas con los explosivos. Sánchez alegó que las peticiones eran «inútiles» y «dilatorias». Las solicitudes incluían llamar a declarar a los agentes que inspeccionaron la furgoneta de Alcalá y a quienes custodiaron en Ifema los efectos de la estación de El Pozo.

También se pedía que el juez solicite los análisis químicos que se efectuaron en los focos, «los datos concretos», no sólo los resultados. «Aunque pueda decirse que ya vale con el explosivo, no, no vale. Las víctimas tienen derecho a la mejor instrucción y a que se despejen todas las dudas», dijo el letrado de los afectados.

Antes de hacer esa referencia al «¡ya vale!» con la que la fiscal rebatió el martes las dudas de otro letrado, el abogado Ricardo Ruiz de la Serna resaltó que las víctimas del 11-M «tienen derecho a la prueba» y que el Ministerio Fiscal «lidera, pero no monopoliza la investigación».

El letrado defendió ante la Sección Cuarta de la Audiencia Nacional el recurso de reforma contra la decisión del juez Del Olmo de rechazar todas las diligencias que habían solicitado en los últimos meses de instrucción. «No bastan los indicios para procesar. Somos acusación y creemos que hay indicios suficientes para ir contra los acusados. Sin embargo, creemos que hay diligencias de prueba que aún deben practicarse con intervención de letrados de las víctimas», dijo. El escrito fue respaldado íntegramente por el letrado que representa a la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M.

El recurso afirma que existen «contradicciones» respecto al recorrido que hicieron los efectos de El Pozo y que resulta llamativo que los Tedax no encontraran la llamada mochila de Vallecas en la estación. Pese a que Del Olmo consideró «confusa» su petición, el letrado afirmó ayer que es muy concreta: «Interrogar -nosotros, no sólo el fiscal- a todos los que custodiaron los efectos».

En otro punto del recurso se plantean diversas «contradicciones». Por ejemplo, la del jefe de los Tedax, Juan Jesús Sánchez Manzano, al hablar de nitroglicerina, o la aparición de metenamina en los análisis de la Kangoo. Ni una ni otra sustancia forman parte de la Goma 2 ECO que supuestamente se empleó el 11-M.

También dijo el letrado que en el sumario «no aparece» la información con la que la Policía elaboró los informes sobre la composición del explosivo. «Queremos los datos concretos, las mediciones, etcétera».

El recurso pide igualmente que expertos en explosivos aclaren ante el juez si es relevante que al día siguiente de la explosión de Leganés la Policía francesa se incautase de 100 kilos de Semtex, «la versión checa del explosivo militar C4, precisamente el que, según el jefe provincial de los Tedax se empleó en el 11-M». «Es legítimo saber porqué se descartó un posible explosivo y querer interrogar al jefe provincial de los Tedax». Ese mismo experto es el que, a iniciativa propia, hizo saber a Del Olmo que existía una radiografía de la mochila de Vallecas de la que no se le había informado.

Las diligencias solicitadas incluyen la petición de los tráficos de llamadas y posicionamientos de los teléfonos investigados en estado puro, es decir, sin haber pasado por el filtro de la Policía. La acusación particular mantuvo que deben investigarse ciertas llamadas entre Rafá Zouhier y Jamal Ahmidan.

La fiscal, tras repasar los cuatro bloques de solicitudes de la acusación, solicitó a la Sala que desestimase el recurso y llegó a decir que lo expuesto le había parecido «un escrito de defensa».

Sobre las declaraciones de los guías caninos que inspeccionaron la furgoneta, resaltó que éstos no habían llegado a entrar en el vehículo, así como que la bolsa de plástico en la que estaba el explosivo hacía imposible que los perros lo detectaran. Este punto fue rebatido posteriormente por otro letrado presente en la vista. Antes de concluir su intervención, la fiscal se preguntó si el abogado de la acusación quería interrogar a los agentes o a los perros.

En cuanto a la cadena de custodia de El Pozo, Sánchez considera acreditado que nunca se rompió. Respecto a las llamadas, aseguró que hay informes sobrados en la causa para considerar que ya se cuenta con todo lo necesario.

La Sección Cuarta también escuchó ayer, por segunda vez, la petición de la fiscal de considerar a Basel Ghalyoun autor material del 11-M. La vista se celebró el pasado lunes, pero por error no fue citada la defensa del sirio, por lo que fue anulada. Ayer, el abogado de Ghalyoun apoyó las solicitudes de nuevas diligencias excepto la relativa al tráfico de llamadas.

Una información de Manuel Marraco publicada por el diario EL MUNDO el sábado 23 de septiembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

La fiscal prefiere acabar pronto a saber la verdad (Editorial de EL MUNDO)

Por Narrador - 23 de Septiembre, 2006, 10:30, Categoría: El Sumario del 11-M

A lo largo de la instrucción del 11-M, la fiscal Olga Sánchez no se ha distinguido precisamente ni por su discreción ni por su profesionalidad, pero sus actuaciones de esta semana han traspasado todos los límites. Si el martes proclamó ante el letrado de uno de los acusados que fue Goma 2 lo que estalló en los trenes -afirmación no sustentada en ningún informe policial-, ayer trató de esconder la fragilidad de su afirmación denegando la realización de nuevas diligencias sobre los explosivos al abogado de nueve de las víctimas de la masacre. Este letrado -secundado después por el de la asociación Ayuda a las Víctimas del 11-M- ha solicitado que declaren ante la Justicia los policías de Alcalá que inspeccionaron primero la furgoneta Kangoo, los que custodiaron en Ifema los objetos recogidos en la estación de El Pozo y el jefe de los Tedax en la Comunidad de Madrid. La mayoría de estas diligencias ya fueron rechazadas por el juez Del Olmo, pero el solo hecho de que sean las víctimas las que las piden debería hacer recapacitar este lunes a la Sección Cuarta de la Audiencia -que es quien decidirá sobre ellas- y desde luego a la propia Fiscalía. Muy al contrario, Olga Sánchez tildó ayer estas diligencias de «inútiles», «dilatorias» y «perjudiciales» para la causa y añadió que, lejos de ayudar al esclarecimiento de los hechos, sólo servirían para alargar el proceso. Por lo visto, para la fiscal es más importante celebrar ya la vista oral que clarificar las muchas lagunas del sumario. Prefiere dar carpetazo cuanto antes antes que saber la verdad.

Editorial publicado por el diario EL MUNDO el sábado 23 de septiembre de 2006. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Otros mensajes en El Sumario del 11-M

Blog alojado en ZoomBlog.com